Argentinos y Españoles en el Titanic ¿Que suerte Tuvieron?

Al cumplirse en este pasado mes de Abril, 96 años de este dramático episodio, practicaremos un poco de memoria histórica y apreciaremos que varios capítulos de esta tragedia no están exentos de hechos curiosos, increíbles casualidades, premoniciones y también detalles muy mundanos que se han ido borrando con el paso del tiempo.

Entre las más de 1500 víctimas del naufragio del Titanic aquella trágica noche del 14 de Abril de 1912, viajaban varios pasajeros españoles y dos de origen argentino. Recordemos que paso con ellos.

Víctor Peñasco y Castellana y su esposa Josefina Pérez de Soto vivieron muy de cerca la tragedia del Titanic. Pareja de jóvenes recién casados, habían contraído matrimonio el día 8 de Diciembre de 1910 y llevaban de luna de miel nada menos de año y medio viajando por Europa. La pareja provenientes de acaudaladas familias españolas de la época, habían disfrutado en el casino de Montecarlos, en el Covent Garden de Londres, en el Museo Maxim´s de París, y habían viajado en el Orient Express, etc, etc.
Se puede imaginar el amigo lector la cantidad enorme de dinero que llevaban gastado estos jóvenes en su prolongada luna de miel, viviendo a tope y en los lugares más selecto, pero la vida les mostró su lado amargo, ya que Víctor desaparece en el naufragio y se salva su joven esposa. Esta contrae matrimonio seis años más tarde con Juan Barriobero y Armas Ortuño y Fernández de Arteaga, Barón de Río Tovía. La viuda de Víctor pudo rehacer su vida. Murió a la edad de 83 años en Madrid.

Argentinos y Españoles en el Titanic ¿Que suerte Tuvieron?

Un dato curioso podemos añadir. Estos jóvenes agraciados por la fortuna de sus familias, habían dejado un sirviente en París de nombre Eulogio con un taco de postales firmadas, para que fuera enviando estas postales a diario a la madre de Víctor, Doña Purificación Castellana Moreno, con el único fin de tranquilizarla y pensara que estaban en Francia y no embarcados en el Titanic destino a Nueva Cork. Doña Purificación había tenido “un mal presentimiento” respecto a este viaje y se opuso sin resultados a su favor, añadiendo otro de los tantos hechos extraños ocurridos en torno a este tema de la tragedia del Titanic. También podemos agregar que este joven matrimonio viajaba acompañado de una fiel sirvienta llamada Fermina, quien se alojaba en el camarote C109 y que gracias a sus declaraciones se saben algunos detalles de los últimos instantes de la tragedia. Fermina, tuvo una vida sana y fuerte como un roble y murió en Madrid a la edad de 93 años. Se sabe muy poco respecto a su familia e incluso sus apellidos. Era costumbre a principios del siglo XX que los señores registraran solo con sus nombres de pila a los sirvientes y criados, y solo se detallaba la escueta formula de “and maid”

Otros españoles que habían embarcado en Cherburgo y que se encontraban a bordo del Titanic, eran Juliá Padró i Manet de 26 años, hijo de la localidad catalana de Lliça de Munt y su esposa Florentina Duran i Moré de 30 años de origen leridano. Padro tenía un restauarant en Barcelona y lo vendió para irse a Cuba junto con su esposa. Junto con este matrimonio viajaba la hermana de Florentina, de nombre Asunción también de 26 años. Además viajaba un amigo de esta familia, su nombre era Emilio Pallás i Castelló. Todos ellos eran catalanes que viajaban con la idea de “hacer las Ameritas”, como se decía en aquella época cuando se buscaba fortuna. El origen de estas personas no era Nueva Cork sino La Habana en Cuba. Siguiendo la pista, se sabe que con el paso del tiempo Juliá Padros llegó a ser propietario de una gran compañía de autobuses en Cuba, mientras su amigo Emilio Pallás regreso a Lérida, se casó y fue propietario de una panadería. Según el hijo de Pallás que aún vive en aquella ciudad, su padre cojeó toda la vida, pues al saltar fuera de la borda del Titanic se rompió una pierna. Las hermanas Florentina y Asunción se pierden con el paso del tiempo en el olvido y seguramente terminaron sus vidas en la isla caribeña.

