Memoria "Ovnis"

Capítulo I: Definiendo al ``fenómeno ovni´´
Capitulo II: Casos de avistamiento y contactos
Capítulo III: Resultados de las investigaciones del ``fenómeno ovni´´

Esta monografía ha sido realizada debido al interés y las dudas que tengo sobre los OVNIS y los EXTRATERRESTRES ya que desde hace unos años he leído información, visto películas y documentales sobre el tema. En esta monografía se podrá juzgar si la existencia de los OVNIS y EXTRATERRESTRES es real o no.

Las diversas hipótesis que han ido saliendo son, digamos, los temas que resumen a todo el fenómeno OVNI. Escogí estas hipótesis porque se adecuaban a resumir todo el fenómeno OVNI en tres capítulos que espero puedan probar o no la existencia de OVNIS y EXTRATERRESTRES.

Los objetivos de mi memoria son:

- Definir el fenómeno OVNI.

- Investigar los supuestos avistamientos y contactos con seres extraterrestres.

- Sacar conclusiones sobre las investigaciones sobre OVNIS y los contactos.

CAPÍTULO I: Definiendo al ``fenómeno OVNI´´
1.1) Los OVNIS

El concepto Objeto Volador No Identificado, más conocido por su acrónimo ovni (de las siglas OVNI, traducción del inglés UFO, Unidentified Flying Object), se refiere a un fenómeno descrito como cualquier presunto objeto volante, real o aparente, que no puede ser identificado por el observador y cuyo origen continúa siendo desconocido después de una investigación.

Los supuestos avistamientos de fenómenos aéreos inusuales se remontan a la antigüedad, pero el término OVNI se popularizó recién desde el avistamiento efectuado por el aviador norteamericano Kenneth Arnold, que se dio a conocer en 1947. Desde entonces, decenas de miles de personas en todo el mundo han aseverado haber visto ovnis.

Algunos autoproclamados grupos ufológicos, es decir, "investigadores" de estos fenómenos, especulan que sería bastante probable que no se haya informado de muchos otros avistamientos debido al miedo al ridículo público, dado el estigma social que se ha creado sobre el tema ovni. Esto porque en la cultura popular en todo el mundo, se usa generalmente el término OVNI para referirse a cualquier hipotética nave de origen extraterrestre, aunque la expresión en sí misma realmente no define la naturaleza del fenómeno. La expresión «platillo volante» o «platillo volador» también es usada como equivalente para describir a un tipo de ovni.

Cuando un ovni es identificado como un objeto conocido (por ejemplo, un avión o un globo-sonda meteorológico), deja de ser ovni y se convierte en objeto volador identificado. En tales casos es inexacto seguir usando el término para describir el objeto.

EL FENÓMENO OVNI EN LA ANTIGÜEDAD

Lo que actualmente se conoce como el «fenómeno ovni» es fundamentalmente un concepto moderno nacido en la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, hay quienes interpretan algunos pasajes de la Biblia y de otras tradiciones originadas de culturas antiguas (como la hindú), como presuntas evidencias de antiguos avistamientos ovni.

Dentro de algunos grupos ufológicos y creyentes en el fenómeno, también existe quienes postulan que muchas de estas referencias antiguas, serían registros de observaciones reales de supuestas naves alienígenas. También señalan que, si estos vehículos aéreos estaban tripulados, se produciría igualmente el contacto con los eventuales seres extraterrestres, quienes transmitirían a los observadores enseñanzas diversas. Según esta teoría, cuyo principal exponente es Erich Von Daniken, el origen de muchas de las civilizaciones del pasado (Egipto, Babilonia, etc.) radicaría en estos primitivos contactos. Así, sostienen que estas supuestas naves habrían recibido distintas denominaciones en documentos antiguos: vehículo de los dioses, carros de fuego, vimanas, discos solares, nubes, nubes de fuego, nubes con ángeles, carro Pushpaka, maruts (todas ellas en el Ramayana hindú); y también escudo que vuela, luces cósmicas, perlas luminosas, discos solares, flechas ígneas, Serpiente de las Nubes, escudo yacente, espadas voladoras, esferas transparentes, y otros cientos de nombres recibidos en distintas culturas, que serían claros ejemplos de las supuestas naves aéreas que surcaban los cielos.

Entre las supuestas "pruebas" que aportan para afirmar la existencia de avistamientos de OVNIS en la antigüedad, estarían las recogidas en el arte gráficos. Por ejemplo, los halos de santidad que aparecen en las iconografías antiguas, ya sea en la hinduista, budista, y más tarde en las imágenes de los santos cristianos, así como en ciertos grabados de los pueblos americanos precolombinos; de la cual se dice que no serán más que una cierta rememoración cultural y religiosa de un aspecto estético de "seres divinos", que habrían encerrado literalmente sus rostros en cápsulas o cascos, seguramente para lograr respirar la atmósfera de nuestra Tierra. Es decir, se trataría de "antiguos astronautas" descendidos de supuestas naves de origen extraterrestre.

Igualmente en la actualidad se dice que algunas etnias indígenas, como por ejemplo las culturas mapuches de Chile, conocen el fenómeno OVNI desde hace siglos, tanto así que tendrían una denominación específica para tales sucesos y las relacionan con seres que tienen capacidades de transformarse en fenómenos luminosos, tales como la leyenda del Anchimallén.

Sin embargo, esta hipótesis no son mejores explicaciones que las que nos proporciona la ciencia moderna, ya que las nubes y carros de fuego podrían ser metáforas empleadas en los relatos religiosos y no hay ninguna evidencia de que dichos relatos deban ser interpretados más que de una forma mítica o religiosa. Así, aunque también cabe señalar que tampoco existe absoluta seguridad científica de que aquellas descripciones sean metáforas religiosas, pues tampoco hay una forma empírica de saber si así ocurrieron los hechos o no; por lo que asegurar que se trata de naves extraterrestres es solo un argumento surgido de la ignorancia.

EL FENÓMENO OVNI EN LA ACTUALIDAD

El apogeo del denominado fenómeno OVNI recién se produce en la segunda mitad del siglo XX. El origen más aceptado es el supuesto avistamiento del piloto norteamericano Kenneth A. Arnold, quien contempló el que está considerado como el primer avistamiento de un ovni en los Estados Unidos, difundido en diversos medios de prensa.

RECONSTRUCCIÓN DEL SUPUESTO ENCUENTRO DE KENNETH ARNOLD CON LOS OVNIs

El 24 de junio de 1947, el piloto Kenneth A. Arnold aseguró haber visto 9 objetos inusuales volando en cadena cerca del Monte Rainier, en Washington, EE.UU., mientras se encontraba buscando una aeronave militar extraviada a bordo de un avión CallAir A-2. Describió los objetos como sumamente brillantes por el reflejo de la luz solar, con un vuelo errático ("como la cola de una cometa china" y con una "tremenda velocidad".

LOS REPORTES DE PRENSA Y LOS ORÍGENES DEL TéRMINO "PLATILLO VOLADOR"

Después de su supuesto avistamiento, Arnold aterrizó en Yakima, Washington, donde hizo un informe de rutina al representante de la Administración de Aeronáutica Civil. En su camino de regreso a Boise se detuvo en Pendleton, Oregon, donde repitió su historia a un grupo de personas dentro del cual se encontraba un reportero de algún periódico local. Varios años después, Arnold afirmó haber dicho al reportero que los objetos "volaban erráticamente, como un plato lanzado al agua", y así fue como nació el término "platillo volador". Otro término común para describir lo que Arnold vio es "discos voladores". Arnold se sintió malinterpretado ya que su descripción se refería más al movimiento de los objetos que a su forma.

