Introducción

Las Malvinas son objeto de disputa entre dos países: Inglaterra y Argentina. Ambos proclaman tener la soberanía sobre las Islas por diversos motivos, pero todavía no se ha llegado a un acuerdo. A causa de la guerra de 1982, Argentina perdió su justificado dominio en las islas contra los ingleses, que se adjudicaron estos territorios. Para ellos este hecho fue decisivo ya que al haber obtenido por las armas el dominio, piensan haber ganado la soberanía.
En este trabajo planeamos establecer la razón por la cual los argumentos ingleses no tienen validez mientras que los argentinos pueden aplicarse perfectamente. Incluiremos una pequeña reseña histórica desde el descubrimiento de las Islas hasta los problemas actuales y los argumentos de la disputa de ambos países para poder tener una visión del problema desde los dos puntos de vista.

Porque las Islas Malvinas son Argentinas

Marco Teórico

Las Islas Malvinas desde su descubrimiento ( Tomamos al “descubrimiento” de América a partir de la llegada de Magallanes a las islas, ya que entendemos que el término “descubrir” está ligado a la idea de hacerlo público. Previas exploraciones a las islas no son tomadas en cuenta por no concordar con nuestra definición). Hasta la emancipación Argentina fueron españolas. A partir de 1810 España dejó de tener soberanía sobre las islas y pasaron a ser argentinas junto con las islas Sándwich. Los ingleses que estaban instalados allí sin autorización fueron desalojados y, a pesar de haber aceptado aquella determinación, años más tarde las invadieron autodeterminándose soberanos de las islas.
La investigación será del tipo bibliográfica, ya que nos serviremos de documentos escritos acerca de este asunto para llegar a nuestras conclusiones.


Historia de las Islas

Islas Malvinas

En 1492 Colón llega a América, convierte al siglo XVI en el siglo de la exploración y colonización americana. La colonización de este nuevo continente fue una carrera entre España y Portugal, quienes mediante de diversos Tratados y documentos pontificios lograron dividir los territorios del Nuevo Mundo en dos, este portugués y oeste español.
Una de las expediciones españolas, a cargo de Fernando de Magallanes fue quien descubrió las islas Malvinas en 1520 mientras buscaba un paso al océano pacífico. A partir de esta expedición, las Malvinas figuraron en la cartografía europea dentro del territorio español. A pesar de la soberanía española sobre estas islas, varias expediciones de distintas nacionalidades trataron de establecerse en ellas, como el inglés John Davis, a quién los ingleses le atribuyen el descubrimiento de las Islas Malvinas en 1592, Américo Vespucio en 1502, Richard Hawkins en 1594 aunque las primeras cartas que se levantaron de la zona se las atribuyen los holandeses con Sebalt Weert en 1600. En 1690, un inglés, John Strong buscó refugio en estas islas para reparar su arboladura. Encontró el estrecho entre la isla Soledad y Gran Malvinas bautizándolo Lord Falkland en honor al almirantazgo.

Para fortalecer la soberanía de España, se hicieron varios tratados, entre ellos el Tratado de Madrid de 1604 y 1630; el Tratado de Münster con Holanda en 1648; “Americano” de 1670 con Inglaterra; La Paz de Utrecht de 1713 entre otros que ratificaba su soberanía en los territorios de América del sur y las islas adyacentes y su exclusividad de navegación por ellas. Inglaterra los había aceptado.

Los primeros habitantes de las islas fueron traídos por un noble francés, Antoine de Bougainville, que llegó el 5 de abril de 1764 y tomó posesión de las islas en nombre de Luís XV (rey francés), fundando el puerto Louis en la bahía de Anunciación en la isla Soledad. Un año más tarde, el inglés John Byron fundó Port Egmont en el norte de la Isla Soledad donde se estableció una colonia de galeses en nombre del rey Jorge III. En 1766 las dos colonias se encontraron, y los franceses al ser mayoría expulsaron a los galeses, sin embargo España al enterarse de esta situación obligó a las dos potencias a retirarse de la isla por el Tratado de Utrecht. En este mismo año Carlos III crea la gobernación de las Malvinas.

