Cuento corto en 150 palabras
Los silencios del elevador


Cuento corto en 150 palabras


Y entré al elevador...y había un oficinista con su traje y su maletín; y también una estudiante de secundario, con su chicle en la boca y su mochila colgada a un hombro.

El elevador comenzó a funcionar con sus ruidos extraños y lejanos, hasta que se detuvo en un piso, no recuerdo cuál; la puerta se abrió y ahí entró un señor descalzo, de cabello desarreglado, con un pijama todo destrozado; estaba ensangrentado desde la cabeza a los pies; tenía un cuchillo gigante entre las manos y unos arañones en el rostro. Me miró a los ojos y me dijo: "¡Buen día!".

Lo miré en forma similar y con un ligero ademán cortés le respondí: "¡Buen día!".

Luego miró al oficinista, y después de una breve pausa contemplativa y usando el enorme cuchillo como señalador, le dijo: "¿Ese un maletín de cuero, verdad?"; el oficinista respondió, con un apagado orgullo: "Si, efectivamente".

Arreglándose un poco el cabello, mas luego miró a la estudiante y le dijo: "¿Debe ser ardua la tarea del estudio en esta época del año!...los exámenes..., las pruebas!" La chica respondió: "¡Sí!, parece que todo es: estudia esto y aquello; y haz esto..., pero hazlo rápido y bien!"

El elevador finalmente llegó a la planta baja y la puerta se abrió; ¿me pregunto si habré dejado cerrada la puerta con llave?