Xbox 720 podría contar con un mando similar al de Wii U
La próxima generación de Xbox, denominada popularmente como Xbox 720, podría contar con una pantalla táctil como el controlador de una de sus competidoras, Wii U. Se trataría de un mando con "una pantalla de alta definición rodeado con los controles tradicionales del mando de la Xbox 360".

La incorporación de pantallas táctiles a los controladores de las próximas videoconsolas es un aspecto que los principales fabricantes están barajando muy detenidamente. Nintendo ya la ha incorporado al mando de Wii U, su próxima consola y Sony, por su parte, ha patentado recientemente un mando similar al de la consola de Nintendo.

Lejos de quedarse atrás, nuevos rumores apuntan a que la próxima generación de Xbox también contará con una pantalla táctil en su mando. Hasta el momento, ciertas informaciones apuntaban a que la producción de la nueva generación de Xbox se iniciará a finales de 2012 por lo que se prevé que llegaría a finales de 2013. Además, Xbox 720 será seis veces más potente que la actual Xbox 360. La GPU estará basada en la serie 6000 de AMD. Será similar a Radeon HD 6670, que ofrece soporte para DirectX 11, salida multipantalla, 3D y 1080p HD.

Sin embargo, según han confirmado a la revista Xbox World fuentes relacionadas con el tema -recogido por la web Computer and Videogames- la próxima Xbox contará con un mando negro con una pantalla en alta definición, con la misión de llevar los juegos a la vida real mediante realidad aumentada. También incluirá sonido direccional y los botones y sticks tradicionales de la Xobx 360.

La revista asegura que Microsoft queire que esa pantalla táctil sea un segundo sistema de control para gestionar la consola. Según estas fuentes, será multifunción ya que también podría convertirse en un mando a distancia para la televisión, una pantalla portátil o un navegador de Internet. Tendría un aspecto parecido a la pantalla de la última consola portátil de Sony, Ps Vita, y del futuro mando de Wii U.

En cuanto al precio, la incorporación de esta pantalla al controlador de la consola incrementaría el precio de Xbox 720, que costaría cerca de 480 euros.