El 1º de Abril de 1767, los españoles a través de Don Felipe Ruiz y Puentes fundan el puerto Soledad en la isla del mismo nombre y al día siguiente toman el antiguo puerto francés ahora llamado “Puerto nuestra Señora de la Soledad”. Dos años después los españoles establecidos en el Puerto de Nuestra Señora de la Soledad se encuentran con naves provenientes del Puerto Egmont. El rey le encarga al gobernador de Buenos Aires, Francisco de Paula Bucarelli, expulsar a los ingleses de las islas. El gobernador le encarga esta misión al Mayor General de la Armada Real, Capitán de Navío Juan Ignacio de Madariaga quien organizó una estrategia con la partida de las fragatas “Santa Rosa”, “Industria”, “Santa Bárbara”, y “Santa Catalina”. El 10 de Junio de 1770 los españoles atacan al puerto de Egmont pero este decide izar la bandera blanca. “El rey español negoció con Inglaterra y a cambio de una llamada "promesa secreta", resolvió ceder y devolver Puerto Egmont.” La devolución del puerto se firma en la “Declaración de Masserano”. En 1774 los ingleses abandonan Puerto Egmont pero dejando una placa que decía "Sepan todas las naciones, que las Islas Faklands, con su puerto, almacenes, etc., son de exclusivo derecho y propiedad de su más sagrada Majestad Jorge III, Rey de Gran Bretaña..."

En 1790 mediante diversas negociaciones España y Gran Bretaña firman la convención de Nookta en la cual Gran Bretaña renuncia a cualquier ambición sobre el territorio Sudamérica o las islas adyacentes. Desde 1767 España ocupa las islas Malvinas y desde 1774 con el abandono del puerto inglés, queda como única dueña hasta 1811.

En 1811 las islas quedan desiertas por las guerras de independencia y transcurridos unos años luego de la formación del gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata, este toma posesión del archipiélago y envía el primer gobernador con 100 hombres encaminados al Puerto Soledad en 1823.
En 1825 Inglaterra y Las Provincias Unidas del Río de la Plata firman un acuerdo comercial y de amistad entre las naciones.

En 1828 se designa a Luís Vernet como primer gobernador de las islas. En 1829 la cancillería inglesa envía a un representante, Woodbine Parish a reclamar al gobierno rioplatense la soberanía inglesa de las islas Malvinas ya que las islas se habían convertido en un punto estratégico en el Atlántico sur para sus buques y transacciones comerciales. Este reclamo iba en contra de la Convención de Nookta de 1790.

En las inmediaciones de las Islas, circulaban loberos y balleneros de varias nacionalidades y cuando Vernet confisca un barco lobero norteamericano llamado “Harriet” por la matanza indiscriminada de lobos, Estados Unidos envía el USS Lexington para arrestar a Vernet, recuperar la carga del Harriet y dejar al archipiélago libre de todo gobierno. Frente a este hecho, los británicos aparecen en 1833 con la corbeta inglesa “Clío” al mando del capitán Onslow para recuperar las islas y, a pesar de la resistencia civil a cargo de Antonio Rivero, lo logran tomarla el 3 de enero. Izan su bandera y arrían la argentina. El cónsul argentino en Inglaterra protestó contra la invasión inglesa a las islas pero los ingleses respondieron que nunca habían renunciado a la soberanía de las islas. Cuando los ingleses crean la administración de las indias Falklands en 1842 los argentinos reiteran las reclamaciones al igual que en 1880 cuando se delimitan los límites con Chile y Argentina se engloba también a las Islas Malvinas. En 1908 Inglaterra se autoproclama soberano no sólo de la islas Gran Malvina y Soledad sino de todas las islas de alrededor en ese entonces deshabitadas.

En 1964 un aviador argentino, Miguel Fitzgerald decide ir a las Islas Malvinas para reclamar al gobernador la soberanía. Al llegar enarbola una bandera argentina y pide hablar con el gobernador. Termina sin ningún resultado positivo escapando de las autoridades locales hacia el continente. En 1968 hace un segundo intento pero también fracasa.

La ONU en 1965 bajo la resolución Nº 2065 (XX) exhorta a Inglaterra y Argentina a seguir sin demoras con las negociaciones diplomáticas. En 1982 decide recuperar las islas por la fuerzas.

