La intelectualidad debe salir en defensa de la Iglesia

Extraído de: www.copiaoculta.org - Autor: d_peralta2008

Algunas personas pueden suponer que algunos miembros de Copia Oculta no hacemos distinciones entre, luchar por descubrir y desnudar a los masones infiltrados en cada una de las instituciones religiosas y políticas, y el respeto irrestricto hacia cada Religión, porque en realidad son cosas diametralmente opuesta. Vivimos en un País de amplia mayoría Católica y de hecho muchos miembros de Copia Oculta profesan dicho culto, como así también otros credos. En ese sentido somos muy cosmodogmáticos, flexibles o bien hidalgos librepensadores, pero en el buen sentido de la semántica, porque de hecho somos capaces de atacar a la misma masonería corporativa y aristocracia mundial, sin que se nos caiga un solo remordimiento. Este escritor, se indigna al ver lo que han hecho de tan antigua y loable Institución, y me refiero a la Iglesia Católica.
En el seno del catolicismo la Iglesia vive sin problemas en perfecta simbiosis con el orden social. La iglesia penetra todas las costumbres, el clero está bien formado y es influyente. Se difunde la devoción al Sagrado Corazón, las cofradías y las misiones populares, impulsadas por Francia, España, Italia, Alemania, Austria, Bélgica, Latinoamérica, etc... La iglesia está perfectamente acomodada, sin percatarse de lo que se viene encima. El peligro se cierne sobre ella.

El papado ha pedido ayuda para luchar contra los protestantes primero y contra los jansenistas, después. Esta dependencia del poder civil llegará a ser una espada de doble filo. Dentro de la Iglesia surgen divisiones que son figura de las divisiones de la nación, especialmente en Francia. El poder episcopal se difumina mientras se ensancha el abismo entre bajo clero y alto clero,...el bajo clero se siente humillado, pues sabe de antemano que su rango será el de su familia.

Aparece además un cierto sindicalismo contra el poder episcopal, alentado por el jansenismo. Por otra parte, dentro de la vocación se vive con cierto acomodo: la vida religiosa promueve y no exige grandes esfuerzos, se ven muy pocas vocaciones a las misiones. La invasión de las ideas de la ilustración sigue provocando la crisis de conciencia europea: razón, no dogmas; tolerancia, no monopolio religioso; ateísmo y culto civil, no culto religioso. Pululan las logias masónicas y los filósofos...

Comienza el "proceso al cristianismo". ¿ culpable o inocente ?

La Iglesia se defiende ante la ilustración

La Iglesia intenta defenderse contra los ataques con los medios tradicionales: excomunión, privación de sacramentos, recurso al brazo secular, censura de malos libros, peticiones para que intervengan los poderes públicos, obras apologéticas.

Pero también la Iglesia aprovechó lo positivo de estos aires de la ilustración; por ejemplo, en Alemania la ilustración católica propuso un retorno a las fuentes, una purificación de las devociones, una renovación de la teología, una mayor tolerancia y una aproximación a los protestantes. Se elaboraron catecismos que pudieron utilizar tanto los protestantes como los católicos. Uno de los representantes más notables de este movimiento es Sailer, sacerdote bávaro, profesor de teología pastoral, que tuvo iniciativas en espiritualidad y practicó un ecumenismo mediante círculos bíblicos interconfesionales.

¿Qué hará la Iglesia ante el problema de los jesuitas?

El ataque a los jesuitas es similar a las persecuciones que sufrió la Iglesia mas tarde. Y si bien es cierto que hoy los jesuitas están mimetizados y organizados como una masonería, es porque se vieron forzados por las persecuciones de otras masonerías aristocráticas de mayor arraigambre y poder.

¿Por qué los reyes presionaron al papa para que suprimiera la orden?... El ministro Pombal en Portugal acusó a los jesuitas de traficantes, con mercaderías de las reducciones, para lo cual falsificó documentos; Pombal creyó ver tambalear su imperio cuando un jesuita atacó los intereses económicos que poseía. Hubo luego un ataque contra el rey; de ello se culpó a los jesuitas y éstos fueron expulsados de Portugal. Acusados, condenados y expulsados sin derecho de defensa. Recordemos que los Monjes Templarios también sucumbieron al ser acusados de herejía,...ergo se los sindica como los primeros banqueros poderosos de la edad media. La lucha por el dinero y el poder no hacen distinciones ni con la religión.

En Francia, por ejemplo, algunos jesuitas denunciaron el adulterio de Luis XV y madame Pompadour; ciertos yerros económicos de un jesuita en Martinica fueron endosados a la Compañía de Jesús. Todo esto provocó acusaciones virulentas en toda Francia y Luis XVI la suprimió.

