Evita ser "amigo" de tu hijo adolescente

Evita ser "amigo" de tu hijo adolescente

Los límites en el trato de adolescentes no debe ser autoritario, pero las sanciones deben aplicarse, mejor si se hace desde que son pequeños.

Guiar a los hijos puede convertirse en un verdadero problema si no se sabe poner límites y crear fuertes vínculos de confianza, especialmente cuando son adolescentes, y han entrado en la etapa de la rebeldía, “nadie me entiende”, y “ya soy grande para tomar mis decisiones”.
Esta es una etapa en la que los padres no saben cómo actuar y les aterroriza que caigan en algún problema grave como las adicciones.

Una de las claves mencionadas por Aurora Jaimes es que estos límites tampoco pueden basarse completamente en un sistema autoritario porque ese es justamente el método para ir directo al fracaso con los hijos, sino que todo debe ser negociado.
Sin embargo la especialista advierte que “negociación no es sinónimo de ser amigo de los hijos, porque el traspasar la línea de autoridad y convertirla en amistad hace que los hijos pierdan esa figura y no logren asociar que deben obedecer”.
Pues inconscientemente, dice la psicóloga, se asocia con que los amigos están muy frecuentemente, pero no de forma incondicional como los padres y esto hace que los hijos los vean así y no logren platicarles sus dudas y temores con toda confianza.
Por su parte, la logo terapeuta Patricia Velásquez, comenta que el desarrollo de la confianza básica es lo más importante para lograr que un hijo, cuando entra es su “etapa difícil”, sepa que vas a estar con él en las buenas y en las malas.
De acuerdo con esta especialista en un inicio las negociaciones deben ser con base en recompensa y sanción, es decir, “primero sacas buenas calificaciones y luego te compro esto que quieres”, puesto que los regalos por adelantado no fomentan responsabilidad, sólo “enseña a los hijos a tomarle medida a los padres y obtener todo lo que desean sin esforzarse”.
Asimismo, la logo terapeuta señala que si desde niños se les inscribe en actividades extra escolares va hacer que sean más desenvueltos y abiertos con los padres, pues ven en “sus superiores un modelo que los apoya siempre y no tendrán la necesidad de estar sometidos a las redes sociales en donde conocerán a quien sabe quién, que quien sabe qué les diga”.
Pues Patricia Velásquez afirma que “si tu hijo no siente el apoyo, la comprensión y la aceptación en su casa, va a ir a buscarla a otro lado y es ahí en donde empiezan los peligros reales, pues es muy fácil ser aceptado en grupos poco buenos para la salud física, emocional y mental”.
Cuando son pequeños, dice la especialista en logo terapia, lo mejor es invitar a sus amigos a la casa, y “hacer un esfuerzo más grande como papás de ir por los niños, traerlos a tu casa y regresarlos en la noche a sus hogares, y esto puede extenderse aún hasta los 16 años”.
Pues para Patricia Velásquez, el dejar a los hijos a actuar como les venga en gana y decirles pues “haz lo que quieras pero te las arreglas para ir y regresar”, sólo los expone más de la cuenta innecesariamente.
En cambio, la logo terapeuta dice que si “uno como padre da ese extra durante la niñez y los primeros años en los que ocurre el cambio de personalidad y la definición de los hijos, ellos sin ningún problema se atreverán a contarte lo que sienten, lo que les pasa y lo que piensan, aún sin qué se les esté preguntando”.


Fuente