Guerra de 1982

Tras haber fracasado las reclamaciones por medios diplomáticos, Argentina en 1982 decide recuperar las Islas Malvinas por la fuerza.

La situación del país en ese momento era desfavorable, ya que había mucha oposición contra las medidas tomadas por el gobierno con respecto a la economía y los derechos humanos. La junta militar que presidía en ese momento, podía tomar decisiones sin la autorización del Congreso que estaba clausurado. Sin embargo la gesta de Malvinas fue apoyada por los partidos políticos, la población y los medios de comunicación una vez que se hiciera pública la noticia.

Por otra parte en el Reino Unido, el 31 de marzo llegó el aviso de una posible invasión por parte de Argentina para recuperar las islas. Se mandó avisar a los hombres de un posible viaje a las Islas Malvinas para evitar la invasión argentina. Tenían prohibido realizar preparativos lo que alentó bastante el contraataque inglés hasta el 21 de mayo.

Con respecto a los recursos que cada país tenía, a continuación se presenta una tabla:

islas argentinas

Económica y culturalmente, Argentina tenía muchas deficiencias, con una deuda externa de millones, la moneda desvalorizada. Por esto y otros factores, la economía argentina no estaba en condiciones de soportar una guerra mientras que la economía inglesa era más estable y estaba en mejores condiciones. Con respecto al aspecto cultural, Argentina tenía un gran apoyo público hacia la recuperación de las Islas ya que la consideraban de interés nacional pero, los centros de investigaciones eran pocos al igual que los profesionales y médicos que pudieron asistir a la guerra, los que iban a la guerra no tenían gran formación militar, etc.

Situación Actual en Malvinas

Desde la ocupación del Reino Unido en 1833 Argentina ha reclamado incesantemente la soberanía por medios diplomáticos pero sin llegar a ningún acuerdo. Con la guerra y la victoria del Reino Unido sobre las Malvinas, Argentina rompe relaciones diplomáticas con el Reino Unido pero reestableciéndolas en 1990 en las Declaraciones conjuntas de Madrid de 1989 y 1990. “Los dos gobiernos reafirmaron su compromiso de respetar plenamente los principios de la Carta de las Naciones Unidas.” Se comprometían a solucionar la disputa por medios pacíficos, sin recurrir a la fuerza militar, reestablecer relaciones tanto comerciales, diplomáticas y culturales entre otros. También el acuerdo dejaba claro que “Nada en el desarrollo o contenido de la presente reunión o de cualquier otra reunión similar ulterior será interpretado como: Un cambio en la posición de la República Argentina acerca de la soberanía o jurisdicción territorial y marítima sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, Un cambio en la posición del Reino Unido acerca de la soberanía o jurisdicción territorial y marítima sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y los espacios marítimos circundantes” En otras palabras, llegar a una solución pacífica y reestablecer comunicaciones con el Reino Unido no significaba que el reclamo de la soberanía se suprimía.

Estas reuniones, declaraciones conjuntas y canjes de notas solo son medios provisorios para comenzar las tratativas de soberanía una vez más ya que en estas se hace una fórmula de salvaguarda en la cuál ambos países se reservan el derecho de soberanía sin apoyar el del otro y se prohíbe que terceros actúen a favor de uno u otro.

A pesar de esta iniciativa por parte de ambos países, la solución de la disputa nunca llegó a concretarse por las negativas del Reino Unido a concretar el diálogo. “El gobierno británico aseguró que la discusión sobre la soberanía de las Islas Malvinas está sujeta a la voluntad de los kelpers. "El principio de autodeterminación expuesto en la Carta de las Naciones Unidas se impone. No puede haber negociación sobre soberanía al menos -y hasta- que lo deseen los isleños" Este principio no se puede aplicar a las Islas ya que la población Kelpers no es originaria de la Isla sino que fue traída por Inglaterra en la ocupación. Pese a los pedidos de Naciones Unidas, la Comunidad Europea y La OEA, Inglaterra no esta dispuesta a abrir el diálogo.
Otros organismos que apoyan la legitimidad de los reclamos argentinos sobre las islas, son: La OEA, el MERCOSUR, ALADI, Grupo de Río y Reunión de Países sudamericanos y árabes. Mientras que otras organizaciones como la Cumbre Iberoamericana, la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur y la Unión Europea no se muestran a favor de ninguna de las partes pero incitan a ambas a iniciar las negociaciones para terminar con el conflicto de manera pacífica.

