El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La historia de Sofia Guillen

La historia de Sofia Guillen

Sofia Guillen es un niña de 7 años que vive en la zona mas pobre de su ciudad. Es hija de Pablo Guillen y Marta Guillen, los 3 viven es una casa pequeña echa de laminas de zinc, sin agua ni electricidad. El padre de Sofia, Pablo quedo invalido luego de un accidente de transito cuando regresaba del trabajo en un bus colectivo, el bus paso sobre una parte de la carretera con muchos baches, descarrilo, callo por una sanja matando a 15 personas e hiriendo a otras 10 en los cuales se encontraba Pablo.

Pablo era un obrero de la construcción, paso mucho tiempo reuniéndose y hablando con los miembros del sindicato de la construcción para que le permitieran entrara al sindicato y poder trabajar, aunque Pablo ganaba poco y parte de sus ganancia debía entregarlas al sindicato, mas un 10% en impuestos de pensiones, con muchos sacrificio y trabajo duro logro ahorrar algo de dinero, el quiera comprar una maquina para hacer bloques de cemento y venderlos a sus amigos y vecinos y de esta manera trabajar de su casa y lograr su independencia.

El mismo día en que Pablo recibió el ultimo salario que le faltaba para comprara su maquina, ocurrió el accidente, Pablo paso días en el hospital, Pablo estaba triste, pero estaba tranquilo, el y su familia aun podían vivir se su proyecto de fabricar bloques. Pablo tenia muchas ganas de irse de ese hospital, no solo quería comenzar su negocio rápido, si no también que el lugar era deplorable, estaba sucio, la atención era mala, la comida pésima y en ocasiones no tenían los medicamentos que la calmaban el dolor en su espalda producto del accidente, así que en realidad no ganaba nada de ir a ese hospital.

Cuando por fin Pablo fue a la tienda donde vendían la maquina bloquera, bien pudo haber sido el día mas triste de su vida, incluso peor que cuando le anunciaron que no volvería a caminar, la inflación acumulada durante todo el tiempo que estuvo ahorrando y esperando había echo subir el precio un 2% no parecerá mucho, pero la maquina costaba 30000$ al principio y ahora costaba 30600$ Pablo simplemente no tenia una forma de conseguir ese dinero, todos sus amigos y familiares eran pobres como el, podía empeñar el terreno de su casa, pero no tenia titulo de propiedad sobre este, nunca lo saco pues sabia que si tenia un titulo iba a tener que pagar impuestos a la propiedad, ademas que no tenia tiempo y dinero para hacer los complicados tramites que el gobierno exigía para dar un titulo de propiedad.

Pablo estaba desconsolado, pero no rendido, tomo los 30000$ que tenia y compro ropa de segunda mano, harina, una freidora, un calentador y botellas de alcohol al por mayor, se fue a la plaza de la ciudad y puso un puesto informal de desayunos y ropa, en su casa puso las botellas de alcohol, sabia que durante la noche las licorerías estaban cerradas así que la gente del barrio iría a su casa a comprarle, era un trabajo sencillo, solo atender a sus clientes sentado, necesitaba ayudar en su tienda de ropa así que contrato una ayudante y su animo se repuso al máximo.

15 días luego de comenzar su empresa de desayunos y ropa, llegan policías a su establecimiento, Pablo piensa que quieren comprar o comer y los atiende gentilmente como hace con todos sus clientes todos los días.

-Buenos dios oficiales ¿que les puedo ofrecer?

-Necesitamos ver sus permisos sanitarios para vender alimentos, las facturas de compra de toda esa ropa, su permiso de importación y sus recibos de pago de los impuestos al comercio por ambos locales.

Por supuesto que Pablo no tenia nada de eso, pidió clemencia, que comprendieran su situación y la de su familia, su ignorancia sobre todos esos requisitos legales. Los policías lo escucharon y le ofrecieron un acuerdo, ellos querían 300$ todas las semanas y no lo molestarían, le decían que así funcionaban todos los pequeños comercios de la plaza, Pablo quería aceptar, pero no puedo, Pablo hacia 200$ a la semana luego de pagarle a su empleada y sus otros gastos, tuvo que despedir a su empleada tomar sus mercancías y regresar a su casa.