Sin embargo, la verdadera descripción de Arnold acerca de la forma de los objetos es más complicada. Después de su experiencia, él describió a los objetos como delgados y planos, redondeados en el frente pero cortados por atrás, más o menos como un plato o un disco. En una entrevista de radio que tuvo lugar dos días después del avistamiento, los describió como "parecidos a un pastel de pay que es cortado a la mitad con una especie de triángulo en la parte trasera". El testimonio de Arnold fue publicado en la prensa estadounidense de la siguiente manera: los objetos "tenían forma de platillos y eran tan delgados que difícilmente podía verlos". El siguiente día un diario de Pórtland, Oregon, escribía la cita de Arnold de esta manera: "tenían forma de medias lunas, ovalados en la parte frontal y convexos en la trasera. ... se veían como grandes discos planos".

Es decir, el supuesto primer avistamiento de OVNIs ya estaba rodeado de imprecisiones y malinterpretaciones del testimonio del testigo, realizadas por la prensa, no se sabe si debido a errores de los reporteros o a una intención de manipular el testimonio de Arnold para fines sensacionalistas.

Este primer caso de supuesto avistamiento de objetos voladores no identificados fue el principio de una verdadera fiebre a nivel mundial. Los reportes y testimonios de supuestos avistamientos se produjeron y producen prácticamente a diario, con sus alzas y bajas. Actualmente, pese a la mayor disponibilidad de cámaras fotográficas y de vídeo (incluso en teléfonos celulares), puede afirmarse que no se ha producido un incremento radical en la cantidad de avistamientos a nivel mundial, ni mucho menos, evidencia cierta.

CLASIFICACIÓN

La gran cantidad de supuestos avistamientos ha generado el nacimiento de una seudociencia, la "ovnilogía" o "ufología", que sería el estudio de los ovnis. Tomando en cuenta las diversas formas en las que se manifiestan los supuestos OVNIs, se ha elaborado la siguiente clasificación:

Foo fighters: Nombre deriva del idioma inglés y significa en español fantasmas combatientes. Su origen se remonta a la Segunda Guerra Mundial, durante la cual se dieron varios combates aéreos, en los cuales los pilotos aviadores reportaron el haber observado objetos que no eran detectados por el radar. Se observaron como luces pequeñas, aparentemente con masa, aunque en algunos casos se afirmaba que las pequeñas luces cruzaban del exterior al interior de las cabinas de los pilotos, su tamaño, según los informes variaba desde los 10 cm hasta 5 m, descritas como bolas incandescentes. En la actualidad se considera que los objetos avistados por los pilotos eran en realidad rayos globulares. Un rayo globular es un fenómeno natural relacionado con las tormentas eléctricas. Toma la forma de un brillante objeto flotante que, a diferencia de la breve descarga del rayo común, es persistente. Puede moverse lenta o rápidamente, o permanecer casi estacionario. Puede hacer sonidos sibilantes, crepitantes o no hacer ruido en absoluto.
Esfera: Cuerpos sólidos y opacos, aunque han sido observados avistamientos de esferas translucidas o luminosas, rígidas o flexibles. Su tamaño varía según el avistamiento.
Disco: Fenómeno que se observaría con una forma plana, algunas veces abultadas en el centro, luminosas o con brillo metálico.
Cigarro/puro: Fenómeno que se ha observado como formas cilíndricas o similares a cilindros de gran tamaño (comúnmente mayor a las otras formas descritas), alargada y luminosa, aunque también se han descrito sin luminosidad o brillo.
Gusano: Fenómeno que se presenta con una forma alargada con apariencia tubular, con un movimiento aparentemente similar al de los gusanos.
Triángulo o delta: Fenómeno en el que han sido observadas supuestas naves con forma triangular, generalmente tienen una luz en cada vértice. En esta última descripción se discute su verdadera categoría como ovni; y la mayoría de los investigadores atribuyen su origen como aeronaves terrestres de carácter experimental o secreto, desconocidas solo para el mundo civil.
1.2) Los Extraterrestres

En la cultura popular y en la seudociencia de la ufología, se denomina extraterrestre a todo ser vivo originario de algún sitio del cosmos ajeno a la Tierra o a su atmósfera. Aunque la palabra "extraterrestre" se emplea para todo aquello que es ajeno a la Tierra, la mayoría de las personas solo la tiene en cuenta al referirse a los seres provenientes del espacio exterior, ya sea que se trate de extraterrestres de ficción (como el de la película "E.T. el extraterrestre" o los de la series de televisión "Mi marciano favorito", "Alf" y "Mork & Mindy" o supuestos extraterrestres "reales" (como el "extraterrestre" del caso Roswell o los que habrían sido contactados por el Grupo RAMA). Por lo general, los OVNIS y los extraterrestres son vinculados en los casos de supuestos avistamientos: los OVNIS serían las naves que utilizarían los extraterrestres para desplazarse por el espacio y venir a nuestro planeta.

Actualmente se conceptúa el fenómeno extraterrestre desde diferentes perspectivas:

Como un fenómeno del que no se tiene evidencia, pero se puede obtener de manera rigurosa usando el método científico, como la ciencia denominada "astrobiología", disciplina científica que hace uso principalmente de una combinación de disciplinas como astrofísica, biología y geología para el estudio de la vida en otros planetas, aparte de la Tierra. Si bien su estudio es universal, a la fecha no se cuenta con muestras confirmadas de alguna forma de vida originada fuera de la Tierra. Actualmente, el planeta Marte está siendo objeto de profundas investigaciones astrobiológicas debido al descubrimiento de agua en estado sólido.
Como un hecho que se acepta como real y del que simplemente se debe acumular evidencia para convencer a todos los no-creyentes (ufología "popular" o "comercial", llamada "ufología acientífica".
Como un fenómeno paranormal dentro del ocultismo (es la teoría menos aceptada, ya que carece de objetividad científica).
Los enfoques de la ufología acientífica y del ocultismo son tan variados que no gozan de ninguna aceptación científica. En cambio, la astrobiología se acerca más a la noción de ciencia por su método, aunque hasta el presente no se ha reportado evidencias de formas de vida, simples o complejas, fuera de nuestro planeta.

En el contexto de la astrobiología, existen esfuerzos de investigación para intentar demostrar la presencia de vida en el cosmos, por ejemplo el llamado proyecto SETI (Search for ExtraTerrestrial Intelligence o Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre. Los primeros proyectos SETI surgieron bajo el patrocinio de la NASA durante los años 1970), dedicado a rastrear el espacio con radiotelescopios, a la espera de captar alguna señal no natural o mensaje proveniente de seres inteligentes. Hasta el momento, la búsqueda no ha producido resultado alguno.

Conclusión: A pesar de que mucha gente afirme supuestamente haberlos conocido, o incluso ser uno de ellos, no existe en la actualidad ninguna prueba fiable que confirme la existencia de vida extraterrestre. Sostienen que la mayoría de las pruebas aportadas son supuestos testimonios de avistamientos o abducciones, o fotografías que no representan por sí mismas evidencia irrefutable; con todo, un sector variable de la población (cambiante en función del país y la cultura) a lo largo del mundo cree en la veracidad de las afirmaciones de muchos de los llamados "testigos".

