El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Las 5 peores modas de toda la historia

Anuncios

Siempre nos dicen que "de la moda lo que te acomoda" pero en nuestro afán por lucir bien utilizando las últimas tendencias corremos riesgos innecesarios, como la chica que sufrió el llamado " síndrome compartimental” por usar los ajustadísimos skinny jeans.

De acuerdo con el reportaje de la BBC titulado “Víctimas de la moda: las tendencias más peligrosas de la historia”, la periodista Fiona Macdonald entrevistó a la escritora Summer Strevens, autora del libro Fashionably Fatal donde se aborda este tema.

¿Qué tiene esto de interesante? Que ésta no es la primera vez que podemos hablar de una “víctima de la moda”. Según Strevens, desde la Edad de Piedra siempre ha habido individuos que sucumben a los dictados de la moda, llevándola a los extremos en lo que la escritora califica de una especie de locura de la vanidad. ¿Quieres conocer cuáles son las 5 tendencias más peligrosas en la historia de la moda?

1. Corsés

Las 5 peores modas de toda la historia

¿Cinturitas de avispa? Esas prendas que usaron nuestras bisabuelas o tatarabuelas (y que volvieron a poner de moda cantantes como Thalia o Madonna y más recientemente Kim Kardashian), no son precisamente muy saludables para su salud.

En su libro, Strevens dice que los corsés causan indigestión, estreñimiento, desmayos frecuentes debido a la dificultad en la respiración e incluso hemorragias internas.

Debido al “encorsetamiento”, los órganos internos son obligados a desplazarse de su posición natural y sufren daños. Ya en 1874, se publicaba una lista de 97 enfermedades atribuidas al corsé y, en 1903, se dio el caso de una mujer de 42 años, madre de seis hijos, que murió repentinamente después de sufrir una convulsión. Dos piezas de su corsé se le habían encajado en el corazón, reveló la autopsia.

2. Crinolinas

moda

En el siglo XIX, cuando esta prenda estaba en su apogeo por ayudar a reforzar y afinar la silueta, había que vivir con un bombero al lado ¡Y no es broma!

Este tipo de enaguas se incendiaban con bastante facilidad. Baste recordar que dos medias hermanas del escritor inglés Oscar Wilde murieron quemadas después de que sus vestidos fueran alcanzados por las llamas de una chimenea. En 1858, el periódico New York Times informaba que, a la semana, estaba ocurriendo "un promedio de tres muertes por conflagración de crinolinas”.

3. Cuellos duros

nose

Inventado en el siglo XIX, el cuello duro desmontable significaba que los hombres no tenían que cambiar de camisa a diario. Sin embargo, la rigidez con la que se almidonaban dichos accesorios resultó letal. Según Strevends, se les llamaba ‘asesino de padres’ (Vatermörder, en alemán), porque “podían cortar el suministro de sangre a la arteria carótida”.

Los caballeros del siglo XIX usaban este tipo de cuello porque estaba de moda, iban al club a tomar unas copas de oporto y después se quedaban dormidos en un sillón con la cabeza inclinada hacia adelante. Muchos morían asfixiados.

En 1888, un obituario publicado en el New York Times decía 'ahogado por su cuello'. John Cruetzi había estado bebiendo, se sentó en un banco y se quedó dormido. Su cabeza cayó sobre su pecho y el dichoso accesorio detuvo la tráquea y el flujo de sangre, lo que le causó la muerte.

4. Sombreros (envenenados)

corse

Si leíste Alicia en el País de las Maravillas, seguramente recordarás la expresión ‘mad as a hatter’ (loco como un sombrerero). Pues bien, treinta años antes de que Lewis Carroll popularizara dicha expresión, el oficio de sombrerero podía considerarse uno de altísimo riesgo. Y es que el envenenamiento por mercurio era común en los fabricantes de este accesorio durante los siglos XVIII y XIX.

Esta sustancia química, utilizada en la producción de fieltro, provocaba la llamada “enfermedad del sombrerero loco”, ya que sus síntomas incluían temblores, timidez patológica e irritabilidad.

5. Tacones asesinos

crisolina

Todas hemos oído hablar de la tradición china de envolver los pies de algunas mujeres hasta comprimirlos y deformarlos; tradición que, por cierto, fue oficialmente prohibida en aquel país en 1912.

Según Strevens, no hay que ir tan lejos para conocer otras costumbres perversas que tienen a nuestros pies como víctimas. Hasta no hace muchos años (y todavía se sigue practicando) algunas mujeres se amputaban los dedos chiquitos de los pies para encajar bien en los stilettos de moda. Y no solo eso. Una investigación desarrollada por el profesor Marco Narici de la Manchester Metropolitan University, demostró que existen deformaciones en las fibras musculares de las pantorrillas en aquellas mujeres que llevan regularmente tacones de cinco centímetros, además de que sufren de tendones entumecidos.

Y no cabe duda de que, viendo algunas tendencias de moda en pleno siglo XXI, habrá muchas más víctimas de la vanidad.

Anuncios

3 comentarios - Las 5 peores modas de toda la historia

desimari +6
Te dejo un aporte que va a infartar a muchas mujeres (?):

La ropa ajustada provoca celulitis.
desimari +3
Si porque corta o empeora la circulación. Igual que sentarse con las piernas cruzadas (?).
nelsong +2
@desimari Voy a tener que dejar de sentarme así. (?)
desimari +3
@nelsong Los hombres no tienen celulitis, pero podrías prevenir las várices (ponele) -.-
furyspeed
"no son precisamente muy saludables para su salud. "
Quien escribió eso :/