Si alguien desea convertirse en vampiro o vampiresa, es probable que esperar a que un vampiro antiguo se decida a aparecer por su habitación para morderle la yugular se le haga excesivamente largo e improbable. Quienes no deseen aguardar hasta que les toque esta lotería, encontrarán acto seguido una selección de los diversos métodos para transformarse en Señor o Señora de la Noche, según las principales tradiciones indoeuropeas.
Debe observarse que todas ellas implican perder voluntariamente la vida para reaparecer como un no-muerto, por lo que las autoridades sanitarias seguramente advertirían que las prácticas expuestas a continuación son en extremo perjudiciales para la salud, incluso más que el tabaco.

Muerte violenta en situación de extremo pecado mortal, con grave perjuicio para la Humanidad
El más clásico de los métodos para convertirse en vampiro consiste en morir violentamente en situación de extremo pecado mortal. No vale cualquier pecadillo, como echar un polvete prematrimonial, hacerte un abortillo de tres al cuarto, robarle la recaudación al ciego de la ONCE o cargarte a alguien que te caiga particularmente mal. Hay que practicar la extrema crueldad y sadismo durante décadas, perjudicando gravemente a centenares de miles o millones de inocentes, antes de perder la vida. Este caso particular no requiere del suicidio (aunque ayuda), sino que será suficiente con una muerte razonablemente violenta y un historial de prácticas esotéricas o nigrománticas. Gentes como Vlad III Draculae 'El Empalador', conocido como Drácula, o a mayor escala el Reichsführer SS Heinrich Himmler, Arquitecto nazi del Holocausto, han seguido este camino con singular éxito. Le funciona mejor a los hombres que a las mujeres, pues algunas Damas de Estado con similares méritos no lo han conseguido.
Dificultad: Elevada. Es complicado obtener en vida la clase de poder político necesario para exterminar al suficiente número de inocentes, e intentarlo por métodos clandestinos conducirá a un más que probable arresto rápido por parte de la policía. Tampoco es fácil practicar la Nigromancia correctamente. ATENCIÓN: Si falleces de muerte natural, este método tiene muchas menos probabilidades de funcionar.
Probabilidad de éxito: Elevada, siempre que hayas logrado causar el suficiente mal de una manera lo bastante maligna antes de tu suicidio o muerte violenta. Los vampiros creados por este método, además, suelen resultar extremadamente poderosos, auténticos Señores de la Oscuridad.
cómo hacerse vampiro
metodo
Abajo, el Reichsführer SS Heinrich Himmler, arquitecto del Holocausto a escala industrial, tras su sucidio mediante la ingestión de una cápsula de cianuro horas después de ser detenido por los británicos (1945); en la inserción, una fotografía de cuando estaba vivo. Sobre él, una pequeña muestra de su obra, que los expertos estiman entre diez y veinte millones de asesinatos sádicos directos más otros tantos indirectos. Fue enterrado en lugar secreto, pero su tumba desapareció poco después, tal y como consta fehacientemente en los documentos del servicio secreto aliado; ver el ensayo al respecto del historiador inglés David Irving (en inglés, claro...)

Muerte tras practicar la Nigromancia y el baño e ingestión de sangre de doncellas
vampiro

Otro método de resonancias clásicas es morir tras practicar la Nigromancia y bañarse con la sangre obtenida mediante tortura de, al menos, 500 jóvenes vírgenes. También hay que beberla, aunque se recomienta hacerlo en cantidades moderadas. Es de destacar que no funcionará con cifras inferiores de víctimas, o si las muchachas no son realmente vírgenes, ni tampoco si no se desangran con extremo dolor hasta morir. Muchas de las víctimas se convertirán después en tus esclavas vampíricas. Nobles destacadas como la Condesa Erzsébet Báthory de Transilvania (1560-1614), quien acumuló al menos 612 baños, o Catherine de Medici (1519-1589), Reina de Francia, con al menos 550, lograron convertirse en verdaderas vampiresas de esta manera. Se cree que también es el caso de Nefertiti, Reina de Egipto de la XVIII Dinastía; Nefertiti sería la más poderosa de las vampiresas, habiendo logrado su paso a la no-muerte con la sangre de varios millares de víctimas. A la inversa de lo que ocurre con el anterior, le funciona mejor a las mujeres que a los hombres, pero se sabe que al menos un varón, Gilles de Rais 'Barba Azul' (1404-1440), lo consiguió con la sangre de un número indeterminado de niños y adolescentes.
Tiene además la ventaja de que la sangre te mantiene bella y joven mientras vives (como ocurriera con Nefertiti, la más hermosa de las reinas egipcias, y la propia condesa Báthory), y de que cualquier muerte vale para ti, no se necesita el suicidio.

