En esta oportunidad quiero compartir el análisis realizado sobre la obra de Ricardo Güiraldes, Don Segundo Sombra, que realicé para Didáctica de las prácticas y el lenguaje de II año del profesorado de nivel inicial. Espero que les sea de utilidad.
Diana


Análisis de Don Segundo Sombra de Ricardo Güiraldes

GÉNERO
Narrativo

SUBGÉNERO
Novela histórica, realista

TEMA
La vida de un Gaucho

SUBTEMA
Deseo de libertad e independencia.

BIOGRAFÍA DEL AUTOR
Ricardo Güiraldes nació en una familia de alto rango social y de grandes propiedades. Don Manuel Güiraldes, su padre, quien llegaría a ser más tarde intendente de Buenos Aires, era un hombre de gran cultura y educación; y también muy interesado por el arte. Esta última predilección fue heredada por Ricardo, que dibujaba escenas campestres y realizaba pinturas al óleo. Su madre, Doña Dolores Goñi pertenecía a una de las ramas de la familia Ruiz de Arellano, familia fundadora de San Antonio de Areco.
Un año después de nacer Ricardo, la familia se trasladó a Europa, donde permaneció durante algún tiempo. A su regreso y contando el niño con cuatro años de edad, se lo podía escuchar hablando tanto francés como alemán; siendo el francés el idioma que dejaría honda huella en su estilo y en sus preferencias literarias.
Su niñez y juventud se repartieron entre San Antonio de Areco y Buenos Aires. Fue en San Antonio donde se puso en contacto con la vida campestre y de los gauchos, reuniendo experiencias que habría de utilizar años más tarde en Raucho y en Don Segundo Sombra. Fue allí donde conoció a Segundo Ramírez, un gaucho de raza, en el que se inspiró para dar forma a la figura de Don Segundo Sombra.
Tuvo una serie de institutrices y luego un profesor mexicano, que reconoció sus aspiraciones literarias y le animó a continuar con ellas. Estudió en varios institutos hasta que acabó el bachillerato a los dieciséis años. Sus estudios no fueron brillantes. Comenzó las carreras de arquitectura y derecho, sucesivamente, más al fracasar, emprendió varios trabajos en los que tampoco triunfó. Viaja a Europa y Oriente en 1910 en compañía de un amigo, visitando Japón, Rusia, la India, Oriente Próximo y España, instalándose finalmente en París con el escultor Alberto Lagos. En la capital francesa decide seriamente convertirse en escritor.
Sin embargo, Güiraldes se dejó seducir por la vida fácil y divertida de la capital francesa y emprendió una frenética vida social, intentando olvidar sus proyectos literarios. Pero un día se le ocurrió sacar de un cajón unos borradores que había escrito, unos cuentos campestres, que luego incorporaría a sus Cuentos de muerte y de sangre.
Leyó los cuentos a unos amigos y le animaron a publicarlos. Ya en estos primeros borradores se dio cuenta de que había forjado un estilo muy particular.
Volvió a Buenos Aires en 1912 después de haber decidido, de una vez por todas, convertirse en escritor. Al año siguiente, 1913, se casó con Adelina del Carril, hija de una destacada familia bonaerense (la ceremonia se realiza el día 20 de octubre, en la estancia Las Polvaredas), y ese mismo año aparecieron varios de sus cuentos en la revista Caras y Caretas. Éstos y otros de 1914, irían a formar parte de Cuentos de muerte y de sangre que, junto a Él cencerro de cristal, se publicarían en 1915 animado por su mujer y por Leopoldo Lugones. Sin embargo, no tuvo éxito. Dolido, Güiraldes retiró los ejemplares de la circulación y los tiró a un pozo. Su mujer recogería algunos de ellos y hoy en día estos libros, manchados de humedad, tienen un gran valor bibliográfico.
A finales de 1916 el matrimonio Güiraldes, junto a un grupo de amigos, emprende un viaje a las Antillas, visitando Cuba y finalizando el mismo en Jamaica. De sus apuntes surgiría el esbozo de su novela Xaimaca. En 1917 aparece su primera novela Raucho. En 1918 publica la novela corta Rosaura (rótulo de 1922) con el título Un idilio de estación en la revista El cuento ilustrado de Horacio Quiroga.
En el año 1919 viaja otra vez a Europa con su mujer. En París establece contactos con numerosos escritores franceses. Frecuenta tertulias literarias y librerías.
Entre todos los escritores que conoció en esa visita, quien mayor huella le deja fue Valéry Larbaud. En 1923 publica en Argentina la edición definitiva de Rosaura, muy influenciada por escritores franceses, y que es razonablemente bien recibida por público y crítica.
En 1922 vuelve a Europa y, además de establecerse en París, pasa una temporada en Puerto Pollensa, Mallorca, donde había alquilado una casa.
A partir de ese año se opera un cambio intelectual y espiritual en el escritor. Se interesó cada vez más por la teosofía y la filosofía oriental, buscando la paz del espíritu. Su poesía es fruto de esta crisis.
Al mismo tiempo sus ideas literarias empezaban a tener aceptación en Buenos Aires, ciudad que se veía asaltada por los movimientos vanguardistas. Güiraldes ofreció su apoyo a los nuevos escritores.
En 1924 funda la revista Proa junto con Brandán Caraffa, Jorge Luis Borges y Pablo Rojas Paz; la revista no tendría éxito en Argentina pero sí en otros países hispanoamericanos.
Tras el cierre de la revista, Güiraldes se dedica a terminar Don Segundo Sombra, novela a la que pondría el punto final en marzo de 1926.

