10 trucos para combatir el malestar estomacal

Desde los remedios de la abuela hasta la copita de fernet, los métodos más efectivos para que no te duela la panza después de comer a lo bestia.
10 trucos para combatir el malestar estomacal
El daño ya está hecho. Recién terminamos de almorzar un tremendo guiso, con chorizo colorado, porotos y carne de chancho; de postre, una bomba de crema engalanada con chocolate y dulce de leche. Y encima tuvimos la hipocresía de pedirle al mozo un tecito digestivo para sacarnos la culpa de haber comido como auténticos animales.

Tenemos la certeza de que el dolor de panza -la acidez, los retorcijones, la sensación de pesadez- llegará dentro de poco. ¿Qué hacer? Antes de que llame al SAME, le contamos diez trucos caseros para combatir el malestar estomacal. Algunos son realmente asquerosos, pero los que saben aseguran que vale la pena probarlos. Aquí va el recetario:

1. Té de lechuga
Es triste que, después de haber comido como un rey, uno tenga que someterse a semejante humillación. Pero calavera no chilla y un té de lechuga vale más que mil remedios. La receta es muy popular: consiste en colocar una hoja de lechuga en un gran vaso de agua y licuarla. Luego, hay que cerrar los ojos y tomar el pastiche. Si el dolor de panza no se le cura con eso, corra directo al hospital.

2. Infusión de anís
Este punto tiene un poco más de gracia que el anterior. El anís es un gran remedio casero para aliviar la acidez, afirman los gurús de la medicina natural, que recomiendan agregar dos cucharaditas de anís en una taza de agua hirviendo, dejar reposar diez minutos, y beber sin asco.

3. Vaso de vino
Nunca falta el que, copa en mano, grita a los cuatro vientos que un vasito de vino hace bien al corazón, al hígado, a las rodillas y al funcionamiento de los dedos del pie izquierdo. En general, no hay que escucharlo. Pero esta vez vamos a darle la razón, porque un vaso de vino blanco después de la comida ayuda a la digestión y -en su dosis justa- combate la acidez. Y, la verdad sea dicha, nunca viene mal.

4. Tazón de avena
Volvemos a los métodos más asquerosos, pero las abuelas lo recomiendan y ellas de esto saben. Si uno intuye que va a almorzar como un cavernícola, se le recomienda consumir a la mañana un abundante tazón de avena. Si no muere de asfixia, está listo para tirar la chancleta y comerse un elefante.

5. Canela
Para quienes no lo sabían, la canela es un gran aliado contra la acidez. En este caso lo que hay que hacer es, después de la ingesta bestial, añadir media cucharadita de canela en un yogurt o vaso de leche. La mezcla tiene que beberse de a sorbos y de a ratos, hasta que terminen los síntomas o un ataque de diarrea nos elimine de la faz de la tierra.

6. Agua templada
Era cierto aquello de “más aburrido que chupar un clavo”. Esta receta lo confirma. Para combatir la acidez, se debe calentar una taza de agua y sacarla del fuego antes de que empiece a hervir. Después de unos minutos, cuando está tibia, se le agrega clavo de olor y se la bebe despacito para reducir la irritación estomacal. Un plomazo, pero efectivo.

7. Aceite de oliva
Esta no es una solución “after the bomb”, o sea que no hay que esperar a después de la comida para ser salvados por un remedio milagroso. Por el contrario, lo que se sugiere aquí es, ante la posibilidad de un almuerzo o cena pantagruélica, beber una cucharadita de aceite de oliva antes de la ingesta, con el estómago vacío. Así se ayudará a la digestión y a contrarrestar la acidez.

8. Cenizas o clara de huevo
Entrando de lleno en el plano de las soluciones repugnantes, aquí van dos tips para el espanto. Si usted comió mucho y se encuentra atormentado por una clásica colitis, la mejor forma de cortarla es mezclando cenizas con agua. Hay que dejar reposar un rato la ceniza, revolverla y beberla muy despacio. Si esto no funciona, se baten dos yemas de huevo con aceite de oliva y se tragan sin piedad. Es infierno o resurrección.

9. Acidez contra la acidez
Si nada funciona contra la acidez, hay que combatirla con sus propias armas. Por eso, la medicina casera recomienda tomar el jugo de tres limones en medio vaso de agua, 15 minutos después de las comidas. O una copa de jugo crudo de tres papas, tres o cuatro veces al día.

10. ¡Tomate un Fernando!
Si usted ya lo probó todo (cenizas, canela, avena, claras de huevo…) y nada funcionó, este es uno de los remedios más populares contra la acidez: decir “massí” y, acto seguido, tomar una copita de fernet puro después de la comida. Hecho esto, rogarle a diosito que la acidez se vaya de una buena vez.
f:http://planetajoy.com/?_Comiste_mucho%3F__Te_cayo_pesada_la_comida%3F_Aqui%2C_10_trucos_para_combatir_el_malestar_estomacal_&page=ampliada&id=2033

Anuncios

2 comentarios - 10 trucos para combatir el malestar estomacal