verdades y mentiras de los quemadores de grasa

Todos coinciden: los quemadores de grasa no son milagrosos
A pesar de reiterar hasta el cansancio que los productos que ayudan a bajar de peso no son mágicos, aún hay personas empecinadas en encontrar la solución fácil en píldoras o sustancias que inhiben el apetito o ayudan a quemar más calorías. El caso de los movilizadores de grasa – o quemadores – es uno de ellos.

verdades y mentiras de los quemadores de grasa

Uno, dos o más rollitos de esos que incomodan tanto a hombres como a mujeres son usualmente atacados de mala manera, obteniendo con esto, resultados que no causan ninguna gracia en quienes se esmeran por conseguir el tan anhelado cuerpo perfecto.

Así, muchas son las ocasiones en que desesperados, los dueños de kilos de más se acercan a productos que actualmente se ofrecen libremente en los gimnasios y qué decir en Internet, donde sólo basta googlear un rato para poder encontrar soluciones en un solo clic.

El licenciado en cultura física, Cristian Ferrada Méndez, rectifica según su experiencia que este tipo de productos – a los que suma los esteroides y anabólicos, entre otros – son muy demandados hoy en algunos gimnasios y en general en todos aquellos lugares dedicados a ofrecer suplementos alimenticios.

Hablando específicamente de los quemadores de grasa, el profesional comenta que estos productos son aceleradores del metabolismo y que no ayudarán a obtener resultados positivos a quienes sólo los consuman y no hagan ningún otro esfuerzo por lograr el objetivo de bajar de peso. “Todo va de la mano de una dieta adecuada y con un correcto plan de ejercicios”, agrega.

Con respecto a la clasificación de este suplemento, Ferrada afirma existen dos tipos de quemadores de grasa: los lipotrópicos y los termogénicos. Dentro de los primeros se puede encontrar por ejemplo, la L – Carnitina, “son catalizadores, es decir, ayudan en el transporte y la utilización de las grasas”, menciona. Los segundos en tanto, “aceleran el metabolismo basal, son energizantes como la cafeína, el guaraná, el té verde, la yerba mate, etcétera”, explica.

El licenciado en cultura física comenta que los alimentos que consumimos son transformados en energía por nuestro organismo y cuando ésta no es gastada correctamente y en los niveles que corresponden a un cuerpo sano, se convierte en grasa que se va acumulando hasta engordar. “Engordamos o porque el organismo no está funcionando bien o porque se está consumiendo una dieta quizás rica en grasas y poco balanceada”.

“No son malos, pero depende mucho de la persona, de cómo se tomen y de la asesoría que haga un experto en nutrición”, advierte Cristian Ferrada. Esto tiene que ver con las contraindicaciones que poseen los quemadores de grasas, pues al ser un acelerador en el ritmo del organismo, habrá gente a quien no se le recomienda su uso: embarazadas, hipertensos, personas con alteraciones en la tiroides, son algunos de ellos.


Antes de consumir, consulte

Es una lucha constante porque hay una falsa creencia de que estos productos sirven para bajar de peso” comienza diciendo Ricardo Solovera, uno de los dueños de Biofood Nutrition (www.biofood.cl). El bioquímico comenta que quizás por tener el rótulo de ‘quemador de grasa’ se piensa que éste colabora en quitar kilos al cuerpo, pero enfatiza en que su principal tarea es la de ser un suplemento alimenticio: “nivela la grasa, pero no necesariamente ayuda a adelgazar”, completa.

“Es de aquellos alimentos llamados funcionales y que tiene el objetivo específico de movilizar las grasas en el organismo”, agrega Mario Inostroza, también bioquímico y socio de Solovera en Biofood Nutrition. Según el profesional, esta movilización de las grasas tiene que ver con “la quema dentro del organelo de la mitocondria en la célula para producir energía y agua y su componente para lograr este objetivo es, por ejemplo, la L-Carnitina”, afirma.

Inostroza destaca además que los quemadores de grasa pertenecen al grupo de los suplementos alimenticios y específicamente a los alimentos para deportistas y que su nombre tiene más que ver con una denominación comercial que con una característica.

Los creadores de Biofood Nutrition mencionan que el consumo diario de L-Carnitina tendría que ser de dos gramos, de los cuales la mitad se obtendría de la dieta diaria y la otra mitad de los suplementos alimenticios como los quemadores.

Frente a la crítica realizada por algunos profesionales de la nutrición quienes mencionan que no existe ningún dato duro que respalde científicamente los resultados que pueden traer los quemadores de grasa, Ricardo Solovera destaca que en el caso de la L-Carnitina, sí se maneja un respaldo serio, donde empresas inglesas desarrollan en forma profesional productos de primera calidad.

Es una lucha constante porque hay una falsa creencia de que estos productos sirven para bajar de peso” comienza diciendo Ricardo Solovera, uno de los dueños de Biofood Nutrition (www.biofood.cl). El bioquímico comenta que quizás por tener el rótulo de ‘quemador de grasa’ se piensa que éste colabora en quitar kilos al cuerpo, pero enfatiza en que su principal tarea es la de ser un suplemento alimenticio: “nivela la grasa, pero no necesariamente ayuda a adelgazar”, completa.