SINTESIS ARGUMENTAL
El protagonista, Fabio Cáceres, tras ser entregado por su madre a sus tías, para que éstas lo envíen al colegio, comienza a sentirse aprisionado por la vida rutinaria y aburrida que lleva. En una de sus tantas recorridas por el pueblo conoce a Don Segundo Sombra, con quien queda maravillado y decide escapar tras él. A su lado se convertirá con el tiempo en un gran gaucho muy instruido.
La novela cuenta anécdotas propias del ambiente de campo, con interesantes leyendas fantásticas y amoríos con chinas, realizando una rica descripción del paisaje en el que transcurre.

PERSONAJES PRINCIPALES
Fabio Cáceres: De niño es encomendado a sus tías por su mamá, ya que en la ciudad podría asistir al colegio. Éstas luego de un tiempo dejan de enviarlo y comienzan a utilizarlo de mandadero y a maltratarlo. Mientras realiza éstas tareas conoce a muchos personajes del pueblo ocultando su identidad para no ser enviado nuevamente con sus tías. Además se topa con Don Segundo Sombra en quien encuentra un modelo a seguir, por ir tras él escapa de la casa de sus tías y pide empleo en la hacienda de Galván. Allí se reencuentra con Su Padrino, y emprende el viaje como arriero, donde aprende todo lo necesario para ser un buen gaucho y convertirse en hombre.
A partir de éste momento, no se separara de su padrino, viviendo junto a él, las clásicas experiencias de la vida del campo: asistir a bailes, pulperías, llevar una vida nómade, sin trabajo fijo y conocer a chinas que cautiven su corazón.

PERSONAJES SECUNDARIOS
Don Segundo Sombra: Es el típico gaucho, con sus cualidades de voluntad, coraje, valentía, entereza, ingenio, dominio de sí, maña, paciencia y prudencia. Este era un hombre con el pecho vasto, las coyunturas huesudas como las de un potro, los pies cortos con un empeine a lo galleta, las manos gruesas y cuerudas como cascarón de peludo. Su tez era aindiada, sus ojos ligeramente levantados hacia las sienes y pequeños. Don Segundo Sombra era además, un hombre paciente y práctico, ya que sabía todos los recursos del oficio de domador. Era un admirable contador de cuentos, los cuales narraba con tal entusiasmo y esmero que lograba que los oyentes quedaran admirados al escucharlo.
En todos los pagos que visitaba tenía amigos que lo querían y respetaban, aunque poco tiempo paraba en cada lugar. Su ascendiente sobre los paisanos era tal que una palabra suya podía arreglar el asunto más embrollado. Su popularidad, empero, lejos de servirle, parecía fatigarlo después de un tiempo. Como acción amaba sobre todo el andar perpetuo; como conversación, el soliloquio.
Es un gaucho pobre, un hombre de pueblo con su sabiduría callada e infinita, su dignidad sin alarde, su voluntad de ser libre. Su indumentaria era de gaucho pobre. Un simple chanchero rodeaba su cintura. La blusa corta se levantaba un poco sobre un cabo de hueso del que pendía el rebenque tosco y ennegrecido por el uso. El chiripá era largo y llevaba un simple pañuelo negro que se anudaba en torno a su cuello con las puntas divididas sobre el hombro. Las alpargatas tenían sobre el empeine un tajo para contener el pie carnudo.

