Hola taringueros, a continuación un breve recorrido por los conceptos medulares de Nietzsche (tan sólo algunos pocos)…espero que les sirva de algo…………..

Empezamos……..


Friedrich Wilhelm Nietzsche



Por qué no Nietzsche?


Los dos principios en tensión que rigen al mundo: Lo Apolíneo y lo Dionisíaco


nihilismo


“Los griegos, que en sus dioses dicen y a la vez callan la doctrina secreta de su visión del mundo, erigieron dos divinidades, Apolo y Dionisio, como doble fuente de su arte. En la esfera del arte estos nombres representan antítesis estilísticas que caminan una junto a la otra casi siempre luchando entre sí y que sólo una vez aparecen rendidas, en el instante del florecimiento de la voluntad”
Apolo y Dionisio se comportan como dos principios en tensión pero que necesitan el uno del otro, lo apolíneo representa la mesura, la limitación, la sabiduría; es la representación artística del principio de individuación, el dios aparece así como estatua, algo real pero instaurado en la esfera de lo onírico, lo bello. De esta manera hay un juego entre la realidad y el sueño que envuelven al individuo, a la subjetividad. Frente a este estado irrumpe lo dionisiaco que se instaura no ya en el sueño sino en la embriaguez y el instinto que aproximan al hombre a la naturaleza, esta figura representa la desmesura. Estas dos representaciones son contrapuestas entre lo aparente (Apolo) y real (Dionisio) pero a la vez son fuerzas realizadoras de la voluntad y dos herramientas para la creación artística y el pensamiento trágico, una necesita de la otra y en este sentido son instancias en permanente tensión.


La fuerte crítica dirigida al socratismo: El rechazo a la ciencia y su racionalidad como herramienta para comprender la realidad.



Filosofía


Refiriéndose a Sócrates Nietzsche nos dice “…junto a este conocimiento aislado está una profunda representación ilusoria que por vez primera vino al mundo en la persona de Sócrates, aquella inconclusa creencia de que, siguiendo el hilo de la causalidad, el pensar llega hasta los abismos más profundos del ser, y que el pensar es capaz no sólo de conocer sino de corregir el ser. Esta sublime ilusión metafísica le ha sido añadida como instinto a la ciencia…”. Aquí se ve claramente la crítica a la ciencia como medida de la realidad afirmada en la metafísica, el mundo moderno es heredero de la cultura socrática de donde se desprende el hombre alejandrino entendido a su vez como hombre teórico dotado de la razón para juzgar el mundo bajo la unidad y la búsqueda de esencias. La cultura alejandrina niega la existencia propuesta bajo una existencia permitida, aquí reside la dignidad del hombre y la justificación del esclavo. En la crítica nietzscheana a la razón y a la objetividad puede verse la propuesta del perspectivismo, es decir, aquella que se dirige a concebir el conocimiento bajo puntos de vistas y no bajo la unidad que la metafísica con tanto empeño ha buscado.




La idea de superhombre y el anuncio de la muerte de dios.


Superhombre




“Cuando Zaratustra llegó a la primera ciudad, situada al borde de los bosques, encontró reunida en el mercado una gran muchedumbre: pues estaba prometida la exhibición de un volatinero. Y Zaratustra habló así al pueblo: Yo os enseño el superhombre. El hombre es algo que debe ser superado. ¿Qué habéis hecho para superarlo?
Todos los seres han creado hasta ahora algo por encima de ellos mismos: ¿y queréis ser vosotros el reflujo de esa gran marea, y retroceder al animal más bien que superar al hombre?”. El tratamiento de la animalidad es fundamental para entender esta primera idea, en las tres transformaciones pone Nietzsche la necesidad del ocaso del hombre a través del paso del camello al león y de éste al niño. “Tres transformaciones del espíritu los mencionó: cómo el espíritu se convierte en camello, y el camello en león, y el león, por fin, en niño”.