En el 2009 se retomó los reclamos por parte de Argentina pero tuvo resultados negativos por parte del Reino Unido. A su vez, en febrero del 2010 se volvió a reclamar frente al deseo de una empresa británica de sacar petróleo del lecho marino de las Islas, Argentina promulgó nuevas leyes marítimas que establecían que todas las naves que fuesen a las Islas Malvinas por el espacio marítimo argentino deberían obtener permiso de Argentina. Los Malvinenses aceptan la explotación pero una vez más, Argentina reclamará ante la ONU la soberanía de las islas y que se suspenda la explotación por haber sido de decisión unilateral y sin diálogo por parte del Reino Unido.
El jueves 17 de junio de 2010, Taiana se había presentado ante el Comité de descolonización de Naciones Unidas para reafirmar la soberanía argentina como un reclamo irrenunciable y permanente. Argentina denuncia los actos unilaterales del Reino Unido sobre la zona de disputa. Taiana dijo “Debe agregarse además, la presencia de una poderosa base militar emplazada por el Reino Unido en las islas, que en modo alguno contribuye a la creación de confianza en el ámbito militar bilateral y que constituye un elemento perturbador en el mantenimiento de la paz y la seguridad en el Atlántico Sur” . Esta base demuestra el poco interés que tiene el Reino Unido en remediar la situación con Argentina.

Argumentos argentinos de Soberanía

malvinenses

Argentina presenta dos líneas de pensamiento que sostienen su reclamo de las islas frente a Gran Bretaña: Su derecho a través de la historia, parándose en el principio de “uti possidetis iuris” y según la carta de Naciones Unidas 1514 (XV) sobre la integridad territorial.

“Uti possidetis iuris”

Mediante este principio, se establece la intangibilidad de las fronteras en épocas de la colonia. Se aplicó en América debido a la descolonización de los países bajo la corona española. Tomando en cuenta que la descolonización de varios estos frente a una misma metrópoli podía derivar en luchas internas por las fronteras, se invocó este principio que mantendría intacta las fronteras ya impuestas por España. En el caso de las Islas Malvinas al igual que el Virreinato del Río de la Plata, las bulas papales fueron los primeros documentos que establecían que el territorio americano sería de España. Esto luego se afirma con el Tratado de Tordesillas en 1494 que establece la división de América entre Portugal y España. Inglaterra nunca hizo ningún reclamo frente a esta división.
En 1810 Argentina se independiza de España, por lo que los territorios que antiguamente formaban el Virreinato rioplatense, pasaran a formar las Provincias Unidas del Río de la Plata, posteriormente llamado Argentina. A pesar de haber tenido en cuenta a las Islas Malvinas en actos oficiales desde 1810 recién diez años después, en 1820 se reconocen oficialmente a las islas Malvinas como parte de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Davis Jewett fue en “La Heroína” hasta las islas Malvinas y hizo un acto oficial en el cual Las Provincias Unidas del Río de la Plata tomaban posesión de ellas. El acto se produjo frente a marinos y loberos de todas nacionalidades, entre ellos ingleses y el hecho fue reproducido en todos los países sin haberse producido ningún reclamo.

