Frases Filosoficas..(Socrates, Platon, Aristoteles)

Frases de Socrates


Frases Filosoficas..(Socrates, Platon, Aristoteles)

El amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarlo, se sabe el valor que tiene.

Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta.

Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros.

La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia.

Habla para que yo te conozca.

Las almas ruines sólo se dejan conquistar con presentes.

Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.

El orgullo engendra al tirano. El orgullo, cuando inútilmente ha llegado a acumular imprudencias y excesos, remontándose sobre el más alto pináculo, se precipita en un abismo de males, del que no hay posibilidad de salir.

Un hombre desenfrenado no puede inspirar afecto; es insociable y cierra la puerta a la amistad.

Yo sólo sé que no sé nada.

Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia.

Mi consejo es que te cases: si encuentras una buena esposa serás feliz, si no, te harás filósofo.

La belleza de la mujer se halla iluminada por una luz que nos lleva y convida a contemplar el alma que tal cuerpo habita, y si aquélla es tan bella como ésta, es imposible no amarla.

No dejes crecer la hierba en el camino de la amistad.

Reyes o gobernantes no son los que llevan cetro, sino los que saben mandar.

Temed el amor de la mujer más que el odio del hombre.

La hermosura es una tiranía de corta duración.

La única cosa que sé es saber que nada sé; y esto cabalmente me distingue de los demás filósofos, que creen saberlo todo.

El grado sumo del saber es contemplar el por qué.

Es peor cometer una injusticia que padecerla porque quien la comete se convierte en injusto y quien la padece no.

La ciencia humana consiste más en destruir errores que en descubrir verdades.

Yo soy un ciudadano, no de Atenas o Grecia, sino del mundo.

La mejor salsa es el hambre.

Filosofía es la búsqueda de la verdad como medida de lo que el hombre debe hacer y como norma para su conducta.

Los hombres buenos y bellos se conquistan con gentilezas.

Si alguien busca la salud, pregúntale si está dispuesto a evitar en el futuro las causas de la enfermedad; en caso contrario, abstente de ayudarle.

Sólo el conocimiento que llega desde dentro es el verdadero conocimiento.

Si yo me hubiera dedicado a la política. ¡oh atenienses!, hubiera perecido hace mucho tiempo y no hubiese hecho ningún bien ni a vosotros ni a mí mismo.

Comenzar bien no es poco, pero tampoco es mucho.

Decir que algo es natural, significa que se puede aplicar a todas las cosas.

El mayor de todos los misterios es el hombre.

¿No te parece, que es una vergüenza para el hombre, que le suceda lo que a los más irracionales de los animales?

El pasado tiene sus códigos y costumbres.

Cada uno de nosotros sólo será justo en la medida en que haga lo que le corresponde.



Frases De Platón


justicia

No hay hombre tan cobarde a quien el amor no haga valiente y transforme en héroe.

Sólo te ama aquel que ama tu alma.

El enamorado de un alma bella permanecerá fiel durante toda su vida, porque ama una cosa permanente.

La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.

La filosofía es un silencioso diálogo del alma consigo misma en torno al ser.

Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas, o no vale nada el hombre.

El amor consiste en sentir que el ser sagrado late dentro del ser querido.

La mayor declaración de amor es la que no se hace; el hombre que siente mucho, habla poco.

El mundo de las ideas incide el mundo físico; piensa bien y harás lo correcto.

Los muchachos deben abstenerse de beber vino, pues es un error añadir fuego al fuego.

Son filósofos verdaderos aquellos a quienes gusta contemplar la verdad.

La menor parte de lo que ignoramos, es mayor de todo cuanto sabemos.

El cuerpo humano es el carruaje; el yo, el hombre que lo conduce; el pensamiento son las riendas, y los sentimientos los caballos

Los amigos se convierten con frecuencia en ladrones de nuestro tiempo.

Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro.

La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos.

Dos excesos deben evitarse en la educación de la juventud; demasiada severidad, y demasiada dulzura.