“Es de aquellos alimentos llamados funcionales y que tiene el objetivo específico de movilizar las grasas en el organismo”, agrega Mario Inostroza, también bioquímico y socio de Solovera en Biofood Nutrition. Según el profesional, esta movilización de las grasas tiene que ver con “la quema dentro del organelo de la mitocondria en la célula para producir energía y agua y su componente para lograr este objetivo es, por ejemplo, la L-Carnitina”, afirma.

Inostroza destaca además que los quemadores de grasa pertenecen al grupo de los suplementos alimenticios y específicamente a los alimentos para deportistas y que su nombre tiene más que ver con una denominación comercial que con una característica.

Los creadores de Biofood Nutrition mencionan que el consumo diario de L-Carnitina tendría que ser de dos gramos, de los cuales la mitad se obtendría de la dieta diaria y la otra mitad de los suplementos alimenticios como los quemadores.

Frente a la crítica realizada por algunos profesionales de la nutrición quienes mencionan que no existe ningún dato duro que respalde científicamente los resultados que pueden traer los quemadores de grasa, Ricardo Solovera destaca que en el caso de la L-Carnitina, sí se maneja un respaldo serio, donde empresas inglesas desarrollan en forma profesional productos de primera calidad.

Como estos suplementos están dirigidos a personas que realizan actividad física constante - y es por eso que pueden adquirirse en algunos centros deportivos – Ricardo Solovera dice que en el caso de las personas que no están acostumbradas a un ritmo de vida que incorpore ejercicios constantes, los quemadores de grasas no cumplirán de igual forma su objetivo. “Habrá siempre otro tipo de patologías asociadas con el control del apetito”, dice e Inostroza complementa: “hay una gran diferencia entre hambre y apetito, donde el primero es la necesidad fisiológica de comer y el segundo es el deseo de comer algo determinado y eso la mayoría de las veces es un dulce, un carbohidrato”.

Por esta razón, los especialistas advierten que estos productos funcionarán mucho mejor en individuos que realizan algún tipo de actividad física o “por lo menos”, como indican los bioquímicos, “que tengan hábitos alimenticios sanos, la llamada dieta equilibrada”. Al estar ambas cosas relacionadas, entonces se puede concluir que los quemadores de grasas harán efecto en quienes lleven una vida saludable.

Obesos, no

nutricion




Todos los productos que sirven como suplementos alimenticios y que tienen la “fama” de ayudar a bajar de peso – confundiéndose esto con el adelgazamiento milagroso – son productos muy atrayentes para algunas personas, quienes desean encontrar en batidos, quemadores de grasa y anabólicos, entre otros, la llave que les permita abrir la puerta de la mal concebida felicidad.

“Nunca lo recomendamos a gente muy obesa porque no tendrán buenos resultados”, sentencia Ricardo Solovera y agrega que muchas veces la gente que tiene un sobrepeso extremo compra este tipo de productos aún cuando se les advierte que no le servirán. “Dicen que harán ejercicio y luego regresan decepcionados porque no tuvieron ningún resultado, a la semana llaman para saber por qué no han bajado de peso”, comenta el bioquímico refiriéndose a la creencia en que la ley del mínimo esfuerzo aún es válida.



En esta línea, Cristian Ferrada Méndez manifiesta que en aquellas personas con peso elevado y que no realizan ningún tipo de actividad física, los quemadores de grasa simplemente no les servirán de nada: “no habrá ningún efecto. Quizás puede acelerar un poco, puedes sentirte un poco más activo, pero más allá de eso - como quemar grasa - no”, afirma tajante.

Es el ejercicio entonces el único medio por el cual la quema de grasas se hará realmente efectiva. Al respecto, el licenciado en cultura física dice que este tipo de productos ayudan a acelerar el proceso de la quema de grasa hasta llegar a la reserva que todo organismo posee. “Haciendo ejercicio, uno acelera al doble este proceso y por eso no se le administra a personas con problemas cardiacos”, agrega.

El mal uso de la información y las falsas promesas que giran en torno a los quemadores de grasa han construido un muro que impide conocer a ciencia cierta quién es quién en el mercado de los suplementos alimenticios. “No todos entregan advertencias a los consumidores con respecto a los resultados que tienen estos productos”, comenta Solovera y argumenta diciendo que algunos vendedores que se desenvuelven en este rubro, “abusan de la información, prometiendo cosas. Estos productos nos son mágicos”, reitera.

Ferrada en tanto, comenta que en general los medios de comunicación entregan tantos datos acerca de los productos que se utilizan para bajar de peso, que finalmente las personas se saturan y no saben qué efecto puede producir o si realmente los necesitan. De hecho, no suele informarse acerca del tiempo en que se puede consumir un quemador de grasa: ¿días, meses, años?, esos datos sin duda no se encuentran sino en algún experto.

Al respecto, el profesional recalca que no son recomendados para una ingesta que se prolongue en el tiempo, sino sólo por algunas etapas determinadas y reitera que hay que tener en primer lugar la preocupación de averiguar si es o no necesario consumir este tipo de producto.

Tanto Cristian Ferrada como los representantes de Biofood Nutrition coinciden en que el primer paso para poder estar en forma es cambiar los hábitos alimenticios. Tomar la decisión de mejorar la forma en que comemos y complementar con deportes, hará que nuestro organismo entre en un estado de bienestar que no necesitará de más apoyo que de sí mismo.

espero les sirva un saludo

Anuncios

4 comentarios - verdades y mentiras de los quemadores de grasa

@tonyandre +4
no lei un carajo mientras comia un peazo de pizza