Cartas de Naciones Unidas

Argentina siempre reclamó la soberanía de las islas tras la ocupación de Inglaterra en 1833 por medios pacíficos, hasta 1982 donde se prosiguió a tomar las islas por la fuerza. Luego de la guerra, Argentina siguió reclamando el derecho de su soberanía sobre las Islas.
El 14 de diciembre de 1960 Naciones Unidas decide crear la resolución 1514 (XV) en la cual se promueve la descolonización de los países no autónomos y eliminar el colonialismo en todas sus formas. Esta resolución tiene dos conceptos clave: La integridad territorial y la autodeterminación.
Argentina no acepta el principio de autodeterminación porque “el Reino Unido ocupó las Islas por la fuerza en 1833, expulsó a su población originaria y no permitió su retorno, vulnerando la integridad territorial argentina.” Al expulsar la población originaria e instalando colonos ingleses, deja de ser pueblo originario para pasar a tener los mismos intereses que Gran Bretaña. “Los habitantes eran ingleses y escoses en su mayoría, pues eran 2339, había también 18 chilenos, 16 noruegos, 6 argentinos, 4 dinamarqueses, 3 alemanes, 2 suecos y 2 uruguayos.” La proporción en los habitantes para 1931 era más que favorable para los ingleses ya que con la instalación de su colonia todos los habitantes originarios fueron evacuados y llevados a Argentina sin capacidad de volver. Luego de la guerra se omitió el paso de argentinos a las islas por lo que la aplicación de la autodeterminación quebraría la integridad territorial argentina ya que no sería ya la población originaria sino la plantada por los ingleses. A demás, la autodeterminación iría en contra de la resolución ya que dice en el número 6 “Todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.” La usurpación de las islas por parte del Reino Unido quiebra la integridad territorial argentina ya que era parte de nuestro territorio, no una colonia, lo que hace inaplicable el principio de autodeterminación.

El 27 de noviembre de 1961 se crea el Comité Especial encargado de examinar la situación con respecto a la aplicación de la Declaración la Concesión de la Independencia a los países y pueblos coloniales mediante la resolución 1654 (XVI) de 17 integrantes que en 1962 mediante la resolución 1810 (XVII) se decide ampliar el número de miembros a 24. Ambas resoluciones crean el Comité y reafirman la resolución 1514 (XV). Incluyen a las Islas Malvinas en las islas a descolonizar. Recién en 1964 Argentina logra poner en el cronograma del organismo el conflicto de las Islas Malvinas. El conflicto fue tratado por el Subcomité III integrado por Bulgaria, Venezuela, Irán, Madagascar, Costa de Marfil, Italia y Uruguay. Se concedió a Argentina e Inglaterra la participación en el Comité pero sin voto. El delegado argentino fue el Dr. José María Ruda. No hubo grandes avances hasta que Argentina tomó acciones militares en las islas frente a Gran Bretaña. Cuando se conoció el desembarco, naciones Unidas condenó la acción de Argentina y se entabló un proyecto de resolución en la cual se trato de llegar por medios pacíficos a un acuerdo entre Argentina y Gran Bretaña. Se crea la resolución 2065 (XX) en el cual su primer párrafo “Invita a los Gobiernos de la Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a proseguir sin demora las negociaciones recomendadas por el Comité Especial encargado de examinar la situación con respecto a la aplicación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales a fin de encontrar una solución pacífica al problema (…)” Hay que destacar que la resolución solo nombra a dos partes, Argentina y Reino Unido, no toma a los isleños como otra parte en las negociaciones. Más adelante aclara “Teniendo debidamente en cuenta (…) los intereses de la población de las Islas Malvinas (Falkland Islands);” Se tienen en cuenta los intereses de los malvinenses (Keplers) pero no sus deseos. Queda desechada la autodeterminación como una solución.
Años después debido a la falta de progresos sustanciales y reconociendo los esfuerzos de la Argentina para entablar el diálogo se crea en 1971 la resolución 3160 (XXVIII) que insta a los gobiernos de ambas partes a entablar sin demoras el diálogo y arribar a una solución pacífica teniendo en cuenta los intereses de la población isleña. En 1976 se crea la resolución 31/49 que reitera lo pedido en las dos anteriores. Así mismo se crean las resoluciones (37/9) en 1982, (38/12) en 1983, (39/6) en 1984, (40/21) en 1985, (41/40) en 1986, (42/19) en 1987 y (43/25) en 1988. A partir de la 37/9 Margaret Tatcher (Primer Ministro Inglés) niega toda negociación de soberanía si en ella no se tomaban en cuenta los deseos de los isleños. Por otra parte a partir de la 37/9 también se cambian algunos términos como “soberanía” por “problemas pendientes entre los dos países, incluyendo todos las aspectos sobre el futuro de las Islas”. También desapareció la referencia de la “población” y sus “intereses”.

Argumentos ingleses


porque son argentinas
Los ingleses se basan principalmente en la autodeterminación, el paso del tiempo desde la usurpación (estoppel).

