Liberales vende patrias

Liberales vende patrias

Continuando con la historia de Miguel Miramón, sólo tenía un mes en la presidencia y su presencia en la capital era muy necesaria para organizar el gobierno que casi desde la Independencia había sido un desgobierno; sin embargo, al enterarse de que Benito Juárez estaba en Veracruz decidió que era tiempo de dar por terminada la guerra. Sabía que si tomaba Veracruz el asunto quedaría liquidado.

Haremos un paréntesis para ver lo que pasaba en Estados Unidos y cómo se conectaría esta situación con los liberales, pues es necesario entender esta relación para después comprender lo que sucedió en la guerra y las consecuencias que hasta el día de hoy hemos padecido.


James Buchanan era presidente de la nación vecina, su nombre, semejante al de la marca de un conocido whiskey, es porque su padre era irlandés. Fue un abogado de profesión que sufrió mucho cuando su novia murió y jamás se casó. También fue embajador en Rusia y secretario de estado; con vocación totalmente imperialista impulsó la política de su país en su afán de extender su territorio a costa de México.

Buchanan había dicho que solamente reconocería a los gobiernos de México que controlaran la mayor parte del territorio mexicano, pero sorpresivamente, después de una visita de José María Mata, yerno del ministro de Juárez, don Melchor Ocampo, cambió de parecer.

Reconoció al gobierno liberal de Juárez que solamente conservaba Veracruz en su poder. ¿No parece muy sospechoso que Buchanan, el imperialista que deseaba continuar su expansión a costa de México reconociera a Juárez sin ningún interés de por medio?

Desde luego que no fue así, el interés estaba en que el ministro de relaciones de Juárez firmaría el más ignominioso de los tratados que haya firmado gobierno alguno en toda la historia de México, el llamado tratado McLane- Ocampo, con lo que los liberales obtendrían el apoyo total de Estados Unidos.

Por eso se dice que en realidad Juárez no debe ser llamado el "Benemérito de las Américas", sino el Benemérito de América, tal como se llama a sí mismo Estados Unidos.

El ignominioso tratado Juárez cedió a sus protectores el derecho a perpetuidad de paso por el istmo de Tehuantepec, también desde cualquier lugar del Río Grande hasta Mazatlán, lo que incluía Monterrey, y desde Nogales hasta Guaymas, también por Hermosillo.

Además, México se comprometía a aportar tropas para cuidar el paso de los estadounidenses por estos puntos para que no pudieran ser molestados por nadie, y éstos se reservaban el derecho de introducir tropas en territorio nacional en caso de juzgarlo necesario.

A cambio, el vecino del norte pagaría 4 millones de dólares, pero se quedarían con dos como garantía del cumplimento del tratado. Además, se firmó otro acuerdo donde ambos gobiernos se prometían ayuda en caso de necesidad. Juárez contaría con el apoyo incondicional de los gringos en su guerra contra los conservadores.

Así, con la bendición de esta mano amiga, Juárez se sentía más confiado en lograr la victoria. Años más tarde él mismo lo reconocería en una carta que envió a su amigo Epitacio Huerta el 25 de abril de 1860 donde le decía "... siento como usted, que la gran familia liberal no haya podido por sí sola y sin la ayuda del extranjero pulverizar a la reacción y levantar sobre sus ruinas los altares de la libertad".

Fuentes de Información - Liberales vende patrias

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 216 Visitas
  • 0 Favoritos

0 comentarios - Liberales vende patrias