Las Tías: Eran solteras, mandonas, gritonas y cuando Fabio llego a su casa parecía que solo pensaban en su bienestar, pero a medida que pasó el tiempo, utilizaron a su sobrino como mandadero.
Mercedes: Es flaca, angulosa, cuya nariz en pico de carancho asomaba brutamente entre los ojos hundidos.
Asunción: Panzuda, tetona, voraz en todo placer.

Fabio Cáceres (padre): Padre de Fabio Cáceres, aunque el hijo nunca lo supo hasta el día en que murió. De vez en cuando compartía con su hijo alguna que otra salida, sin confesarle la verdad.

PERSONAJES TERCIARIOS
• La viuda Eulalia
• Los Gambutti
• El relojero Porro
• El cartero Moreira
• El fondero Gómez
• Juan Sosa
• Filomena
• Pencho
• El negrito Lechuza Manzoni
• El tape Burgos
• Don Pedro barrales (peón)
• Sargento (perro de las tías)
• Torres
• Remigio
• Goyo López
• Don Jeremías
• Horacio (peón)
• Valerio Lares
• La cocinera
• Don Leandro (patrón)
• Valerio (capataz)
• Aurora
• Don Feliciano Gómez
• Remigio
• Pancho
• Don Primitivo
• Felisario
• Sofanor
• Ramón
• Telmo
• Fabián Luna
• Doña Encarnación
• El Pastor Tolosa
• Sixto Gaitán
• Garúa y Comadreja (caballos)
• Patrocinio Salvatierra
• Paula
• Don Candelario
• Fabiano (mensual)
• Numa
• Doña Ubaldina (mujer de don Candelario)
• Don Juan (patrón)
• Antenor Barragán
• Raucho

ESTRUCTURA
• INTRODUCCIÓN: I y II
• NUDO: III al
• DESCENLACE: XXV al XXVII

CAPÍTULO I
Fabio cuenta cómo fue su vida años atrás, y que lo impulsa a irse del cuidado de sus tías.
CAPÍTULO II
Conoce a Don Segundo Sombra.
CAPÍTULO III
Fabio decide huir hacia lo de Galván para encontrarse con Don Segundo.
CAPÍTULO IV
Don Segundo llega a la estancia de Galván.
CAPÍTULO V
Fabio logra agregarse a los troperos.
Conoce a Aurora
CAPÍTULO VI al XIII Los dejé en blanco (no me acuerdo por qué)
CAPÍTULO XIV
Don Segundo se reencuentra con Pedro Tolosa.
Arrean ganado a la costa.
CAPÍTULO XV
Se detienen en la estancia de Don Sixto Gaitán.
CAPÍTULO XVI
Don Segundo cuenta cómo consiguió su caballo.
Arreo de ganado por las costas del mar Argentino
CAPÍTULO XVII
Participan de un rodeo.
Conoce los cangrejales.
Mata a un toro que hirió a su caballo y se quiebra la clavícula.
CAPÍTULO XVIII
Conoce a Paula y coquetea con ella.
CAPÍTULO XIX
Se enfrenta con Numa; angustiado, parte tras Don Segundo, que se encuentra en otra estancia trabajando.
CAPÍTULO XX
Se reencuentra con su padrino.
Pierde todo su dinero y cinco de sus caballos en apuestas.
CAPÍTULO XXI
Don Segundo le cuenta un cuento.
CAPÍTULO XXII
Don Juan le ofrece trabajo fijo como domador, pero lo rechaza por quedarse con su padrino.
CAPÍTULO XXIII
Se hace amigo de Antenor Barragán, el que mata a un forastero que lo desafió, y huye.
CAPÍTULO XXIV
Consiguen trabajo como peones de un arreo.
CAPÍTULO XXV
Pedro le informa por medio de una carta que él es el heredero de Fabio Cáseres, su padre.
CAPÍTULO XXVI
Llegan a casa de don Leandro, su tutor. Empieza una amistad con Raucho.
CAPÍTULO XXVII
Don Segundo se despide de Fabio.

