Los monos araña viven y se alimentan en los niveles superiores del bosque, por lo tanto son arborícolas. También utilizan los estratos medios y bajos, pero raramente se les observa en el sotobosque. Pasan mucho tiempo en las ramas de los árboles, viajando de rama en rama gracias a su cola y largos brazos impulsándose mediante balanceo. Corren con las cuatro patas.

Su cola es más larga que la longitud de su cuerpo, midiendo de 70 a 85 cm, mientras que el cuerpo mide entre 40 y 44 cm. Pesan una media de 9 kg.

Sus brazos son largos y finos y su cola es prénsil, más larga que su cuerpo, actuando de quinto miembro para ayudarse a coger alimentos y engancharse a las ramas para desplazarse por los árboles. Pueden caminar en posición vertical de rama en rama y saltar 9 metros de una rama a otra.

Sus extremidades largas son las que han llamado la atención y han hecho que se les llame mono araña.

Mientras que la subespecie A. f. fuscipes tiene un color entre marrón y negro con la cabeza marrón, A. f. rufiventris es completamente negro excepto por unos pocos pelos blancos en la barbilla. Tembién tienen un dibujo de un anillo blanco alrededor de cada ojo. El pelaje es largo y lanudo.

El tiempo de gestación de una hembra es de siete meses y se reproducen cada tres años. La cría pesa unos 400 g al nacer, y es destetada a los 20 meses. Las crías sólo las cuidan las madres

Estos primates alcanzan su madurez sexual a los cinco años, que es cuando se vuelven agresivos y territorialistas.

Viven unos 24 años. En cautiverio vive de 30 a 35 años.

Los machos emiten un sonido de comunicación que puede ser escuchado a medio kilómetro de distancia. Así se comunican los subgrupos que se forman; también se usa como señal de alarma y para indicar una zona de alimentación a otro subgrupo.

Con respecto a la comunicación visual, estos monos usan varias posturas para comunicarse con los demás.

Son animales frungívoros al principio y con el tiempo van alimentándose de una amplia variedad de frutas que comprenden el 83 % de su dieta y que encuentran en la parte superior de los árboles. También comen hojas jóvenes y flores, sobre todo en los tiempos de fruta durante el principio de la estación seca. También somen semillas tiernas, yemas florales, bublos, raíces aéreas, corteza, madera en descomposición, miel, y muy de vez en cuando pequeños insectos como termitas y orugas.

Desempeñan un papel importante como dispersadores de semillas al consumirlas con los frutos.

Viven en grupos de hasta 20 o 30 monos, aunque es raro verlos juntos y suelen verse desplazándose, alimentándose o en pequeños grupos de diverso tamaño y composición (normalmente de 2 a 4 monos).

Aunque algunos han dudado al respeco, A. fusciceps es una especie válida y diferente al mono araña de Geoffroy (Ateles geoffroyi)

Se distribuye desde el sureste de Panamá, hasta Colombia y Ecuador

En el Ecuador habita en el trópico y subtrópico noroccidental, principalmente en el interior de la Reserva Ecológica Cotacachi Cayapas y en sus cercanías (principalmente en la reserva privada Los Cedros) y en la Reserva Étnica Awá cerca de la frontera con Colombia. Estas zonas donde habita la subespecie A. f. fusciceps está formada por bosques tropicales y subtropicales húmedos que están entre los 100 a 1700 m sobre el nivel del mar. Esta subespecie habita seguramente también en el sur de Colombia.
Teniendo en cuenta que esta subespecie solo se encuentra en Ecuador, y que la mayoría de ejemplares se encuentran en estas reservas, podemos decir que la conservación del mono araña de la costa en Ecuador dependerá de la preservación de las dos áreas protegidas que se han convertido en sus últimos reductos para su supervivencia.

En Colombia A. f. rufiventris vive en bosques secos, húmedos y nubosos ocupando la mayoría de hábitats en lso que pueden aparecer los monos araña. Abarcan entre los 2000 y 2500 m de altitud en la Cordillea Occidental.

