El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

27 años de democracia.

Acumular más de 25 años de democracia no es poco luego de tantos Golpes al pueblo y Golpes de Estado en el planeamiento del porvenir. Con una historia que por prevención tiene que tener en cuenta la historia que desde atrás sigue hablando en posibles situaciones, en cuestiones que tendría que ser ya un imposible en cuando a conciencia y hermandad social donde algunos ideales y accionares ya no puedan volver. Entre muertos y oprimidos se sostiene la memoria con los que no tienen medios por miedos…
La ideología del progreso militar que pretendió convencernos que podemos caminar hacia un futuro en conjunto de forma tranquila, ideología política actual que responde e intenta trasparentar o hacer invisible el poder que se quería mantener en otras épocas e intenta en la actualidad convertir en olvido los recuerdos y pedidos de que otro mundo es posible democracia mediante. Que la “educación democrática” no vale más que la educación del libre mercado, marcado al estado… (En contra de la penetración imperialista exterior que arranca con la penetración cultural en la conquista de la interior)
A los 10 años desde que afloro la democracia en Alfonsín y luego en el menemato donde hacían con la democracia campaña y herramienta para que con ella de den cuenta que se come se educa siempre y cuando se apueste a la educación y la salud y al trabajo que hace comer a todos, y no a pocos pero dejo con hambre a muchos. El salariazo la revolución reproductiva, endulzando con el “oro y el moro”, el darle comida los niños pobres y la sonrisa a los niños ricos….de la inflación a la vacilación en el vacio del país…un Luís Barrionuevo diciendo para que esto funcione(democracia e institucionalidad del estado) hay que dejar d de robar por dos años….. Vendieron los servicios públicos tanto que hasta el Ministerio de Servicios Público e Infraestructura podía haber cerrado ya que casi nada quedo en el estado, así que lo publico quedo en la calle, pero que hasta la misma calle se le puso precio en los parquímetros, las rutas, en la seguridad, en los trasportes en todo que de público no quedo en nada mas allá de las plazas (hoy algunas con rejas).
La democracia recorrió senderos y periodos inestables desde la conformación del mismo estado argentino, en laberintos y crispaciones desde acá, allá y por todos los tiempos y lados…en los últimos años mas allá de los aciertos, errores y silencios, la política volvió para por lo menos ser discutida, no solo en los políticos si no en la política diaria, cotidiana y la que lleva a cada uno a ser parte de la misma. Cosa olvidada en la memoria de la desmemoria histórica nació/social.
Lo surgido en cuanto a constantes desilusiones o en el vaciamiento de nulidad y desilusión de las mismas instituciones y gobernantes, lleva a entender a la democracia como dinámica, en cuanto a participación del mismo demócrata-ciudadano de los tiempos corrientes.
La dictadura, Malvinas, el vaciamiento, la devaluación y el 2001 dejaron en la democracia, heridas no curadas en el daño social, económico e institucional de los organismos del estado como el que solventa la democracia y su “estabilidad”. Durante 25 años la democracia siempre puesta a prueba, debilitada por los poderes económicos concentradas, las clases políticas que no supieron estar a la altura de la circunstancias favoreciendo la ampliación de la injusticia y la desigualdad con practicas mas burocráticas que certeras…siguiendo discutiendo que país queremos, que Estado y el por qué y en quien, como…cuidarla, defenderla y re-construirla diariamente en todos y entre todos.
Desde la caída de la dictadura, solo el radicalismo y el peronismo fueron los que manejaron los hilos políticos…en una democracia formal, pero que en algunos momentos fue invisible cuando el neoliberalismo causo el horror económico y el error político desde Don Carlos Menem y el estallido del 2001, como el devenir en la candidatura de Duhalde. La argentina como fenómeno aparte en ese 2001 cuando la clase media estuvo a punto de caer en el límite de la nueva pobreza y amago con volverse solidaria, pero que poco duro cuando pudieron acomodar su peluca, sus cuentas y remendar sus bolsillos rajados…
Buena parte se volvió hacia los “pobrecitos” de campos para comprar kilómetros de celeste y blanca. Donde lo característico siguió siendo la misma cosa seria… la miseria, el oportunismo, de olvido, negocio y especulación.
Democracia que en una lenta construcción, no solo hay que valorarla como si misma, como convivencia, forma de administración, como “institucionalización”, como forma que está formada por el aporte de todos….como saldo beneficiosos luego de una “carnicería”, un callamiento donde mas literal que simbólico fue adecuadamente representada la justicia con los ojos tapados donde el no mirar era por complicidad y no por limitación. Democracia, como merito colectivo dejando atrás a la “gobernación del pueblo” nada más que por la crus y la espada, el machete y las balas, con palabras impuestas por pocos y no dispuestas por todos.
