BASTANTE, PERO ES INFORMACION RELEVANTE!!

El Área 51.

En medio del desierto de Nevada en los Estados Unidos se encuentra la ya famosa y mítica Área 51, llamada también Groom Lake, Watertown, Cuadrado Rojo o Dreamland.

Esta instalación militar se ha convertido en leyenda y en el blanco favorito de los ufólogos y curiosos debido a los innumerables testimonios y evidencias obtenidos por los investigadores, que demostrarían que en ese lugar se encuentra una de las tantas áreas cedidas por el gobierno norteamericano a seres de origen extraterrestre

Esta sesión estaría enmarcada en un convenio secreto de intercambio de tecnología y conocimientos, que, según nos relatan las historias, habría comenzado luego del final de la segunda guerra mundial y en el que participarían, además, otras superpotencias en mayor o menor grado, siendo Inglaterra y Estados Unidos los principales miembros del pacto secreto.

Cientos son las personas que afirman que en ese lugar, principalmente de noche, se pueden apreciar luces extrañas que despegan y aterrizan y que su comportamiento no se asemeja a ningún aparato volador convencional, y que más bien corresponderían a naves alienígenas que son capaces de romper toda la lógica aerodinámica conocida con toda clase de maniobras, giros y aceleraciones en vuelo imposibles de ser igualados por aparatos terrestres.

Descriptas como bolas de luz que flotan en el aire y alcanzan velocidades colosales en milésimas de segundos, existen muchas fotografías y filmaciones que avalarían los testimonios antes descriptos, no sólo de la existencia de estas extrañas aeronaves, sino también de la relación que existe entre el gobierno norteamericano y seres alienígenas.

Desde mediados de la década del cuarenta y hasta nuestros días se han registrado "oficialmente" los estrellamientos de más de cuarenta platillos voladores en diferentes regiones del planeta y especialmente en lugares apartados de Estados Unidos, y de éstos se habrían rescatado más de cien cadáveres de alienígenas, incluso algunos vivos.

En vista de lo anterior, es lógico que el gobierno norteamericano se viera en la obligación de establecer una o varias bases secretas destinadas única y exclusivamente a investigar tanto la tecnología como la fisiología orgánica de los extraños visitantes, apoyados por personal de elite en cada una de las operaciones de investigación, y comprometidos firmemente en la causa encubridora del gobierno.

El Proyecto Libro Azul, el MJ-12, los proyectos Sing y Grunge, habrían servido de cortinas de humo, que mantendrían ocupados a los investigadores, a la población, a ciertos sectores del ámbito político y científico que aceptaba la existencia de vida extraterrena con explicaciones poco claras y rebuscadas.

Mientras estos factores trataban de convencer que se trataba de acontecimientos lógicos y explicables, una fracción selecta de investigadores y científicos, más que nada militares, se ocupaba de investigar los extraños aparatos y seres que oficialmente no existían.

Como secreta que es -o era-, el Área 51 no aparece en ninguno de los mapas oficiales de los Estados Unidos, y sólo una vez fue mencionada como Área 51 (de ahí su famoso nombre) en un mapa del ejercito norteamericano realizado, con motivo de una visita oficial del presidente Jhon F. Kennedy a Nevad, aunque sus instalaciones son perfectamente visibles desde las montañas colindantes.

Sin embargo, oficialmente siempre se negó rotundamente su existencia, y no fue sino hasta que un satélite espía soviético envío un fotografía, donde claramente de apreciaba una base militar secreta a orillas de Groon Lake en el desierto de Nevada, que fue reconocida su existencia como instalación experimental norteamericana en 1994.

Permanentemente acosada desde entonces por ufólogos del mundo entero y convertida en la meca de la ufología, se encuentra altamente resguardada por personal militar que patrulla día y noche el sector, movilizados en jeep blancos fuertemente armados y con órdenes de disparar a matar a cualquier intruso que se acerque a los más de 10.000 Km2. por los cuales se extiende la Base.

Además, la zona se encuentra vigilada por cámaras de alta sensibilidad dotadas de dispositivos de visión nocturna, micrófonos de largo alcance y sensores de movimiento.

A pesar de contar con extrañas pistas de aterrizaje -donde se lee curiosamente "NOT FOR LANDING ", "NO ATERRIZAR"- todos los vuelos sobre esa zona están prohibidos, y los osados que lo han intentado han sido interceptados por cazas de combate o por los legendarios helicópteros negros (que siempre que se trata de un asunto de carácter ufológico hacen su misteriosa aparición) que vigilan el espacio aéreo y obligados a descender.

No son pocos los periodistas, ufólogos o simplemente curiosos que han sido capturados por los guardias que custodian el lugar y que han tenido que pagar altísimas multas, o penas de prisión en el peor de los casos, por estar escudriñando en un vasto y desolado paraje desértico, que aunque para el gobierno del país del norte no existía, irónicamente esta prohibido.

Y AHORA UNA ENTREVISTA , SOBRE ESTE MISMO TEMA DE UN GUIA ESPIRITUAL , QUE DICE QUE TRABAJO EN AREA 51!!

Los diálogos que han mantenido con nuestro Guía espiritual, el Maestro Ron Hubbard, en la sesión del 19/11/03.

RESPUESTA

Apreciado Mark: Hacía mucho tiempo que teníamos agendado hacer una sesión especialmente para ahondar en el tema del Área 51, pero por una razón o por otra tuvimos que posponerla. Tu sugerencia nos impulsó a hacerla, y los resultados fueron mejores que los esperados, ya que las revelaciones fueron sorprendentes.

Nada mejor, entonces, que directamente transcribirte los diálogos que hemos mantenido con nuestro Guía espiritual, el Maestro Ron Hubbard, en la sesión del 19/11/03.



Interlocutor: ¿Maestro Ron?

Ron Hubbard: Así es. ¿Cómo estás, Horacio?

Interlocutor: Bien, Maestro, con un enorme interés por esta sesión.

Ron Hubbard: Estoy con otras entidades espirituales, y precisamente recién terminamos de enviar mucha Luz a una zona de lo que ustedes llaman Medio Oriente, donde hubo muchos atentados. Estas noticias mañana aparecerán en los periódicos.

Interlocutor: ¡Qué mundo convulsionado el nuestro! Pero como se dice vulgarmente, "la comedia debe seguir". Aquí traigo preparado un arsenal de preguntas referentes al Área 51, que aunque algo ya hemos hablado me gustaría profundizar, porque hay mucha confusión sobre el tema. No dudo de que ustedes me lo han sugerido en mi cuerpo causal.

Ron Hubbard: Correcto. Puedes empezar las preguntas.

Interlocutor: Bien. Lo primero que quiero preguntar es sobre las construcciones subterráneas. Se habla de que hay muchos lugares en el planeta que están en combinación con el Área 51, por ejemplo en Argentina, Brasil, México, Perú, Puerto Rico, Antártida, etc.

Ron Hubbard: En los países que nombras hay bases extraterrestres, así como también en otras partes del mundo, pero no están en combinación con el Área 51.

Interlocutor: ¿Son bases extraterrestres independientes?

Ron Hubbard: Así es, e incluso los Estados Unidos no tiene conocimiento de su existencia. En este caso, cuando hablo de Estados Unidos me estoy refiriendo a estratos muy profundos del gobierno norteamericano, porque las agencias gubernamentales oficiales no saben nada de esto.