Tirira (2003, 2004) presentó informes acerca de la distribución histórica y actual donde queda de manifiesto la extinción local en muchas zonas como por ejemplo en la Hacienda Chinipamba, al oeste de Ibarra, del sector Intag, provincia de Imbabura. También ha desaparecido en toda la costa central del Ecuador y en los bosques de los ríos Cayapas, San Miguel, Santiago y Ónzole, en la provincia de Esmeraldas. Los monos arañasSe considera que la cacería ilegal, la deforestación y el tráfico de especies son las principales amenazas que están llevando al borde de la extinción a este primate.

Ateles fusciceps fusciceps ha reducido su población en un 80 % por la pérdida de hábitat. Tiene una distribución muy pequeña y fragmentada, y está bajo una alta presión de pérdida de hábitat debido a la deforestación y a la caza.

Ateles fusciceps rufiventris comparte con el resto de monos araña de Colombia que está amenazado debido a la caza y pérdida de hábitat y a la fragmentación. En el Parque Nacional Natural las Orquídeasy en el Parque Nacional Natural Katios hay muy pocos monos arañas debido a la presión de caza por parte de los pueblos de los alrededores. Las poblaciones están disminyendo pero no se saben números exactos, por lo que son necesarios censos, especialmente en estos parques.

En Colombia a lo largo de la costa atlántica se ha estimado que se ha perdido más del 30 % del hábitat en los últimos 10 años según datos obtenidos a partir de fotos tomadas por satélite. En el terreno se ha comprobado que solo queda el 2.5 % del bosque secundario viable para que habite el mono araña en esta región.

En Panamá hay menos población humana y probablemente mayor disponibilidad de hábitat, pero se necesita más información para determinar el estado de la población y las amenazas de la especie.

La caza ha sido motivada por su tamaño, ya que es uno de los mayores primates de todos los que habitan en esas zonas, y por el sabor de su carne.


MEDIDAS DE CONSERVACIÓN

Además de estar clasificados por la IUCN a nivel mundial, en la lista roja de Ecuador está también en peligro crítico

En Ecuador además Ateles fusciceps fusciceps está protegido por la Resolución Nº 105 del Ministerio de Medio Ambiente (Registro Oficial No. 5 of 28 January 2000). Está prohibida su caza y comercialización en todo Ecuador. Los monos araña de cabeza café están incluidos en el Apéndice II del CITES.

Además se sabe que cada una de las subespecies está presente en estas áreas protegidas:

Ateles fusciceps fusciceps:

Ecuador
Reserva Ecológica Cotacachi Cayapas (243,638 hectáreas)
Reserva Étnico Forestal Awá

Ateles fusciceps rufiventris

Colombia
Parque Nacional Natural las Orquídeas
Parque Nacional Natural Katios

Se proponen además las siguientes medidas (Tirira 2001):

1 Investigar en todo su área de distribución y comprobar el tamaño y la situación de todas las poblaciones.

2 Evaluar la eficacia de las zonas protegidas, hasta qué punto son eficaces

3 Investigar sobre su capacidad de hacer frente a la deforestación y la fragmentación de los bosques, así como su situación en las zonas donde está próximo a los seres humanos y sus actividades.

4 Investigar el alcanza de la caza ilegal

5 Evaluar la necesidad y las posibilidades de aumentar el tamaño de las actuales áreas protegidas y hacer más áreas en las zonas donde no está protegido.

6 Realizar campañas de sensibilización y programas de educación ambiental en todo su área de distribución, especialmente haciendo incapié en la comercialización de primates.

7 Realizar programas de cría en cautividad, y realizar las investigaciones necesarias en este campo.

La Fundación Ecológica Rescate Jambelí, ubicada en Naranjal, es una asociación sin ánimo de lucro que trabaja para proteger el medio ambiente y la biodiversidad. En este centro hace once años que se inició el proceso de reproducción de esta especie, extinta en Guayas, pero que todavía se encuentra en estado silvestre en la reserva Cotacachi Cayapas, ubicada entre las provincias de Imbabura y Esmeraldas.
Lo primero que se hizo fue la recolección de los individuos. En 1997, con la acogida del primer primate, una adulta de siete años, se inició el rescate. Después llegó otro en el 2001. En la actualidad la fundación tiene 23 de estos monos, de los cuales 8 nacieron en la Fundación Rescate Jambelí.
Si se logra aumentar la población el siguiente paso será devolverlos a su hábitat.