LOS EXTRATERRESTRES EN LA CULTURA POPULAR

Pese a no contar con evidencia real, la cultura popular contribuyó a crear la idea de que había seres extraterrestres que realmente visitaban nuestro planeta. Antes incluso de supuesto avistamiento de Kenneth Arnold en 1947, ya existía un rico folclore sobre extraterrestres, producto de la popularidad de obras como La guerra de los mundos de H. G. Wells (que narra una invasión de seres provenientes del planeta Marte), la adaptación y emisión de dicha novela por la radio a cargo de Orson Welles, algunas obras de Julio Verne, pero sobre todo, las revistas populares de ciencia ficción, fantasía y terror, denominadas en los Estados Unidos de América como "pulps", a causa del papel barato (pulpa) en el cual se imprimían. En dichas revistas, los escritores vertían sus ideas sobre la vida en otros planetas, y sus posibles atributos. En la ciencia ficción se usa con frecuencia el término "alienígena" (del latín, literalmente "nacido en otra parte" para designar las formas de vida de origen extraterrestre; y son muy recurrentes como argumento narrativo, pues desde la época de los "pulps", los aliens pueden servir para producir maravilla, asombro o miedo al lector (en ese entonces, niños, adolescentes y adultos jóvenes), al poder imaginárseles atributos imposibles para los seres humanos. El cine pronto tomó dicha predilección literaria, transformándola en películas como "El día que la Tierra se detuvo", y un gran número más como "Encuentros cercanos del tercer tipo", "Señales" y "La guerra de los mundos"; que ejemplifican distintas perspectivas sobre los alienígenas, concomitantes con las ideas de los autores literarios.

Este uso del término extraterrestre es claramente antropocéntrico, ya que rara vez se aplica a los seres humanos nacidos fuera de la Tierra; aún cuando los humanos invaden algún otro lugar del universo en la ficción, suelen seguir empleando el término para designar a los nativos del lugar.

Es notorio el trato que le da la cultura estadounidense a la idea de "extraterrestre", término que se traduce como alien en inglés, y que es también como se denomina a la gente que viene de afuera (inmigrantes). La palabra "alien" es un término legal dentro de las leyes de Estados Unidos para denotar a no-ciudadanos del país. A partir de este concepto se crearon novelas en forma políticamente correcta para hablar de inmigrantes dentro de los Estados Unidos, sin hacerlo de forma directa, a través de los extraterrestres. De hecho es notorio que en algunas obras de autores de dicho país, la cultura descrita para los extraterrestres es sacada de alguna cultura terrestre real, o la imagen que los autores y la sociedad estadounidense se hacen de dicha cultura. Así, los extraterrestres colectivistas donde la individualidad se sacrifica en pos del grupo, representaban veladamente al comunismo y su falta de individualismo. Actualmente, extraterrestres con culturas teocráticas fundamentalistas hacen paralelo con la percibida amenaza terrorista de los llamados grupos islámicos.

LA OPINIÓN CIENTÍFICA

Según la opinión de los científicos, la vida puede haber perfectamente aparecido en otros mundos; la razón de esta afirmación, es que las leyes de la física y química son las mismas en todas partes. Los fenómenos que dieron origen a la vida en la Tierra, muchos consideran que pueden repetirse en otra parte, en donde las condiciones se parezcan lo suficiente. Empero, y debido a que no se dispone todavía de información sobre dichos lugares con condiciones similares (e.g. planetas extrapolares o exoplanetas similares a la Tierra), la pregunta sobre la existencia de vida extraterrestre permanece todavía sin una respuesta científica. Cabe notar que el reconocimiento de la ignorancia en este tema, no es sinónimo de denegación. Y que tanto las opiniones a favor y en contra dentro de la comunidad de expertos, hasta la fecha son opiniones informadas, pero sin pruebas irrefutables que establezcan la verdad o falsedad de los hechos.

Dicho estado de cosas hace que existan fuertes críticas hacia la ufología, tanto epistemológicas, metodológicas como semánticas, que hacen que dicha disciplina se encuentre por consenso general, entre las llamadas "seudociencias". Desde el lado epistemológico, se le critica que habitualmente sus expertos hacen afirmaciones infalsificables (e.g. "los OVNIS vienen de Ummo". Desde el lado metodológico, se critica que solamente se limita a observar las reacciones de grupos humanos pero sin entender sus causas; es decir, sin tomar en cuenta que dichas reacciones pueden provenir de fenómenos de histeria colectiva, modas o bromas recurrentes. En el lado semántico, se considera como altamente dudoso que la Tierra sea tan visitada por extraterrestres ("la Tierra sería la encrucijada del Universo" afirmaba Arthur C. Clarke en broma), como parece serlo según la ufología: considerando el tamaño del cosmos, el esfuerzo necesario para viajar hasta la Tierra, y la posterior carencia de contacto, hace que su presumiblemente profusa presencia sea un absurdo.

TIPOLOGÍAS DE EXTRATERRESTRES

Al igual que en el caso de los OVNIs, se han reportado múltiples avistamientos no solo de supuestas naves extraterrestres, sino de sus tripulantes. Muchos de estas supuestas descripciones coinciden con las de las primitivas historias e historietas de ciencia ficción.
Hombrecitos Verdes

En inglés "Little green men", es la antigua tipología que describe alienígenas humanoides de color verde y generalmente de menor tamaño que el ser humano. Es la tipología característica de los comienzos de la ciencia ficción. Es la tipología clásica asociada a los marcianos, este tipo de alien es el más usado en la industria del cine clásico de ciencia ficción.

Grises

La tipología más frecuentemente referida en los casos de abducción extraterrestre (humanos raptados por seres extraterrestres). Esta tipología describe a alienígenas humanoides de aproximadamente de 90 a 150 cm de altura; piel de color gris, con cabezas grandes, brazos y piernas delgados, ojos negros grandes y ovalados, y de los que se presume son altamente inteligentes. Según las descripciones de quienes afirman haber estado en contacto con ellos, estos extraterrestres no expresarían ningún tipo de emoción o sentimiento.

Las descripciones concuerdan con el estereotipo (muy extendido en la ciencia ficción a raíz de la publicación del relato El hombre que evolucionó, de Edmond Hamilton), que el avance tecnológico impactaría en la evolución, y produciría seres con enormes cerebros y cuerpos frágiles, cuyo intelecto habría eliminado cualquier traza de instinto o humanidad. Dicho desarrollo cerebral implicaría además el desarrollo de facultades paranormales, como la telekinesis, telepatía, etc.

Nórdicos

Es una tipología de alienígenas descrita como casi igual a los seres humanos; pero con las características propias de los terrestres nórdicos, a saber: piel extremadamente blanca, cabello rubio (generalmente largo) y de ojos azules, ocasionalmente oblicuos.

Los supuestos testigos suelen describirles con una contextura física atlética y de gran belleza, vistiendo un traje de color blanco o claro. Quienes afirman haber estado en contacto con estos seres, afirman que serían muy inteligentes, amistosos, preocupados por la humanidad y en general, presentando características antaño asociadas a seres angelicales. También se les suelen atribuir poderes telepáticos. En esta descripción, no podemos sino ver una forma de racismo evidente, pues se atribuye características positivas a seres que presentan una apariencia similar a la de los habitantes de los países anglosajones. De hecho, prácticamente no existen casos de contacto con extraterrestres de piel negra o de rasgos amerindios.