Donde las dirigencias venales, esta democracia es “insoportable”, ya que a dirigentes sectoriales, monopólicos, eclesiásticos, militares, todos menos los comunales, populares, sociales y generales.
Si bien pasaron 25 años…dejando atrás la parte más negra de su historia por el terrorismo, por una jauría perversa que controlaba el estado, con el oscurecimiento, el infierno, la barbarie, saliendo de la “muerte” en una vida, diferente y nueva…en un NUNCA MAS de autoritarismo, censura, controles y enunciados dictatoriales…en nuevos grados libertad.
Festejar la democracia, que si bien enclenque, sigue siendo una tragedia para muchos,…Pregunta frecuente en el hoy si es que hay que festejar la democracia de Menm, De Larua, Duhalde….festejamos pero no mucho ni todo es festejos…se salió del hospicio oscuro, pero como tal hay que dar luz que lo que mancha y poco alumbra en su plenitud.
Un desaparecido en democracia no hace ver a la misma como plena y completa. Julio López un símbolo y un síntoma de que algo mas falta y algo mas queda….los expropiados, que siendo robados toman como “adoptados”, banalizando las palabras, naturalizando circunstancias erradas e ilegales, desprestigiando y manchando en lo que aun falta. La democracia como techo donde la que no tiene límite para seguir creciendo para por con todos, si no limitaciones para desarrollarse plenamente. La democracia como camino, como base, como suelo y como tal allanar el camino de las piedras, escollos y palos que desde los sectores de verdes trajes dejaron, señores de trajes costosos sostienen y grupos de intereses propios quieren retornar a “su” mejoría manchando los ropajes de los demás.
En un “proceso de reorganización nacional” para recuperar la brújula…de control, de callamiento, de intereses particulares más que generales, de pocos que no siendo muchos afectaron a todos de una u otra forma, en la identidad, el pensar y el sentir nacional.
Como decir de democracia cuando es algo que no se tiene, si no que se crea cuando se la hace, algo abstracto pero palpable en el cotidiano real de cada ciudadano y sé que vive en conjunto, en el pueblo y en el otro más allá de uno.
Donde hay una necesidad hay un derecho por cumplir, y donde hay necesidades no todo está derecho si no algo doblado y que en ocasiones a punto de quebrar a punto de romper y sin poder aguantar más…., como tal la democracia es incompleta, y como tal el país le falta mucho para ser igualitario. Como tal a todos nos falta un poco mas entre unos y otros para poder con “nosotros” contribuir a la democracia añorada en cuanto a eficacia y “perfección”.
Las inequidades sociales que supimos conseguir…pero que en democracia nos pudimos volver a ver otra vez a la cara, ya que más libres, más expresivos, menos miedosos y silenciosos se fue haciendo e intentando que en los años de dictadura no se pudo, y gracias poderío de la memoria…algo se está gestando, algo va cambiando y algo seguirá siendo trasformado.
El carnaval de Menen y la enmascarada de de La Rua y Duhalde .
Donde la iglesia, los militares, y el sector pudiente del campo, fueron los que en vez de hacer al país, lo dejaron desahuciado, desinflado y fragmentado. Sumado ahora a los medios monopólicos, masivos y privadores de comunicación son los que quieren quitar lo si bien no es poco en democracia tiene que seguir siendo sin desgastarse y erosionarse para ser mas para los más necesitados, los mayores pobladores del territorio, los mejores resultados en igualdad y los meritorios accionares de inclusión aún faltantes, en sistemas de “vida” más que de vivezas, de inclusión y no de “expulsión de diferencias”.
De los opositores y oficialistas, donde el ser oposición tiene que ser tomado como minoría, y que el oponerse porque si mediante a esa definición lleva a ponerse en contra por más que sea “bueno”, “adecuado” y “correcto” alguna idea, postura o fundamento del oficialismo. Tantos unos y otros, mayoría y minoría tiran para el mismo lado…el del pueblo en su conjunto todo; en tanto como a oficialismo y oposición todos y cada uno de estos sectores tira para su lado y su interés ideológico, político, y de interés más allá del pueblo o para este. (Dejando en pocos la representación una cuestión de muchos en cuanto a participación)
