Currícula escolar: definición, tipos, etc.

1. Currículum: definición
Para iniciar con el desarrollo de la problemática elegida, comenzaremos con la definición de lo que se entiende por curriculum.
El currículum es la síntesis de elementos culturales, es decir, conocimiento, valores, costumbres, etc., que integran una propuesta político-educativa, la cual es pensada e impulsada por ciertos sectores y grupos sociales, con intereses diversos y hasta contradictorios, quienes algunos tienden a ser dominantes o hegemónicos, y otros a oponerse y resistirse a esta dominación. Se llega a esta síntesis mediante diferentes mecanismos de negociación e imposición social. La currícula, también esta conformada por aspectos estructurales-formales y procesales-prácticos, junto con las dimensiones generales y particulares que se interrelacionan en el acontecer de las currículas en las instituciones escolares, el cual es histórico, no mecánico y lineal.

1.1. Descripción de los componentes de la currícula
Habiendo partido de la definición de currículo, propuesta por Alicia de Alba, en el libro “Curriculum: crisis, mito y perspectiva”; explicaremos el significado de cada uno de los elementos que la compone.
• Los elementos culturales que forman parte del currículum se incorporan a éste no solo por medio de los aspectos estructurales-formales (disposiciones oficiales, de la organización jerárquica de la escuela, etc.), sino también por medio de la práctica concreta de la currícula (aspectos procesales-prácticos). Estos elementos, implican diversidad ya que pertenecen a distintas conformaciones culturales, fruto de una sociedad, y su comprensión nos permite entender esta diversidad y sus relaciones de hegemonía y resistencia en la formación de la currícula.
La síntesis en el currículo representa las luchas en las que se desarrolla el mismo, tanto para su conformación inicial como en su desarrollo y evaluación. Esta síntesis puede ser contradictoria, y en su cohesión se presentan una serie de imposiciones y negociaciones.
Las currículas expresan los elementos culturales, que han sido tomados como preponderantes para los grupos dominantes de la sociedad, aunque también incorpora algunos elementos de otros sectores socioculturales, en menor medida.
• La currícula se encuentra asociada estrechamente a los proyectos políticos-sociales de aquellos grupos que impulsan y determinan la misma. A lo largo de la historia, la educación ha intentado responder a las exigencias del proyecto político-social mantenido en cada situación. Aunque una de las características más sobresalientes del siglo XX, es la ausencia de proyectos de este tipo que sean capaces de responder a los conflictos de la sociedad. Esta ausencia, advierte el cambio en el énfasis respecto a lo político en el campo de la filosofía y ciencias humanas y sociales.
Dentro de lo político-social, nos encontramos con que la currícula en la escuela funciona, según el Reproductivismo Cultural, como reproductor del orden social imperante, de tal modo que se deja de lado a los elementos que no formen parte de tal orden.
Bowles y Gintis, señalan que la escuela transmite, valora y califica, lo que ellos llamaron rasgos no cognoscitivos de la personalidad los cuales son requeridos en las fábricas. En la escuela se enseña y se aprende contenidos que no solo no están explicitados (cumplir horarios, respetar consignas, identificar y comportarse de manera adecuada frente a la autoridad, etc.), sino que están ligados con actitudes y modos de comportarse.
Trabajos realizados por Paul Willis y Michael Young, nos permiten ver que hay elementos inherentes al currículum, que van más allá de esa lógica de dominación. Esto ha sido la cuna conceptual de lo que se llama, Teorías de la resistencia, cuya denominación, reúne a aquellos autores que, aunque no cuestionan la falta de neutralidad de la institución escolar, critican el reduccionismo de las teorías de la reproducción, basándose en el carácter unidireccional que no es tenido en cuenta en la transmisión e inculcación de la ideología dominante, utilizando implícita o explícitamente un discurso ideológico dominante que distorsiona la percepción de la realidad social de los dominados. Esta noción de ideología deja en evidencia la pasividad de los grupos dominados ante la imposición de la clase dominante.
• Dentro de las luchas entre los diferentes sectores sociales que intentan conformar la currícula, se arriba a la síntesis mediante dos tipos de mecanismos. En la medida en que exista una relación equilibrada de fuerzas entre los sectores, habrá una negociación, pero cuando se presenta algunos de ellos más débil, se tenderá a la imposición de quien tenga mayor fuerza. Por ende, en la currícula se ejerce y desarrolla el poder.
Al currículum lo conforman dimensiones generales y particulares. Las primeras hacen referencia a aquellos ítems que conforman y determinan cualquier currículum. Son relaciones, interrelaciones, mediaciones que conforman una parte importante de la currícula, de acuerdo al carácter político-social y político-educativo de la misma. Pueden ser explícitos o implícitos y tomarse o no en cuenta, pero de todas formas siempre están presentes. Las segundas dimensiones, es decir las particulares, se refieren a aquellos aspectos que le son propios a cada currícula. En conjunción con las dimensiones generales determinan las características esenciales de un curriculum. Refieren al nivel educativo, tipo de educación, a la población que va dirigida la currícula, etc.