nietszche



El camello es una animal del desierto que encarnado en la metáfora expresa aquel que carga, al afirmar falsamente los valores superiores del cristianismo carga con ellos. El desierto por el cual camina el camello representa a su vez el nihilismo, los valores tanto cristianos como humanos tras la muerte de dios están vacíos de contenido. El camello se trasforma luego en león, éste es Zaratustra que destruye los valores vacíos en el “yo quiero” que contesta al “tu debes” posibilitando así la transmutación de los valores, esta es necesaria para la aparición de Superhombre. Por último el niño supone el olvido, el comienzo de una nueva voluntad. La idea de superhombre reside en una esperanza, es lo que está por llegar, lo que debe llegar, la figura suprema de la transformación del hombre, en él encontramos un repudio a la conducta gregaria, a la muchedumbre que trasformada en masa y en esclavos siguen una moral fútil, vacía y moribunda. Zaratustra trae la palabra del superhombre como un llamado a la creación de valores para la vida. La trasformación supone un amor pleno a la tierra en contraposición al seguimiento de valores trascendentes inventados por el hombre.
Estos valores trascendentes suponen un hombre que ha trascendido en dirección a Dios, vive la vida para un más allá que ha inventado autoalienándose la muerte de Dios llama a la superación del hombre, el principio divino moribundo debe ser reemplazado por el principio de la tierra. “Yo os conjuro hermanos míos, permaneced fieles a la tierra y no creáis a quines os hablan de esperanzas sobrenaturales. Son envenenadores, lo sepan o no.” De esta manera se entiende en la idea de superhombre es una consecuencia necesaria de la Muerte de dios

Por qué no Nietzsche?


La postulación de la muerte de dios podría entenderse como continuación de la idea central de la Gaya ciencia en el parágrafo 125, a saber, la proclamación de la muerte de Dios.
“el hombre frenético salto en medio de ellos y los traspasó con su mirada ¿a dónde ha ido Dios?, gritó ¡yo os lo voy a decir! ¡Nosotros lo hemos matado!” “Dios ha muerto. Dios permanece muerto! y nosotros lo hemos matado!”.

La muerte de Dios posibilita que el hombre se convierta en un espíritu libre pero como el hombre no posee aún esta cualidad ríe ante el frenético, no comprende el anuncio por su falta de madurez y conciencia. Por último cabe destacar que con esta idea central de la muerte de Dios se anuncia también el ocaso del mundo supersensible, es decir, muere la creencia de un dios unificador entre el mundo terrenal y el divino. Se extiende la nada y con ello se abre paso el nihilismo.



La Critica a la idea de verdad



nihilismo


“El intelecto, como medio de conservación, desarrolla sus fuerzas principales fingiendo, puesto que éste es el medio merced al cual sobreviven los individuos débiles”. Este fingir está referido al fingimiento sobre la verdad. Qué es la verdad para Nietzsche?, es una metáfora, una ilusión creada por los hombres a la sombra de sus relaciones y convenciones, el problema reside en que este hecho ha sido olvidado.
La verdad aparece aquí como una excusa para poder vivir gregariamente, es un tratado de paz, una mera invención. La palabra a su vez contribuye a la mentira de la verdad, aquí de la critica de la verdad se desprende la crítica al lenguaje. La palabra es el resultado sonoro de un impulso nervioso que no encierra algo fuera de si, de la cosa en si, que es inalcanzable, no se desprende el concepto, estos son producto de las experiencias particulares, de esta manera el concepto de hoja gracias al olvido de sus notas distintivas, la metáfora permite entender la hoja pero no hay nada de verdad o universalidad en ello. El conocimiento es antropomórfico por lo que no se adquiere por la abstracción.
LA verdad es un error útil, los dogmas que encierran estas verdades son indiscutibles sin embargo, resultan útiles y necesarios para los hombres. El problema reside en confundir este carácter apodíctico con el lenguaje creador y metafórico, en esta confusión que a su vez reside en el olvido es donde el pensamiento cree intuir esencias y que bajo su palabra hay un reflejo de la realidad. Pensar la verdad como un tratado de paz es pensarla bajo un carácter herramental para la vida. Al respecto el autor nos dice: “Ese impulso hacia la construcción de metáforas, ese impulso fundamental del hombre del que no se puede prescindir ni un sólo instante, pues si así se hiciese se prescindiría del hombre mismo.”

El filósofo artista entendido como creador



Filosofía


Es el hombre intuitivo y creador que no necesita conceptos, y de ese modo puede ampliar su perspectiva del mundo. Este hombre no se ha olvidado que el intelecto y el lenguaje son falsificaciones, como también sabe que las ideas de verdad y mentira no son universales. Contraponiéndose al hombre intuitivo, vemos al hombre conceptual, racional y estoico, aquel que busca ansiadamente la verdad. A este hombre lo podemos considerar previsor, calculador, prudente.