Dificultad:Elevada. Resulta difícil establecer la infraestructura necesaria para torturar y desangrar hasta la muerte a un mínimo de 500 niños/as o muchachas vírgenes, sin despertar al menos un singular recelo de las autoridades. Certificar que realmente sean vírgenes puede representar un problema adicional, así como practicar correctamente la Nigromancia. En tu favor cuenta que no necesitas morir de ninguna manera en particular.
Probabilidad de éxito: Elevada, siempre que al menos 500 de tus víctimas fueran realmente vírgenes, y hayas obtenido su sangre mediante la tortura. Las vampiresas creadas por este método, como ocurre con los vampiros del anterior, suelen ser también extremadamente poderosas, las Señoras de la Oscuridad. Por si esto fuera poco, muchas de tus víctimas se alzarán también de la tumba y estarán a tu servicio en el mundo de los no-muertos.

vampiresa
tambien
Arriba, Nefertiti, reina egipcia cuya tumba no se ha encontrado jamás y se cree que se convirtió en vampiresa con la sangre de millares de vírgenes. Abajo, Gilles de Rais 'Barba Azul', único hombre del que se sabe que ha logrado convertirse en vampiro por este método. Todos ellos, además, lograron pasar al otro lado en compañía de numerosos esclavos.

Suicidio asistido por empalamiento, en situación de herejía, cisma, excomunión o apostasíamenos
El más sencillo y eficaz de los medios para vampirizarse, siempre que sea voluntariamente, es decir, tiene que ser un suicidio, no una ejecución. La parte más complicada puede ser encontrar a un asistente con la suficiente sangre fría como para hacértelo. La situación de apostasía se consigue fácilmente, mediante una mera declaración verbal (e incluso mental, pero se recomienda la verbal) de que renuncias a tu religión, a la salvación y a los dogmas y creencias de la misma. El uso de la tortura previo al empalamiento lleva la probabilidad de éxito al 100%. Este método sirve tanto para hombres como para mujeres, y sólo puede fracasar si se te entierra en sagrado (o sea, un cementerio). Para evitarlo, se suele ocultar el cadáver en el monte o en el mar hasta que despierta como no-muerto (normalmente a los tres días). El tamaño correcto de la estaca es de 2 a 3 m. de longitud x 4 a 6 cm de diámetro, fabricada en cualquier material excepto plata y madera de fresno o de álamo, pero hay quien lo ha logrado con un sencillo palo de escoba. El clavo se coloca junto al punto de inserción de la estaca, para evitar que el cuerpo se deslice hacia abajo.
Dificultad:Baja. Sólo se necesita una persona dispuesta a ayudarnos, el lugar adecuado, una estaca afilada, cuerda, clavo y maza. Su único problema es que requiere una gran presencia de ánimo y el proceso resulta extremadamente doloroso, pero no suele durar más de unas horas.
Probabilidad de éxito: Elevada, se consigue casi siempre (siempre, si hay también tortura previa), y el resultado es un vampiro o vampiresa libre con un grado elevado de poder. La única condición es que el acto sea voluntario, la estaca no sea plata ni de madera de fresno o álamo y no se te inhume en tierra sagrada. Con el paso del tiempo, podrás llegar a ser un Señor o Señora de la Oscuridad (o no, según valía), pues en principio no existen limitaciones a tus poderes. Sin embargo, si en el suicidio te asiste un vampiro (o vampiresa) o alguien que se convierta posteriormente en vampiro (o vampiresa), te convertirás en esclavo/a de tu empalador(a). Por ello, es también el método más utilizado para obtener leales lugartenientes.

Suicidio en situación de herejía, cisma, excomunión o apostasía y mediando la práctica de la brujería

dificultad
Es el método más habitual de crear vampiros, incluso accidentalmente. Los practicantes de la brujería o Nigromancia que se suicidan voluntariamente en situación de herejía, cisma, excomunión o brujería vuelven como no-muertos en un caso de cada dos si no se les inhuma en tierra consagrada y en un caso de cada cuatro aunque se haga. Las características del vampiro resultante variarán según las prácticas que haya realizado en vida y los sucesos que hayan rodeado su transición al estado de no-muerte.
Este método también es indiferente al sexo del suicida. Su eficacia es más elevada cuanto más elevado haya sido el nivel de la hechicería practicada y el deseo de apostasía, herejía o cisma.