Las dimensiones generales se conciben de la siguiente manera:
a) Dimensión social amplia (cultural, política, social, económica, ideológica): Es el conjunto de múltiples relaciones que forman la totalidad social, de los cuales los procesos educativos son parte.
Esta perspectiva es amplia, y se debe trabajar y comprender desde diversos aspectos de la realidad. Entre ellos: cultural, político, social, económico, ideológico.
a) 1. Cultural: Un currículo que es concebido como arbitrario cultural, tiene rasgos culturales hegemónicos, como así también rasgos opuestos, que son expresión de resistencia.
a) 2. Política: Todo proyecto educativo es político, ya que en él interviene la acción humana, las cuales son dirigidas a ciertos fines sociales. Quienes se encuentran interesados en la educación, luchan porque ésta sea conforme con su proyecto político.
a) 3. Social: El carácter social que adquiere la educación esta relacionado con los proyectos socioculturales y político-económicos que se desarrollan dentro de la sociedad, ya sea en sus momentos de constitución como en los de consolidación, transformación y desarrollo. a) 4. Ideológica: Es muy importante en el desarrollo y conformación de la currícula, ya que contiene las formulaciones básicas que justifican la ideología que persigue el currículo. Las perspectivas que analizan el currículum oculto, se sustentan en este aspecto.
a) 5. Económico: Al hacer referencia a la dimensión económica dentro del currículo, es preciso referirla al problema de la determinación económica, la cual ha ocasionado cierto reduccionismo en algunos análisis sobre la educación en general y la escuela en particular.

b) [b]Dimensión Institucional:[/b] Es el espacio donde se lleva a cabo ese currículum. La dimensión social amplia, se desarrolla dentro de la institución escolar, por medio de mediaciones y particularidades.
La organización de tiempos y espacios, así como la burocracia en la institución, etc., son algunos de los tópicos más importantes de esta dimensión.
Es importante que se conciba a la institución en relación a su fuerza instituida y su capacidad de instituir.

c) Dimensión didáctico-áulica: Refiere al espacio de encuentro, desarrollo y concreción de la currícula entre alumnos y maestros. Los problemas fundamentales de las mismas son la relación maestro-alumno, con el contenido, evaluación del aprendizaje y programa escolar.

1.2. Sujetos sociales de la currícula
Dentro del campo del curriculum se puede hablar de sujetos sociales del curriculum. Dichos sujetos pueden ser:
Sujetos de la determinación curricular: son aquellos que se interesan en establecer los rasgos básicos o esenciales de una currícula particular, por ejemplo el Estado, el sector empresarial, la Iglesia, los distintos partidos políticos, etc.
Sujetos del proceso de estructuración formal de la currícula: son los que en el ámbito educativo, otorgan forma y estructura al curriculum basándose en los rasgos fundamentales perfilados en el proceso de determinación curricular. Ejemplos de esto son los concejos universitarios, equipos de evaluación y diseño curricular, etc.
Sujetos sociales del desarrollo curricular: son los que convierten en práctica cotidiana un curriculum, es decir maestros y alumnos.

2. Dimensiones generales
El currículo es aquello que el Estado hace y define, aquello que los especialistas hacen de las disciplinas (historiadores, matemáticos, etc.), aquello que los docentes deciden enseñar a sus alumnos, lo que las editoriales definen como currícula en sus textos escolares y aquello que terminan aprendiendo los estudiantes. Cada una de estas instancias participa en la producción de la currícula, algunos de modo deliberado y otros no tanto. Existen campos de producción curricular para remitir a todos los niveles, sujetos e instancias que intervienen y producen currículo.