Gigantes

Tipología que describe alienígenas prácticamente iguales a seres humanos, pero de enorme estatura. Su estatura promedio se describe entre 2,5 m a 3 m de altura; además tendrían algunas diferencias notables: en muchos casos la piel extremadamente blanca, cabello muy negro y ojos negros o de color muy oscuro.

Los creyentes en el fenómeno OVNI los asocian con las pinturas rupestres, donde se hallan representados humanoides mucho más altos que los hombres normales, en algunos casos representados con un torso triangular y grandes cabezas. Igualmente algunos llegan a asociar esta tipología con las descripciones bíblicas de los "Gigantes".

Zoomórficos

Tipología que describe un grupo amplio de alienígenas que son representados como una mezcla de rasgos humanoides y de animales terrestres. Las descripciones más comunes son la de los "Reptiles humanoides"

Han sido representados en más de una ocasión en libros, series o películas. En todas ellas han sido asociados con actividades malignas, ya sea invasión, rapto de seres humanos o animales para alimentarse o devastación de los recursos.

En cuanto a los "reptilianos", la enorme mayoría de sus supuestas apariciones provienen de los Estados Unidos de América, siendo prácticamente nulos los reportes de reptilianos en otros países. Por ésta razón, se considera a los reptilianos como una invención de la cultura popular norteamericana.

Xenomórficos

Tipología que describe un grupo amplio de alienígenas cuyas descripciones rebasan cualquier similitud con criaturas terrestres: Ejemplo de ellos serían figuras nebulosas, ameboides, vegetales, minerales, etc. Es el tipo de extraterrestre menos común que mencionan los supuestos testigos.

CAPITULO II: Casos de avistamiento y contactos
2.1) Avistamientos de OVNIS y contactos extraterrestres

2.1.1) Casos de Avistamientos

KENNETH ARNOLD

El 24 de junio de 1947, a las dos de la tarde, Kenneth Arnold despegó con su avioneta privada desde el aeropuerto de Chehalis (Washington), para dirigirse al de Yakima, también en Washington.

Su viaje se retraso una hora debido a la búsqueda de un gran avión de transporte de la Marina que se suponía había caído en el lado sudoeste de Mount Rainier. Al despegar, Arnold se dirigió hacia Mount Rainier, elevándose a 9.500 pies.

Informó posteriormente que, el aire estaba tan tranquilo que el vuelo había resultado placentero, dedicándose, una vez orientado el aparato, a observar el cielo y la tierra.

En su informe, Arnold indicó que había un avión DC-4 a su izquierda a unos 14000 pies de altura, mientras se dirigía nuevamente a Mount Rainier. Pasados unos tres minutos en ese rumbo, en su avión se reflejo un brillante resplandor. No pudo determinar de donde procedía ese reflejo, pero en la parte septentrional izquierda de Mount Rainier observo una formación de nueve objetos de aspecto peculiar que volaban en dirección norte-sur a una altitud de 9500 pies. Se aproximaban a Mount Rainier rápidamente, por lo que supuso se trataba de aparatos a chorro. Estos aparatos con intervalos de pocos segundos, descendían o cambiaban ligeramente su rumbo reflejando el sol.

Cuando se acercaron a Mount Rainier, pudo ver sus perfiles claramente. Afirmó que le extrañó de no ver en ellos colas, pero supuso que se trataba de algún modelo de avión con propulsión a chorro.

Según Arnold, los mismos volaban en formación diagonal, como los gansos, manteniendo una dirección definida, desviándose solo en la cima de las altas montañas. Calculó la distancia entre él y los objetos en 25 millas, y su tamaño en dos tercios de un DC-4. Además determinó que emplearon un minuto y cuarenta y dos segundos en recorrer 47 millas (1.656,71 millas por hora).

En una posterior entrevista, Arnold describió a los objetos con la apariencia de platillos saltando sobre el agua, por lo que los periodistas, resumiendo la descripción, los bautizaron platillos volantes, termino que se popularizó. La Fuerza Aérea concluyo que la observación se debió a un espejismo.

EL CASO ROSWELL

El incidente OVNI de Roswell consiste en el supuesto choque de una nave extraterrestre en Roswell, Nuevo México, EE.UU. en julio de 1947.

Algunos especialistas en ufología y gran parte del público se han interesado en los acontecimientos de Roswell. Se han escrito muchos libros y rodado películas sobre los presuntos sucesos, tanto novelas de ficción como informes serios y elaborados.

Los partidarios de la hipótesis extraterrestre consideran el caso Roswell como uno de los acontecimientos ufológicos más importantes, ya que a partir de este suceso comenzó la historia de la ufología moderna.

Los escépticos alegan que la hipótesis que sostiene que en Roswell cayó una nave extraterrestre se apoya en pruebas insuficientes o poco fiables y que presenta demasiadas incoherencias. Sostienen además que existen otras explicaciones a los sucesos de Roswell que resultan mucho más admisibles que la hipótesis de naves extraterrestres. Además se debe tomar en consideración el lucro comercial, a través de la venta de libros, entrevistas, etc.; que obtienen varios de los principales involucrados que apoyan la hipótesis extraterrestre.

También las descripciones de testigos, análisis realizados por personas que participaron en el diseño de los globos del proyecto Mogul, y sobre todo los informes desclasificados de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en los años 90, apuntan a que lo estrellado en Roswell fue el vuelo número 4 del proyecto Mogul y que la necesidad de mantener el secretismo de dicho proyecto provocó el supuesto incidente ufológico.

El Video De La Supuesta Autopsia Extraterrestre

Otro episodio del caso Roswell ocurrió en 1995 cuando Ray Santilli, un productor británico, hizo un vídeo que muestra la autopsia de uno de los supuestos alienígenas hallados tras el incidente. Cuando fueron realizados estudios sobre el film por parte de profesionales del cine, antropólogos y doctores llegaron a varias conclusiones que les hicieron dudar de la autenticidad del video:

La manera de proceder de los supuestos forenses no es la correcta
No poseen los trajes de protección necesarios
No realizan algunas partes de la autopsia importantes
La apariencia del ser humanoide es demasiado "tiesa", entre muchas cosas
Los especialista de cine, aseguran que la cinta no fue grabada en 16mm sino con una cámara de vídeo y que la duración de la cinta no excede de los 15 minutos (algo muy corto para una autopsia de un supuesto ser extraterrestre).
Ante tales evidencias John Humphreys, experto en efectos especiales, aseguró haber realizado la cinta y haber participado como cirujano en ella. Los muñecos estaban rellenos con sesos de cordero, entrañas de pollo y otras vísceras compradas en un mercado y, cuando acabó el rodaje, fueron descuartizados y sus pedazos se tiraron en diferentes cubos de basura en Londres. Ray Santilli también reconoció el fraude.

Por lo tanto, demostrado que el video es un fraude, parte de la teoría sobre el impacto de una nave extraterrestre queda desmantelada.

Algunas Explicaciones Lógicas

Karl T. Pflockt propone algunas explicaciones a este caso en su libro: Inconvenient Facts and the Will to Believe.

Estas explicaciones son las siguientes:

La hipótesis del Proyecto Mogul

La mayoría de los que rechazan cualquier explicación ufológica creen en la segunda teoría, según la cual los restos eran los de un globo de observación usado en el Proyecto Mogul, una iniciativa de alto secreto para examinar la actividad nuclear de la Unión Soviética.

Además la localización coincide con el vuelo número 4 del proyecto Mogul, del cual se perdió comunicación el día 5 de junio.

