Metales Raros y Coltán




Metales Raros




¿Qué tienen en común algunas baterías de coche eléctrico y botellas de color azul? La respuesta es que las dos utilizan cobalto, un metal raro del que se producen en el mundo unas 71.800 toneladas al año.
El cobalto también es una de las materias primas consideradas críticas para Europa, junto al antimonio, el berilio, la fluorita, el galio, el germanio, el grafito, el indio, el magnesio, el niobio, los metales del grupo del platino, las tierras raras, el tántalo o el wolframio (tungsteno). Según un informe presentado el verano pasado por la Comisión Europea, estos 14 materiales usados en tecnologías emergentes tienen una gran importancia para la economía y a la vez que un alto riesgo de escasez para el continente. Y esto ocurre, sobre todo, porque la mayor parte de su producción mundial proviene de unos pocos países: China, Rusia, República Democrática del Congo o Brasil.




Si no querés leer, mirá esta nota.



link: http://www.youtube.com/watch?v=EIjx82ljmHk




]Los 14 productos básicos son antimonio, berilio, cobalto, flúor, galio, germanio, grafito, indio, magnesio, niobio, los metales de la familia del platino, tierras raras (un grupo de óxidos e hidróxidos) tantalio y tungsteno.[/b]


tecnologia



Sólo en un ordenador personal puede haber 30 tipos de ellos diferentes. Como incide el libro ‘Quel futur pour les métaux?’, publicado de forma reciente por dos ingenieros franceses Philippe Bihouix y Benoît de Guillebon, en 30 años la humanidad ha más que triplicado el número de metales que utiliza en la industria. Y es que las nuevas tecnologías que tanto están cambiando el mundo han provocado también una explosión de la demanda de estos materiales. Lo malo es que algunos de ellos son raros o están controlados por unos pocos países (y para mayor complicación, en las aplicaciones más punteras son requeridos de una gran pureza).

guerras



En el caso concreto del cobalto, sus particularidades hacen que en algunas aplicaciones sea difícil de sustituir. Además de en baterías de níquel-hidruro metálico (Ni-MH) y de iones de litio (Li-Ion) de los coches eléctricos, también se utilizan en superaleaciones y en el circuito primario de reactores nucleares de agua a presión. En forma de óxido de cobalto, es un aditivo con el que volver azules botellas de vidrio (una moda en envases de agua mineral). Sin embargo, su importancia estratégica choca con el hecho de que la mitad de su producción provenga de la República Democrática del Congo.



El galio y el indio son dos metales muy raros a escala planetaria claves para aplicaciones como los LED y algunas células fotovoltaicas, pero también para comunicaciones de fibra óptica, pantallas de cristal líquido o pantallas táctiles. Aunque se estima que la cantidad disponible de estos dos elementos en la Tierra es elevada, se trata de subproductos de otros metales y los recursos accesibles son limitados. Sus precios están entre 500 y 700 dólares el kilo.



Las llamadas tierras raras no son tan raras, ni están todas en China. A pesar de su nombre, este grupo de 16 metales -utilizados en aerogeneradores eólicos, motores eléctricos, bombillas de bajo consumo, pero también en pantallas de televisión y otros muchos productos tecnológicos- es relativamente abundante y está bastante repartido en la corteza terrestre. Ahora bien, además de no haber muchos yacimientos importantes fuera de China, su explotación es complicada y tiene un especial impacto ambiental. El mantenimiento de los precios bajos por parte de China (con unas normas ambientales menos severas y una mano de obra más barata) es lo que ha provocado que el 95% de la producción de las tierras raras se concentre hoy en este país asiático. Esto ha creado una situación delicada, mas cuando China ha empezado a recortar sus exportaciones para reservarse parte de estos metales para su industria. “Los estadounidenses, que tienen tierras raras, dejaron cerrar sus minas para evitar problemas de contaminación, lo que probablemente vamos a ver en los próximos años es que vuelva a haber producción en EEUU o en Australia, pero con tierras raras que van a ser mucho más caras, pues tendrán que cumplir unas normas ambientales diferentes a las chinas”,




-Los metales del grupo del platino resultan esenciales en una enorme cantidad de aplicaciones, pero también algunos de ellos, como el propio platino o el paladio, son metales preciosos empleados en joyería. Un teléfono móvil convencional puede contener unos 16 gramos de cobre, 0,35 gramos de plata, 34 mg de oro, 15 mg de paladio y 0,34 mg de platino. Aunque la demanda de estos metales no deja de crecer, su oferta resulta muy restringida y cerca del 90% de la producción mundial de platino se concentra en dos países: Sudáfrica y Rusia (Otro dato: los ingenieros franceses estiman que por cada tonelada de mineral se obtienen de 4 a 7 gramos de platino). Esta situación puede complicarse aún más: el platino resulta por ahora también esencial para las pilas de combustible de los coches de hidrógeno. Se utiliza como catalizador para transformar el hidrógeno y el oxígeno en electricidad.



El litio resulta hoy en día fundamental para las baterías de ordenadores portátiles, de teléfonos móviles y también de los coches eléctricos que se espera que empiecen a circular por las ciudades. Para los ingenieros franceses -que calculan que para una batería de coche eléctrico (con una autonomía de unos 300 kilómetros) se necesitan unos 20 kilos de carbonato de litio y unos 3 kilos de cobalto-, la suma de las necesidades de este material hacen inviable la utilización de esta tecnología para la expansión a gran escala del coche eléctrico.



