La Técnica Pomodoro, o Cómo hacer proyectos en menos tiempo

¿Quieres mejorar tu productividad? ¿te gustaría hacer mejores previsiones sobre el tiempo que vas necesitar para terminar un nuevo proyecto? ¿necesitas ayuda para concentrarte en el trabajo? Si es así, deberías echar un vistazo a la Técnica Pomodoro.

La Técnica Pomodoro, muy popular últimamente entre los entusiastas de las metodologías ágiles, toma su nombre de los típicos temporizadores con forma de tomate que podemos encontrar en muchas cocinas, y es que “pomodoro” (plural “pomodori”), es la palabra italiana para tomate.


La Técnica Pomodoro, o Cómo hacer proyectos en menos tiemp

Se trata de un método ideado por Francesco Cirillo a finales de los 80, en el que el trabajo se divide en unidades de 25 minutos de trabajo y 5 de descanso llamados pomodoros.

Empezamos el día planificando lo que tenemos que hacer: qué tareas tenemos que llevar a cabo, cuál es su importancia, y cuántos pomodoros pensamos que vamos a necesitar para terminar cada una de ellas. Si una tarea requiere más de 5 o 6 pomodoros, es que no la hemos dividido lo suficiente. Si una tarea dura menos de un pomodoro, podemos agruparla con otras.

Para comenzar te describiré mi forma de utilizar la Técnica Pomodoro

Exacto, cierra tu email, Twitter, Facebook, apaga tu móvil, etc. aléjate de todo lo que pueda distraerte de tu Pomodoro. Es recomendable que te sitúes en un lugar lejos de cualquier persona que pueda desconcentrarte de algún modo, normalmente yo me encierro en la oficina.

¡Estima tu trabajo partiéndolo en tareas!

Cuando trabajas en un proyecto siempre tendrás una acumulación de aspectos a seguir, materiales no procesados, etc. con los que obligatoriamente tienes que lidear, una lista de todas las cosas que se necesitan concluidas para completar dicho proyecto. Lo primero que tienes que hacer es partir cada tarea en un orden a seguir una a una, NUNCA hagas varias a la vez, ello sería contraproducente al 100%.

Comienza tu Pomodoro.

Consíguete un contador de tiempo y prográmalo para 25 minutos.

http://pomodairo.softonic.com/

Sería mucho mejor si no hiciera un sonido “tic tac” ya que esto suele ser una gran distracción. Comienza a caminar el tiempo, concéntrate en tu primera tarea sin interrupción alguna. Si tienes alguna interrupción hay un par de formas mediante las cuales puedes hacerle frente al asunto, mira la sección de interrupciones más adelante.

Finaliza tu Pomodoro.

Cuando el contador termine la cuenta de 25 minutos DETENTE inmediatamente. No finalices tu tarea o digas “dos minutos más…” Detente en este momento.

Aquí es donde te tomarás un descanso de 5 minutos, aléjate de la computadora, ve y toma café, té o agua, lo que sea menos pensar en tu actual tarea.

Ahora bien, si terminas tu tarea en el tiempo establecido puedes pasar para el siguiente Pomodoro, simplemente, dentro de la lista de cosas por hacer, haz una marca al lado de la tarea que indique que has gastado 1 Pomodoro en ella. Si terminas la tarea dentro de un Pomodoro mi consejo es que uses el tiempo restante sabiamente, tal vez quieras revizar lo que has hecho, chequear algún bug u ordenar aún más el formato de tu código. Solo si la tarea es completada dentro de los 10 primeros minutos de un Pomodoro podrás seleccionar la siguiente dentro de tu lista.

Bien, comienzas de nuevo. Luego del cuarto Pomodoro es recomendable tomarse un descanso más prolongado, digamos 30 minutos o el tiempo que sea que necesites, siempre más de 5 minutos y aplicando la misma regla – ¡no pensar en la tarea que estás desarrollando!


Instrucciones básicas

Clasifica las interrupciones en dos niveles; interno y externo. Interno es cuando te interrumpes tú mismo, éste no es preocupante la mayor parte de las veces, basta con que te propongas no extenderlo. Externo es cuando otra persona nos interrumpe sin que lo podamos evitar. Si no hay más opción que abandonar el Pomodoro entonces evacúalo completamente. Ten en cuenta que un Pomodoro no es reanudable, por tanto no se deja a medias.

Haz una nota de la interrupción debajo de un encabezamiento que diga algo así como “Interrupciones”, “Problemas inevitables”, etc. y allí refleja dónde, cuándo y cuáles fueron tus interrupciones, de manera tal que con el tiempo, de poderse, evites estos problemas y por ende perfeccionas tu Pomodoro.

Esta es una pequeña guía sobre cómo he comenzado a implementar la técnica en mis proyectos personales para mejorar mi concentración y calidad. Te sugeriría que te leas toda la técnica y veas cómo puedes adaptarla a tus necesidades. Te he hablado de un tiempo de 25 minutos por cada Pomodoro, pero tú puedes elegir 45 si así te apetece.

¿Cómo te las arreglas para para lograr tu concentración y complementar las cosas? Me interesaría mucho saber cómo otras personas le hacen un seguimiento a su problema, especialmente en trabajos remotos y proyectos individuales.

Lo que opinan los grandes.

Hace algunos meses, el desarrollador de aplicaciones Peter Bell posteó algo interesante en su Twitter:
“¿Siempre desarrollas en solitario? ¿Quieres apañártelas sobre cómo adaptarte a codificar mejor? Únete a nuestro nuevo grupo“.
Dentro del grupo, uno de los posts acerca de la Técnica de Pomodoro fue del venerable Mark Drew:
“A tan solo un día de usar la técnica de 25 minutos y repentinamente he adquirido mucha más concentración”.

Herramientas y recursos

Es totalmente válido aclarar que no solo se logra esta técnica con un contador de tiempo de cocina físicamente delante de uno, puedes trabajar con el contador de tiempo de tu móvil, alarma de tu reloj, y miles de variantes como las que encuentras en internet, incluso puedes construir tu propio contador de tiempo y ordenador de tareas. De momento te muestro algunas que encontré:
Pomodairo: Una aplicación AIR desarrollada con Flex. Una de las mejores que he visto hasta el momento. Además de programar el tiempo puedes gestionar tareas.
Una vez hecho esto, elegimos las tareas que van a ocupar nuestro tiempo durante el día de hoy, seleccionamos la primera, y ponemos en marcha el temporizador. Durante el tiempo de trabajo del pomodoro, nos dedicamos a la tarea que tenemos entre manos, descartando toda distracción lo máximo que sea posible. Si te interrumpen, paras el temporizador, y cuando vuelvas a poder trabajar, empiezas un nuevo pomodoro. Cada 4 pomodoros, puedes regalarte un descanso más largo, de unos 15 o 20 minutos.

Y esto, en esencia, es la técnica pomodoro. Ahora bien, ¿por qué funciona?

Condicionamiento: como los perros de Paulov, la mente se acostumbra a concentrarse cuando activamos el temporizador
Recompensas: en forma de descansos, nos ayudan a relajarnos y a reducir el estrés
Los descansos también nos permiten rendir más, estar más concentrados y asimilar conceptos
Tenemos identificadas en todo momento las tareas que tenemos que llevar a cabo, lo que reduce la ansiedad
Evita la procastinación
Gestionamos mejor las interrupciones
Es muy fácil de implementar. Buena suerte!!!

http://code.google.com/p/pomodairo/downloads/list

proyectos

http://www.pomodorotechnique.com/