El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Gould: crisis, mitos, obstáculos en el trabajo e intimidad

<< GOULD >>
Crisis del adulto: es el derrumbe uno a uno de los supuestos básicos reaseguradores de la infancia. La infancia, como momento de inseguridad, de imposibilidad de vivir sin los padres está apuntalada a una serie de supuestos omnipotentes irreales, mitos, que sostienen al niño en su desarrollo y le permiten afrontarla. Esta situación de seguridad sirve para apalear la angustia de las situaciones conflictivas. Todos estos mitos son verdades afectivas, son soportes irreales, que a medida que crecemos tienen que caer y esto supone una crisis para el sujeto, ya que es la pérdida de una situación de apoyo.

El crecimiento se define como transformación: la transformación es la expansión de la definición de uno mismo, es una licencia para ser, donde la persona siente un mínimo conflicto y una sensación de seguridad máxima. Un comportamiento riesgoso provoca angustia y sensación de prohibición interna que se opone a su concreción. La dirección del crecimiento y el proceso de transformación se expresan mediante la tensión de las señales vitales, apartándose del estancamiento y de la sofocación claustrofóbica para ir hacia la vitalidad y libertad interior. La transformación es el concepto central del desarrollo adulto. Son procesos centrales mediante los cuales cada uno de nosotros se llevado por su necesidad de maduración a ser más entero, incluyendo dentro de sí partes sometidas y liberándose internamente en la mayor medida posible. Día a día, pasamos transformaciones que no son tan dramáticas, pero igualmente forzosas. Las transformación apuntan a lograr: - mayores niveles de intimidad, - mayor libertar para la sensualidad, - usar talentos no aprovechados aún, - superar prohibiciones internas, - mayor confianza en nuestra autoridad.
Los procesos de transformación se hallan en el centro del impulso a la maduración y de los problemas del terreno del trabajo y del amor, que relacionan nuestra vida externa e interna. Los mitos, fantasías e ideas falsas, son la barrera operativa que se opone al crecimiento y el límite funcional de la autodefinición.

Propiedades de los procesos de transformación
1) Implica un cambio en el proceso defensivo incorporado a la estructura vital que en ese momento se ve perturbada. El adulto joven muchas veces no sólo tiene que luchar con los demás, sino también con sus propios fantasmas.
2) Falsas ideas constituyen la barrera operativa que se opone al crecimiento y la delimitación funcional de la definición de si mismo. Estos mitos forman la segunda visión de la realidad, si no son elaborados, el adulto joven sigue teniendo conciencia infantil y depende de los otros.
3) El procesamiento de las falsas ideas es una forma de articular de diálogo interno. No existe punto de contacto entre los mitos y la racionalidad. Esto pertenece al ICC, si se racionaliza deja de existir.
4) Los límites de la autodefinición se componen de una serie de mitos ligados. En torno a cada uno de éstos, se da una secuencia de confusión-angustia-claridad.
5) Vivencia de guerra: a medida que el impulso de transformación choca con los mitos, se experimenta un impacto y una sensación de verse arbitrariamente retenido. Caen las falsas ideas y con eso la seguridad del joven, el cual experimenta angustia. Según la personalidad de cada uno puede quedarse estancado en la sensación de guerra, o seguir construyendo (transformándose).
6) La focalización del enemigo es dudosa, ya que son las imágenes superyoicas internalizadas, lo cual es difícil de enfrentar. Muchas veces el sujete transfiere el conflicto a otra persona, agrediéndolo, en vez de cortar con los lazos primarios, o enfrentar la culpa y todo lo que esto conlleva. Este traspaso ocasiona alivio temporal, sirve para objetivar, y permite tener esperanza ya que el “otro” no es tan fuerte como las imagos superyoicas internalizadas.
7) Con frecuencia, el individuo debe buscar nuevas formar de confirmación fuera de su círculo íntimo y lugar de trabajo. Nuevos amigos, nuevo trabajo y nuevos amores se ligan a la necesidad de confirmar y vitalizar partes frágiles de nosotros mismos.
8) La fluidez de las imágenes destructivas interfiere con la intimidad.
9) El éxito del proceso se mide por la sensación de vitalidad, de estar avanzando y creando. El fracaso se expresa en el debilitamiento de la pasión.
10) Una transformación significativa hace aflorar lo mejor y lo peor de aquellos que nos rodean, y de nosotros mismos, mientras perdemos temporalmente nuestra autonomía y luchamos contra los mitos y las imágenes arcaicas de nuestro self.

<< Mitos de Gould >>
1- “Siempre perteneceré al mundo de mis padres en el cual me siento seguro”. Si no cae este mito, no hay socialización del sujeto, quien debe cuestionarse la inserción social sin la tutela de los padres. El enfrentarlo trae como ventaja un mundo social más amplio y nuevas expectativas sociales. Puede coincidir con el fin de la adolescencia, cuando el adolescente necesita establecer su identidad. Si no se cuestiona, no se desarrolla. //
2- Omnipotencia de los padres: de no caer, no desarrollamos nuestra potencia propia. Un primer cuestionamiento comienza en la adolescencia, con el descubrimiento de la propia posibilidad. //
3- Omnisapiencia de los padres: su caída permite desarrollar la propia capacidad de saber. En la adolescencia el hecho de que los padres no sepan todo, se convierte en que nos saben nada. //
4- Inmortalidad de los padres: exigen a sus padres cosas, por el hecho de no aceptar su envejecimiento y su mortalidad, ya que esto significa que no existiría tutela ni protección alguna. //
5- “Estoy a salvo de la enfermedad, de la muerte y del mal”. Al enfrentarnos con una enfermedad, nos coloca frente a ser responsables personales de nuestra propia vida, y frente a la propia mortalidad.