EJE
El gaucho

ESTILO DEL AUTOR
Protagonista, omnisciente. Realiza un registro minucioso de sensaciones, se advierte un animismo y personificación en la naturaleza.

AMBIENTE
La novela transcurre a principios del siglo XX en la llanura pampeana. Inicia y finaliza en el pueblo de San Antonio de Areco, recorriendo en el medio de la historia, otras zonas de la pampa.
El pueblo estaba formado por cuarenta manzanas. En el centro se encontraba la plaza, y a diez cuadras, el puente viejo tendía su arco sobre el río Areco, que unía las quintas (donde se encontraba el cementerio) al campo tranquilo; y al atardecer, el barro de sus orillas y las barrancas se volvían color violeta. Las toscas costeras exhalaban como un resplandor de metal. Las aguas del río se hacían frías a los ojos, y los reflejos de las cosas en la superficie serenada, tenían más color que las cosas mismas. El cielo se alejaba, mudándose los tintes áureos de las nubes en rojos y los rojos en pardos. Sus casas eran chatas y estaban divididas monótonamente por calles trazadas a escuadra, siempre paralelas o perpendiculares entre sí.
En el pueblo se encontraban: la Comisaría, la Tienda, el Correo, la Iglesia, el Hotel, el almacén, la peluquería, el prostíbulo, y la pulpería “La Blanqueada”.
Cuando recientemente había habido aguaceros, las calles quedaban anegadas y había que transitarlas cuidadosamente para no quedar sumidos en el barro.
Las grandes estancias eran casas pomposas y contaban con mayordomos y empleados. Las paredes podrían estar empapeladas y las habitaciones llenas de muebles serios.
El agua generalmente se obtenía de pozos; la iluminación era dada por lámparas de aceite o de kerosene.
En la zona se podían encontrar árboles como el ombú (característico de la pampa), paraísos, álamos (elemento simbólico propio de la literatura clásica), sauces, eucaliptos y árboles frutales; también malezas, cultivos de alfalfa, maíz, etc. Entre la vegetación de la zona menciona también a la cinacina, espinillos y tunas.
Los medios de transporte habituales eran el sulky, la carreta y el caballo. También llegaba el tren por la madrugada con fines comerciales.
Los habitantes de la zona eran estancieros, molineros; comerciantes, pero la mayoría vivía principalmente de la ganadería: reseros; domadores (trabajo brutal, lleno de sutilezas y mañas); peones de estancia (mensuales) quienes llegado el domingo, preparaban su ida al pueblo para ver a sus novias o a sus familias, para volver el lunes por la madrugada; quedando algunos en el rancho haciendo sebo, entreteniéndose con algún juego (partida de bochas, truco, etc.).
Otras formas de diversión eran las carreras de caballos, las riñas de gallos, las ferias y bailes.
Estos trabajadores generalmente vestían chiripá, blusa, alpargatas o botas de potro, poncho, tiradores, rastras y sabían andar armados con facones, cuchillitos y cuchillas, ya sea para ser utilizados en su labor diaria (cuerear, cortar correas de cuero, etc.), alimentarse, o enfrentarse con algún retador.
Las bebidas alcohólicas más frecuentes que se consumían eran caña, caña de durazno, ginebra, Carabanchel, vino y sangría; y las comidas podían ser mazacote, carne a la parrilla (churrascos), dulces (pasteles), chorizos, “ropa vieja”, entre otras cosas.
Acostumbraban a tomar mate amargo o dulce durante largas horas junto al fogón.
Durante uno de sus tantos viajes el protagonista recorre las costas del Mar Argentino.
Al cruzar los médanos de pura arena, que el viento en poco tiempo cambia de lugar arreando montículos, que son a veces verdaderos cerros por la altura, lograban llegar al mar.
En el cangrejal, que era grande, el barro negro que rodeaba las aguas parecía como picado de viruelas. Miles de agujeritos se apretaban en manada unos contra otros. Unos pocos cangrejos pasaban de perfil: eran de diversos tamaños, chatos y patones que se paseaban ladeados rápidamente en una actitud compadrona y cómica.
En el ancho de una legua, entre tierra y mar, toda la costa era así: una majada monótona de lomos bayos, tersos y sin quebraduras. La arena mojada en la orillita se encontraba dura como una tabla, y el mar hacia un ruido sorprendente.
Durante sus viajes recorriendo la pampa, observa distintas clases de aves: bandurrias, ñandúes, teros reales, chajás, cabecitas negras, patos, gaviotas, chimangos, caranchos, etc.

