Orientaciones para la realización de una buena escritura

Orientaciones para la realización de una buena escritura

Entre los expertos en didáctica de la escritura nos existe unanimidad acerca de cuál sea el procedimiento más idóneo para adquirir y desarrollar las destrezas caligráficas: papel pautado, cuadriculado, o bien sin ningún tipo de rayado.

Sin negar “las bondades” de la escritura sobre cuadrícula e incluso sobre papel en blanco, vamos a exponer a continuación algunas de las ventajas de escribir en pauta de cuatro milímetros; ventajas comprobadas empíricamente con numerosos grupos de alumnos de los primeros niveles educativos.

1. La pauta facilita la escritura completa de la palabra, en vez de por partes; lo cual sirve para:

• Identificar la palabra como realidad autónoma.
• Evocar su significado.
• Fijar sus peculiaridades ortográficas.

En consecuencia, la escritura de una palabra resulta más racional, ya que, a su dimensión física -el significante-, se añade, desde un primer momento, la conceptual -el significado-. Así, la imagen visual y motora que la palabra deja grabada en el cerebro contribuirá a la reproducción de su correcta ortografía; y la plena posesión de su significado allanará las dificultades futuras con respecto a su inclusión en diferentes contextos con la propiedad debida.

2. Desde el punto de vista motor, la pauta favorece la legibilidad de la escritura, porque:

• Se evita la omisión de ligaduras. Además, al no existir rayado vertical que pudiera distorsionar la atención, se facilita que las letras y sílabas que integran las palabras se presenten ligadas entre sí.

• Se logra una mejor uniformidad del movimiento gráfico. Esta uniformidad se refleja, fundamentalmente, en el tamaño y la alineación de la escritura. Determinados tipos de pauta pueden contribuir, además, a eliminar un defecto gráfico muy frecuente: la irregularidad de los trazos superiores e inferiores de las letras b, d, h, k, l, ll, t; g, j, p, q, y; f.

• Se favorece, espontáneamente, el espaciamiento regular de las letras que conforman las palabras, y de éstas entre sí.

• Se facilita la transición a la escritura en papel sin ningún tipo de rayado, transición que resulta menos brusca desde la pauta que desde la cuadrícula, excesivamente rígida por su misma naturaleza y responsable, en determinados casos, de futuras deformaciones de las letras, uno de los principales factores de ilegibilidad.

El aprendizaje de las destrezas caligráficas

El objetivo final que persigue toda caligrafía es la obtención de una escritura que resulte legible. Sin embargo, en la legibilidad de la escritura intervienen factores tan diversos como los que seguidamente se relacionan, y que convendría convertir en objetivos caligráficos cuidadosamente secuenciados:

1.- La evitación de posturas inadecuadas, tomando correctamente el lápiz y manteniendo el cuerpo y el papel en la posición debida.

2.- La claridad en la representación de las letras, dándoles a cada una su forma característica.

3.- La presencia de ligaduras entre las letras y sílabas que conforman las palabras.

4.- La correcta alineación de las letras, de modo que no queden por encima o por debajo de la línea normal de escritura.

5.- La uniformidad en la inclinación y en el tamaño de la letra.

6.- El adecuado esparcimiento entre letras, palabras y renglones: ni escaso, ni excesivo, ni desigual.

Por otra parte, el aumento progresivo en la velocidad de la escritura deberá efectuarse de manera tal que no vaya en detrimento de la legibilidad de la letra, porque en tal caso se vería seriamente dificultada la comprensión del contenido de lo escrito.

Se efectúan a continuación ciertas recomendaciones que pueden servir de ayuda a los maestros para lograr que sus alumnos consigan una letra bien dibujada y fácilmente legible.

Posición adecuada del cuerpo para la realización de la escritura

La postura correcta del cuerpo para la realización de la escritura es la siguiente:

• Tronco recto, ligeramente inclinado hacia adelante, y cabeza en la misma línea del tronco.

• Codos sobre la mesa.

• Pies apoyados en el suelo.

Postura más adecuada que debe adoptar el cuerpo durante la realización de la escritura

Modo de coger el lápiz

Se detalla a continuación la forma más conveniente de coger el lápiz para conseguir una letra bien dibujada y fácilmente legible.

• El lápiz se sostiene entre los dedos pulgar y corazón. Sobre él se coloca el dedo índice, sin ejercer una presión excesiva, que oscurecería la escritura.

• Los dedos que sostienen el lápiz han de estar convenientemente separados de su punta, de manera que quede espacio suficiente para los dedos anular y meñique, favoreciendo así el deslizamiento de la mano, que podrá moverse cómodamente, y la obtención de un trazo de grosor normal.

• El dedo pulgar debe doblarse hasta formar un ángulo recto con las falanges, lo que permitirá realizar una escritura de tamaño adecuado -ni demasiado grande, ni muy pequeña- y de grosor normal -líneas ni demasiado finas, ni muy gruesas.

papel

• El lápiz se sostiene entre los dedos pulgar y corazón, y sobre aquél se coloca el dedo índice, que ejerce una ligera presión.
• Los dedos que toman el lápiz deben estar convenientemente separados de su punta, de manera que quede espacio para los dedos anular y meñique, lo que permitirá a la mano moverse con comodidad.

La colocación del papel (en escritura cursiva)

Si se escribe con la mano derecha, el papel debe desviarse hacia la izquierda; y así se logrará una inclinación regular y una alineación perfecta de las letras

La posición del papel debe ser tal que la línea de escritura siga la misma dirección que la diagonal del tablero de la mesa -con lo cual la escritura se mantendrá constantemente dentro de la línea de visión-; y el movimiento gráfico debe dirigirse hacia el centro del cuerpo.