Obstáculos a los procesos de transformación en el trabajo
a- El estereotipo: la profesión impone cierta definición de la adultez, que incluye responsabilidades, sentido del deber y obligación hacia otros. //
b- La definición del éxito como poder: en las organizaciones activas la emoción está puesta en los desafíos y oportunidades de llegar a ser un hombre poderoso, y ascender. //
c- Permitir que el trabajo esterilice la vida, en la medida en que nos volvemos parte de él y se introduce en nuestro sistema defensivo haciéndonos sentir grandes y poderosos, y liberándonos de sentimientos de inadecuación, fragilidad o conflicto interno. //
d- El cambio por razones sólo económicas: la demanda de trabajos estimulantes para el propio crecimiento compite con la demanda de trabajos de buena jerarquía y remuneración. //
e- El conflicto de intereses entre la empresa y el empleado: a veces los empleados sienten miedo de pedir un cambio porque las empresas lo ven como deslealtad o perturbación.
-- En la medida que el trabajo sea una confirmación de nuestra transformación, podemos disfrutarlo.

El trabajo y la edad:
* 20 años o antes: tenemos supuesto referentes al trabajo que se originan en la infancia y reflejan los valores de los padres y nuestras propias fantasías de reparación. Estas ideas están contaminadas por un proceso de idealización, donde se espera placer y ayuda a superar sentimientos de inadecuación por medio del empleo.
* 20-30 años: se respeta el motivo competitivo de hacer lo que debemos, para demostrar que somos lo bastante adultos como para dominar la tarea tal como otros la han definido. No se plantea el valor de lo que se hace ni el por qué.
Al hombre se lo socializa en la creencia de que debe encontrar sentido a su trabajo, que es cautivo de él. El trabajo en la mujer confirma un aspecto de la misma, y entra en competencia con otro, el maternal, aunque no posee status alguno el último.
Se tiende a hacer lo que se “debería” estar haciendo, y a juzgarse por normas arbitrarias, inherentes al mundo “de afuera” y aceptadas como reales.
* Final de la veintena: se empiezan a desplazar las normas autoimpuestas sobre nuestro futuro. Las normas están dentro. Todavía hay interés por esforzarse en el trabajo pero interesa aún más el propio crecimiento.
* Comienzo de treintena (30-35 años): se va descubriendo lentamente el significado del trabajo, y se lo deja de tomar como defensa.
* Década de la mitad de la vida (35-45 años): mientras se desarrolla la lucha por la autenticidad y la generatividad como organizadores de la propia transformación, se replantea el significado del trabajo. Es un período dramático para las mujeres, quienes se plantean retomar el trabajo luego de haber sido madres y esposas.

Obstáculos en los procesos de transformación en la intimidad
1- El obstáculo interno externalizado. El obstáculo interno es la autodefinición inconciente. La persona reacciona antes su propia creación de una imagen superyoica, como si ésta fuera real. Esto es proyectado sobre el cónyuge y perturba la intimidad. // 2- El obstáculo externo: la envidia evolutiva. El miembro que crece con más rapidez deja temporalmente atrás al otro, le causa dolor y envidia por su evolución.
Dialéctica entre intimidad y crecimiento
Nuestras relaciones amorosas se encuentran siempre o en posición de envidia evolutiva o de transformación, cualquiera de las posiciones es impulsada por la necesidad de crecer. La condición estable, es aquella en que ninguno de los miembros está confundiendo al otro con un obstáculo interno, ni sufre por su retiro. Es la condición de dos personas autónomas, autosuficientes e interdependientes.
El amor y la edad
- Veintena: consiste en contratos que sirven de base a la sensación de adultez, de masculinidad, femineidad y competencia. Hay dependencia del otro como parte de nuestro sistema defensivo, y vulnerabilidad cuando la otra persona cambia y necesidad de que siga respetando el contrato inicial.
- Fines de veintena y treintena: el interior de las relaciones conyugales se vuelve mas irregular, confuso e incierto, pero también más rico y complejo. Tienen una interacción más útil y un nuevo compromiso. La idealización disminuye. La presencia de los hijos puede inhibir las grandes transformaciones que pueden alterar la trama familiar.
- Período de la mitad de la vida: hay una necesidad mayor de autodefinición debido a la sensación de urgencia respecto al tiempo que queda de vida. Hombres y mujeres intentan recuperar las funciones sacrificadas en la adultez temprana. Los hombres se inclinan hacia lo afectivo y las mujeres hacia lo instrumental. Por el lado de las sensaciones en los primeros, y de la conciencia del poder en las segundas. El trabajo pasa a interferir con la intimidad.
Durante los años adultos se liberan más de las ideas generadas en la infancia, y aún mantenidas. A medida que se modifican esas ideas se obtiene una mentalidad más amplia y libre.

0 comentarios - Gould: crisis, mitos, obstáculos en el trabajo e intimidad