OPINIÓN PERSONAL
Ricardo Güiraldes, como narrador, tiene la facultad de intercambiar experiencias. Él narra de lo que sabe por propia experiencia, o por lo que le han contado. Se siente que pone en Fabio Cáseres elementos de su propia vida e interioridad, mientras que narra su conocimiento de Don Segundo, como personaje de la realidad vivida. El otro personaje omnipresente es el amor, Güiraldes es un paisajista enamorado, por eso transmite con ojos de enamorado, lo que quizás otro, podría contar más crudamente, de una realidad que es otra. De un hijo ilegítimo, hace a un niño dejado por cuestiones de estudio al cuidado de unas tías, y por el desprecio oculto hacia la mujer, que lo maltrata o abandona, busca una identidad en el hombre, que idealiza en Don Segundo.
Es hermoso ver a través de sus ojos, estampas campestres, conocer giros peculiares del habla gauchesca, dentro del marco de una historia que habla de amistad, respeto y admiración por la experiencia de un hombre mayor, que va a enseñarle sobre el valor, el honor, la lealtad y el respeto al prójimo.
Fabio Cáseres le da tanto valor a lo aprendido que teme que el dinero le haga perder su identidad, su libertad de peregrino; sentimiento quizás experimentado por el mismo Güiraldes en algún momento de su vida.

Luego del análisis anexé información sobre el gaucho y un gráfico que consideré util para acompañar la lectura de la novela, ya que habla continuamente de partes de lo que hace a la montura de un caballo, y a mi que tengo menos campo que un delfín me fueron de utilidad.

EL GAUCHO
El gaucho es el hombre del campo argentino, peón de estancia, callado.
Era un jinete extraordinario. A caballo daba y da una idea de independencia: la cabeza erguida, aire resuelto, los rápidos movimientos de su bien diestro caballo, todo contribuye a dar la imagen de la libertad. Conocedor de la pampa por la aguada, el pasto, el ave, el viento.
Es un habitante semi-nómada y con una autonomía personal considerable
Ama la libertad y se aferra a ella; y la pampa es su aliada silenciosa.
Solo él con el caballo podía aventurarse a llevar tropillas de ganado a campo traviesa, por caminos intransitables, hasta alcanzar las cabeceras del ferrocarril.
Se identifica por su condición de hábil jinete y por su vínculo con la proliferación de vacunos en la región y las actividades económicas y culturales derivadas de ella, en especial el consumo de carne y la utilización del cuero.
Caracterizado por los siguientes valores: valentía, lealtad, hospitalidad (de allí que en Argentina, la frase "hacer una gauchada" significa tener un gesto de hidalguía o una buena actitud)
Vestimenta
un poncho - impermeable a la lluvia- (gran capa talar o capote tipo manta con un tajo en el centro para pasar la cabeza), un facón (cuchillo de gran tamaño), un rebenque o talero y pantalones amplios (pantalones tipo pijama) llamados calzoncillos, sueltos abajo, que sostenidos con un cinturón con una faja de lana tejida y un ancho cinturón de cuero adornado a veces con monedas (llamado tirador o rastra), quedan por debajo del "chiripá" (lienzo atado a la cintura como un pañal, una de cuyas funciones era proteger del frío) . El poncho, el chiripá y el mismo hábito de tomar mate, fueron tomados del "indio"; también de ellos tomó el gaucho una de sus más singulares armas: la boleadora. El sombrero del gaucho era o bien el "chambergo" (sombrero alar), o bien el sombrero de panza de burro (un recorte circular de la panza de un burro que se ataba a un poste y se dejaba secar adquiriendo entonces la forma apropiada); la guitarra y el chambergo eran herencia de los conquistadores españoles. El gaucho solía montar con las llamadas "botas de potro", que no tenían tacones y eran abiertas en las puntas, de modo que los dedos de los pies quedaban descubiertos. Otro elemento típico de la indumentaria del gaucho son sus cinturones, los más conspicuos son llamados rastras y consisten en cinturones anchos de cuero blanco graneado, trabajado con alumbre.
También era hábil en el rodeo, que en esta época consistía en reunir al ganado en un lugar para revisarlo, separar animales para la compra y la venta o vigilar su estado.
El terreno no poseía secretos para él. En una sola ojeada reconocía una huella, o seguía un rumbo guiado por árboles o pastos. Se orientaba también por la posición de los astros o algunas aguadas.