Interlocutor: Entiendo. ¿Pero no hay ningún país que esté en combinación con el Área 51?

Ron Hubbard: Sí, hay solamente dos: Puerto Rico y Rusia, y este último a través de una base que se encuentra en Siberia.

Interlocutor: ¿Rusia está en combinación con los mismos extraterrestres que Estados Unidos?

Ron Hubbard: Así es, son los mismos.

Interlocutor: ¿Siempre estamos hablando de estratos muy profundos?

Ron Hubbard: Así es. Reitero que a nivel oficial estas cosas se ignoran.

Interlocutor: ¿Los extraterrestres son los llamados "Grises"?

Ron Hubbard: Sí, pero han aparecido otras razas. Hay una llamada los Negros.

Interlocutor: ¿De dónde provienen?

Ron Hubbard: Provienen de una estrella llamada Albex.

Interlocutor: ¿A qué distancia se encuentra?

Ron Hubbard: Aproximadamente a mil años luz.

Interlocutor: Bastante alejada de nosotros, por lo que veo.

Ron Hubbard: Bastante alejada para nuestros patrones de medida, pero no para ellos.

Interlocutor: Entiendo. ¿Estos extraterrestres Negros están en combinación tanto con Rusia como con Estados Unidos?

Ron Hubbard: Así es. Hay una tercera raza que es muy similar a los Grises, pero cuya piel es un poco más oscura. Son directamente predadores. Tienen la mandíbula completamente salida, con los dientes a la vista, y menos cráneo que los Grises comunes.

Interlocutor: ¿Pertenecen al reino animal, como los Langar, de la Constelación de Arturo?

Ron Hubbard: No, son humanoides.

Interlocutor: ¿Cuántos tipos de Grises hay?

Ron Hubbard: Hay cuatro tipos de Grises. Y sumo una raza que denominaré los Predadores. A estos Predadores les han sacado fotos, que incluso circulan por la Red.

Interlocutor: A ver si entendí: hay siete razas de extraterrestres colaborando con Estados Unidos y Rusia, es decir, dos tipos de Negros, cuatro tipos de Grises y una sola raza de Predadores.

Ron Hubbard: Contando los Langar son ocho.

Interlocutor: ¿Y los antheanos? Me refiero a la raza que se accidentó en Roswell.

Ron Hubbard: A los antheanos los incluyo como uno de los tipo de Grises.

Interlocutor: Entiendo. ¿Algunas razas de extraterrestres colaboran entre sí o son todas independientes?

Ron Hubbard: No, no son todas independientes. Algunas están en combinación, pero la mayoría compiten. Además, los Langar, como tú ya sabes, fueron capturados y sometidos porque su nave se accidentó. Además, les extrajeron tecnología.

Interlocutor: ¿Qué lograron con esa tecnología?

Ron Hubbard: Lograron, por ejemplo, construir un escudo energético de protección.

Interlocutor: ¿Cuándo usted dice que les "extrajeron" a qué se refiere?

Ron Hubbard: Utilizo esa palabra porque los Langar nunca hubieran compartido voluntariamente con los terrestres esa tecnología.

Interlocutor: ¿Usted quiere decir que los forzaron a entregarla?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Entonces los Langar son prisioneros en el Área 51?

Ron Hubbard: Sí, pero en la actualidad quedan muy pocos ya que no se han reproducido.

Interlocutor: ¿En el Área 51 hay otros extraterrestres prisioneros además de los Langar?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto.

Interlocutor: Me pregunto por qué sus compañeros no los han abducido a través de la teletransportación, que es una técnica que cualquier extraterrestre posee.

Ron Hubbard: La respuesta es muy sencilla. Como te acabo de decir, los norteamericanos han diseñado un escudo energético basándose en el que poseía la nave accidentada de los Langar y este escudo impide la teletransportación.

Interlocutor: ¿Este escudo sirve para todos los aparatos de teletransportación extraterrestres?

Ron Hubbard: Así es, sirve para cualquier aparato de teletransportación, cualquiera sea su origen. El sistema funciona a través de la transportación molecular, y ésta no se puede hacer si hay una barrera energética.

Interlocutor: Está claro. ¿Cuántos extraterrestres, contando todas las razas, hay en el Área 51? He leído que se calcula que hay alrededor de 18.000.

Ron Hubbard: No, tantos no hay. Habrá la décima parte, aproximadamente 1800.

Interlocutor: ¿Incluyendo todas las razas?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: En este momento recuerdo algo que quería preguntarle y que me olvidé de anotar: ¿A qué distancia se encuentra la nave de los extraterrestres que abducen mujeres en el caso que se ha dado en llamar "Las muertas de Juárez"?

Ron Hubbard: La nave se encuentra a unos ciento ochenta kilómetros de altura, distancia que es relativamente cerca.

Interlocutor: ¿Y los Estados Unidos no podrían llegar hasta ella?

Ron Hubbard: No, porque si mandaran algún misil, la nave cambiaría automáticamente de lugar y el proyectil pasaría de largo.

Interlocutor: Relacionado con este asunto de las muertas de Juárez le hago una pregunta hipotética: Si en ciudad Juárez fuera vox populi que los que están detrás de esos asesinatos son extraterrestres, ¿estos extraterrestres, al verse descubiertos, se irían? Lo pregunto porque por ahora están trabajando en el anonimato, ya que las autoridades le echan la culpa a la Mafia, a la misma Policía, e incluso a sectas satánicas.

Ron Hubbard: No, en absoluto, seguirían con sus actividades como si nada. Solamente se alborotaría el pueblo de Juárez, pues sus habitantes organizarían vigilancia durante las veinticuatro horas, creyendo que así podrían evitar los secuestros.

Interlocutor: ¿Les podría servir de algo?

Ron Hubbard: No, para nada. Cualquier cosa que hicieran, los extraterrestres simplemente lo desestimarían.

Interlocutor: El punto está aclarado. Continúo con el Área 51. ¿Este lugar tiene siete niveles como dicen algunos ufólogos?

Ron Hubbard: El dato es parcialmente correcto. La superficie en treinta años ha crecido muchísimo. El Área 51 se empezó a formar mucho después del accidente de la nave antheana en Roswell. Siete años después de este incidente se empezó a formar un área de ensayos, donde directamente competían contra los rusos. Esto fue en 1954. En 1958, Estados Unidos tenía un avión que no se podía detectar por radar. Este avión fue bautizado Ala Delta Negra. Es muy similar al del año actual, 2003, pero estamos hablando de 1958. Se le había incorporado un blindaje energético.

Interlocutor: ¿Ese blindaje era tecnología extraterrestre?

Ron Hubbard: Sí, se le había extraído a una nave Langar. Pero lo que ocurría era que la aleación de los metales de esos aviones no era compatible con la energía de las naves Langar, y entonces tenían una vida útil muy limitada.

Interlocutor: ¿Pocos años?

Ron Hubbard: No, estoy hablando de meses nada más. A los dos o tres meses el metal comenzaba a deteriorarse.