La inclinación desproporcionada de la letra suele ser consecuencia de una excesiva desviación del papel; y la falta de inclinación, de mantenerlo perpendicular al cuerpo.

Como


• Para la escritura cursiva debe inclinarse el papel ligeramente hacia la izquierda -en caso de no ser zurdo-, de tal manera que la base inferior de la hoja quede perpendicular al antebrazo. • Si se escribe con la mano izquierda, hay que inclinar el papel hacia la derecha.


Para conseguir la inclinación adecuada de las letras, hay que mantener la escritura dentro de la línea de visión -resultado de inclinar el papel hacia la izquierda, si se escribe con la mano derecha-; y tomar como punto de referencia para la dirección del movimiento gráfico el centro del cuerpo.

La claridad en la representación de las letras

Es imprescindible conocer la dirección de los movimientos que hay que seguir para dibujar las diferentes letras, así como el orden en que se trazan sus partes, para evitar, así, formaciones defectuosas de aquéllas.

Entre otras muchas, estas son algunas de las deformaciones de las letras que suelen resultar harto frecuentes:

• Trazar la u como la n.
• Dejar sin cerrar el círculo de la d, lo que conduce a la confusión de esta letra con la cabeza silábica compuesta cl o con la palabra el.
• Escribir la rr como la u.
• Olvidar el punto sobre la vocal i; etc., etc.

En las letras minúsculas y mayúsculas que se reproducen a continuación figuran flechas que indican la dirección de los movimientos que hay que seguir para escribir cada letra, así como números que informan del orden en que se escriben sus partes. La claridad se obtiene dándole a cada una de las letras la forma que le es propia.
letra

Las ligaduras entre letras

Los trazos que unen unas letras con otras son necesarios para garantizar una escritura legible. La omisión de ligaduras entre las letras y sílabas que conforman las palabras -dejándolas “sueltas”- es, pues, uno de los factores más determinantes de la ilegibilidad de la escritura.

La horizontalidad de los renglones

Aunque habitualmente se escribe en papel rayado -sobre pauta o cuadrícula-, hay que ir paulatinamente haciéndolo sin la guía que las rayas ofrecen, para no torcer los renglones. La horizontalidad de éstos se logra cuando se mantienen paralelos a la base del papel, y, de esta forma resultan, necesariamente, equidistantes entre sí.

La alineación de las letras

La correcta alineación de las letras es una de las condiciones que facilitan la legibilidad; y para conseguirla con el menor esfuerzo, basta con colocar el papel de forma que la línea de escritura coincida con la diagonal del tablero de la mesa.

Mantener el renglón escrito dentro de la línea de visión requiere que, de cuando en cuando, se rectifique la posición del papel, para conservar su correcta inclinación hacía la izquierda (o hacia la derecha, cuando se escribe con la mano izquierda).

La uniformidad en la inclinación de las letras

Una correcta uniformidad en la inclinación de las letras favorece no sólo su legibilidad, sino también su aspecto agradable a la vista del lector.

Aquélla se consigue inclinando ligeramente el papel hacia la izquierda (si es escribe con la mano derecha), y colocándolo de tal forma que la línea de escritura coincida con la diagonal del tablero de la mesa, lo que permite mantener la escritura en la línea de visión; y dirigiendo el movimiento gráfico hacia el centro del cuerpo, y no hacia el codo derecho.

La uniformidad en el tamaño de las letras

Para favorecer la legibilidad de la escritura, es necesario mantener la uniformidad en el tamaño de las letras: las letras “que suben” y las letras “que bajan” deben tener el doble de longitud que las restantes letras; y estas han de conservar, en la palabra, un mismo tamaño.

El espaciamiento uniforme de las letras

Un correcto espaciamiento de las letras -que han de estar igualmente espaciadas: ni demasiado juntas, ni demasiado separadas- se logra dándoles una inclinación hacia adelante, manteniendo el papel fijo en la línea del brazo.

muestras con distintos tipos de espaciamiento entre las letras

escritura
Correcto espaciamiento de las letras. Las letras están igualmente espaciadas porque se inclinan regularmente hacia adelante, como resultado de mantener el papel en la línea del brazo.

lapiz
Desigual espaciamiento de las letras. Las letras no se inclinan hacia delante regularmente, debido a que el papel no se mantiene fijo en la línea del brazo. (Las palabras son difíciles de leer).

el
Escaso espaciamiento de las letras. Se ha dado a las letras una inclinación lateral, porque el papel se ha mantenido oblicuamente sobre la línea del brazo. (Las palabras son difíciles de leer).

bien
Excesivo espaciamiento de las letras. Se ha dado a las letras una inclinación demasiado derecha, al mantener el papel debajo de la línea del brazo. (Las palabras son difíciles de leer).

El espaciamiento uniforme de las palabras

Uno de los defectos de la escritura que afecta a su legibilidad es el del incorrecto espaciamiento de las palabras. Este se produce cuando los trazos iniciales y finales son demasiado largos, y las palabras casi se unen; o demasiado cortos, y las palabras aparecen demasiado separadas.

El espaciamiento adecuado de los renglones

Para evitar que la distancia entre los renglones no sea la que mejor convenga a una fácil legibilidad de la escritura, hay que mantener una separación suficiente entre éstos, de tal manera que los trazos superiores e inferiores de las letras no se monten sobre la línea normal de escritura.

coger

Orientaciones para la realización de una buena escritura

papel

6 comentarios - Orientaciones para la realización de una buena escritura

@Lucianosoda +2
Muy útil, a mi modo de ver, dado que escriben cualquier cosa hoy en día. Un abrazo!
@papito_grillo
:o muy buen post amigo te dejaria +10 pero soy novato xd
@roniel06
muy bueno. sigueme y te sigo
@Smigo
buen post, lo leo mas tarde....