Bolivia cuenta con una reserva de ese metal, estimada en 100 millones de toneladas, en el salar andino de Uyuni, de unos 10.000 kilómetros cuadrados. Hace dos semanas, un estudio de geólogos estadounidenses dio a conocer que Afganistán tiene casi tres billones de dólares en reservas minerales sin explotar. Por su parte, la Comisión Europea no ha incluido de momento el litio en su primera lista de materias primas críticas, pero sí indica que en los próximos diez años puede producirse un desequilibrio entre la oferta y la demanda, por lo que incide en la importancia del reciclaje.



Así pues, en teoría se podría utilizar los metales de productos en desuso para fabricar otros nuevos. Sin embargo, existen limitaciones, como demuestran las botellas azules.
“El reciclaje puede ser una pista, pero para eso hay que concebir los productos desde el principio para que sean fácilmente reciclados, hoy no resulta sencillo recuperar los metales de un teléfono móvil”
, comenta De Guillebon, que también asegura que la pureza requerida para algunas aplicaciones tecnológicas no permite a veces utilizar materiales que provengan del reciclaje.





El Coltán y las Guerras "Tribales"



coltan



Si no querés leer, mirá este documental muy interesante de del programa Cuarto Milenio donde se expone toa la realidad de este metal.



link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=WAtDgGudvGE




link: http://www.youtube.com/watch?v=qLw-1R3SJLw




link: http://www.youtube.com/watch?v=L-0C26k8_UU&feature=related




El nombre Coltan es el resultado de la abreviatura de Columbita y Tantalita, minerales que al ser tratados ofrecen tantalio y niobio, utilizados principalmente en teléfonos celulares, consolas de videojuegos, reproductores de DVD, televisores de plasma,computadoras personales, la industria aeroespacial, en las centrales atómicas y en las fabricas de condensadores entre otros avances y nuevas tecnologías.


El mineral del futuro, la riqueza esperada y la ambición de muchos se encuentra en una roca, en un objeto inerte de la naturaleza que da fruto al Coltan. Palabra que retumba en las multinacionales más poderosas, que estremece al mundo entero, que enriquece el futuro de las comunicaciones y que por más que se oculte su realidad, es la fuente innata de odios y guerras en nuestro día a día.


Su nombre proviene de la abreviatura de columbita, de la que se obtiene columbio o niobio, y de tantalita, de la que se adquiere tantalio. Debido a sus propiedades especificas- superconductor de carácter ultra-refractario, soporta temperaturas mayores a 3 mil grados, almacena carga eléctrica en forma temporal para liberarla cuando es necesario y alta resistencia a la corrosión y a la alteración- el coltan es imprescindible para la miniaturización, característica de los dispositivos electrónicos actuales.


El 80 por ciento de las reservas mundiales se encuentran en la República Democrática de Congo, mientras que Australia sólo posee un 10 y Tailandia y Brasil un 5 por ciento. Sin embargo, a pesar de contar con gran cantidad de recursos naturales, el Congo se convirtió en el país más pobre del continente africano detrás de Zimbabue. Desde 1980, su economía ha declinado en forma considerable debido a las denominadas ¨Primera y Segunda Guerra del Congo¨.


El primer conflicto se produjo entre 1996 y 1997 con el fin de derrocar al dictador nacionalista Mobutu, quien contaba con el apoyo de Estados Unidos. Por su parte, en 1998, comenzó la llamada ¨Guerra del Coltan¨ que ha provocado la muerte de más de 5,5 millones de personas, lo que la convierte en el conflicto con mayor cantidad de víctimas fatales desde la Segunda Guerra Mundial.


Hasta hace 17 meses en solo nueve países se habían encontrado minas de Coltan: Congo, Australia, Tailandia, Brasil, Canadá, Egipto, Sudáfrica, Nigeria y Malasia. Pero con el hallazgo de yacimientos al sur de la Orinoquia venezolana y con el decomiso hace un año y cinco mes de varias toneladas de Coltan en Puerto Inírida se supo que existía este mineral en Colombia y Venezuela, por ende, ambos países entraron al club de naciones poseedores de riquezas de Coltan en el mundo. En cuanto a Venezuela, tras el hallazgo de una guaca, el gobierno de Chávez, ordenó la militarización de la región, la suspensión de su explotación ilegal. Pero son poco creíbles las cifras que ha entregado Caracas sobre las reservas venezolanas, igual sucede con los anuncios sobre otros hallazgos en el altiplano boliviano.


En relación con Colombia, también existen reparos que poseamos el 5% de las reservas internacionales, Quizás en esas cifras puede haber más especulación que realidad debido a que hasta el momento no se conocen estudios que sustenten esa estadísticas. Por el decomisó en Puerto Inírida y por versiones de campesinos de Vaupés, Guaviare y Guanía que dan cuenta de la existencia de Coltan en territorios indígenas, pero aún no hay información oficial referente a los volúmenes de explotación y a cerca de las redes del tráfico ilícito del mismo.


Ni Ministerio de Minas ni Ingeominas han publicados estudios serios de prospección sobre las reservas de Coltan, tampoco han difundido normas que regulen la explotación, el comercio y las regalías de Coltan. Lo más preocupante del asunto es que con el escándalo en Ingeominas sobre el carrusel de permisos mineros se generan más sombras que luces, en torno a la explotación de este recurso.



Para finalizar


link: http://www.youtube.com/watch?v=dROC08yQdXs