Bueno gente de T! aca le dejo un ensayo de mi autoría, es un trabajo que voy a estar presentando este año en las olimpiadas de filosofía aca en Argentina. Es un ensayo donde sintetizo un poco la idea del capitalismo teórico y como se va desvirtualizando en su practica. Ya que es de mi autoria, me gustaria que si lo tienen que usar lo usen sin problemas, que copien peguen difundan este trabajo.

Ah cierto, no tiene titulo, mas alla de las 1500 y pico de palabras no se me ocurre un titulo jajajjaa asi que pueden pueden ayudar con eso igual. Y un par de puntines xq soy novato tambien no vendrian mal.


Tenemos por un lado el hecho de vernos envueltos en un sistema tan individualista y por el otro una sociedad altamente conflictiva. ¿Se puede sobrevivir mediante el uso de la razón? ¿El capitalismo reduce al humano a un mero consumidor? ¿Se puede conseguir la libertad bajo este sistema? ¿Cómo es afectado el rol del Estado?
Estamos atravesando un momento en la historia donde el ser humano ha abandonado su capacidad de generar una colectividad donde haya un bien común, el capitalismo es un sistema que acarrea muchos aspectos tales como ser el uno de los que nos posibilita agrandarnos y tener las facultades del ser a beneficio propio, donde el bien personal es la piedra filosofal y se apunta a un desarrollo personal a costa de nuestras facultades, ya no se depende de una nación-estado o algo todavía mas efímero en estos tiempos.
En el capitalismo netamente puro, un capitalismo laissez-faire (dejad hacer, dejad pasar), resalta el hecho básico de la naturaleza del hombre, la conexión entre su supervivencia y el uso de su razón. Donde todas las relaciones humanas son voluntarias. Los hombres son libres de cooperar o no, en términos de y por medio de la razón, es decir, por medio de diálogo, la persuasión y el acuerdo contractual, por la decisión voluntaria en beneficio individual o mutuo. Mantiene así el camino abierto e íntegramente ligado al atributo más valioso del hombre: la mente creativa.
Ya no se trazan barreras ni límites, nos sumergimos en un mundo de posibilidades acorde a nuestro raciocinio, que generan un gran impacto en nuestra vida creando necesidades a medida que se cierran otras. Este sistema sitúa al humano, como un neto consumidor, llevándonos a un manojo de salidas posibles, totalmente estudiadas. Nadie niega la libertad, porque es un sistema de salidas, deja que cada hombre elija libremente el trabajo que le gusta, para especializarse en él, para intercambiar su producto por los productos de otros, y para llegar tan lejos en el camino al logro en cuanto su capacidad y ambición le permitan. Su éxito depende del valor objetivo de su trabajo y de la racionalidad de los que reconocen ese valor. Cuando los hombres son libres de comercializar, con la razón y la realidad como su único árbitro; cuando ningún hombre puede utilizar la fuerza física para arrancar el consentimiento de otro, elevando el nivel de vida – y de pensamiento – cada vez más alto para todos aquellos que participan esta actividad. Como afirma Any Rand “es el sistema que permite reconocer la racionalidad de la naturaleza del ser humano, fundamentándose en una clara relación entre la inteligencia, la libertad y supervivencia del hombre. Esto genera un aplastamiento masivo de cualquier ideal socio político económico anterior, un sistema donde el ser humano puede ser libre al fin.” Claramente dicho que el ser humano puede ser libre de manera individual. Bajo este sistema, pareciera que si uno usa su razonamiento, su inteligencia y como pilar más alto su egoísmo objetivista, puede alcanzar fácilmente la cúspide tanto monetaria como la libertad del ser. Este pensamiento y modelo de sistema desplaza ese ya antiguo paradigma que manifiesta que todo lo fácil y malvado es hacer lo que queremos.
Mientras tanto, este sistema es muy poco estático, nos introducimos de lleno en una rueda del comercio masivo de cosas, a las cuales el mercado las potencia y las hace ver como una necesidad básica. Y aquí nos topamos con el pilar central de este modelo, el mercado capitalista mundial, que se aleja cada vez más de ese modelo teórico. Este neoliberalismo exige libertad absoluta para su expansión desmedida, exige no tener barreras, mucho menos igualdad de género, trabas medioambientales e impedimentos democráticos, es decir no acepta ningún tipo de freno para esta como se refiere Chusa Lamarca Lapuente “la mano invisible” del mercado. Siempre se intenta manipular bajo este sistema todo lo que sea posible, tanto estratégicamente como desmedidamente, entonces tenemos básicamente todo dominado, por ejemplo sistemas monetarios y bancarios, comunicaciones y energías, y hasta se puede decir que se ejercen de una manera antidemocrática. Este mercado neoliberal no satisface las necesidades, las crea y las impone de maneras coercitivas, dejando un pequeño margen al retroceso de este modelo de vida, ya que se nos hace ver que sin los objetos materiales la vida sería muy difícil. Esto desencadena un “mal social” llamado consumismo donde la gran mayoría de lo que se consume no es esencial, ni para la supervivencia ni para las necesidades básicas. Solamente se basa en un impulso, un deseo y la novedad.