La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo.

Hay que tener el valor de decir la verdad, sobre todo cuando se habla de la verdad.

No dejes crecer la hierba en el camino de la amistad.

Cuando la muerte se precipita sobre el hombre, la parte mortal se extingue; pero el principio inmortal se retira y se aleja sano y salvo.

El más importante y principal negocio público es la buena educacion de la juventud.

Allí donde el mando es codiciado y disputado no puede haber buen gobierno ni reinará la concordia.

Lo que no sé, tampoco creo saberlo.

El legislador no debe proponerse la felicidad de cierto orden de ciudadanos con exclusión de los demás, sino la felicidad de todos.

Cada lágrima enseña a los mortales una verdad.

El virtuoso se conforma con soñar lo que el pecador realiza en la vida.

Al contacto del amor todo el mundo se vuelve poeta.

Todo lo que nace proviene necesariamente de una causa; pues sin causa nada puede tener origen.

Cuando una multitud ejerce la autoridad, es más cruel aún que los tiranos.

Donde reina el amor, sobran las leyes.

El hombre es un auriga que conduce un carro tirado por dos briosos caballos: el placer y el deber. El arte del auriga consiste en templar la fogosidad del corcel negro (placer) y acompasarlo con el blanco (deber) para correr sin perder el equilibrio.

¿Quién es, pues, el creador y padre de este Universo? Difícil es encontrarlo; y cuando se ha encontrado, imposible hacer que la multitud lo conozca.

El hombre inteligente habla con autoridad cuando dirige su propia vida.

Tres facultades hay en el hombre: la razón que esclarece y domina; el coraje o ánimo que actúa, y los sentidos que obedecen.

La libertad está en ser dueños de la propia vida.

La mejor tumba es la más sencilla.

Aprendiendo a morir sea prende a vivir mejor.

Todo lo que se llama estudiar y aprender no es otra cosa que recordar.

Los espíritus vulgares no tienen destino.

Es necesario diferenciar las cosas: lo que siempre existe sin haber nacido, y lo que siempre está comenzando sin jamás llegar a ser.

Si bien buscas, encontrarás.

La civilización es la victoria de la persuasión sobre la fuerza.

De virtud hay una especie, de maldad, muchas.

Si el semblante de la virtud pudiera verse, enamoraría a todos.

Los muertos son los únicos que ven el final de la guerra.

Frío e insípido es el consuelo cuando no va envuelto en algún remedio.

Así como los ojos están formados para la astronomía, los oídos lo están para percibir los movimientos de la armonía.

En torno de la esencia está la morada de la ciencia.

El tiempo es una imagen móvil de la eternidad.

El tiempo es la imagen de la eternidad en movimiento.

La belleza es el esplendor de la verdad.

En todas las cosas, naturales y humanas, el origen es lo más excelso.

La buena fe es el fundamento de toda sociedad, la perfidia es la peste.

El hombre embrutecido por la superstición es el más vil de los hombres.

A vosotros (políticos) os hemos formado en interés del Estado tanto como en el propio vuestro, para que seáis en nuestra República nuestros jefes y vuestros reyes.

Lo que se mueve por sí mismo es inmortal.

Los hombres viven celosos de la inmortalidad.


Frases de Aristòteles

ideas



El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.

Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.

Algunos creen que para ser amigos basta con querer, como si para estar sano bastara con desear la salud.

La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica.

La esperanza es el sueño del hombre despierto.

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.

No basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad.

Sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio, pues la vida no es un juego.

Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama.

Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla.

Los tiranos se rodean de hombres malos porque les gusta ser adulados y ningún hombre de espíritu elevado les adulará.

La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia.

La sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad.

Un amigo fiel es un alma en dos cuerpos.

El único Estado estable es aquel en que todos los ciudadanos son iguales ante la ley.

El amigo de todo el mundo no es un amigo.

No se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto.