Como se ha comprobado la descripción que dio Brazelt al periódico local al encontrase el globo coincidía con la de Moore, diseñador de los mismos, y los materiales que formaban los restos eran normales (papel de plata, cinta aislante, cintas adhesivas con diseños florales), y que no vio ningún tipo de metal que sirviera para un motor, cosa que contradice la versión de los ufólogos que dicen que Brazelt aseguró haber visto metales desconocidos.

Sucesivos informes de la Fuerza Aérea, coinciden con Brazelt y no señalan nada extraño en los restos.

La propia Fuerza Aérea tampoco lo atribuyó a extraterrestres como queda demostrado en una carta desclasificada enviada un año después del accidente por el general de división C.B. Cabell, entonces director de Inteligencia de las Fuerzas Aéreas, que les pide que informes sobre de qué datos disponen, y de si barajan la hipótesis de que sea un OVNI. En una respuesta emitida el 11 de octubre de 1948, que incluía información explícita en posesión del Comando de Material Aéreo, se dice al director de inteligencia que nadie de las Fuerzas Aéreas tiene ninguna pista al respecto. Esto hace improbable que el año anterior hubieran llegado fragmentos de ovnis y de sus ocupantes a Wright-Patterson.

Esta hipótesis es la más plausible ya que demuestra que no había cuerpos alienígenas, y con los recientes informes desclasificados que señalan al vuelo número 4 como causante del accidente, se diluye la idea de un accidente extraterrestre.

Moore además analizó, a petición de un ufólogo, el clima del día del lanzamiento del vuelo número 4 y los sucesivos. Calculando el lugar donde se estrellaron algunos, calculó también el sentido en el cual deberían haberse esparcido los restos (ángulo suroeste-noreste) cosa que coincide exactamente con lo dicho por el mayor Jesse Marcel.

También identificó varios restos de lo encontrado como parte del equipamiento de los globos pertenecientes al proyecto Mogul.

Otro dato curioso que muchos ufólogos tergiversan es que Brazelt, en su descripción, dijo ver cintas adhesivas con diseños florales, cosa que los ufólogos han traducido como jeroglíficos. Pero la realidad es otra: realmente eran motivos florales, ya que esas cintas adhesivas eran fabricadas por una empresa de juguetes de Nueva York para los globos del proyecto Mogul

La Fuerza Aérea comunicó oficialmente que se trataba de un simple globo meteorológico, intentando ocultar el proyecto Mogul. Como es normal, los globos del proyecto Mogul no eran del todo parecidos a los meteorológicos, además en el verano de 1947 se utilizó una nueva variante de polietileno que según palabras de Moore hubiera sido, incluso para un experto en globos meteorológicos, considerado algo extraño.

Informes desclasificados

Pese a que muchos ufólogos continúan afirmando que el incidente Roswell implicaba a seres de otro mundo, recientes investigaciones coinciden con una denuncia por parte de prisioneros de guerra japoneses, una historia macabra que se ocultó por años.

Gracias a la publicación de material secreto sobre el uso que se daba a los prisioneros de guerra, se añadió una nueva hipótesis para explicar el suceso que, de ser cierta, revelaría verdaderos horrores del incidente Roswell.

El gobierno de los EE. UU. habría hecho experimentos con globos meteorológicos como instrumento para infiltrar líneas enemigas e intentar la posibilidad de arrojar bombas atómicas desde la estratosfera (Proyecto Mogul). Estos experimentos se llevaron a cabo durante el fin de la Segunda Guerra Mundial, y se habría utilizado a prisioneros de guerra para dichos experimentos.

En el caso de los globos meteorológicos del Proyecto Mogul, se trataba de prisioneros de guerra japoneses, y fueron seleccionados los más pequeños para que pudieran entrar en una canasta especialmente diseñada para este propósito.

El incidente de Roswell no sería el único en este proyecto, pero fue el único que alcanzó repercusión pública debido a la cantidad de testigos civiles. Y la pretendida autopsia de un tripulante quedó desvirtuada por la confesión de los autores de ese fraude científico.

El encubrimiento del incidente se habría llevado a cabo para no revelar los horrores de la postguerra al usar prisioneros de guerra para dichos experimentos, y al mismo tiempo la necesidad de ocultar una nueva tecnología que permitía burlar radares convencionales (Tecnología Stealth).

Un posible misil nuclear

Hay también especulaciones que afirman que el incidente Roswell fue la consecuencia de un misil nuclear extraviado. En una versión de esta teoría, Marcel, un funcionario de la inteligencia, era responsable del comunicado de prensa inicial que hablaba de que "un platillo volante" había realizado un aterrizaje forzoso. Algunos han propuesto que Marcel inventó la versión del accidente ovni como tapadera, antes que admitir que el ejército había perdido un arma nuclear.

Sin embargo, los hechos no apoyan esta teoría. No hay ningún accidente nuclear conocido a partir de este período, a pesar de que unas cuantas docenas de este tipo de incidentes fueran desclasificadas. Tampoco tiene ningún sentido que los militares fuesen completamente inconscientes de perder un arma nuclear hasta que un granjero les avisara. Por otra parte, en aquel entonces EE.UU. aún no tenía armas nucleares en su arsenal. Debido a ello muchos escépticos igualmente descartan esta teoría.

Otro tipo de ocultamiento

Igualmente existen escépticos que han indicado que aunque no presentan una validez real las supuestas pruebas directas sobre un ovni; sin embargo, tampoco se presentarían muy sólidas las pruebas sobre el Proyecto Mogul y su relación con el incidente Roswell. Debido a ello algunos escépticos han indicado que igualmente se puede hipotetizar un posible ocultamiento real de una posible diferente actividad o proyecto aún desconocido; pero que no tendría relación probada con extraterrestres.

2.1.2) Casos de Contactos

GEORGE ADAMSKI

La primera vez

George Adamski, ciudadano norteamericano de origen polaco, tenía un restaurante en las cercanías del observatorio astronómico de Monte Palomar en California, EE.UU. El día 20 de Noviembre de 1952 fue al desierto de California en compañía de dos matrimonios amigos. Según él, seguía una corazonada Aproximadamente a las 12:30 del medio día, su corazonada era absoluta. Se hallaba a 16 Km. de Desert Centre, en dirección a Parker (Arizona). Dejó a sus amigos para internarse él solo en el desierto. Luego de tomar algunas fotografías, afirma que vino a su encuentro un "viajero del espacio": a una distancia de unos 400 m. entre dos ondulaciones del terreno, una figura hacía señas a Adamski para que se acercase hasta donde se hallaba. El supuesto extraterrestre fue descrito como más joven y más bajo en estatura que él, al menos en apariencia. Aquel hombre, no parecía tener nada fuera de lo común, excepto, según el propio Adamski, dos detalles que le llamaron poderosamente la atención: Uno, que sus pantalones parecía ser como los de un esquiador, cosa totalmente anómala, hallándose en un desierto; y dos, sus cabellos eran largos, alcanzando la altura de los hombros, siendo agitados por el viento reinante. Adamski afirmaba haberle dado la mano al extraterrestre, asegurando que su piel era delicada como la de un niño, pero que poseía firmeza. Mediría aproximadamente 1.65 m. y pesaría unos 60 Kg. Tal vez debiera tener unos 28-30 años. Su cara era redonda, con una alta frente; Sus ojos eran grandes y de un tono gris verdoso, ligeramente inclinados hacia las sienes; los pómulos eran algo salientes y su nariz fina y no muy grande; su boca de tamaño medio mostraba una brillante dentadura al sonreir; la tez era ligeramrente tostada y sin signos de vello facial o rasurado. El traje era de una sola pieza, de color marrón achocolatado,y se componía de una blusa bastante ancha con cuello alto y ajuntado, con mangas anchas y amplias finalizadas en unos puños ajuntados. Llevaba un cinturón de unos 20 cm. de ancho con 2 bandas de unos 3 cm de espesor, adornando los bordes inferior y superior, y de un color más claro como marrón dorado.