Principio de autodeterminación

Para proponer el principio de autodeterminaciones paran en la resolución de Naciones Unidas 1514 (XV) que establece la descolonización de los pueblos. Para ello en el párrafo II establece “Todos los pueblos tienen derecho de libre determinación en virtud de este derecho, determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural.” Frente a esto argumentan que para resolver el conflicto de soberanía el pueblo malvinense debe decidir que posición adoptar.
Sin embargo este argumento no se puede adoptar en las islas ya que la población residente es inglesa. Tras la ocupación de 1833 todos los ocupantes que había fueron expulsados mientras que los ingleses traían sus propias familias para poblar el territorio. Esto significa que el pueblo no tiene que tomar la decisión ya que quebraría la integridad territorial argentina.

Estoppel

Estoppel es “Una barra que se opone a alguien de negar la verdad de un hecho que se ha determinado en un procedimiento oficial o por un organismo autorizado.” Inglaterra desde la ocupación de 1833 implantó una población suya en las islas, con sus costumbres, sus leyes, su sistema y sus creencias. Argumentan que el Estado Argentino nunca hizo ningún reclamo frente a las islas y por costumbre, las islas son inglesas. El estoppel en este caso es el paso del tiempo y la costumbre. Argentina no podría argumentar que las islas son argentinas ya que las costumbres son inglesas y nunca hizo reclamos ni mostró interés alguno por las Malvinas.
Sin embargo, el estoppel no es aplicable porque la Argentina si realizó reclamos y mostró interés en las islas. El ejemplo más concreto de esto es la guerra de 1982. Las medidas diplomáticas no daban grandes resultados, al ver esto se decidió pasar a otra vía de recuperación. Lamentablemente esta vía no dio resultados.

Conclusión

Porque las Islas Malvinas son Argentinas
Como conclusión de este trabajo, determinamos que los argumentos ingleses no tienen fundamentos sólidos en los cuales basarse para atribuirse la soberanía sobre las Islas, mientras que la soberanía argentina está avalada no solo desde el punto de vista histórico sino también jurídico. Sin embargo, la guerra es un factor muy importante a tener en cuenta, ya que la victoria de los ingleses permitió su permanencia en las Islas, más allá de no respetar los derechos argentinos.
La Argentina seguirá reclamando la soberanía de las islas pues es su derecho y nunca ha abandonado la causa, ya que es parte de su Ser Nacional. Consecuentemente, la política exterior argentina está trabajando arduamente en la recuperación de las Islas por vía diplomática y en el reconocimiento internacional de nuestra soberanía sobre las Islas Malvinas, ya que las islas siempre fueron, son y serán patrimonio histórico de la República Argentina.





Bibliografía

•http://www.cancilleria.gov.ar/prensa.html
•http://www.cuestionmalvinas.com.ar/modules.php?name=Paginas&op=_posicion_argentina
•http://www.argentina-rree.com/3/3-038.htm
•http://www.imalvinas.com/
•http://www.corfan.mil.ar/op_rosario.htm
•http://www.dipublico.com.ar/instrumentos/58.html
•http://www.inforegion.com.ar/vernota.php?id=207555&dis=1&sec=1
•http://news.bbc.co.uk/2/hi/americas/country_profiles/4087743.stm
•http://www.lv7.com.ar/2010022028562/nacionales/politica/manana-empezaria-la-explotacion-petrolera-en-malvinas.htm
•http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?NewsID=15851
•http://www.observatori.org/paises/pais_86/documentos/Islas_Malvinas_o_Falkland_Islands.pdf
•http://www.eumed.net/libros/2007b/278/66.htm
•http://www.eumed.net/libros/2007b/278/68.htm
•http://www.dipublico.com.ar/instrumentos/136.pdf
•http://www.dipublico.com.ar/instrumentos/138.pdf
•http://www.eumed.net/libros/2007b/278/27.htm
•http://www.lectlaw.com/def/e040.htm

•Pierre Razoux, "La guerra de las Malvinas" dossier.
•Carlos A. Parodi, “The politics of South American boundaries”, Praegue Publishers, 2002, Estados Unidos.
•Laurio H. Destefani, “Malvinas, Georgias y Sándwich del sur, ante el conflicto con Gran Bretaña”, Edipress, Agosto 1982, Buenos Aires, Argentina.
•Revista “Desembarco” separatas 1-25.