Otra ciudadana española que se relaciona con esta tragedia es, Encarnación Reinaldos, quien embarcó en Southampton y es una gran incógnita su vida. Se sabe muy poco de ella, incluso de sus ramificaciones familiares. Su vida posterior a la tragedia es totalmente desconocida y queda para siempre en la nebulosa de la incógnita más absoluta.

http://www.iiee.cl/sitio/img/r_titanic_2.jpg

Existe la mención de “un buen amigo argentino” por parte de los amigos catalanes Pallás y Padró al periódico “La Discusión” de La Habana el día 29 de Abril de 1912. Según estos amigos, esta persona argentina les avisó del peligro en que se encontraba el Barco. Seguramente era un pasajero que habían conocido en la travesía, y al parecer había compartido mesa con ellos más de una ocasión. No se sabe nada más al respecto de este señor sudamericano, aunque lo más probable que también fuera víctima del naufragio

Un caso especial es el de la camarera del Titanic, Violet Jessop. Había nacido el 2 de Octubre de 1887 en la República Argentina, pese a tener un acusado acento irlandés. Curiosamente había viajado anteriormente con el capitán del Titanic, Edward J. Smith en el Olimpia, trasatlántico que había chocado con el crucero británico Hawke, el cual hundió. En ambas oportunidades se salvo ilesa. Su vida posterior a la tragedia, la lleva a embarcarse como enfermera en el Britanic, barco que había reciclado como barco-hospital para la Primera Guerra Mundial. El día 21 de Noviembre, cuando el Britanic se encontraba cruzando el Canal de Kea, chocó contra “algo”, seguramente una mina y se hundió en menos de una hora. Violet Jessop se fracturo el cráneo pero nuevamente sobrevivió a esta nueva tragedia en su vida.

misterios

A la muerte de Violet, sus sobrinas encontraron manuscritos fechados en el año 1934 escritos por la propia Violet, donde esta narraba las trágicas peripecias marítimas que le tocó vivir.
La historia le guarda el mote de “gafe” o “jeta” que se ganó dada su presencia en tres naufragios de barcos similares, donde ella se salvó en todas las ocasiones.
Murió el mes de Mayo de 1971 en la localidad de Great Ashfiels, en Suffolf, Inglaterra. Vivía en una casita del siglo XVI de techo de paja, y en el año 1997 fue editado su relato “Titanic survivo” (Superviviente del Titanic)

RESUMEN DE LOS VIAJEROS EXPUESTOS EN EL ESCRITO ANTERIOR

Víctor Peñasco y Castellana (esposo de Josefina “Pepita”)
Josefina Pérez de Soto (esposa de Víctor Peñasco)
Fermina, sirvienta de Víctor y Josefina
Asunción Durán i Moré (hermana de Florentina)
Florentina Durán i Moré (esposa de Julia Padro)
Julia Padro i Manent (esposo de Florentina Duran)
Emili Pallás i Castelló (amigo de Julia Padro)
Encarnación Reynaldo (viajero anónima española)
Viajero argentino anónimo (ilocalizable su identificación)
Violet Jessop, camarera de origen argentino (“Gafe”)

De los ocho españoles que viajaban en este gran trasatlántico de lujo, monumento del capitalismo de la época, donde las estructuras sociales del mundo civilizado se representan ampliamente, solo uno es víctima en el naufragio, los otros siete se salvaron. Como dato anecdótico podemos agregar que, el joven Víctor Peñasco y Castellana quien murió en las frías aguas del Atlántico Norte, su cadáver nunca fue encontrado, las crónicas relatan, que su madre Purificación Castellana Moreno, ante la burocracia que significaba para asuntos de herencia no tener un cadáver de cuerpo presente, movió sus influencias sociales para solucionar este problema, dando a paso a especulaciones de todo tipo, incluyendo la suplantación del cadáver, pero esto es motivo de otro cuento.