Este tipo de economía interviene en mucho más que el consumo y el mercado, interviene en decisiones tanto políticas como sociales, el Estado ya no se posiciona como órgano de control social y la política no tiene un total control en la injerencia y toma de decisiones como lo fue desde un principio. El Estado se convierte en un títere de un manojo de empresas, y este se ve prácticamente obligado a la privatización, reduciéndose drásticamente a sí mismo y abandonando casi todo rastro político de estado protector o benefactor. Tal como afirma Ricardo J. Gómez “el estado ha sido reemplazado por un Estado-Gerente que no representa más a las mayorías, si no a las elites económicas”... Y es aquí, en este punto donde florece la idea plantada anteriormente, de que el Estado es un mal administrador, que solo se debe ocupar de la educación, la salud y la seguridad. Todos los aspectos restantes se tiene que ocupar el sector privado, convirtiendo al país en una gran empresa, ya que se puede administrar de maneras muy similares. Por eso desde mi posición defiendo al Estado, pero no en su totalidad. Puede sonar a incongruencia, pero solo defiendo el contexto social y público del mismo. Ya que se confunden las 3 visiones del Estado; como agente social, como Estado-nación, o como sistema de poder centralizado o dominación. Por eso debemos defender al Estado como agente social, frente a todo este mercado neoliberal privatizador, que en su auge intenta acaparar todo lo posible.
Este tipo de modelo económico nos aleja cada vez más del tipo de economía social que se basa en la producción eficiente y necesaria, acompañado de un consumo equitativo para cada uno. Por el contrario se busca una sobreproducción e hiperconsumo solo para unos cuantos países “sobre-desarrollados”, subordinando países pobres o “3er mundistas” condenándolos a una actividad exportadora, para luego verse obligados a pagar deudas externas provenientes de fuentes privadas tales como el Banco Mundial y el FMI. Esto genera que estados pobres, solo puedan pagar préstamos para no caer en déficit, obligándoles a endeudarse.
¿Y qué es lo que verdaderamente acontece aquí en América Latina? A simple vista podemos observar que nuestro continente se transformo en un paraíso para explotar desmedidamente, en manos de empresas multinacionales. Transformándose estas, en aves de rapiña, produciendo quiebres estructurales en casi todas las naciones. Obligándolas a subirse a este tren de la globalización, a cambio de materia prima, recursos naturales y lugares para contaminar y vender sus productos. Existe hoy en América Latina una luz frente a los estragos sociales producidos por la globalización y una esperanza de que sea posible otro tipo de economía. Una economía más humana, más solidaria, que ponga al centro de acción en la persona y no a la riqueza y al egoísmo.
Hoy en día un gobierno que pretenda realizar los cambios sociales necesarios o simplemente devolver la riqueza que se no ha robado durante siglos, para permitir que la gente viva con educación, sanidad y trabajo, debe ser un gobierno modesto. No podemos ponernos en posición de que el gobierno tiene todas las soluciones, y que existe un programa para hacer todo desde arriba. Lo que éste tiene que hacer es escuchar a la sociedad y ver cuál es la solución que se está buscando. Es indispensable que nosotros, el movimiento social, aporte soluciones y es lo que el Sub Comandante Marcos resume en una frase “El gobierno debe mandar obedeciendo” haciendo referencia a la necesidad de escuchar al pueblo y así formular decisiones de manera mas democrática, en contrapartida a lo que genera el poder extranjero privatizador.
Y como conclusión a este breve ensayo puedo decir que este sistema, se aleja cada vez más de su modelo teórico, generando desigualdades constantes y en beneficio de las grandes elites, dando la imagen de que en este capitalismo posmoderno no necesita de la democracia y mucho menos de una comunidad, transformándose en un modelo subordinador. Por lo tanto, en su aplicación este modelo no ofrece libertades para todos, y las facultades del ser muchas veces se ven negadas por la pobreza. No posee leyes, ni mecánicas ni positivistas, este sistema está diseñado por empresas privadas con objetivos muy claros: expansión masiva y concentración de capitales en manos de los poderosos.








Bibliografía consultada:
*Capitalismo: el ideal desconocido. Editorial Grito Sagrado (Argentina). Año 2008. Autor Any Rand
*La virtud del egoísmo. Editorial Grito Sagrado (Argentina). Año 2006. Autor Any Rand
*Mundo global ¿Guerra global? Los dilemas de la globalización Editorial Icaria. Autor Atilio Borón Año 2002
*Neoliberalismo globalizado. Refutación y debacle. Editorial Macchi. Año 2003. Autor Ricardo Juan Gómez



Por Sicksam
[/align


Bueno ese fue el ensayo, ahora voya estar posteando otro ensayo mio igual, que tambien fue presentado en las olimpiadas de la misma materia.