La critica a la metafísica



Superhombre


“Poco a poco se me ha ido manifestando qué es lo que ha sido hasta ahora toda gran filosofía, a saber, la autoconfesión de su autor y una especie de memorias no queridas y no advertidas, asimismo que las intenciones morales (o inmorales) han constituido en toda filosofía el auténtico germen vital del que ha brotado siempre la planta entera.” A lo largo de la historia de la filosofía las valoraciones que han posibilitado el pensamiento han ido desde la consideración de un mundo verdadero no terrenal hasta la búsqueda de una certeza primera y causal del mundo y del hombre. Hay una voluntad de poder y una necesidad de dominación en estas aseveraciones que sientan sus bases en la superstición, esto también coloca en marcha el nihilismo.
La herencia griega para los medievales y esta para los modernos han encarnado la exhaustiva racionalización de lo en sí, la substancia, la forma, la esencia, los universales y todos aquellos derivados que las distintas corrientes se han encargado de vincular y combinar de diferentes maneras reciben pues la crítica nietzscheana dirigida a desenmascarar las intenciones de los malignos filósofos, intenciones de dominación y de “no libertad de la voluntad”.


nietszche



Nietzsche dirige también su crítica al judaísmo colocándola bajo un concepto central, a saber, el resentimiento. Este concepto recae en la crítica a la moral tradicional que es antinatural, sus leyes van en contra de la vida, hay resentimiento a lo instintivo y lo natural.
“Han sido los judíos los que con una, con una consecuencia lógica aterradora, se han atrevido a invertir la identificación aristocrática de los valores (bueno=nobre=poderoso=bello=feliz=amado de Dios) y han mantenido con los dientes el odio más abismal (el odio de la impotencia) esa inversión, a saber, los miserables son los buenos, los pobres, los impotentes….”. Los judíos han dado pie a la rebelión de los esclavos instaurada en una moral del resentimiento que permite la creación de los valores, ese resentimiento que engendra valores se dirige hacia un afuera, otro que es distinto, opuesto, puede entenderse aquí opuesto en el sentido que versa contra “lo bajo, lo vulgar, lo malo”. Los valores de lo bello, lo bueno y la felicidad “pecan contra la realidad”.

Por qué no Nietzsche?



La crítica a la metafísica tradicional en Nietzsche viene aparejada a la crítica de la razón, el ser y la razón protagonizan las doctrinas antiguas, medievales y modernas sobre las cuales va dirigida el ataque del autor a lo largo de sus obras. El tratamiento de la razón desde los antiguos trae aparejada la invención de conceptos metafísicos, tales como ser, esencia, sustancia, alma, Dios. La crítica nietzscheana al platonismo versa sobre la creencia de dos mundos separados, el verdadero y el de los sentidos, todo esto es pura ficción. La proclamación de la muerte de Dios tanto en Así habló Zaratustra como en La gaya ciencia es un punto clave para entender la separación de filólogo con la metafísica tradicional. Al pensar en el ser se piensa en la unidad, en lo inmutable, lo impalpable y verdadero, sin embargo Nietzsche contrapone este pensamiento al devenir, a lo cambiante, lo múltiple, lo que puede ser transformado, no reniega del ser sino que sino que repiensa el ser con otras categorías que lo posicionan en la transformación. De aquí la transformación-superación del hombre en Superhombre tras la muerte de Dios.
El hombre ha creado valores en virtud de un ascetismo hospedado en la creencia de la esencia, de Dios, de la muerte esperanzadora del más allá, pero si el ser es cambiante, múltiple entonces los valores han sido creados sobre la nada, sobre el desierto; sobre esta consideración descansa el nihilismo. El cristianismo entendido por el autor como gran movimiento nihilista ha negado la vida y la ha colocado en detrimento frente a la muerte, los valores de Dios no llaman a una vida para la muerte sin pensar que estos mismos valores son la causa y el síntoma de la destrucción del hombre.

nihilismo



Con la crítica al lenguaje también se vislumbra la crítica a la metafísica, que por medio del lenguaje se pretenda llegar a la verdad como espejo del ser refleja una ficción del hombre, éste se ha olvidado que sus palabra y la formación de los universales por medio de ellas son metáforas, ilusiones pactadas a la sombra de las relaciones humanas. No hay una unidad a la cual remitirse, no hay razón como medio herramental para conocer la verdad, la palabra y la creencia que encierra es un tratado entre los hombres para poder vivir y comunicarnos, el hombre se ha olvidado que inventa el concepto y con ello el ser inmóvil.