Dificultad:Media. Tirarse al tren tras haber hecho apostasía es sencillo, pero la práctica previa de la brujería ha de ser intensa, sostenida y de un cierto nivel.
Probabilidad de éxito: Media. Funcionará en aproximadamente uno de cada tres casos, y el vampiro o vampiresa resultante será libre pero con poderes limitados, dependiendo de su situación al perder la vida.


Ejecución por empalamiento, con Nigromancia

cómo hacerse vampiro

La ejecución por empalamiento -sin contar con el beneplácito del ejecutado- es una manera de formar criaderos de vampiros y vampiresas esclavos, al servicio de quienes les haya hecho empalar. Para lograrlo, es preciso emplear también técnicas de Nigromancia, que dependiendo de su nivel producirá camadas mejores o peores. Vlad III Draculae utilizó este procedimiento en al menos cuatro ocasiones, para crear legiones vampíricas que le ayudasen en sus batallas. Sin embargo, sus técnicas nigrománticas eran pobres y estas legiones asustaban mucho al enemigo, pero eran fáciles de derrotar.
Dificultad:Elevada en la actualidad, más fácil en otros tiempos históricos.
Probabilidad de éxito: Baja; sólo una de cada 1.000 personas ejecutadas por este procedimiento se convertirán en vampiros o vampiresas, siempre que la Nigromancia haya sido correctamente aplicada. Si no se les entierra en sagrado, la cifra mejora hasta aproximadamente 1 de cada 300. Los entes resultantes tendrán unos poderes entre limitados y pobres, y muchos de ellos manifestarán distintos grados de zombificación, pero serán esclavos eternos de quienes les haya hecho ejecutar. Por ello, esta práctica se ha usado en el pasado para crear "ejércitos vampíricos" de absoluta lealtad.

Descendencia vampírica
metodo
Vampiros y vampiresas pueden tener descendencia, entre si y con seres humanos. Sin embargo, pese a su elevado grado de actividad sexual, los seres vampíricos tienen una tasa de fertilidad extremadamente baja y, cuando una vampiresa se queda embarazada, el feto no logra nacer en más del 99% de los casos. Por ello, el nacimiento de un bebé vampírico es un gran acontecimiento, y se establecen medidas excepcionales para su protección.
El hijo o hija de vampiros es vampiro, que suma los poderes de sus progenitores, y es esclavo de éstos. Si ambos progenitores son vampiros esclavos, la descendencia pasa a ser esclava de su dueño. Si uno de los progenitores es libre y el otro esclavo, la descendencia es esclava del progenitor libre.

El hijo/a mestizo/a de vampiro/a y humano/a tiene características mixtas vampíricas y humanas. Rara vez goza de la inmortalidad vampírica, pero suele presentar algunos de sus poderes. Al mismo tiempo, mostrará también rasgos propios de los humanos.

Dificultad:Elevada. Vampiros y vampiresas, pese a su enorme sexualidad, tienen gran dificultad para llevar adelante una gestación.
Probabilidad de éxito: Elevada, si el embarazo logra llegar a buen fin. La descendencia vampírica unirá los poderes de los padres, dando así lugar a Grandes Vampiros y Vampiresas. La descendencia vampírica es esclava de sus progenitores, pero tiene la posibilidad de emanciparse al llegar a la madurez, si bien esto suele generar severos conflictos.

Vampiros y vampiresas sufren grandes dificultades para tener descendencia, pero cuando lo consiguen, los resultados son espectaculares.

Cada cultura ha presentado su propia colección de supersticiones vampíricas, carentes de todo fundamento.
Supersticiones
En todos los pueblos, épocas y civilizaciones, ha habido supersticiones sobre la manera en que los humanos podían convertirse en vampiros. Entre éstas se cuentan las siguientes:
hijo/a ilegítimo/a de progenitores igualmente ilegítimos/as.
niños/as pelirrojos/as naturales.
sexto o séptimo hijo/a.
niños/as que al nacer tienen la cabeza envuelta con la placenta.
en regiones donde la gente suele ser morena y de ojos oscuros, hijos/as de pelo rubio y ojos claros; y viceversa.
que un gato u otro animal salte sobre el cadáver de alguien antes de que sea apropiadamente inhumado.
morir asesinado sin que haya justicia contra el asesino.
beber la sangre de un vampiro.
etcétera...
Dificultad: No aplicable.
Probabilidad de éxito: Nula. Esto son sólo eso, supersticiones populares y tradicionales, y por lo tanto no crearán vampiros o vampiresas de ninguna clase.