Interlocutor: ¡Qué curioso! Digo curioso porque me parece todo un despropósito construir máquinas tan costosas de tan poca duración. Hablando de tecnología extraterrestre, muchos me han preguntado cuáles artilugios que nosotros tenemos provienen de ellos y no de nuestros inventores. Pero primero quiero saber en concepto de qué, es decir, si esa tecnología se las hemos extraído a la fuerza o por intercambio.

Ron Hubbard: De ambas manera, pero la mayor parte directamente por intercambio. Hay un científico llamado Robert Lazar, que luego se ha peleado con sus superiores, que ha divulgado muchos secretos. Entre ellos, por ejemplo, que una raza de los Grises les han dado un campo antigravedad, donde las naves no precisan de motores atómicos ni de motores solares porque directamente se manejan utilizando la gravedad del planeta.

Interlocutor: ¿Es algo así como que se alejan o se acercan al planeta con las naves anulando o no ese campo gravitatorio?

Ron Hubbard: Correcto. Se manejan con redes antigravitacionales. Los aparatos son antigravitatorios y su combustible es la antimateria. Este combustible les fue dado por una de las razas de los Negros. Las dos razas de los Negros trabajan en cooperación con las cuatro razas de Grises.

Los científicos terrestres sabían, como cualquiera, que la gravedad atrae. Entonces, ellos tenían que encontrar un elemento donde la gravedad excluyera, es decir, hiciera el efecto de repulsión, y con la materia ordinaria eso no se podía lograr.

Ese elemento excluyente se lo proporcionaron los Negros, porque los Grises no querían dárselo.

Interlocutor: ¿Qué le proporcionaron los Negros? ¿Algún tipo de combustible?

Ron Hubbard: Los Negros le proporcionaron la fórmula para crear antimateria.

Interlocutor: ¿No es algo peligroso el contacto de la materia con la antimateria?

Ron Hubbard: Por supuesto que sí. Pero a la antimateria se la envuelve, por así decirlo, en cargas energéticas de protección, porque si la materia y la antimateria se tocaran, es decir, carga positiva y carga negativa, habría estallidos más grandes que las mismas explosiones atómicas.

Al aislar la materia de la antimateria a través de campos energéticos el resultado es que cualquiera puede manipularlas y no pasa nada.

Interlocutor: ¿Cómo utilizan esa antimateria?

Ron Hubbard: Esa antimateria la utilizan como combustible de los motores gravitatorios, creando un efecto de repulsión que es controlado por unos aparatos llamados "micronómetros", que son como rueditas que van girando y que abren las compuertas para que la antimateria haga su efecto.

De esta forma, las naves pueden desarrollar enormes velocidades a través de los nadis.

Esta información nunca ha sido dada y es toda una primicia.

Interlocutor: ¿Los nadis son aberturas dimensionales?

Ron Hubbard: No, son como líneas energéticas. Así como los seres humanos tienen nadis, el planeta también tiene nadis, y lo mismo el sistema solar y las galaxias. Es algo similar a una telaraña gigantesca, donde los hilos serían los nadis, que van creando campos de circunvalación.

Interlocutor: ¿Las aberturas dimensionales están donde se cruzan los nadis?

Ron Hubbard: Correcto, pero dejemos de lado por ahora las aberturas dimensionales y hablemos del tendido de los nadis como si fueran vías del ferrocarril.

Hay un nadis entre el Sol y Alfa Centauro. Entonces, como el campo gravitatorio del Sol es tremendamente fuerte, la nave puede aprovechar el sistema de repulsión para recorrer ese nadis a una velocidad tan grande como la de la luz y llegar hasta Alfa Centauro en poco tiempo.

Interlocutor: ¡Qué interesante! Bueno, la explicación ha quedado muy clara. ¿Los famosos helicópteros negros de que tanto hablan los ufólogos utilizan esta tecnología?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Es cierto, como dicen, que van a una velocidad mucho mayor que la normal y que los utilizan para recuperar naves extraterrestres accidentadas?

Ron Hubbard: No van a mayor velocidad que la normal porque el metal que utilizan es el duraluminio, que es el más duro que se ha logrado en la Tierra. El duraluminio es una mezcla de acero con plástico y no se ha dado a conocer aún. El material más duro que se ha dado a conocer es el titanio. El titanio es un material muy pesado y débil comparado con el material de construcción de la propia nave antheana que cayó en Roswell en 1947. El material de la nave antheana es más liviano que el aluminio.

Interlocutor: ¿Y respecto a que esos helicópteros los utilizan para recuperar naves accidentadas?

Ron Hubbard: La respuesta es que sí, los utilizan con esos fines.

Interlocutor: ¿Cuál otra tecnología proveyeron los extraterrestres?

Ron Hubbard: Hay un material nuevo descubierto en laboratorio por el científico que ya mencioné, Robert Lazar, con fórmulas provistas por una de las razas Negras, llamado "Elemento 115". Bueno, el Elemento 115, la antigravedad, la antimateria, todo esto ha sido desestimado como verdadero por los oficiales de inteligencia del Área 51. Dijeron que Lazar era un mitómano, que lo único que él buscaba era propaganda, cosa que no era cierto.

Interlocutor: Se habla de que hay muchos ufólogos que han investigado el Área 51 asesinados, así como que también fueron muertos muchos científicos que han estado en ese lugar y que han desertado para denunciar lo que vieron allí. ¿Qué hay de cierto en esto?

Ron Hubbard: Es verdad. En los últimos quince años, es decir, desde 1988 a 2003, hubo 84 asesinatos.

Interlocutor: ¿A algunos se los ha vuelto locos?

Ron Hubbard: En realidad no los han vuelto locos sino que los dejan parecidamente a un estado catatónico. Les han lanzado la misma energía que utilizan los extraterrestres para protegerse. Esta energía, enviada directamente al cerebro, derrite el decodificador.

Interlocutor: Siempre basándome en los informes que han salido a la luz, se dice que hay por lo menos tres millones de seres humanos que tienen chips implantados en su cuerpo para controlarlos.

Ron Hubbard: No, no llega a tres millones. Se calcula en un millón ochocientos mil más o menos. Pero esta cantidad no es nada si la comparamos con la de habitantes que hay en la actualidad en el planeta, es decir, siete mil doscientos millones.

Interlocutor: Las encuestas creo que hablan de seis mil millones.

Ron Hubbard: Esas encuestas no han tomado en cuenta los países pobres del centro de África, ni países de Asia. Tampoco tienen en cuenta a la India, que ha crecido muchísimo y hoy pasa de los mil millones de habitantes, y no son novecientos millones como creen.

Interlocutor: ¿Todos los que trabajan en el Área 51, e incluso los mismos extraterrestres, tienen implantados chips de control?

Ron Hubbard: El dato es correcto. Pero no necesariamente para controlarlos en su conducta sino para saber en todo momento dónde se encuentran.

Interlocutor: ¿Los extraterrestres ejercen ese control o esa vigilancia?

Ron Hubbard: No, porque son los propios terrestres, me refiero a los jerarcas de esos estratos profundos, como tú les llamas, los que controlan a sus empleados.

Interlocutor: ¿Usted me está diciendo que no son los extraterrestres los que controlan el Área 51 sino los propios terrestres?

Ron Hubbard: Así es. Se trata de un dato erróneo, porque los extraterrestres colaboradores, no gobiernan el Área 51.

Interlocutor: ¿Quiénes implantan esos chips?