CASUALIDADES Y PREMONICIONES RELACIONADAS CON EL TITANIC

Existe numerosa literatura respecto a la relación de ciertos acontecimientos y su conexión paranormal con el hundimiento del Titanic. Realizando un resumen y mencionando las más importantes, anotaremos que en el año 1898 un oscuro escritor de nombre Morgan Robertson escribió una novela titulada “Futility” (Vanidad) En esta novela idealiza un barco llamado Titán que surge las mismas funestas consecuencias que el Titanic, adelantándose 14 años a los acontecimientos verdaderos ¿Simple coincidencia? La novela de Morgan Robertson fue ampliamente difundida en el año 1912, año del hundimiento del Titanic, con el nombre de “El naufragio del Titanic” con la frase como subtitulo “El ejemplo más asombroso de profecía”

Por otra parte, la primera década del siglo XX, el periodista W.T. Stead protagoniza uno de los episodios premonitorios más curiosos. W.T. Stead publica un artículo con una enigmática historia muy parecida al Titanic. Luego se conocía que había entablado relación con dos adivinos ingleses que le profetizaron que en el plazo de dos años viajaría a los Estados Unidos y que veían a más de un millar de personas en oscuras y frías aguas del mar, luchando por salvar sus vidas. W.T.Stead compro un pasaje en el Titanic y lamentablemente para él las palabras de los adivinos acertaron. Stead falleció en las frías aguas del mar Atlántico.

Otro caso curioso que registran las crónicas de la época es referente a William Reed. Primero de todo hay que hacer notar que nació en el preciso instante del naufragio del Titanic. En el año 1935 siendo un competente oficial de la Marina Mercante Británica y que por supuesto que no cree en las coincidencias se embarca en el Titanian, que realiza el mismo itinerario del hundido Titanic. Estando casi en el mismo punto del naufragio del fatídico barco, comienza a sentir agobio y una presión enorme en el pecho, la sensación es casi insoportable y casi inconscientemente modifica el rumbo del Titanian, con tanta suerte que el mercante pasa rozando un iceberg que podría haber hecho repetir la historia del Titanic.

Para no alargarnos mucho, por último mencionaremos la incomprensible actitud del acaudalado matrimonio Wanderbright, quienes tras adquirir un pasaje de primera clase y estando ya listo el camarote, pues el mayordomo de la pareja ya había instalado todas las pertenencias de la pareja en aquel sitio, no quisieron subir a bordo. El matrimonio abandono todas sus pertenencias y al sirviente en una inesperada decisión ¿Sexto sentido? Nunca se ha explicado satisfactoriamente esta decisión de último momento de este matrimonio. Queda aquí como un dato más.

Ian Stevenson, psicólogo y parapsicóloga de la Universidad de Virginia estudio e investigo el caso del Titanic y sus casualidades. Sus resultados se pueden resumir de la siguiente forma:

* 19 casos de personas que antes del naufragio presintieron los hechos con premoniciones, clarividencias y telepatías.

** Los investigados están relacionados con el Titanic en tres niveles. Los primeros iban a viajar en el barco, otros eran familiares de los viajeros, y otro grupo estaban relacionados remotamente con las víctimas.

argentinos

Otros detalles que se sacaron como conclusión, es que la mayoría tuvieron las precognición de los hechos mientras dormían, sufriendo visiones o sueños de desastres. También el doctor Steveson constató que siete casos en los que el fenómeno premonición se presentó a horas del naufragio, es decir, cuando aún no habían recibido información alguna.

Para algunos psicólogos y estudiosos de estos fenómenos todas estas coincidencias espacio-temporales convergen con la teoría real de sincronicidad enunciada por Carl Gustav Jung, quien explica que todas las personas hemos sentido una coincidencia significativa que han modificado el rumbo de nuestras vidas. Este hecho para Jung no se trata de una casualidad, es una respuesta lógica a los parámetros de origen-causa-efecto, que al parecer nuestro mundo se mueve en torno a los citados parámetros.



Publicado originalmente en “La Séptima Llama” (España)
Autor: Raúl Núñez
Barco

3 comentarios - Argentinos y Españoles en el Titanic ¿Que suerte Tuvieron?

@cid1958 +1
aunque trillado es un buen informe te felicito por tu trabajo y agradezco dicho sea de paso. te doy 5 puntines