También los pantalones eran bastante anchos, aunque ajustados a los tobillos, igual como los puños de las mangas. En el vestido no se observaban ojales, cierres o botones, como tampoco bolsillos o costuras. Tampoco parecía llevar anillos o pulseras, o lo que pudiese parecer un arma.


Por último, sus zapatos eran de un color escarlata, con el tacón muy bajo y las puntas cuadradas; parecían hechos de un tejido similar al cuero, y podían permitir adivinar los movimiento hechos por los pies.


El Lenguaje Telepático

Mediante signos Adamski, creyó entender que el desconocido procedía de Venus. Según él, la comunicación fue una mezcla de signos e imágenes mentales transmitidas de forma telepática. Del contenido de esta peculiar y pintoresca conversación, Adamski dedujo que el venusino poseía buenas intenciones, aunque se hallaba preocupado, como su gente, por las recientes experiencias atómicas que producían nubes radiactivas peligrosas que afectaban al espacio exterior y de una manera especial, al propio planeta Tierra.

Adamski quiso saber la forma en que había venido el venusino, para lo cual éste le mostraría una pequeña astronave suspendida a pocos metros del suelo y oculta tras una depresión del terreno. Le explicó que estas pequeñas astronaves, eran transportadas por otras gigantescas, o nodrizas, y que además la pequeñas bolas de luz vistas por Adamski anteriormente, eran una especie de rayo explorador. Funcionaban por el principio de la atracción y repulsión y por fuerzas magnéticas.

Según Adamski, el extraterrestre, le confesó que algunos de sus compañeros de raza había perecido en la Tierra, ya fuera por fallos mecánicos de sus astronaves, como por acciones de los propios terrestres. Así mismo le indicó que nuestro planeta recibía visitas de otras razas extraterrestres y que según llegó a entender Adamski todos los planetas del Sistema Solar tenían vida.

Llegado el momento de la despedida, el supuesto ser venido del espacio, señaló sus pies y dejó unas extraña huellas en el suelo, unos raros dibujos producidos por las suelas de sus zapatos. A continuación se encaminaron a la astronave suspendida en el aire; según describe Adamski, en la parte inferior existía tres bolas, que parecía constituir su sistema de aterrizaje; el aparato finalizaba en una cúpula y en la parte superior había un especie de gruesa lupa que despedía luz. Adamski describe el extraño objeto como de un material traslúcido de gran dureza. En el instante de despedirse, el venusino pidió a su anfitrión terrestre, una de las cargas fonográficas que aquel guardaba en el bolsillo, prometiendo devolvérsela. Por su parte, Adamski le solicitó viajar en la nave, o al menos poder entrar en ella, lo que le fue en ambos casa amablemente denegado. La astronave, partió y Adamski emprendió el regreso hasta donde se hallaban sus amigos; durante el trayecto pasó junto al lugar donde se encontraban las extrañas huellas producidas por los zapatos del extraterrestre. Comprobó con sorpresa que las pisadas del visitante se marcaban en el suelo mucho más profundamente que las suyas.
Había transcurrido una hora desde que se alejase de sus amigos, pero a él todo le había parecido muy corto, casi como la acción de un suspiro.
Según Adamski, después de este primer contacto, seguiría otros 9 más, algunos con viaje incluido.

George Adamski murió en 1965 debido a una pulmonía, pero antes de fallecer confesó a su amigo Ray Stanford que debido a la ley seca que prohibía el alcohol en EE.UU. se vio obligado a inmiscuirse en asuntos de agrupaciones pseudo-religiosas con el fín de ocultar su adicción al alcohol y sus actividades clandestinas. Al llegar a la presidencia de los EE.UU. el presidente Roosevelt y abolir la ley seca (es decir, la prohibición de consumir bebidas alcohólicas), Adamski tuvo que cambiar el giro de sus actividades por toda esa «basura» Ovni (según sus palabras). Sin embargo, hoy todavía existen seguidores del caso Adamski.

EL GRUPO RAMA

La historia del peruano Sixto Paz Wells es similar a la de sus "congéneres ufológicos": implica supuestos mensajes de extraterrestres sobre el mal rumbo de la humanidad (milenaristas), salvación (mesiánicos), contacto con entidades extraterrestres, viajes a otros mundos, y hasta fundación de sectas. El padre de Sixto (según sus propias declaraciones) pertenecía a un grupo denominado IPRI (Instituto Peruano de Relaciones Interplanetarias), quienes habían hecho contacto con un "Ovni" procedente de Ganímedes, el satélite más grande del planeta Júpiter, los cuales dieron instrucciones de continuar con una operación (con la finalidad de salvar a la humanidad) que se había iniciado hacía un siglo, a la cual denominaron "Misión RAMA".

Cuenta el propio Sixto Paz Wells que en alguna ocasión en el año 1973 se había unido a un grupo de personas que practicaban la meditación (no sabemos si se refiere al IPRI), junto con sus familiares (su madre y su hermano) se preguntaron si era posible usar el cerebro como una antena receptora de mensajes del espacio. Se relajaron, se concentraron y luego de 15 minutos Sixto comenzó a escribir de forma "inconsciente", primero con garabatos y luego letras legibles que formaban el siguiente mensaje: "Me llamo Oxalc, soy de Morlen, luna de Júpiter. Ustedes la llaman Ganímedes, podemos tener contacto, pronto nos verán". Al siguiente día recibieron otro mensaje que los citaba el 7 de febrero a las 9 de la noche a 60 km al sur de Lima, en el desierto de Chilca. Según Sixto, hubo un avistamiento de un objeto volador con forma de disco. Meses después otro mensaje que afirmaba que los supuestos seres aparecerían en el desierto de Chilca el 7 de septiembre de 1974.

Tras varios contactos supuestos, Sixto Paz Wells funda el Grupo Rama, cuyas actividades fueron cubiertas por el periodista español Juan José Benítez (descritas en su libro "OVNIS: S.O.S. a la humanidad" y en varios números de la revista Lo Insólito, que se publicó hasta fines de la década del setenta. Entre otras cosas, la Misión Rama consistía en seleccionar a los seres humanos que se salvarían de una horrible catástrofe que se produciría en muy poco tiempo.

El Grupo Rama creció en número de miembros, que organizaban excursiones a los arenales de Chilca para tener contactos y avistamientos. No existen pruebas fotográficas ni de otra índole de estos supuestos contactos, salvo los testimonios de los involucrados.

Lo único cierto es que han pasado más de treinta años desde el primer contacto, el Grupo Rama se disolvió por disputas internas, no se ha producido catástrofe alguna y uno de los supuestos contactados, Charlie Paz Wells, hermano de Sixto, se cambió de sexo.

2.1.3) Investigaciones Oficiales

ALLEN HYNEK: CLASIFICACIÓN HYNEK

Joseph Allen Hynek nació en 1910 y estudió astrofísica. El obtener su doctorado le posibilitó, entre 1948 y 1968, trabajar como consultor científico de la Fuerza Aérea de Estados Unidos dentro del "Proyecto Libro Azul", cuyo objetivo era el estudio de los distintos casos OVNIs que se produjeran en aquel país.


