El Arte gobierna al Mundo

...y necesariamente debe hacerlo...

“El rock, como máxima expresión del arte, la ciencia y lo místico, conforma la mayor expresión política de la Historia, en la cual sus estilos son los partidos políticos y sus músicos sus dirigentes incuestionables”.


El Arte gobierna al Mundo

El Rock nació como un movimiento contracultural, como una respuesta necesaria y altamente deseada al dilema de vivir en un mundo cuyas reglas de juego favorecen a unos pocos y excluyen a la mayoría, y en el mejor de los casos la inclusión se da estrictamente mediante la sumisión a los valores arbitrariamente establecidos por quienes (instituciones, individuos, etc.) ejercen el dominio. Sin embargo, y a un ritmo sin precedentes, este movimiento se ha convertido en algo más que la propuesta alternativa a un sistema arcaico y poco confiable; el Rock pugna por reemplazar dicho sistema. De ahí su esencia controvertida, su eterna batalla contra los cánones de lo “establecido”, de lo “consensuado”, de lo “convencional”, y por ello es que desde sus orígenes lamentablemente ha corrido mucha sangre, muchos sacrificios (la mayoría evitables), mucha violencia se ha descargado sobre un fenómeno netamente político, sobre el que es adecuado afirmar que el Rock es una ideología y uno se atreve también a sostener con firmeza que es la Ideología que sintetice, amalgame y supere a todas las corrientes de pensamiento conocidas, a todos los sistemas sociales ensayados y que desde sus propios génesis han arrastrado el fantasma del fracaso.
política

Si bien al inicio de la década de 1980 muchos sostuvieron la premisa de que “el rock ha muerto” y que sus seguidores se amontonan en un frenesí nostálgico alrededor de la bestia difunta, lo que carece dicha premisa es de la verdadera claridad acerca de las nefastas vicisitudes que el Rock tuvo que soportar, con verdadero honor, valor, coraje, orgullo. Se intentó desde las filas de sus enemigos ponerle fecha de caducidad, de grabar un epitafio en las mentes, los corazones y el espíritu de la Humanidad tras la muerte del primero de sus líderes fundacionales. Cuando un desquiciado a la vuelta del Dakota optó por pólvora y plomo con el fin de silenciar a ese Gran Filósofo llamado John Lennon, el orden establecido creyó que había ganado la guerra; en realidad avivó la llama que alimenta al Rock y el simpático inglés de las gafas redondas alcanzó lo que pocos seres humanos pueden aspirar: la eternidad, puesto que su espíritu, su mensaje, su esencia, continua vivita y coleando en los miles de seguidores, y su vigencia cobra mayor sentido con el correr del tiempo. El Rock es como el vino, con los años se vuelve más sabroso; sólo hay que saber como conservarlo.
Sociedad

análisis

Volviendo a la cuestión del Rock como Ideología, y teniendo en cuenta la frase que abre este pequeño ensayo, de ahí se comprenden los miedos, los recelos, la furia descarnada, la hipocresía militante de un sistema que ve en la “Bestia del Rock” a una especie de anticristo que amenaza constantemente con la promesa de arrasar el mundo en un furibundo apocalipsis, sembrando caos y confusión en las “mentes inocentes” de una masa social que hay que preservar de todo mal. El poder del Rock -en términos políticos- es superior a las estructuras de poder tradicionales. Veamos las diferencias para entender un poco mejor.
Las estructuras de poder que a lo largo de los siglos en menor o mayor grado han escrito -y siguen con esa pretención- los destinos de los hombres se basan en una jerarquía altamente centralizada en donde existe claramente un amo y un esclavo, aunque el primero le guste de vez en cuando jugar a ser lo contrario; quizás porque el acto de mandar en forma caprichosa se torne rutinario y aburrido o quizás porque camufla la gran perversidad de dicho juego de poder. Los beneficios del poder primero se reparten en una élite cuya legitimidad siempre fue dudosa; poco importa si se ha basado en cuestiones divinas o mundanas. Luego, si es que queda algo, se reparte al resto las migajas y todos contentos y a mirar Tinelli que mañana hay que continuar con el yugo impuesto. Ahí vuelve aparecer la perversidad mencionada: El amo juega al esclavo porque también pretende quedarse con las migajas. En cambio el Rock primero reparte beneficios en las masas y no por simple benevolencia, sino porque el músico de rock -egocéntrico, vanidoso, ambicioso y cuanto calificativo se le quiera aplicar, justificado o no, para defenestrarlo-, entiende que hay que dar primero para recibir. Lo único que demanda es que el público sea lo suficientemente respetable. Se brinda plenamente a su público, incluso a extremos en los que su vida corre serios peligros. Recordemos los excesos de muchos artistas (Janis Joplin, Hendrix, Cobain, por nombrar algunos) y si los comparamos con la clase dirigente la diferencia es notable. Es altamente chistoso y pareciera más el argumento de un corto de Animaniacs ver a un líder político (supongamos cualquier presidente de cualquier país del mundo) sacrificar su vida en una orgía de drogas, alcohol, y demás excesos con el fin de calmar las ansias de sus seguidores que quieren más, que sabe que el show debe continuar y de nada le sirve quejarse diciendo “voy cumpliendo como puedo, yo trabajo acá...”. Aunque a veces los Hermanos Warner denotan un comportamiento mucho más coherente que la mayoría de los políticos.