2.1. Dimensión política
Habiendo finalizado la explicación de los elementos que componen la definición de currículo, nos focalizaremos en el análisis de las dimensiones generales y de los diferentes tipos de sujetos sociales, creyendo que éstos se ajustan mejor al planteamiento seleccionado.
Dentro de estas dimensiones es importante destacar el papel que ocupa el Estado en la organización curricular. El Estado es quién define aquello que será considerado cultura válida y por tanto determina qué se enseña y qué no en las diversas escuelas. El mismo asume la selección de los contenidos que conforman el currículo oficial y/o formal, es decir, el plan de estudios. Esta definición de los contenidos a enseñar implica resaltar y jerarquizar y, al mismo tiempo, excluir ciertas prácticas culturales.
Se cree que se utiliza al sistema educativo como un espacio para la transmisión de la cultura y la reproducción de las posiciones sociales privilegiadas, por parte de las clases dominantes.
Michael W. Apple, autor de libros como “Ideología y Currícula” (1979) y “Educación y Poder” (1982), en sus trabajos, estudia el papel que desempeña el curriculum en la vigencia del monopolio ideológico de las clases dominantes. Centra su interés en la relación entre cultura y poder.
Apple señala:
[…] las formas de los currículos, la enseñanza, la evaluación en las escuelas, son siempre el resultado de acuerdos y compromisos en los que los grupos dominantes, a fin de mantener su dominio, deben tener en cuenta los motivos de los menos poderosos. Este acuerdo es siempre frágil, siempre provisional y está constantemente amenazado […]” (Apple, 1996. p. 23).
La forma en que se ejerce el poder y las diferencias explícitas del mismo, se observan no sólo en la selección de los contenidos sino también en la organización del sistema educativo, la elección y formación de los docentes y los cortes de los distintos niveles de enseñanza.

2.2. Dimensión didáctico-áulica
Dentro del aparato escolar, ciertos docentes, tienen una perspectiva del currículum como la fórmula que deben aplicar manteniendo una estructura mecánica determinada.
[…] La combinación de la lógica mercantilista de la producción de textos y su poder cultural simbólico (como “guardianes” de la nación) constituyen las condiciones estructurales que delimitan su edición y distribución.[…] El proceso de concentración de la edición en manos de grandes editoriales tiene importantes consecuencias sobre la definición del curriculum oficial, sobre su burocratización y uniformización. El proceso, sin embargo, se complica en la medida en que son organismos del Estado las que deben aprobar los textos para su posible comercialización y distribución, y en estos organismos tiene lugar el conflicto ideológico entre diferentes intereses. […] (Apple, 1986. pp. 86, 101)
El libro escolar es un texto que tiene un papel fundamental dentro de los procesos de producción y traducción de contenidos escolares; está situado en un lugar sobresaliente en la organización y selección de contenidos que serán enseñados en el contexto áulico. Lo específico en el texto escolar se ve reflejado en que su producción se realiza por fuera de la organización formal que compone el aparato escolar, y al mismo tiempo se sitúa en el medio del trayecto entre el diseño curricular oficial y las necesidades y demandas que surgen por parte de los docentes. Cumple una función central en la traducción de los contenidos del currículo oficial en actividades, tareas para ser realizadas en el aula.

2.3. Conflictos teóricos en el campo curricular

Dentro de estos conflictos existen dos posiciones claramente diferenciadas, la primera de ellas, pretende entender al currículum como todo el campo de experiencias educativas ofrecidos por la institución escolar y por otro, la necesidad de instalar diseños profesionales y racionales que asegurasen la eficiencia de los logros.
El nacimiento del campo curricular, verá también el enfrentamiento de dos posiciones encontradas, los que sostienen que la base del currículum debe hallarse en las necesidades de la sociedad y la que, por el contrario, sostendrá que las bases se hallan en las necesidades del niño en formación.

3. Tipos de currículos
Inherentemente al proceso de formación curricular, surgen diferentes tipos de currículas: currícula real, oculta y nula.