El gaucho es uno de los símbolos culturales más conocidos de Argentina. Los gauchos eran en su mayoría mestizos. Su origen es el resultado de la mezcla de dos civilizaciones: la europea y la de los nativos de lo que hoy en día es Argentina. Su vida comenzó en La Pampa en el siglo XVIII.
El origen de su denominativo "gaucho" tiene muchas teorías. Sin embargo la más probable, es que la palabra haya surgido del quichua y mapuche “huacho”, que significa huérfano.
Los gauchos se caracterizaron por haber desarrollado una increíble habilidad para dominar el caballo (los cuales atrapaban del ganado salvaje), como así también las boleadoras (tres piedras ligadas por una cuerda que, al lanzarse, se enredan en las patas de las reses), el cuchillo, el lazo y las técnicas adecuadas para la salazón de la mejor carne.
El gaucho tiene sólidos principios. Es una persona de gran respeto y fiel a sus palabras, también conocido por su solidaridad y favores (gauchadas). Tiene algo que es propio de los seres de excepción: un estilo para moverse que implica estética, educación y respeto. Siente el orgullo de ser quien es.
Hoy en día los actuales gauchos desempeñan actividades en las estancias o campos, no solo en la llanura pampeana, sino también en la Mesopotamia y noreste.
Visten bombachas, sombrero o boina, pañuelo al cuello y facón afilado al cinto.
El día Nacional del Gaucho se festeja el 6 de diciembre. Debido a que en esa fecha en 1872 apareció la primera edición de la obra: El Gaucho Martín Fierro.


RECADO DE MONTAR DEL GAUCHO

Comprende las piezas siguientes en orden de colocación sobre el lomo del caballo:
1. Sudadera o jerga que la reemplaza. Se coloca sobre el lomo del animal para que al sudar el caballo no moje la jerga.
2. Jerga o matra. Paño muy grueso que se pone sobre la sudadera y debajo de la carona.
3. Carona lisa. Pieza grande de suela o cuero crudo que se coloca entre la jerga y los bastos.
4. Lomillo o bastos. Para defensa de los bastos, entre éstos y la encimera suele ponerse un cuerito de cordero cuadrado de más o menos cincuenta centímetros de lado con la cara hacia abajo.
5. Cincha con su correspondiente encimera y correones, de la que penden las estriberas y estribos. Antiguamente se usaba colgar estos últimos del lomillo o de los bastos. Este conjunto de piezas sujeta los lados y las piezas colocada anteriormente.
6. Conijillo. Prenda que va sobre la encimera y los bastos del recado y ofrece mayor blandura al asiento del jinete. Pueden ser mantas de lana.
7 . Sobrepuesto. Se coloca sobre el conijillo para evitar el calor. Es de cuero liso, curtido, que por lo general es de carpincho o capibara
8. Sobre-cincha, cinchón o pegual. Larga y angosta tira de cuero que asegura las dos últimas piezas. Suele llevar una argolla, o esidera.
Freno, cabezadas, riendas, bozal o bozalejo, fiador, pretal, maneador, cabestro, rebenque, manea y lazo completan el apero. Ahora se suele usar como mandil dos almohadillas pequeñas, algo mayores que el tamaño de los bastos, unidas entre si por dos tientos o cintas en la parte superior. Dícese también apero por los arneses para los caballos de tiro.

Análisis de Don Segundo Sombra de Ricardo Güiraldes

Bueno, espero que les sirva para algo.
Diana