Ron Hubbard: Una raza de los Negros y una raza de los Grises. Pero los propios Jerarcas terrestres están de acuerdo con esos implantes. Sospechan de todo el mundo y son más crueles y más perversos que los propios extraterrestres. Tienen amigos entre los extraterrestres y no tienen amigos entre los humanos.

Si por ejemplo un ayudante de un alto jerarca terrestre de estos estratos profundos -que ni siquiera el gobierno norteamericano piensa que existen- cae en desgracia por sospecharse de él, no vacilan en eliminarlo. Por eso digo que en el Área 51 los humanos no tienen amigos.

Interlocutor: ¿El presidente norteamericano Bush está al tanto?

Ron Hubbard: No, para nada.

Interlocutor: ¿Pero qué es, un títere?

Ron Hubbard: ¡Por supuesto!

Interlocutor: Apenas lo puedo creer. No quiero tener ningún malentendido con esto y por eso repito la pregunta: ¿Todos los que están en el Área 51 tienen implantes de control o vigilancia por orden de los terrestres o de los extraterrestres?

Ron Hubbard: Por orden de los extraterrestres no, sino por orden de los mismos terrestres. No son todos implantes para dominar, pues la mayoría son para saber dónde se encuentran, especialmente cuando salen del área, sea para visitar a sus familias, sea de vacaciones o en alguna misión. A través del chip pueden controlar fácilmente con una computadora en qué lugar se encuentran.

Interlocutor: ¿Algunos de los empleados del área o todos?

Ron Hubbard: Todos sin excepción. Incluso los propios jerarcas tienen un chip implantado para dar el ejemplo.

Interlocutor: Lo que usted me cuenta parece de una película de ciencia ficción.

Ron Hubbard: Imagínate que hay un empleado que desertó. Por computadora se lo puede ubicar aunque se haya escondido en el más recóndito lugar de Australia. Y por supuesto lo van a buscar y directamente lo eliminan.

Interlocutor: ¿Todos los empleados del Área 51 saben que tienen implantado un chip?

Ron Hubbard: Sí, porque la condición ineludible para que se les permita trabajar allí es el implante de un chip.

Interlocutor: ¿En qué lugar del cuerpo se lo ponen?

Ron Hubbard: Hay diversos lugares: en el occipital, dentro de las fosas nasales, en las muñecas, en el antebrazo. Depende de varios factores.

Interlocutor: Me pregunto la razón de que Robert Lazar no haya sido eliminado.

Ron Hubbard: Robert Lazar tiene la ventaja de que es una persona muy conocida y los jerarcas del Área 51 están evitando tener más mala propaganda. Digo más mala propaganda porque mala propaganda ya la tienen.

Interlocutor: Además, a Bob Lazar nadie le cree.

Ron Hubbard: Ésa es otra de las ventajas que tiene.

Interlocutor: Ahora quería preguntarle por el caso de Christa Milton, que en julio de 1987 fue abducida.

Ron Hubbard: Es un caso en el que están mezclados los jerarcas del Área 51 y la raza más cruel de los Grises, que es la que tiene la mayor tecnología.

Interlocutor: ¿Bajaron y se la llevaron o directamente la teletransportaron?

Ron Hubbard: Primero pensaron en llegar hasta ella y llevársela, pero como era una situación muy comprometida finalmente la teletransportaron.

Interlocutor: ¿A dónde la llevaron?

Ron Hubbard: La llevaron a una nave que se encontraba a una altura de unos dos Km.

Interlocutor: En el caso de las abducciones de las mujeres de Juárez, ¿las teletransportaron a una distancia de ciento ochenta kilómetros, es decir, hasta donde estaba la nave madre? Lo pregunto para saber a qué distancia funciona la teletransportación.

Ron Hubbard: No existe ningún problema con la teletransportación a esa distancia, pero en el caso de las mujeres de Juárez fueron teletransportadas primero a una nave que estaba a unos dos Km. de la Tierra y de allí las llevaron a la nave madre.

Interlocutor: ¿La teletransportación es simplemente desmaterialización y materialización?

Ron Hubbard: Sí, es eso. Desmaterializan las moléculas y esas moléculas son transportadas con un campo de energía.

Interlocutor: Y obviamente no desencarnan.

Ron Hubbard: No, no desencarnan, porque las moléculas están en la carne. La teletransportación es una transformación molecular a un campo de energía. Pero en el mundo espiritual, ese campo de energía no deja de ser físico. Entonces, la persona está viva. El espíritu sigue estando. En su 10 % el espíritu está en ese campo de energía que se dirige a la nave.

Digamos como que a ti te transforman en un haz de luz, y luego, a través de él, a la velocidad de la luz, llegas a una nave que está a varios kilómetros. A esa misma velocidad tu 10 % acompaña a ese haz de luz, porque para el espíritu no hay distancia. Cuando tú te reconstruyes otra vez en carne, sangre, huesos, piel, ahí está tu 10 %. Y sin siquiera darte cuenta de la desmaterialización y la materialización que has sufrido.

Interlocutor: ¿Es instantánea la teletransportación?

Ron Hubbard: Sí, porque a esa corta distancia la velocidad de la luz es prácticamente instantánea. Pero supongamos que la distancia fuera de aquí a Marte y tardaras seis minutos en llegar y reconstruirte. En esos seis minutos tu 10 % está consciente de que está vivo, está conciente de que es carne, piel, huesos, etc. Siente el tacto, siente todo, porque no se da cuenta de que está siendo transportado molecularmente a nivel lumínico.

Interlocutor: La explicación está clarísima, Maestro. ¿Pero por qué la abdujeron a Christa Milton?

Ron Hubbard: En principio le han hecho un implante cerebral para control y además le han hecho pruebas a nivel ginecológico.

Interlocutor: ¿Una biopsia?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Lo que usted dice concuerda con lo que dijo esta mujer en el sentido de que después de la operación vio que de su vagina salía sangre, como si le hubiera llegado el período. ¿Pero por qué razón le hicieron esas pruebas?

Ron Hubbard: Estudiaron el ADN para ver si el óvulo era apto para ser fertilizado por un espermatozoide extraterrestre.

Interlocutor: ¿A través de una copulación normal?

Ron Hubbard: No, a través de la implantación de óvulos.

Interlocutor: ¿Lo hicieron?

Ron Hubbard: No, porque descubrieron que no era compatible.

Interlocutor: ¿Qué hubieran hecho con ella si hubiera sido compatible?

Ron Hubbard: Si hubiera sido compatible la hubieran embarazado y cuanto estuviera a punto de dar a luz la hubieran abducido nuevamente y le hubieran extraído la criatura. No se la hubieran dejado.

Interlocutor: Cómo hicieron muchas veces con otras mujeres.

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: ¿Y los médicos no hubieran podido descubrir en el feto algo extraño, fuera de los normal en los fetos humanos?

Ron Hubbard: No, porque no hay tanta diferencia en los embriones y en los fetos cuando están en formación. En un feto totalmente extraterrestre quizás sí, pero no sería el de este caso, que sería un feto mitad humano y mitad extraterrestre.

Interlocutor: ¿Con quién la iban a aparear? Me refiero a que con qué semen la iban a inseminar.

Ron Hubbard: Con el de uno de los Grises altos.