3.1. Currículo real u oficial
La noción de currículo real permite incorporar a los estudios curriculares los procesos y prácticas que ocurren en las escuelas y en las aulas. El hacer curricular no se reduce al documento escrito. Muchas veces suele incluirse como política curricular únicamente a los procesos ligados con la selección y formulación del documento escrito. Los cambios en ese currículo formal son solo una parte del proceso de realización curricular.
Esta distinción presenta un grupo de problemas que remiten al proceso de mediación entre el currículo formal y real. Se trata de un trabajo permanente, centrado en el docente dirigido a la reinvención, explicitación, ilustración y reformulación del currículo formal. El docente deja de ser pensado como un agente neutro en la transposición del conocimiento, para asignarle un rol activo y productor de acontecimientos curriculares.
El currículo real, en tanto currículo enseñado y currículo aprendido supone múltiples procesos de negociación entre el maestro y sus alumnos.
Los estudiantes como grupo, pero también cada uno de ellos, hacen algo diferente con lo que el docente piensa y con las proposiciones del mismo. Cada maestro produce interpretaciones, traducciones selectivas del currículo formal; cada estudiante, por su parte, realiza su propio proceso. Para que el aprendizaje se produzca es indispensable que los estudiantes elaboren y reelaboren el material de la cultura que les es enseñado. Sino el sistema educativo sería simplemente una constante repetición.

3.2. Currículo Oculto
El currículo oculto, trata de una noción acuñada por Philip W. Jackson, quien hacia fines de la década de 1960, luego de la realización de un trabajo de investigación etnográfica sobre la vida en las aulas, señala:
“[…] la masa, el elogio y el poder que se combinan para dar un sabor especifico a la vida en el aula forman colectivamente un currículo oculto que cada alumno (y cada profesor) debe dominar para desenvolverse satisfactoriamente en la escuela. Las demandas creadas por estos rasgos de la vida en el aula pueden contrastarse con las demandas académicas (el currículo “oficial”, por así decirlo) a las que los educadores tradicionalmente ha prestado mayor atención. Como cabía de esperar, los dos currículos se relacionan entre si de diversos e importantes modos […]” (Jackson, 1991. p. 73)
Muchas características de la vida escolar comprenden tres hechos vitales:
Masa: el alumno que debe aprender a vivir en el entorno del aula, en el seno de una masa. Las actividades siempre se realizan en presencia de otros, lo cual tiene profundas consecuencias para la calidad de vida de los alumnos.
Elogio: la escuela es un espacio evaluativo. El niño debe internalizar los criterios y códigos de evaluación permanente.
Poder: la escuela es el lugar de división entre fuertes y débiles, es decir, entre maestro y alumno.
De esta forma, los alumnos se enfrentan de estas tres maneras a los aspectos de la realidad que, al menos durante los años de escolaridad, están relativamente limitados a las horas transcurridas en clases.
El currículo oculto remite a las relaciones sociales del aula y de la escuela; a las actitudes, valores, modos de pensar y comportarse que si bien no están explicitados en las planificaciones constituyen una parte importante de los aprendizajes escolares y ocupan una parte importante del tiempo escolar.
La estructura de la práctica educativa, al reforzar como parte del currículo oculto ciertos patrones de conciencia, de conducta interpersonal, de personalidad, prepara para los requerimientos conductuales de los puestos laborales.

3.3. Currículo nulo
Todo proceso de selección supone que hay algo que queda fuera, que no forma parte ni del currículo oficial, ni del real. Eisner propone la noción de currículo nulo para dar cuenta de esa ausencia del currículo. El currículo nulo estaría formado por:
“[…] las opciones que no se ofrecen a los alumnos, las perspectivas de las que quizá nunca tengan noticia, y por lo tanto no pueden usar, los conceptos y habilidades que no forman parte de su repertorio intelectual […]” (Eisner, 1985, p.107)
El currículo nulo opera en doble sentido: por un lado dejando contenidos afuera y, por el otro, aquello que se enseña no suele presentarse como resultado de un proceso de selección.

Fuentes de Información - Currícula escolar: definición, tipos, etc.

Dar puntos
34 Puntos
Votos: 5 - T!score: 7/10
  • 0 Seguidores
  • 29.348 Visitas
  • 3 Favoritos

3 comentarios - Currícula escolar: definición, tipos, etc.

@barionyx Hace más de 2 años
Ojala le sirva a mi novia. Gracias!
@alexis_177 Hace más de 1 año +1
+10 me salvaste las papas..