Gracias a su trabajo en el terreno ufológico, pasó de su escepticismo inicial a convencerse del interés científico de esta materia, por eso fundó el CUFOS (Center for UFO Studies- Centro para el estudio de los OVNIs).


Hynek logró reunir en sus archivos más de 50.000 incidentes OVNI documentados. Quienes hoy en día continúan con su legado reclaman a las autoridades norteamericanas lo mismo que Hynek hizo hasta su fallecimiento en 1986: transparencia. Esto debido a las órdenes que recibió Hynek, mientras investigaba para el Libro Azul, para justificar algunos sucesos inexplicables, aunque dichas explicaciones no se ajustaran a la realidad.

Pero su legado más importante ha sido su propuesta, al iniciar la década de los 70, para la clasificación de los avistamientos, la cual ha sintetizado tan bien los aspectos del fenómeno que fue adoptada en todo el mundo. Hynek distingue según el contenido del informe, 6 tipos de avistamiento, tres lejanos y tres "cercanos".

Lejanos:

1) Luces nocturnas, o bien fuentes luminosas vistas de noche en el cielo, cuya trayectoria no se puede atribuir, ni a un avión, ni a un globo sonda, ni a un meteorito, ni a satélites artificiales, y que frecuentemente dan la impresión de un comportamiento inteligente.

2) Objetos vespertinos, o bien cuerpos de aspecto metálico, en los cuales prevalece la forma circular u oval, de color generalmente plateado, capaz de maniobras que parecen violar las leyes físicas conocidas: velocidad supersónica sin producir la característica explosión, paradas violentas, estacionamiento en el aire, aceleraciones impresionantes, giros en ángulo recto sin que se aprecie disminución en la velocidad, movimientos peculiares como: oscilaciones, rotaciones, pérdidas de altura, u "hoja muerta".

3) Visualización en el radar, o bien apariciones sobre la pantalla de radar, de contornos bien definidos, que no se pueden atribuir a defectos en el funcionamiento del radar ni a fenómenos atmosféricos, acompañada de testimonio visual al mismo tiempo y en el mismo punto indicado por el radar, por parte de otro testigo que describe luces u objetos insólitos del tipo descrito en las dos categorías anteriores.

Encuentros cercanos: A menos de 200 metros

Las observaciones "cercanas" son las que se tienen a menos de 200 metros de distancia. Estos constituyen los datos de mayor interés ofrecido por las estadísticas de los OVNIs, porque la cercanía permite al testigo percibir el fenómeno en todos sus detalles y hace mucho menos probable la teoría de confundirlo con un fenómeno convencional.

Hynek distingue tres tipos diferentes de "encuentros cercanos":

Primer tipo: Observación de un objeto insólito luminoso, de estructura generalmente circular, en ocasiones provisto de una torreta o cúpula, silencioso, o más raramente, emitiendo un sonido parecido a un zumbido o a un silbido, capaz de estacionarse en el aire, de aterrizar, o de despegar a elevadas aceleraciones. La observación no es acompañada por fenómenos de interacción entre el objeto y el ambiente que los rodea o con el testigo.

Segundo tipo: el modelo es igual al primer tipo, pero con manifestaciones de efectos colaterales de interacción con el ambiente y las personas. Los efectos más comunes son:

A) Huellas sobre el terreno, en forma de áreas circulares de hierba quemada o doblada en remolino, o bien hoyos de diferentes diámetros y profundidades, dispuestos en patrones geométricos (triángulos, cuadrados, etc.).

B) Efectos electromagnéticos, en forma de interferencias en la radio, en la televisión, brújulas y circuitos eléctricos de automóviles.

C) Efectos luminosos insólitos, como por ejemplo, la emisión y la reabsorción lenta de luces o de haces de luces..

D) Efectos sobre los animales, que se manifiestan en forma de miedo, inquietud, irritación.

E) Efectos en el hombre, en forma de parálisis momentánea, sensación de sofocamiento, quemaduras, trastornos físicos varios como irritaciones en los ojos, náuseas, vómito, somnolencia y otros.

Tercer tipo: contacto. Los "encuentros cercanos del tercer tipo" se hicieron populares por la famosa película de Steven Spielberg del mismo título y se refieren a objetos y fenómenos análogos a los de las dos categorías precedentes, pero con observación de los presuntos "ocupantes". Estos últimos son descritos en general como entidades animadas de aspecto humanoide, de baja estatura (poco más de 1 metro), con la cabeza excepcionalmente desarrollada, y de comportamiento ambiguo (según el caso, huyen, agreden, muestran indiferencia, cordialidad, etc.) Luego existen otros de aspecto muy similar al nuestro (parecen escandinavos) se caracterizan por ser de ojos claros, altos, rubios y bellos (son los llamados de tipo venusiano) generalmente pacíficos y muy respetuosos.

En esta categoría de testimonios, más que en ninguna otra se pone de manifiesto el problema del límite de la credibilidad y la subjetividad de la experiencia. Es preciso apuntar que las seis categorías de avistamiento identificadas por Hynek, no implican la existencia de causas diversas que lo originen. La hipótesis básica es que, en todos los reportes OVNI, cualquiera que sea la categoría que se le asigne, existe un mismo fenómeno desconocido que se presenta de diferentes maneras, según las diferentes situaciones de observación: es decir, según si el avistamiento ocurra de noche o de día, directamente a los sentidos, o por medio de instrumentos, a mayor o menor distancia.


Y por último, debemos agregar un nuevo tipo de encuentro cercano, denominado del Cuarto Tipo, y que comprende aquellos definidos como abducciones o secuestros de personas por parte de presuntos extraterrestres, supuestamente realizadas contra la voluntad de los abducidos y con resultados negativos para los mismos: los abducidos afirman que los extraterrestres realizan análisis y experimentos con ellos, algunos de naturaleza desconocida y otros con resultados como el embarazo de mujeres abducidas. El producto de estos supuestos embarazos quedaría en poder de los extraterrestres.

EL PROYECTO LIBRO AZUL

El Proyecto Libro Azul fue una serie de estudios sobre ovnis efectuados por parte de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF). Fue el segundo renacimiento de este tipo de estudio, comenzado en 1952, y estuvo activo hasta enero de 1970.

El objetivo del Proyecto Libro Azul era determinar si los ovnis eran una amenaza potencial para la seguridad nacional. Se recogieron, analizaron y archivaron miles de informes ovni. Este ha sido el último proyecto de la USAF relacionado con ovnis que se haya hecho público hasta ahora.

Hacia finales de 1951, varios generales de alto rango muy influyentes de la USAF estaban tan descontentos con el estado de las investigaciones ovni de las Fuerzas Aéreas que desmantelaron el Proyecto Grudge y lo sustituyeron por el Proyecto Libro Azul a principios de 1952. Durante el tiempo que duró Libro Azul, finalizado en 1969, se recogieron 12.618 informes ovni, y al final se concluyó que la mayoría eran malinterpretaciones de fenómenos naturales (nubes, estrellas, etc.) o aviones convencionales. Unos cuantos fueron considerados fraudes. 701 casos "aproximadamente un 6%" fueron clasificados como inexplicables. Los informes fueron archivados y están disponibles bajo la Ley de Libertad de Información, pero los nombres de los testigos y otras informaciones personales han sido eliminados.

