Ojalá les sirva

Estudio en escarlata es una novela de misterio escrita por Sir Arthur Conan Doyle y plicada en julio de 1887 por Ward, Lock & Co. Se le reconoce por ser la primera novela en figurar el personae de Sherlock Holmes, quien más tarde se convetiría en uno de los más grandes íconos de la novela policíaca. Esta edición fue ilustrada por el padre de Arthur Conan Doyle. En principio, Conan Doyle tituló a su obra Una madeja enmarañada. Tras varios rechazos, vio su obra publicada por Ward, Lock & Co. en Beeton's Christmas Annual en 1888 La primera edición norteamericana se publico en 1890 por J. B. Lippincott Co.

En esta novela, el detective conoce a su fiel acompañante y amigo, el Doctor Watson, quien venía después de trabajar como doctor militar en la guerra de Afganistán. Este llega a vivir al apartamento de Holmes cuando un amigo suyo le ayuda a buscar un lugar donde quedarse. Watson descubre la afición de Holmes hacia el violín, el tabaco de pipa, y la resolución de complicados casos. En esa época ya había publicado historias cortas en varias revistas , como London Society. Estaba trabajando como médico en Southsea,

La novela está dividida en dos partes bien diferenciadas. La primera se titula Reimpresión de las memorias de John H. Watson, doctor en medicina y oficial retirado del Cuerpo de Sanidad. Esta parte está narrada en primera persona por el doctor Watson, y describe su primer encuentro con Sherlock Holmes a través de un amigo común, en 1881, además de ser el primer caso en el cual Watson siguió las pesquisas de Holmes. El caso gira en torno al hallazgo de un cadáver en una casa abandonada en Brixton, Inglaterra, con la palabra "RACHEl" escrita con letras de sangre en la pared posterior.

La segunda parte de la novela se titula La tierra de los santos y da un salto en el espacio y el tiempo para situarse dos décadas atrás en Estados Unidos, concretamente en Salt Lake City, la tierra de los mormones. Está contada en tercera persona por un narrador omnisciente. Sin embargo, en el último capítulo de esta segunda parte se retorna a la historia inicial narrada por Watson y se relata la solución del caso. En este capítulo se comprueba la relación entre ambas partes del libro, que al principio parecen incoherentes. El motivo del crimen resulta ser esencialmente la venganza por un amor perdido.

Hay algunas pequeñas incoherencias en la novela que no son compatibles con las aventuras posteriores de Sherlock Holmes. Watson expone una breve autobiografía al inicio, en la cual afirma que fue herido en un hombro durante la segunda guerra de Afganistán. En novelas posteriores, esta herida se ha trasladado a su pierna. Watson también dice que tiene un bulldog, que no se vuelve a mencionar.