Es de importancia para quien desee alcanzar una certeza en su investigación, el saber dudar a tiempo.

La amistad perfecta es la de los buenos y de aquellos que se asemejan por la virtud. Ellos se desean mutuamente el bien en el mismo sentido.

Demasiado poco valor es cobardía y demasiado valor es temeridad.

La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor.

No hace falta un gobierno perfecto; se necesita uno que sea práctico.

La verdadera felicidad consiste en hacer el bien.

El hombre solitario es una bestia o un dios.

Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta.

Nunca se alcanza la verdad total, ni nunca se está totalmente alejado de ella.

El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad.

No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho.

La amistad perfecta es la de los buenos y de aquellos que se asemejan por la virtud. Ellos se desean mutuamente el bien en el mismo sentido.

Demasiado poco valor es cobardía y demasiado valor es temeridad.

La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor.

No hace falta un gobierno perfecto; se necesita uno que sea práctico.

La verdadera felicidad consiste en hacer el bien.

El hombre solitario es una bestia o un dios.

Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta.

Nunca se alcanza la verdad total, ni nunca se está totalmente alejado de ella.

El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad.

No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho

El amor sólo se da entre personas virtuosas

Se piensa que lo justo es lo igual, y así es; pero no para todos, sino para los iguales. Se piensa por el contrario que lo justo es lo desigual, y así es, pero no para todos, sino para los desiguales.

El amigo es otro yo. Sin amistad el hombre no puede ser feliz.

Es ignorancia no saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no la necesita.

El alma es aquello por lo que vivimos, sentimos y pensamos.

En las adversidades sale a la luz la virtud.

Es un principio indiscutible que para saber mandar bien, es preciso saber obedecer.

Es preciso preferir la soberanía de la ley a la de uno de los ciudadanos.

Tiempo es la medida del movimiento entre dos instantes.

Un estado es gobernado mejor por un hombre bueno que por unas buenas leyes.

Los sabios tienen las mismas ventajas sobre los ignorantes que los vivos sobre los muertos.

En realidad vivir como hombre significa elegir un blanco -honor, gloria, riqueza, cultura- y apuntar hacia él con toda la conducta, pues no ordenar la vida a un fin es señal de gran necedad.

El que posee las nociones más exactas sobre las causas de las cosas y es capaz de dar perfecta cuenta de ellas en su enseñanza, es más sabio que todos los demás en cualquier otra ciencia.

Como la vista es al cuerpo, la razón es al espíritu.

Sólo hay una fuerza motriz: el deseo.

Se quiere más aquello que se ha conseguido con muchas fatigas.

Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad.

Avaro es el que no gasta en lo que debe, ni lo que debe, ni cuando debe.

Así como los ojos de los murciélagos se ofuscan a la luz del día, de la misma manera a la inteligencia de nuestra alma la ofuscan las cosas evidentes.

El miedo es un sufrimiento que produce la espera de un mal.

La virtud es una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por exceso y el otro por defecto.

La excelencia moral es resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía.

La historia cuenta lo que sucedió; la poesía lo que debía suceder.

Hay la misma diferencia entre un sabio y un ignorante que entre un hombre vivo y un cadáver.

Si los ciudadanos practicasen entre sí la amistad, no tendrían necesidad de la justicia.

Enseñar no es una función vital, porque no tienen el fin en sí misma; la función vital es aprender.

Los grandes conocimientos engendran las grandes dudas.

A fuerza de construir bien, se llega a buen arquitecto.

Nuestro carácter es el resultado de nuestra conducta.

La única verdad es la realidad.

Nada hay en la mente que no haya estado antes en los sentidos.

Los dialécticos y los sofistas, en sus disquisiciones, se revisten de la apariencia de filósofos.

El mando de muchos no es bueno; basta un solo jefe.

Todos los aduladores son mercenarios, y todos los hombres de bajo espíritu son aduladores.

Aprendemos, o por inducción o por demostración. La demostración parte de lo universal; la inducción de lo particular.