El primer jefe del proyecto fue el capitán Edward J. Ruppelt. Siguiendo sus órdenes, se creó un estándar para relatar los fenómenos. Ruppelt acuñó oficialmente el término "ovni" para sustituir a "platillo volante", más sugestivo y poco exacto, que había sido usado hasta entonces. Dejó las Fuerzas Aéreas algunos años más tarde, y escribió el libro The Report on Unidentified Flying Objects, que describía el estudio de los ovnis por parte de la USAF entre 1947 y 1955.

El astrónomo J. Allen Hynek era el consultor científico del proyecto. Trabajó para el proyecto hasta su conclusión y creó el concepto que hoy se conoce como "encuentros cercanos". Era un gran escéptico cuando comenzó, pero dijo que su escepticismo se suavizó durante la investigación, después del análisis de unos informes ovni que parecían inexplicables.

Informe Especial Número 14 del Proyecto Libro Azul

A finales de diciembre de 1951, Ruppelt se reunió con los miembros del Instituto Conmemorativo Battelle, un grupo de expertos establecido en Columbus, Ohio, cerca de la base aérea Wright-Patterson. Ruppelt pidió a estos expertos ayuda para poder investigar el asunto de un modo más científico. Así, el Instituto de Battelle fue quien creó el reportaje estandarizado. Comenzando a finales del marzo de 1952, el Instituto comenzó a analizar los informes y la codificación de aproximadamente 30 de sus características en tarjetas de IBM para el análisis informático.

El informe especial número 14 del Proyecto Libro Azul era un análisis estadístico masivo de los casos analizados por Libro Azul hasta aquel momento, unos 3.200 cuando el informe quedó completado, en 1954. Incluso hoy sigue siendo el estudio ufológico más grande jamás emprendido. Battelle empleó a cuatro analistas científicos, que procuraron clasificar los casos entre "explicable", "inexplicable", y una tercera categoría "con información insuficiente". Los dos primeros tipos se clasificaron a su vez en cuatro categorías de calidad, de excelente a pobre. Por ejemplo, los casos considerados excelentes típicamente implicaban a testigos experimentados, como pilotos comerciales o personal militar entrenado, o múltiples testigos, corroborando las afirmaciones con pruebas, como detecciones de radar, fotografías u otro tipo de material tangible. Para que un caso pasara a ser considerado "explicable", era necesario sólo que dos analistas por separado tuvieran que estar de acuerdo sobre la solución. Sin embargo, para que un caso fuera "desconocido", se necesitaban cuatro analistas que estuvieran de acuerdo. De este modo, el criterio para un "inexplicable" era bastante riguroso.

Además, las observaciones fueron clasificadas mediante seis características diferentes - color, número, duración de la observación, resplandor, forma y velocidad - y luego estas características fueron ajustadas a los casos explicables e inexplicables para ver si hubiera una diferencia estadística significativa.

Los resultados principales del análisis estadístico eran:

Aproximadamente el 69% de los casos se encontraron explicables o identificables; un 9% carecía de información insuficiente. El 22% se consideraron "inexplicables", algo por debajo del valor inicial del 28% de los estudios de las Fuerzas Aéreas, pero todavía una fracción muy significativa.
En la categoría de "explicables", el 86% de los fenómenos eran debidos a aviones o globos, o tenían explicaciones astronómicas. Sólo el 1,5% de todos los casos eran psicológicos o casos "de chiflados". Una categoría "mixta" comprendía el 8% de todos los casos e incluía posibles fraudes.
Cuanto más alta fuese la calidad del caso, más probabilidades tenía de ser clasificado como desconocido. El 35% de los casos excelentes fueron considerados "desconocidos", mientras que sólo lo fueron el 18% de los casos más pobres. Este era el resultado de la antítesis predicha por los escépticos, que por lo general argumentaban que los "inexplicables" eran casos de menor calidad, al implicar testigos no fiables, que podrían ser solucionados si se duspusiera de mejor información.
En las seis características estudiadas, los casos "inexplicables" se diferenciaron de los "explicables" en un nivel estadísticamente insignificante: en cinco de las seis medidas las probabilidades de que fuese explicable o inexplicable se diferenciaban por casualidad en un 1 % o menos. Cuando las seis características se consideraron juntas, la probabilidad de que coincidiera en uno u otro tipo era de menos de 1 entre mil millones.
LA COMISIÓN CONDON

Desde 1966 hasta 1968, Edward Condon dirigió el Proyecto OVNI de la Universidad de Colorado. A pesar de estar plagado de luchas internas y controversia, la conclusión del proyecto " que todos los objetos voladores no identificados tenían explicaciones prosaicas, esto es, se trataba de fenómenos naturales o explicables por la ciencia " ha sido citada como un factor clave en los niveles generalmente bajos de interés en los OVNIS entre la mayoría de los científicos y académicos de las corrientes principales.

Para 1966, dado que el público no daba mucho crédito a los reportes de la Fuerza Aérea, los militares advirtieron que se imponía la necesidad de que fueran civiles quienes se encargasen de continuar con las investigaciones. El prestigio académico Edward Condon, de la Universidad de Colorado, a la que éste pertenecía, legitimaría las conclusiones. Pero ocurrió un bochornoso incidente, que a la larga acabaría por empañar el veredicto, y que además sería utilizado por los creyentes para invocar la existencia de una "conspiración" que llevaría a cuestionar la totalidad del documento final.

Condon no ocultaba su escepticismo respecto al fenómeno ovni, y se tomaba al tema de su investigación con mucho sentido del humor y -como la Historia se encargó de demostrar- cero sentido de la oportunidad. Estos factores, según coinciden biógrafos e historiadores, fueron los que en verdad conspiraron contra la transparencia que debía caracterizar el informe. Pronto, los grupos ufológicos civiles le retiraron el apoyo y, en julio de 1967, dos investigadores del proyecto, el doctor David Saunders y el ingeniero Norman Levine, les darían la razón cuando encontraron un memorándum redactado antes de que se firmara el convenio para la creación de la Comisión Condon, en el que estaba claro que las conclusiones se habían establecido de antemano. Según el documento, el Informe debía desaconsejar el éxito de ulteriores investigaciones del Estado sobre el expediente OVNI. La "cláusula secreta" del contrato pronto fue de dominio público y la credibilidad del informe recibió un golpe mortal. Aún así, fue presentado a la Academia Nacional de Ciencias, bajo el título "The Final Report of the Scientific Study of Unidentified Flying Objects" [El Informe Final del Estudio Científico de los Objetos Voladores No Identificados], un voluminoso libro de 1.465 páginas (actualmente disponible en Internet), que reúne, en seis densos capítulos, el primer (y mayor) esfuerzo científico realizado para comprender la naturaleza de los informes sobre OVNI.

El 8 de enero de 1969, empero, se aprobaron las conclusiones, según las cuales la evidencia disponible no justificaba continuar con las investigaciones ya que, entre otras cosas, los informes sobre OVNIs "no constituían una amenaza para la seguridad nacional", y las envió a la Fuerza Aérea. Siguiendo las recomendaciones del Informe Condon -fatalmente coincidentes con el memo filtrado por Saunders y Levine-, en diciembre del mismo año los militares cerraron el proyecto Libro Azul, al cabo de más de veinte años de investigaciones casi ininterrumpidas.

En el verano de 1979, el doctor Edward U. Condon se retiró de la Universidad de Colorado con todos los honores. Falleció en Boulder, Colorado, el 26 de marzo de 1974. Tenía 72 años.

En su negativa crítica al Informe de Condon, el astrónomo J. Allen Hynek esperaba que