Interlocutor: ¿Estos Grises altos son los que abducen en los dormitorios?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Cuándo hablamos de estos Grises altos, estamos hablando de gigantes de dos metros?

Ron Hubbard: No, de apenas 1,70 m.

Interlocutor: Bueno, veo que son aproximadamente de la altura del humano medio.

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿La abdujeron al azar?

Ron Hubbard: No, previamente le hicieron estudios. Nunca eligen al azar.

Interlocutor: Lo que no entiendo es cómo le hicieron esos estudios.

Ron Hubbard: Hacen una lectura por rayo energético.

Interlocutor: ¿A distancia?

Ron Hubbard: Tal cual. Así como a ti pueden apuntarte con un arma que tenga rayo láser -esto lo habrás visto en muchos films de ciencia ficción-, a ella directamente le han dirigido un rayo energético que de regreso le va llevando información a una computadora.

Interlocutor: Es decir que lo pueden hacer desde mucha distancia.

Ron Hubbard: Por supuesto. En la computadora de la nave van apareciendo características de la persona, color de piel, grupo sanguíneo, surge todo.

Interlocutor: No entiendo, entonces, para qué la condujeron a la nave, ya que el resultado fue negativo.

Ron Hubbard: Necesitaron hacerle una biopsia para averiguar sobre su ADN, ya que eso no lo podían hacer con el rayo energético. Es realmente fantástico lo que pueden hacer con este aparato.

Interlocutor: Supongo que ahora esta tecnología también la tienen los terrestres en el Área 51.

Ron Hubbard: Así es. Te pueden apuntar con un aparato de ese tipo, que hasta pueden ser de curación, y el rayo pega en tu piel, rebota, vuelve otra vez a su fuente de origen, porque tiene una lectura doble, con información, y esa información se baja a una computadora y en la pantalla aparecen todos los datos, incluso hasta tu presión arterial y las enfermedades que tienes, diabetes, colesterol, leucemia, problemas en la orina, etc.

Interlocutor: ¡No me diga que hasta puede detectar la cantidad de glóbulos rojos!

Ron Hubbard: ¡Pues sí te lo digo! Te reitero que es una tecnología sorprendente.

Interlocutor: ¿Es lo que hacen también los extraterrestres que practican la vivisección con la mujeres infectadas de Juárez?

Ron Hubbard: No, porque en este caso directamente las abducen y los exámenes se los hacen en la nave, porque el ADN tampoco no lo pueden obtener con los aparatos que tienen.

Interlocutor: ¿Pero acaso no pueden saber de antemano si están infectadas o no antes de abducirlas?

Ron Hubbard: Sí, pero a ellos no les importa saber antes si la mujer que abducen está infectada o no. Lo averiguan después y no se preocupan si muere y posteriormente no la necesitan para experimentar. Simplemente la desechan.

Interlocutor: ¿Es decir que les resulta más cómodo abducirlas directamente sin hacer exámenes previos?

Ron Hubbard: Así es. Les importa poco o nada la vida humana.

Interlocutor: ¿Los cirujanos extraterrestres usan bisturís como nuestros cirujanos o tienen herramientas más sofisticadas?

Ron Hubbard: No, no son iguales a los bisturís de los cirujanos terrestres porque ellos, me refiero en este caso a los Grises altos, utilizan bisturís láser, que no precisan esterilización.

Interlocutor: Pero creo que aquí también tenemos bisturís láser.

Ron Hubbard: Sí, el sistema quirúrgico se llama "laparoscopia", pero se trata de aparatos grandes. En cambio el bisturí láser de los Grises altos es un micro aparato muy pequeño, un micro aparato, muy sofisticado.

Interlocutor: Esta mujer dijo que, cuando estaba en el quirófano, la operación la dirigía un Gris y que un cirujano humano colaboraba.

Ron Hubbard: Es correcto. Te comento que en estos momentos están dando por uno de los canales codificados una miniserie sobre la historia de los Grises desde el año 1047 hasta el 2000. Mírala si tienes oportunidad de hacerlo.

Interlocutor: ¿Es bastante real?

Ron Hubbard: Sí, se puede decir que sí.

Interlocutor: ¿Qué duración tiene?

Ron Hubbard: Doce horas.

Interlocutor: ¿Tanto?

Ron Hubbard: Sí, la están dando semanalmente. El canal se llama HBO Olé. El director es Steven Spielberg.

Interlocutor: Lo voy a tener en cuenta. ¿Los famosos "Hombres de Negro" son siempre terrestres y empleados del Área 51 o también hay extraterrestres?

Ron Hubbard: Son terrestres y empleados del Área 51 que trabajan con los Grises y una raza de los Negros.

Interlocutor: ¿Se disfrazan? Lo pregunto porque quienes se han topado con ellos los retratan como con trajes siempre oscuros, rostros pálidos, es decir, totalmente fuera de lo común.

Ron Hubbard: Todo lo contrario. Los Hombres de Negro tienen el aspecto de los hombres más comunes de la Tierra, precisamente para pasar desapercibidos.

Interlocutor: ¿Ese es su look ?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Pero quiénes son en realidad?

Ron Hubbard: Son simplemente colegas de los empleados que trabajan en el Área 51, pero pertenecen a distinto departamento. En realidad, todos los que trabajan en el Área 51 son "Hombres de Negro".

Interlocutor: Yo me refiero a los Hombres de Negro que visitan a personas en el exterior del Área 51 y los amedrentan. ¿También asesinan?

Ron Hubbard: ¡Por supuesto que asesinan! No solamente tienen la función de amedrentar. Si hay un desertor o alguien que está molestando demasiado con denuncias, simplemente envían a un Hombre de Negro a eliminarlo.

Interlocutor: Supongo que también los Hombres de Negro tienen chips implantados.

Ron Hubbard: Así es. Y fíjate la paradoja, ¡los mismos Hombres de Negro son prisioneros del Área 51!

Interlocutor: ¿Cuál es, entonces, la razón de que todos describen a los Hombres de Negro como seres más bien extraños, pálidos, tipo zombis, como si carecieran de alma?

Ron Hubbard: Eso forma parte de la mitología. Imagínate que su oficio es oculto, y mal lo podrían ocultar si hasta un niño podría detectarlos.

Interlocutor: Entiendo. Recuerdo que un autor inglés, cuyo seudónimo era Lobsang Rampa, en uno de sus libros, no recuerdo si en El Tercer ojo o el Médico del Tibet, o quizás en alguno posterior, hacía la acotación muy ilustrativa de que los "Hombres de Negro" podían vestir de cualquier color.

Ron Hubbard: Ese autor acertó. Nada que ver con el color negro. Ésos son los verdaderos Hombres de Negro. Pueden disfrazarse de un vulgar oficinista o de un almacenero de barrio. Por ejemplo, tú haces una reunión para dar una conferencia sobre Ovnis y un Hombre de Negro puede asistir y pasar desapercibido entre los asistentes.

Interlocutor: Entendí perfectamente. Ahora me surge una pregunta: ¿A nosotros, como Grupo Elron, nos tienen en cuenta los jerarcas del Área 51?

Ron Hubbard: Han reparado en ustedes. Pero ellos tienen en cuenta el resultado. Lo que a los jerarcas del Área 51 les molesta es que den detalles internos precisos, que no es el caso del Grupo Elron, ya que lo que ustedes dicen pueden ser tan creíble como lo que dice Robert Lazar.