¿Por qué el Papa Clemente XIV suprimió la Orden de los Jesuitas?... En el decreto se decía: "para salvar la paz" (1773). No sería muy duradera esta paz; y no pasarían muchos años de bonanza, pues el próximo ataque sería a la misma iglesia, como lo había dicho Voltaire: "Cuando hayamos concluido con los jesuitas, más fácilmente acabaremos con la intolerante iglesia". Efectivamente, el ataque fue a la iglesia, al papado, y al poder temporal con la supresión de los estados pontificios y, de esta manera, borrar a la iglesia de la faz de la tierra (1870).

No lo lograron. Como no hay mal que por bien no venga, pasada la tormenta resurge la Compañía de Jesús, con aureola de mártir, en el siglo XIX. ¿Cómo juzgar la supresión de la Compañía por parte del Papa Clemente XIV?. La supresión de la Compañía es considerada por la historia como una derrota del papa de ese tiempo. Como atenuante, debe recordarse también que cuando Clemente XIV firmó el decreto era considerado un hombre muy débil y títere de la francmasonería, amén de las deudas que con ellos mantenía.

La Iglesia ante la masonería

La Iglesia no quedó callada. Clemente XII en 1738, Benedicto XIV en 1751 execraron y condenaron esta agrupación secreta y anticristiana, fruto de la ilustración y de la revolución.

¿Cuáles son los grandes errores de la masonería, con los que la Iglesia no comulga ni puede comulgar?

a) Un dios impersonal: Aunque la masonería inglesa acepta una gran Fuerza Superior que dirige el mundo, llamada el Gran Arquitecto del universo, sin embargo, es para ellos un dios tan indefinido, tan vago, tan impersonal, que prácticamente no ejerce en su vida ninguna impresión que incline a la fe o a la piedad. El masón quiere dejar a Dios tranquilo en el cielo, y gobernar él solo en la tierra.

b) Todo masón es librepensador, o sea, para él hay un principio sagrado: cada uno piense y opine con la más absoluta libertad, sin fijarse en lo que diga la Biblia, la Iglesia, los santos. Por eso, consideran a la Iglesia, a la Biblia y a la doctrina de los santos como superstición, tiranía, prejuicio, opresión, dictadura.

c) La masonería exige tolerancia total, o sea, nadie tiene derecho a prohibir nada, o a imponer leyes de moral. Es el famoso lema: "Dejar hacer, dejar pasar".

d) Libertad absoluta de culto y libertad total de conciencia, entendidas en el sentido de que cada uno honre a Dios como se le antoje y no como enseña la Iglesia de Cristo. Para cada uno es bueno lo que él cree que es bueno y es malo solamente lo que él se piensa que es malo. Esto se llama subjetivismo y lleva a los peores errores.

e) La masonería exige indiferentismo religioso, mantenerse neutral, sin declararse a favor de ninguna religión. Así se declara que todas las religiones son iguales. No podemos admitir esto. Aunque en todas las religiones pueda haber destellos de verdad y bondad, sólamente la fe en Cristo es la religión verdadera.

f) Neutralidad del estado en materia religiosa: La masonería insiste en que el gobierno no debe ayudar a la religión. Debe ser neutro.

g) El masón exige la enseñanza laica, es decir, aquella en la que no se le da importancia a la religión. El gran triunfo de la masonería mundial ha sido imponer la enseñanza laica en todos los países, quitar los crucifijos de las escuelas y de los despachos gubernamentales.

Por todo lo que hemos explicado, se deduce que no se puede ser católico y masón al mismo tiempo. Son términos contradictorios. Un masón no puede acceder a los sacramentos.
Pero estos son solo enunciados porque no es así en realidad. Hay muchos fervientes y leales sacerdotes que pugnan por una apertura, modernización y agiornamiento del culto católico para con la sociedad, pero el problema es que el Vaticano ya ha sido infiltrado por masones que han hecho toda la carrera sacerdotal, y suelen ser quienes mas rápida y acelerada carrera hacen dentro de la Iglesia,. dado el poder que ya tienen adentro y merced al dinero que manejan estos ocultistas. Ya hemos visto como el Papa Pío Nono tuvo que pagar sus favores a los Rothschild, cuando estos fueron desalojados por los revolucionarios Italianos en el siglo XIX. También vimos como el hijo de los abogados del Vaticano, de la real familia Pacelli, se terminó erigiendo como el Papa Pío XII. ¿ Quien es quien dentro del Vaticano ?,...saberlo, ha generado una lucha interna sin cuartel dentro de la Iglesia,...porque muy a pesar de los masones, todavía quedan católicos y cristianos auténticos que dejarán sus vidas por defender al catolicismo.

En la revolución francesa, ¿qué le pasó a la Iglesia?

¿Qué consecuencias trajo la revolución francesa a la Iglesia?

La revolución inició como una renovación política y social. Pero, dado que la iglesia estaba muy ligada a las instituciones de la monarquía, la revolución, movida por las ideas anticlericales de la ilustración, se volvió anticristiana hasta el punto de desatar una sangrienta persecución.

