Me gusta mucho escribir, historias o novelas, pues esto es un pequeño extracto de una historia que he estado escribiedo desde hace algunos meses... mi inspiración es Carlos Cuahutemoc Sanchez


Y aún recuerdo aquella tarde cuando escribí Te Quiero con marcador verde sobre una servilleta, me preguntaste porque escogía
un color muy oscuro para reflejar lo que sentía por ti, y te respondí que no importaba el color del marcador que escogiese
para decirte cuanto te quiero, incluso no importaba el papel, la forma o el ambiente en donde quisiera decirte cuanto
significas para mi, sonreíste y llevaste tu mano hacia mi mejilla, me conocías a la perfección y yo a ti.
a pesar de tener dos años de relación, me atrevo a decir que esos 15 minutos fueron los mejores minutos que compartí contigo,
no era el mejor ambiente, la mejor situación, pero jamás te había dicho te quiero con tanto enfasís, con tanta emoción.
Levantaste tu cabeza para acercarte y darme un beso, pero estabas débil, no podías, así que me acerqué y
rocé mis labios con los tuyos, te di el beso que más deseaba darte, el mejor de todos, me transporté a un mundo mágico contigo,
salieron lágrimas de tus ojos, y quedaban minutos, no me lo imaginaba, pero de repente dejaste de llorar, y tu corazón dejó
de latir, te miré y te abracé.
Te perdí.
No recuerdo la hora exacta, ni el color de la sábana que te cubría y solo ha pasado un año de tu partida, solo recuerdo tu rostro,
solo recuerdo tu mirada, tu sonrisa, tu olor, solo recuerdo que un día me dijistes que tu marcarías mi vida, y fue verdad, no te olvido
No te dejaré de amar.


Pequeña historia de amor