Interlocutor: En buen romance, nos consideran inofensivos.

Ron Hubbard: Claro, y al no tener ustedes adeptos, ya que se manejan solamente por Internet, directamente no se preocupan.

Interlocutor: ¿Pero nos vigilan?

Ron Hubbard: Sí, pero se trata de una vigilancia mínima.

Interlocutor: Ya entendí. Esta mujer, Christa Milton, dice que vio animales vivos en enormes cajas y diversas razas de seres humanoides en contenedores transparentes, pero no pudo determinar si estaban vivos, muertos o en animación suspendida.

Ron Hubbard: Estaban en animación suspendida y en la nave madre. Hay por lo menos 35 ó 36 extraterrestres de distintas razas que han sido capturados para estudio. Y no es la única persona que vio eso.

Interlocutor: ¿En el Área 51 también hay algo así?

Ron Hubbard: No, en el Área 51 no. Estoy hablando de la nave madre de una de las razas de Grises.

Interlocutor: ¿En la misma nave en dónde le practicaron la biopsia?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Concretamente, entonces, lo que ella vio no era del Área 51?

Ron Hubbard: No, estaba en el espacio, en una nave madre.

Interlocutor: Christa Tilton dice que vio Grises "como sin alma".

Ron Hubbard: Se confundió porque una de las razas de grises es mucho más inexpresiva que el resto.

Interlocutor: Ahora entiendo. Ella no sabía que se trataba de distintas razas y al hacer la comparación pensó que esos seres inexpresivos podrían ser algún tipo de humanoides autómatas.

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: Nada que ver entonces con robots..

Ron Hubbard: No, para nada. No tendría sentido que construyeran robots con aspecto humanoide. Algo así es propio nada más que de la ciencia ficción. Los robots que tienen son directamente máquinas con forma de máquinas, con ruedas y todas aquellas cosas que tienen las máquinas.

Interlocutor: Ahora querría preguntar. ¿Cómo está Jorge para seguir?

Ron Hubbard: Está realmente muy cansado por la cantidad de información que tuvo que filtrar. Fíjate que yo tuve que utilizar cuatro fuentes distintas para todo lo que he transmitido.

Interlocutor: Comprendo.

Ron Hubbard: Antes de que hagas las preguntas quiero aclarar que el territorio que comprende el Área 51 fue comenzado a edificar en 1954, pero recién en 1958 fue cuando se le dio el mayor impulso. Desde esta fecha hasta 1968 casi no creció, pues se dedicó más a experimentar con aviones antigravitatorios. Pero desde 1968 a 1998 ha crecido cinco veces. Incluso han cambiado las márgenes del río para poder edificar.

Interlocutor: ¿Se refiere al cauce del río?

Ron Hubbard: Así es. En 1968 había tres niveles subterráneos, en 1988 había siete y a partir de 1998, catorce.

Interlocutor: ¿Catorce niveles subterráneos? ¡Es sorprendente! Son casi 100 metros hacia abajo, calculando cinco metros por nivel.

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: En algún informe leí que había lugares donde la profundidad de las construcciones llegaba hasta más de dos mil metros. ¿Es un error?

Ron Hubbard: No, es real, pero se trata de enormes hangares donde se ocultan las naves madres. Incluso hay construcciones debajo de un lago. Pero no confundas este tipo de construcciones con las que sirven de oficinas, laboratorios, etc.

Interlocutor: Es realmente increíble. ¿Y por dónde se entra a esos hangares?

Ron Hubbard: Se entra por una especie de cueva oculta y custodiada por soldados fuertemente armados. Para acceder al interior hay que utilizar ascensores blindados con paredes de titanio, que van kilómetros hacia abajo.

Interlocutor: ¿Es cierto que hay transportes en esos lugares que van a una velocidad de Mach 2?

Ron Hubbard: Sí, perfectamente. Es tecnología usada solamente en el Área 51. Fuera de ahí no la conoce ni siquiera el presidente norteamericano.

Interlocutor: Es muy difícil para mí entender la razón de que algo tan monstruoso como el Área 51 no haya salido a la luz completamente. Lo digo porque los informes que rondan por ahí, sea mediante libros o por la Red, tienen origen más en especulaciones que en pruebas reales. Los investigadores se manejan solamente con conjeturas, recogiendo un dato aquí y otro dato allá.

Ron Hubbard: La respuesta es que tienen una fachada perfectamente montada: lo hacen figurar como un campo de prueba de los nuevos aviones. Allí, en efecto, fueron probados el Ala Delta Negro, el avión supersónico X-15, así como también el X-16, el X-17, también tanques blindados, lanzamiento de misiles, etc.

Interlocutor: Bueno, hay que reconocer que la fachada es perfecta, porque con esa excusa justifican el alejamiento por la fuerza armada de los curiosos.

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Hubo alguna batalla en Dulce entre terrestres y extraterrestres?

Ron Hubbard: Hubo una pequeña escaramuza, no batalla, entre una de las razas de Negros y una de las razas de Grises. No fue con terrestres.

Interlocutor: ¿Y entre los mismos terrestres?

Ron Hubbard: Si, hubo peleas entre los funcionarios del FBI que quisieron investigar y los Hombres de Negro, con varias muerte de por medio de ambos bandos.

Interlocutor: Uno de los que ha denunciado al Área 51 es Paul Bennewitz. Bien, William More colaboró con Berlitz en su libro El Experimento Filadelfia y se afirma que fue contratado por funcionarios del Área 51 para desacreditarlo y volverlo loco.

Ron Hubbard: Eso que dices es real, y también es real que lo han transformado en una persona paranoica. Una pregunta más porque el receptáculo está muy desestabilizado.

Interlocutor: ¿Thomas C. robó papeles de alta seguridad para denunciar lo que estaba sucediendo en el Área 51?

Ron Hubbard: Sí, esto también es verdad. Se sintió asqueado por los experimentos que se hacían en ese lugar con animales y especialmente con seres humanos.

Interlocutor: Esta persona dice que vio extraterrestres reptiloides.

Ron Hubbard: Es cierto, pero hay que aclarar que lo que vio no fueron extraterrestres reptiloides trabajando en el Área 51, sino extraterrestres cautivos para experimentos.

Interlocutor: Entiendo. ¿Qué le ocurrió a Thomas? Lo pregunto porque parece que Hombres de Negro lo fueron a buscar a su casa y se lo llevaron junto con su familia.

Ron Hubbard: Dos veces lo hicieron pasar por muerto, pero aún está vivo y prisionero en una de las dependencia del Área 51.

Interlocutor: ¿Sus familiares están muertos?

Ron Hubbard: En el caso de cinco científicos, incluyendo esta persona que mencionas, sus familiares están como rehenes en el Área 51 y les han puesto en la superficie dobles muy parecidos como sustitutos para que simulen ser sus familiares y nadie sospeche.

Interlocutor: Deduzco que es una forma de presión para que los científicos trabajen "voluntariamente" y no se escapen.

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Pero no bastan los implantes?