Aun así, Pablo no estaba del todo vencido, aun tenia su venta de licores clandestina todas las noches, ganaba menos que con su proyecto de los bloques, pero podía trabajar desde su casa y aun estando invalido, no era una persona inútil, el se veía así mismo como un empresario, un miembro productivo de la sociedad. Pero un fatídico día tarde en la noche, luego de haber vendido casi la mitad de su inventario de alcohol un hombre armado entra a su casa, sometiéndolo a el a su esposa y a su pequeña niña, tomo el dinero que había hecho esa noche Pablo y se fue. La familia de Pablo, paso hambre esa semana.

Pablo conocía la peligrosidad de su barrio y el había considerado la posibilidad de tener un arma en su casa, pues su estado de invalides no lo hacían acto para una pelea, ademas, sabia que cualquiera se lo pensaría 2 veces antes de entrar a una casa armada, las armas no eran tan costosas su valor era igual a de 2 meses de sueldo, si embargo tuvo que desistir de la idea de comprarla cuando se entero de la cantidad de permisos y pagos que haba que hacer para poder tener una, podía comprarla ilegalmente, pero no conocía nadie que les vendiera.

Pasado el tiempo Pablo continuaba vendiendo alcohol en su casa, ganaba lo mismo que antes solo que su inventario era mas pequeño, pero le iba bien. Sin Embargo otro día fatídico para Pablo a las 6 de la mañana cuando ya se preparaba para dormir luego de atender a sus clientes toda la noche, la policía llega a su casa, era realmente extraño ver policía en ese barrio y menos aun que se pararan en una casa en particular, los policía bajan y tocan su puerta, le piden que salga para hablar con el y le dicen:

-Sr. usted vende licores en este lugar, lo sabemos. Necesitamos ver su permiso de venta de licores y que nos reciba esta multa por vender licores fuera del horario establecido.

Pablo estaba atónito otra vez, le estaba ocurriendo lo mismo que en la plaza solo que esta vez en la puerta de su casa, era como si el gobierno se hubiera inventando miles de permisos y trabas para que la gente no pudiera trabajar, Pablo tuvo que confesar que no tenia permisos para hacer lo que estaba haciendo, que no sabia que había un horario para vender alcohol. Estos policía aunque eran diferentes a los de la plaza le ofrecieron la misma solución, si no quiera pagarle al gobierno por trabajar, podía pagarle a ellos, 300$ a la semana, Pablo tuvo que decir que no otra vez, si pagara eso no quedaría nada para el ni para su familia.

Hoy, la gente del barrio tiene que salir de este cuando quieren conseguir alcohol tarde en la noche, la ex empleada de Pablo sigue desempleada y son una niña por nacer, la casa de Pablo esta llena de ropa que podía ser vendida muy barata a las personas de otros barrios que se reúnen en la plaza, pero ahora solo se llena polvo, Pablo no le encuentra sentido a la vida, esta todo el día desanimado y triste.

La esposa de Pablo, marta quien tiene educación secundaria solamente no pudo conseguir empleo, tuvo que dedicarse a la prostitución que es ilegal en su ciudad, debido a que es ilegal aveces es golpeada y amenaza y no puede denunciar ni acudir a las autoridades ya que la arrestarían a ella también, hizo un trato con un policía para que la cuidara a cambio de una parte de sus ganancias, dejándola con menos para ella y su familia.

Y sofia, bueno, ella dejo de ir a la escuela porque tiene que cuidar a su padre invalido, ella sigue recibiendo educación, habla con su papa del mundo y el intenta inculcarle buenos valores, su madre, en las tardes antes de ir a trabajar le enseña todo lo que ella puede recordar de sus días en la escuela y aunque es una niña brillante, nunca podrá ir a la universidad pues en su país solo van a la universidad los que tienen notas certificadas por el ministerio de educación, y estas solo se las dan a aquellos que fueron a escuelas reconocidas y con el permiso del gobierno.

Aveces Plabo se siente frente a tu su casa y piensa, su país tienen un gobierno que lo controla y grava todo, sin embargo los baches en la carretera por los cuales el esta invalido siguen allí, el hombre que asalto su casa sigue libre, las plazas siguen teniendo puestos de ropa y comida informales, los prostitutas siguen trabajando y siendo abusadas y los policías siguen cobrando en vez del gobierno, pues parece que el gobierno que lo quiere hacer todo, no puede hacer nada.

¿Quieres salvar a Sofia, a su familia y a miles de familia como la de ellas? Pelea contra el estatismo!

pobreza

0 comentarios - La historia de Sofia Guillen