En 1790 la asamblea votó la nacionalización de los bienes eclesiásticos, la supresión de las órdenes contemplativas y decretó la "constitución civil del clero". La "constitución civil del clero" era una medida radicalmente antirreligiosa. Además de que rompía el concordato de 1516, comportaba una separación de la iglesia de Francia del papado, y su total sometimiento al estado. Sólo 4 obispos de las 133 prestaron el juramento civil.

En 1791 el Papa Pío VI condenó la "constitución civil del clero" como contraria a la esencia misma de la iglesia. En represalia la asamblea legislativa, impulsada por la comuna revolucionaria de París, adoptó una serie de medidas contra los sacerdotes. Eran encarcelados, y cuando Prusia amenazó con invadir Francia, se acusó a los sacerdotes de traidores y se les condenó a muerte. Fue el momento del "terror" de septiembre de 1792. En ese mismo mes fue abolida la monarquía y el mismo calendario gregoriano, que era el seguido por la Iglesia. Fue éste un intento insensato de abolir el cristianismo y de substituirlo con una nueva religión. De hecho en 1973 se celebró la entronización solemne y ridícula de la "diosa razón" en la catedral de París.

Ante tales desmanes el pueblo cristiano, especialmente de la provincia de la Vandea, se rebeló. Pero la represión fue atroz y provocó innumerables mártires. Sin embargo, fue tal la resistencia del pueblo cristiano, que la convención tuvo que negociar. Se firmaron tres documentos: amnistía para los insurrectos, reposición de los sacerdotes que no hicieron el juramento civil en sus antiguos cargos, libre ejercicio del culto. Esto demostró que el pueblo francés era profundamente critiano, y que la fe no se puede suprimir con atrocidades.

El Papa Pío VI, que condenó la "constitución civil del clero", fue secuestrado por Napoleón, y murió en poder del secuestrador a los ochenta y dos años de edad, cuando el pánico cundió en la Iglesia. Sobre la tumba de Pío VI, en Francia, podía leerse: "Pío VI, último Papa". ¡Eso creían los enemigos de la Iglesia!


Nuevas Congregaciones

En este siglo tan convulso, tres nuevas Congregaciones religiosas surgieron en el seno de la iglesia, que le dieron vitalidad y fuerza:

San Juan Bautista de la Salle, francés, funda la Congregación de Hermanos de las Escuelas Cristianas, aprobada en 1724, para la formación de maestros y niñez.

San Pablo de la Cruz, italiano, dio origen a los pasionistas. Tienen como fin promover las misiones, los ejercicios espirituales y la propagación de la devoción a la pasión del Señor.

Los redentoristas son obra del infatigable obispo San Alfonso María de Ligorio, italiano, que descolló también por su obra de Teología Moral. Pío IX lo declaró doctor de la iglesia en 1871. Su congregación se dedica al apostolado en medios populares y a las misiones parroquiales.


CONCLUSIÓN

En Copia Oculta estamos preocupados y ocupados en saber la verdad, sin tomar en cuenta los costos y riesgos. Sabemos que en el mundo se están produciendo cambios fundamentales que cambiarán la configuración de la humanidad y su vida como sociedad organizada. Sabemos que esta crisis financiera y económica internacional es dolosa, e intuimos que los adoradores de Lucifer harán hasta lo imposible por consagrar un mundo globalizado bajo su mando. También creemos que para ello se valdrán de guerras y miserias. Si no hacemos nada, lograrán que nos enfrentemos entre religiones, etnias y culturas. Nada es suficiente para ellos, y los costos en vidas y sufrimientos lo ven como justificado. Estos han sido tiempos muy convulsivos para la Iglesia. Durante casi dos siglos se ha hecho de la revolución francesa un mito. Se han exagerado los logros de la misma ocultando los hechos vergonzosos y execrables, sobre todo las violaciones de los derechos más fundamentales de la persona, hechas precisamente en nombre de la "libertad, igualdad y fraternidad". ¡Qué cinismo!. Luego vinieron las dos guerras mundiales anunciadas en sus proyectos, que debilitaron aún mas a la Iglesia,...y ahora van por la tercera. Ojo, en la Iglesia hay dos grupos bien definidos, lástima que las minorías representada por los masones son los que detentan los mas altos cargos dentro del vaticano. Digo pues, apoyemos a los sacerdotes con auténtica vocación cristina que son mayoría, pero con poco poder.

Se quiso abrir la era de la democracia, de la libertad y del progreso, pero a costa de muchos atropellos, intolerancias y retrocesos morales. ¡Qué contradicción!

No obstante, la Iglesia siguió adelante, pues "las puertas del infierno no podrán destruirla", porque su fundador es Jesucristo, el Hijo de Dios, y Él ha triunfado, triunfa y triunfará. Y con Él triunfan quienes van en esa barca. La Iglesia no ha pasado a la historia, y como diría Goethe, "no como una ruina ilustre, sino como una estrella luminosa, que a pesar de tantas tormentas, siempre nos señala el norte. ¡Bendito sea Dios para los católicos!