Ron Hubbard: Es una cuestión psicológica-emocional. Yo, si estoy trabajando en el Área 51 y sé que mi familia está bien y feliz en la superficie, por más que tenga chips voy a estar más sereno y con la estima alta y entonces no seré tan sumiso ante ciertos hechos, llamémosle de lesa humanidad, y querré denunciarlos. En cambio, si sé que mi familia está retenida como rehén, mi autoestima estará completamente baja y en consecuencia obedeceré más fácilmente las órdenes que me den y aceptaré cualquier hecho que hiera mi moral.

Interlocutor: Las explicaciones están perfectamente claras. Para ir terminando la sesión quiero sacarme de encima algunas curiosidades: ¿Todos los Grises provienen del mismo planeta?

Ron Hubbard: No, todos provienen de planetas distintos. Tampoco los Negros provienen del mismo planeta, ya que son dos razas completamente diferentes.

Interlocutor: ¿Y con respecto a las alturas?

Ron Hubbard: Los antheanos, que los incluyo entre los Grises, miden entre 1,40 y 1,60 m. Hay otras razas de Grises que llegan hasta 1,75 m.

Interlocutor: Bueno, son más o menos de mi altura.

Ron Hubbard: Así es. Hay razas de Grises que miden alrededor de 1,20 m. nada más. Los Predadores, que también son Grises, miden entre 1.10 y 1,20 m. Los Negros también son distintos. Una de las razas, las que lograron la fórmula de la antimateria, son altos, pues llegan a medir hasta 1,80 m.

Los voy a dejar, pues el receptáculo está completamente desestabilizado. Toda mi Luz para ustedes.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.



Bueno, aquí terminan los diálogos, y si bien aún faltarían aclarar muchos datos, algo que esperamos hacer en sucesivas sesiones, con lo hasta aquí relatado creo que queda bastante al descubierto lo que ocurre en el Área 51.

Bienvenido al Club. Un fuerte abrazo. Horacio.



¿Qué tipo de experimentos se practican en el área 51?

Estimado profesor Velmont: Me dirijo a usted para solicitarle todos los informes que me pueda dar sobre el Área 51. Según se cuenta, esta base se construyó en la década del '60 y se utilizaría como construcción de naves experimentales teniendo algunas de ellas rasgos de Ovnis, no pareciendo que sea el hombre quien las haya construido, más allá de que la tecnología de la aviación esta muy avanzada. Hoy en día miles de testigos dicen ver naves que son desconocidas para nuestro planeta, acaparando cientos de turistas todos los años a la vigilia de estos avistamientos. Lo que no se sabe es si estas naves son extraterrestres o son naves secretas que el gobierno estadounidense prueba. Se sospecha que también en este lugar se están haciendo experimentos con extraterrestres. ¿Cuál es la verdad?

Xavier S.



RESPUESTA

Apreciado Javier: En el Área 51 se están haciendo muchos experimentos ocultos, tanto con aviones nuestros como con naves extraterrestres capturadas, tratando de sacarles sus secretos.

Hay muchas naves extraterrestres en este lugar, sea porque algunas se accidentaron o porque directamente han podido averiarlas con misiles especiales, logrados a partir de la tecnología de las naves caídas.

También tienen prisioneros a muchos extraterrestres y a algunos los torturan para extraerles secretos tecnológicos.

Son reales las filmaciones que se vieron en todo el mundo por los canales de televisión de la autopsia a un extraterrestre y de la tortura a la que era sometido otro extraterrestre.

Naturalmente, hay una campaña de confusión de las autoridades del Área 51, en la que colaboran los famosos "Hombres de Negro", que son empleados fanáticos que tienen la misión de disuadir a los testigos que quieren hablar sobre lo que vieron y que a dichas autoridades no les conviene que se sepa.

Cuando hablamos de "autoridades", nos estamos refiriendo funcionarios gubernamentales con tanto poder que el mismo presidente norteamericano está subordinado a ellos.

Con respecto a los experimentos que se realizan en el Área 51, nada mejor que transcribirte los diálogos telepáticos que hemos tenido sobre este asunto en la sesión del 15/11/02 con uno de nuestros Guías, Ron Hubbard, fundador, cuando estuvo encarnado, de Dianética y Cienciología.



Interlocutor: . Maestro, le voy a hacer una pregunta, pero de este modo: Si yo me transformo en alguien invisible y penetro en la denominada Área 51, en Estados Unidos, que es notoriamente el sitio más misterioso, oculto y custodiado de este país, al que sólo contadas personas pueden acceder, ¿que veré?

Ron Hubbard: En este momento no están haciendo experimentos, pero tienen muchísimos documentos guardados que contienen secretos extraterrestres.

Interlocutor: ¿Nada más que de extraterrestres?

Ron Hubbard: De extraterrestres y de investigaciones genéticas.

Interlocutor: ¿Estamos hablando de experimentos atroces?

Ron Hubbard: Siempre hay experimentos atroces. El ser humano tiene muy poco apego por la vida de los otros. Hay mucho apego sí, por la vida propia pero mucho desprecio por la vida del semejante.

Interlocutor: ¿Pero qué tipo de experimentos hacen?

Ron Hubbard: Se inoculan enfermedades nuevas en cobayos humanos de origen asiático. Son personas que han sido tomadas prisioneras de distintas guerras, como Vietnam, de la década del 60. Después de inocularles la enfermedad tratan de contrarrestarlas con vacunas o con algunos sueros.

Interlocutor: ¿Hacen algunos experimentos similares a los que hacían los nazis en la última guerra? Me refiero a que ponían a los prisioneros en heladeras para ver cuánto aguantaban el frío antes de morir u otros experimentos igualmente atroces, como atarles las piernas a una parturienta para ver lo que ocurría con el feto.

Ron Hubbard: No, ese tipo de experimentos tan básicos hoy no tendrían sentido. En la actualidad, los experimentos se reducen, por ejemplo, a inyectar una feromona al córtex del cerebro del hombre y de la mujer para saber hasta qué punto esto sirve para generar una atracción sexual entre ambos. Para ello, una vez inoculados, los ponen en habitaciones separadas tipo jaula.

Supongamos que las feromonas entre el hombre y la mujer tienen un 5 % y esta proporción actúa como para que se atraigan, se empiecen a acariciar y terminen apareándose. ¿Hasta aquí me entiendes?

Interlocutor: Sí, perfectamente.

Ron Hubbard: Bueno, ahora supón que le inyectas al córtex, que es la parte racional, un 80 % de feromona como para que duerma a la mente analítica y que todo sea reactivo. ¿Qué sucederá? Que a pesar de que están separados por rejas acometerán contra ellas para pasar las manos por los barrotes y acariciarse desesperadamente con tremendas ganas de poseerse uno al otro por el gran incentivo sexual que produjo la feromona.

Si los sacaran de las celdas separadas y los pusieran juntos en una habitación terminarían en un apareamiento feroz. Se van hasta morder para satisfacer el deseo sexual despertado.

Interlocutor: Me estoy acordando del apareamiento de los Lupus, los hombres-lobo, o lobisones como les llamamos aquí, que son completamente reactivos, siendo la Luna precisamente el restimulador.

Ron Hubbard: Exactamente, es algo similar. Fíjate que todas las razas reactivas se aparean de manera destructiva.

Interlocutor: Maestro, creo que su explicación es sumamente importante. ¿Podría hacer un pequeño resumen para que quede grabado y yo después lo pueda volcar al papel?