En la derrota del pensamiento, donde los intelectuales y una generación borrada de raíz en la época de los 70 donde algunos que hoy serian dirigentes fueron “borrados” del mapa político, nacional y real. Donde la cultura, el arte y la expresión dan cuenta de las representaciones y significaciones sociales, las cuales del apaciguamiento de mentes pensantes de otros tiempos, cayó en silencio de muchos corazones sin sentir ese miedo, donde no piensan lo que muchos dicen de esa época. Renunciando a la esperanza de pensar y sentir lo que el malestar de cada época supone y propone en vez de disponer para una vida plena. Donde el límite se corre diariamente para justificar un constante camino recorrido en cuanto a la sociedad y no quedarse en la rigidez o el acartonamiento inerte de no hacer nada, para calmar el malestar y cambiar el mismo. Generando nuevas preguntas para viejas incógnitas en respuestas para las épocas actuales. Con hegemonía del pobre y el hambre no hay política si no punto ciego de la misma.
En la guerra contra las Malvinas, nació desde esa catástrofe la decadencia y el principio del final de los que casi nos finalizan como una sociedad para caer en un régimen permanente de totalidad y corronpimiento absoluto de poder….el olvido de los derechos y de los humanos en los derechos humanos irrespetados.
De lo que fue y lo que vendrá de lo que dejo huellas, en las cicatrices del pueblo, en la lengua del grito de muchos, en el silencio de otros y el hacer que entre todos es para todos y no unos pocos. La democracia sigue creciendo y creyendo por el hacer de cada uno.
Con las riquezas naturales, medios de producción y actuales tecnologías que hay en el interior del país que no pueden solventar lo que internamente sienten todos los hambrientos dando cuenta de que algo falla.
Si la democracia es el gobierno de la mayoría como puede ser que la mayoría no atiendan esas necesidades, puede ser por no entender bien esa necesidad de la mayoría, o no siempre los representantes bien no representan tanto al pedido como a esa mayoría “pedigüeña”.
La deuda interna para con la democracia, ya que con ella se come, se educa, se cura, que a 27 años después se “siente” como una deuda, la que hace que donde no todos comen, ni a todos se educan, ni mucho menos se curan se “sienten huecos” de una falla y algo que falta.
Democracia sin política no se puede realizar en su totalidad, pero si política simulada desde la totalidad del estado en presencia de los militares en una frágil cultura cívica pueden llevar a una política de pocos y distorsionada desde el conocimiento colectivo que desde el escepticismo y viciados por la nulidad creyeron que nada se podía hacer. Del “algo habrán hecho” y el “no te metas” cegaron y callaron su responsabilidad en la sociedad y acrecentaron a los mandatarios en sus funciones poco pertinente.
Mientras haya diferencia, cuanto un chico sin poder continuar en el recorrido de la educación, mientras haya afectados por enfermedades cualesquiera que inquieten a los “sanos”, mientras el hambre sea moneda corriente de los que sin moneda puedan comer lo suficiente, la democracia seguirá en duda por tantos que no la quieren para todos , en deuda para todo los demás necesitados y todos sus “apostadores”, constructores, sus mantenedores y sus reclamadores para la estabilidad del sistema como tal en cuanto a igualdad, equidad y la identidad de una sociedad toda. El uno en todos, y todos para uno, de eso se trata de no dejar a nadie afuera. No para pocos y por unos pocos. Por todos y para todos.
En la construcción de una nación entera que sin saber si puede ser posible, tiene que darse el valor para poder ser indispensable y necesaria para no repetir horrorosos errores del pasado.
Como construcción solida, a la Democracia le falta en esta Argentina de grietas históricas; de una base de ambigüedad en cuanto a los “arquitectos antiguos”, o como muchos “maestros mayores de obras” donde casi la derrumban y otros tantos en la “reconstrucción de interiores” intentaron voltearla. Si bien no la entregaron terminada, cada uno con su logrillo y su granito de arena va mesclando y edificando lo que necesitamos como sociedad, ante la desigualdad, la injusticia y los males vividos a lo largo de la historia. A falta de materiales que aun son escasos, construimos en oportunidades equivocados planos para la misma y muchas paredes, pero que después fueron borrados y derribadas para seguir adelante y seguir contrayéndola. No “compremos” cualquier cuadro para decorarla, ni armarios para dejarla guardada, como ventanas para verla y no para salir rajando por ella, como una puerta a la comunidad, la cooperación y la esperanza olvidada. No seamos esclavos de los clavos en nuestros pies que no nos dejan caminar para con ella, si no con nuestros brazos construirla día a día.
A la Democracia con sedimentos de valores y con vigas de una sociedad fuerte en su punto de apoyo falta para llegar a terminarla como obra, pero son materiales fundamentales que están surgiendo para construirla como una entidad donde nos acoja a todos y a todas sin discrepancias. Como una “obra joven” que recién transita su etapa posterior a la adolescencia le falta el aporte de tod@s para llegar a la madures e integridad.

(J-P_B)

Anuncios

1 comentario - 27 años de democracia.