La Perspectiva del sujeto


Filosofía


El sujeto para Nietzsche está entendido desde el punto de vista de la crítica a la metafísica que atraviesa toda su obra. La idea de la unidad del ser está reflejada en el sujeto que vive, en su identidad, de esta manera el hombre se aproxima a una creencia del yo sustentada en la creencia de la lógica, la verdad y la razón. El yo es una simplificación que encierra todo el espectro fenoménico, podríamos entenderla desde el prisma nietzscheano como una categoría de orden para comprender la realidad, sin embargo no hay un yo equiparado a un ser o a una unidad sino mas bien una necesidad de conceptualizar el sujeto y una creencia en su unidad exenta de toda estructura fundamental.
La critica a la concepción moderna de sujeto y objeto también tiene lugar en el pensamiento de Nietzsche. Para poder relacionarnos humanamente con las cosas es necesario hacer esta distinción sin embargo, dicha diferencia es ilusoria y necesaria a la igual que la formación de conceptos verdaderos como herramienta para la vida intersubjetiva. Como consecuencia de la amonestación a la consideración filosófica del sujeto que destruye el concepto de la naturaleza humana que no superaría la concepción de individuo, éste es la no unidad para Nietzsche, la multiplicidad de posibilidades y donde descansa también el perspectivismo. En la pluralidad del individuo contrapuesta a su ficcional unidad subyace la corporeidad como devenir, para el autor el cuerpo es más importante que cualquier substancia inventada, es donde descansa la posibilidad de cambio y movimiento contemplado en la vida misma que no se detiene en ninguna unidad suprema, crece, se transforma, envejece, muere, y la vida aun no acaba en la tierra.



El Superhombre y el Nihilismo


Superhombre



El nihilismo supone la alienación a los valores vacíos, valores que se han alejado de aquellos supremos, a saber, la tierra, la vida, el devenir, el cuerpo, perdiendo todo sentido sobre la existencia. Exponente histórico y enraizado del nihilismo es el cristianismo que tiende hacia la destrucción negando lo vital, el valor de la vida está puesto en un más allá, en un ser supremo, en Dios, en una nada. La ciencia y la religión han dominado al mundo y a los hombres bajo la justificación de una doctrina erigida sobre valores vacíos, estos han sido inventados, son pura ficción, se ha interpretado la realidad con categorías morales, la moral es la medida del valor, valor moral para las estructuras ascéticas en la religión y valor moral para las estructuras racionales en la ciencia. En la ciencia y en la religión hay voluntad de poder entendida como voluntad de la nada. El nihilismo es vaciamiento de sentido, es la nada destructora de la vida, el hombre es así ficción al pensar que debe vivir para la muerte descreyendo del acontecer en el mundo, del devenir esperanzador e interminable.


nietszche


Tras la muerte de Dios el nihilismo continua, el hombre ha matado a Dios y su ficción ha permanecido en el mundo desvalorizando todos sus valores. Podríamos entender la muerte de Dios como una segunda nada, un desierto más amplio y decadente donde el camello sigue cargando con las rémoras cristianas sin tener conocimiento de ello. Esta breve caracterización responde al nihilismo reactivo entendido principalmente como destructor de la vida al que se le contrapone el nihilismo activo, aquel que le permite al hombre negar la nada para poder construir y llegar así a una transmutación de los valores, aparece aquí una nueva voluntad de poder entendida como fuerza activa capaz de crear nuevos valores que vuelven su mirada al hombre, a la vida y a la tierra, pero no ya el hombre nihilista, ni el resentido ni el esclavo, este debe llegar a su ocaso, y trasformarse.


Por qué no Nietzsche?



El hombre nuevo arrojado al devenir es un puente hacia el superhombre, en él está la esperanzadora superación del nihilismo y del hombre mismo. En la aspiración al superhombre se encuentra el hombre superior inconforme y consiente del nihilismo que ha llevado a su destrucción y por ello debe superarse.
Zaratustra viene a anunciar la necesidad de que el hombre se trasforme a partir de su ocaso en algo superado desde si mismo, el superhombre es la meta del hombre, aquel encierra el final del vaciamiento de sentido y con él el final del nihilismo, es la posibilidad de crear valores nuevos, valores que enaltezcan la vida y la tierra. Para ello el hombre debe despreciar el ascetismo dejando de vivir ya para la muerte, abrazando el espíritu dionisiaco, esa pulsión vital que se complementa con lo apolíneo, la desmesura y la mesura y su juego de vaivén no permiten el vaciamiento, éstos son los dos principios del mundo que no pueden negarse, su afirmación también posibilita el paso a la superación representada en la figura del niño, aquella figura lúdica y temprana que llena de sentido renovador superando así el nihilismo destructor del hombre.


Espero que les haya gustado



nihilismo