Ron Hubbard: Bien. Primero, algo para desconectar la mente analítica, porque la mente analítica está en el tejido del córtex.

Interlocutor: ¿Los investigadores saben algo de mente analítica, mente reactiva y engramas?

Ron Hubbard: No, no tienen ese conocimiento, pero saben que en el córtex está el raciocinio. No hablemos de que conocen a la mente analítica, pero sí conocen el raciocinio.

Interlocutor: Entiendo.

Ron Hubbard: No tomemos al ser humano como un ignorante total, máxime teniendo en cuenta los descubrimientos que ha hecho. Los investigadores saben que el córtex es el patrón del raciocinio, y saben que la amígdala es el patrón del impulso. No hablemos de mente impulsiva, hablemos de impulso, hablemos de instintos, si quieres.

Entonces, potencian la amígdala y bajan de nivel el córtex del hombre y de la mujer como para que sean todo impulso inyectándole feromona, pero en tremenda proporción.

El deseo sexual, en estas condiciones, llega a ser tan intenso, tan intenso, que cuando copulan, el apareamiento es tan destructivo como el de los famosos Lupus, llegándose a morder y a lastimar.

La mujer, por ejemplo, lo desgarra al hombre con sus uñas sacándole pedazos de piel y el hombre, a su vez, le llega a desgarrar a la mujer pedazos de labio. Y en el paroxismo del deseo sexual hasta puede llegar a matarla si en lugar de besarla y morderla en los labios la besa y la muerde en el cuello.

Interlocutor: ¿Estos experimentos solamente los hacen con asiáticos?

Ron Hubbard: Sí, solamente con asiáticos.

Interlocutor: ¿Estos cobayos humanos no intentan escapar? Me refiero a si tienen el suficiente raciocinio como para querer hacerlo.

Ron Hubbard: No, porque los mantienen drogados. Simplemente los alimentan para mantenerlos con vida. Sólo les quitan la droga cuando les van a inyectar la feromona. La razón de esto es que tienen que tener toda la atención puesta en el instinto sexual, cosa que no sucedería si están drogados.

Interlocutor: Verdaderamente lo que usted cuenta es tremendo. Además de este tipo de experimentos, ¿qué otra cosa vería? Le recuerdo que estamos imaginando que soy invisible y puedo recorrer sin que nadie me vea el Área 51.

Ron Hubbard: Bueno, ya sabes que hay naves extraterrestres.

Interlocutor: Me refería más bien a experimentos de tipo físico, como la cirugía. ¿Hacen vivisección con los seres humanos? Por vivisección estoy refiriéndome a experimentos quirúrgicos estando viva la persona.

Ron Hubbard: Han llegado a hacer ese tipo de experimento, aunque primero anestesiándolo para que la víctima no sienta dolor. A diversas personas les han levantado la tapa de los sesos dejando el cerebro al descubierto y haciendo acupuntura con distintos tipos de aguja y punzando en diversos lugares han logrado la insensibilidad de una mano. Luego le han cercenado un dedo para probar si fue efectiva la anestesia.

Interlocutor: ¿Estos experimentos son pan de todos los días en el Área 51?

Ron Hubbard: No se puede decir que son pan de todos los días, pero los han hecho.

Interlocutor: ¿En la actualidad solamente están haciendo el experimento mencionado con las feromonas?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Los extraterrestres que están en el Área 51, ¿son voluntarios o están prisioneros?

Ron Hubbard: Hay una raza extraterrestre voluntaria que es bastante negativa porque ningún extraterrestre que esté en la Luz va a prestar su colaboración con quienes hacen experimentos tan inhumanos. Además, tiene que ser una raza analítica.

Fíjate por ejemplo en una raza malévola como son los Langar, que no es una raza analítica. Con ellos no podrías asociarte para asolar mundos, porque a ellos no les interesa asociarse. Ellos son depredadores naturales y entonces ¿para qué se van a asociar?. Ellos no precisan socios.

Pero hay otras razas bastante nefastas, como las de Orión 3, donde sí se prestan a ese tipo de cosas.

Interlocutor: ¿Usted me está diciendo que los extraterrestres de Orión 3 están en combinación con Estados Unidos, por los menos con quienes dirigen el Área 51?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Los seres humanos estamos preparados para entender la tecnología extraterrestre?

Ron Hubbard: Algún tipo de tecnología sí, pero no todas, por supuesto. Tienes que tener en cuenta, además, que aun los extraterrestres negativos son muy celosos de sus conocimientos y no los dicen.

Interlocutor: ¿Eso significa que, por ejemplo, aún no han logrado la teletransportación?

Ron Hubbard: En pequeña medida, sí.

Interlocutor: ¿Hacia dónde van los objetos que desaparecen?

Ron Hubbard: Se quedan en el mismo laboratorio, pues aparecen a una distancia de pocos metros.

Interlocutor: ¿Los extraterrestres que no son de Orión 3 son prisioneros?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Deduzco que no son solamente prisioneros de los seres humanos sino también de los extraterrestres de Orión 3. ¿Es así?

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: ¿Cuántas razas habría prisioneras?

Ron Hubbard: Tres o cuatro.

Interlocutor: ¿Y la cantidad de individuos extraterrestres capturados?

Ron Hubbard: Alrededor de treinta.

Interlocutor: ¿Algunas de las razas prisioneras las conocemos?

Ron Hubbard: Sí, por ejemplo la antheana.

Interlocutor: ¿La misma raza del famoso incidente Roswell?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Y cómo puede ser que otra vez este tipo de extraterrestres fueran atrapados?

Ron Hubbard: No sólo se accidentó la nave que tu dices, sino que hubo otros accidentes de naves antheanas, porque tienen fallas de tipo electromecánico.

Interlocutor: ¿Todas las naves han caído coincidentemente en Estados Unidos?

Ron Hubbard: No, han caído en diversos lugares del mundo. Lo que sucede es que hay una combinación entre Estados Unidos y diversas naciones, como por ejemplo Rusia, que era un país con el que había una gran antinomia pero ahora son socios.

La nave espacial que cayó en Siberia ahora está en poder de Estados Unidos.

Interlocutor: Yo vi una película clandestina sobre este suceso, pero se afirmaba que era falsa.

Ron Hubbard: La filmación era verdadera.

Interlocutor: ¿En el Área 51 se utiliza la tortura física para extraerles secretos tecnológicos a los extraterrestres capturados?

Ron Hubbard: La tortura física y también la mental. Lo que no se dan cuenta los cretinos de Estados Unidos es que los pilotos extraterrestres no necesariamente tienen noción de los motores cuánticos y con la tortura no le van a poder extraer el conocimiento que no tienen.

Interlocutor: Obvio.

Ron Hubbard: Te mando la mejor de las vibraciones.

Interlocutor: Ha sido una sesión magnífica, Maestro, gracias y hasta luego.



Bueno, hasta aquí llegaron los diálogos. Espero que tus dudas hayan quedado despejadas.[/color]
ES BASTANTE LA INFORMACION PERO MUY IMPORTANTE!!
Area 51- Datos que no sabias- extraterrestres! Atencion!!!alienscosas
sabias
deQuenoArea 51- Datos que no sabias- extraterrestres! Atencion!!!aliens