El entendimiento es una tabla lisa en la cual nada hay escrito.

El hombre que se mantiene en el justo medio lleva el nombre de sobrio y moderado.

Si el espíritu es un atributo divino, una existencia conforme al espíritu será verdaderamente divina.
Una definición es una frase que significa la esencia de una cosa.

El hombre nada puede aprender sino en virtud de lo que sabe.

Las enseñanzas orales deben acomodarse a los hábitos de los oyentes.

Cometer una injusticia es peor que sufrirla.

Si las acciones humanas pueden ser nobles, vergonzosas o indiferentes,
lo mismo ocurre con los placeres correspondientes. Hay placeres que derivan de actividades nobles, y otros de vergonzoso origen.

La virtud resplandece en las desgracias.

Lo mejor es salir de la vida como de una fiesta, ni sediento ni bebido.

Las ciencias tienen las raíces amargas, pero muy dulces los frutos.

Es absolutamente imposible demostrarlo todo.

El verdadero discípulo es el que supera al maestro.

Es necesario que haya uno o varios principios y aun, en caso de existir uno sólo, que éste sea inmóvil e inmutable.

La mente siempre tiene razón, mientras que el apetito y la imaginación pueden equivocarse.

Los discursos inspiran menos confianza que las acciones.

La ciudad (polis) es una de las cosas que existen por naturaleza; y el hombre es, por naturaleza, un animal político.

Es propio del filósofo poder especular sobre todas las cosas.

No hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje.

Solamente haciendo el bien se puede realmente ser feliz.

Si tanto me alaban, será por alabarse a sí mismos, pues al alabarme dan a entender que me comprenden.

El movimiento no existe fuera de las cosas, pues todo lo que cambia, o cambia en el orden de la sustancia o en la cantidad, o en la calidad, o en el lugar.

Todo acto forzoso se vuelve desagradable.

La ciencia es respecto del alma lo que es la luz respecto de los ojos, y si las raíces son amargas, los frutos son muy dulces.

Y es que la naturaleza no hace nada en vano, y entre los animales, el hombre es el único que posee la palabra.

Fuera de la sociedad, el hombre es una bestia o un dios.

Es preciso que la filosofía sea un saber especial, de los primeros principios y de las primeras causas.

Quien discute sobre si se puede matar a la propia madre no merece argumentos sino azotes.

Mercaderes e industriales no deben ser admitidos a la ciudanía, porque su género de vida es abyecto y contrario a la virtud.

El fin de la ciencia especulativa es la verdad, y el fin de la ciencia práctica es la acción.

El hombre es un animal político.

El instante es la continuidad del tiempo, pues une el tiempo pasado con el tiempo futuro.

Todos los gobiernos mueren por la exageración de su principio.

La riqueza consiste mucho más en el disfrute que en la posesión.

No hay que prestar atención a quienes nos aconsejan, so pretexto de que somos hombres, no pensar más que en las cosas humanas y, so pretexto de que somos mortales, renunciar a las cosas inmortales.

La democracia ha surgido de la idea de que sí los hombres son iguales en cualquier respecto, lo son en todos.

No hay genio sin un gramo de locura.

Movimiento es el paso de la potencia al acto.

Todo lo que se mueve es movido por otro.

La bestialidad es un mal menor que la perversidad, pero es más temible.

Todo hombre, por naturaleza, desea saber.

Si nada hay eterno, no es posible la producción ni la generación.

Cuanto más nos inclina la naturaleza a los placeres, tanto más propensos somos a la licencia que a la decencia.

5 comentarios - Frases Filosoficas..(Socrates, Platon, Aristoteles)

@DMRealz +1
jejejej Justo Buscaba Frases de los Grandes
@delok998 +1
muy buen post reco +10
@mrjojojo +1
fabtastico voy a revisar otros post a ver cual entre todos se merece los 10 del dia
@sairsavi +1
muy buen post excelente