rock

El Rock es pluralidad, es 100% democrático. No establece un consenso de lo permitido y de lo prohibido; es arte y por lo tanto todos los caminos conducen a un mismo resultado: brindar bienestar. Muchos podrán decir que ese bienestar es simplemente pasajero, espiritual y con eso no se come ni se paga la cuota del auto o la boleta del gas, es cierto, pero el Rock trasciende esas cuestiones del mundano mundo material y aunque disfrute del mismo sabe que la esencia de la vida es transitar por ella de la mejor manera posible y que la riqueza del espíritu es infinitamente superior y perdurable a cualquier riqueza material. Comparemos con la realidad política de cualquier país. Siempre existen dos o a lo sumo tres fuerzas-partidos-movimientos-políticos con alguna chance de simplemente hacer escuchar su voz, y las mismas tienden a reflejar los antagonismos de la sociedad. Los costos, las censuras, las condenas ideológicas, etc. son obstáculos para que las minorías puedan tener su espacio en la mesa de las decisiones. Los numerosos estilos del Rock, en cambio, muestran las coincidencias, la complejidad del tejido social.
arte

El ska tiene mucho de punk, mucho de rockabilly y juguetea codo a codo con el reggae, incluso puede adoptar matices más propios de un hard rock o expresar su melancolía de amor con no pocas baladas, por dar un ejemplo. Además, cada estilo posee su propia agenda de temas, inquietudes, reclamos y soluciones acerca de cómo hacer que este mundo gire un poco mejor, tan solo un poco, sin ambiciones desmedidas.
ideología

Cuestiones como el retorno a un mayor equilibrio con la naturaleza, el respeto por la diversidad de culturas, razas, pueblos es mucho más notorio en el reggae pero no son desconocidas ni combatidas por el heavy metal, es más se comparten y respetan; sólo que poseen distintas prioridades acerca de lo qué es más urgente o sobre qué aspectos hay que hacer énfasis. Respecto del metal en general, este estilo se ha convertido en quizás el género del rock con más aristas y subdivisiones, incluso diferenciándose por épocas, lugares, etc. Nombres como doom metal, grindcore, trash, power metal, hardcore, death metal, black metal, gotic metal, etc. dan muestra de ello. Las “Hordas del Metal” siempre estarán dispuestas a presentar batalla y no es casualidad que dentro de sus filas se hallen los personajes más oscuros y más acérrimos defensores del Rock, incluso a veces cayendo en chauvinismos indeseados; nadie es perfecto. Las mismas son el ejército que galopa al compás de los machacantes riff de los Generales del Rock, entre los que hallamos a Ozzy Osbourne, James Hetfield, Mustaine, Steve Harris, por nombrar algunos. Detrás de ellos, las huestes del metal nórdico claman por un nuevo Valhalla. Y Wagner les sonríe desde los cielos.
estilos del rock

El Arte gobierna al Mundo

La ciencia no es ajena al Rock, en ninguno de sus aspectos. Un buen ejemplo es el de Pink Floyd y Division Bell, en donde se atreven a debatir cuestiones profundas como la física cuántica y la Teoría del Campo Unificado, las telecomunicaciones y su impacto en la sociedad, entre otras cosas, temáticas quizás anunciadas en “Echoes”. Y por que no, el arte como expresión del arte mismo. Basta con escuchar a un Frank Zappa, disfrutar de la teatralidad casi operística de Queen y del Genesis con Peter Gabriel. Y no podermos dejar de mencionar la fuerza que tiene el Rock para denunciar las miserias del mundo, aunque lo haga crudamente al grito desgarrado de "No Future!!" y proponga el caos de la anarquía porque otra salida no queda. Pero eso es tema de otro post; para que éste no sea haga largo y no digan "No leí un carajo..."
política

Cerrando este ensayo y reflexión, el mismo posee un final abierto. Si bien me quedaron varias cosas en el tintero como por ejemplo profundizar en el hecho de que 60 mil personas pagan por ir a escuchar a unos tipos que bajan alguna que otra línea a través de su arte, cuando los políticos deben ellos pagar para que les escuchen lo que ni ellos están dispuestos a escuchar. Es como dice el Indio, “sólo puedo darte un par de promesas...”, y en eso el Rock va ganando las batallas, porque es sincero, vive al reflejo y al capricho de su público. Ha tenido la gran sabiduría de no engrupir a las masas con discursos en donde se le increpe acerca de lo que pueda hacer por su país, sino por el contrario, el público manda y a veces suele ser muy tirano.

Sociedad

Imaginarse entidades políticas, quizás Estados, en donde el Rock conforme el gran Parlamento en donde se debatan los destinos de los pueblos no es difícil de hacerlo.
Una vez más el Gran Profeta de gafas redondas tenía razón.
Y como él, aunque nos sintamos unos simples soñadores que a veces hablan pavadas, sigamos adelante puesto que no somos los únicos.

análisis

LORDSKULL


rock


arte

Fuente: Mi propio cerebro.
Agregado de último momento: Les dejo unos videos cuyas letras ilustran mucho de lo comentado en este post. Disfruten de ellos.




link: http://www.youtube.com/watch?v=lLVtIMwKUyI




link: http://www.youtube.com/watch?v=-b7qaSxuZUg




link: http://www.youtube.com/watch?v=MXwEtZYjcCs

6 comentarios - El Arte gobierna al Mundo

@tomas_pincha
Medio flashero-utópico, pero... Por qué no soñar?
@tomas_pincha
Te dejé 10 puntos, por lo creativo...