La hegemonía comercial inglesa

Hola taringueros, este es mi primer post, espero que les guste y sepan apreciar mi esfuerzo.

Les voy a contar por que elegí este tema. Resulta que la semana pasada tuve una prueba sobre esto y el profesor nos dio que estudiemos de una fotocopia. Yo igual quise buscar algo de esto en internet, pero no encontré ni m…. y bueno quise compartir la información con ustedes, por lo tanto tuve que copiar de la fotocopia. Les pido perdón si se encuentran con algunas faltas de ortografía.

La hegemonía comercial inglesa
Durante la época que se inicia después del Congreso de Panamá y que termina en 1860, América Latina adquirió los contornos políticos actuales. Con pocas excepciones, quedaron definitivamente constituidos y demarcados los Estados nacionales que existen hoy. En ese mismo lapso se impuso la hegemonía comercial y parcialmente política de Gran Bretaña sobre América Latina, seguida de cerca por Francia y por Estados Unidos. En términos generales puede aclararse que Inglaterra, con su dominación indirecta o semicolonial, sustituyo los colonialismos español y portugués que anteriormente habían regido los destinos de América Latina. La dominación colonial ibérica desde hacia tiempo había sido, en lo económico, un factor intermedio entre los países más desarrollados de Europa-sobre todo Inglaterra- y los territorios americanos. Con la eliminación de ese costoso intermediario, Inglaterra asumió directamente, por los mecanismos del libre comercio internacional, la hegemonía económica sobre Latinoamérica.
La hegemonía semicolonial inglesa se distinguió por el carácter discreto y encubierto de los mecanismos de presión aplicados a los países latinoamericanos. Con considerable tacto, los hombres del Foreign Office tendían a respetar las susceptibilidades personales de los latinoamericanos y a abstenerse de intervenciones o amenazas abiertas y brutales. En ese sentido se diferenciaron positivamente de los crudos métodos intervencionistas empleados por la potencia norteamericana en la etapa de su predominio imperial a partir de 1898. Cabe señalar, sin embargo, que la mayor intensidad del intervencionismo político en tiempos posteriores no resulto simplemente de un estilo subjetivo distinto, sino que fue el producto de una intervención económica cada vez más completa: el semicolonialismo pos independentista en la América Latina paso de una etapa de exportación de mercancías a otra, fundamentalmente inversionista y de exportación de capitales, de control sobre los recursos naturales y un número creciente de medios de producción. Esto es comprensible pues quienes participan en la economía de un país subdesarrollado, a través de inversiones directas, tienden a intervenir más marcadamente en su vida política y social que aquellos cuyos intereses son meramente comerciales.
La colonización ibérica impidió la formación y el auge de una burguesía empresarial latinoamericana, al someter la población a un riguroso control político absolutista, al dar supremacía a la clase terrateniente y al frenar el desarrollo de manufacturas locales. La guerra de la independencia, con la consecuente destrucción de los medios de producción existentes, acentuó la rutina de la burguesía incipiente en diversas partes de Latinoamérica, y favoreció el auge de feudalismo.
Sin embargo, hubo excepciones a esa tendencia general. Si el régimen colonial español fue desfavorable a un desarrollo industrial autóctono en América, no lo prohibió totalmente. En todas las colonias españolas, así como en Brasil, existían a fines del siglo XVII y comienzos de XIX diversas manufacturas. En México la industria textil se encontraba desarrollada, con centenares de talleres y miles de obreros. Lo mismo sucedía en Perú, Chile, Rio de la Plata y Brasil. Una industrialización incipiente en la misma rama se encontraba también en Centroamérica, las Antillas, Venezuela, Nueva Granada y Quito. En otras especialidades, tales como la elaboración de artículos de metal, de cuero y de madera, América Latina se encontraba en pleno progreso al llegar a las postrimerías de régimen colonial.
Desde 1810 Latinoamérica quedo abierta a las mercancías inglesas. En el caso de Brasil, esa apertura se produjo por intermedio de un tratado comercial que convirtió el país en una colonia económica de Inglaterra. No solo a las mercancías inglesas se les abrió ampliamente el inmenso territorio nacional, sino que, además, los comerciantes británicos la extraterritorialidad judicial. Las colonias hispánicas, insurgentes, se apresuraron a enviar misiones diplomáticas a Londres, y a negociar con Inglaterra la asistencia política y militar a cambio del libre comercio para los productos británicos. Solo unos pocos reductos de nacionalismo económico latinoamericanos resistieron a la invasión de los productos extranjeros. Unos de esos reducto fue el Paraguay del doctor Gaspar Rodríguez Francia, y otro, aunque en menor grado, fue Uruguay durante los años en que José Artigas rigió su destino.
La invasión de productos de la industria inglesa arruino las manufacturas americanas existentes en aquellas partes donde no se le opusieron barreras proteccionistas. En México, Nueva Granada, Perú y Brasil, la producción textil autóctona fue sustituida en su mayor parte por productos ingleses.
Junto por su empeño de conquistar los mercados latinoamericanos para sus productos, Gran Bretaña siguió una política encaminada a dominar las desembocaduras de los grandes ríos del continente, sobre todo el Rio de la Plata. Con ese afán, Inglaterra promovió entre 1826 y 1828 la independencia de Uruguay, valiéndose de su condición de Estado débil a través del cual su influencia podría penetrar en el continente, derribando progresivamente los obstáculos nacionalistas erigidos por Paraguay y por la Argentina de Rosas. Por otra parte la política de Londres procuraba mantener factores de pugna que requerían la continua presencia mediadora de la diplomacia inglesa.
No todos los países latinoamericanos aceptaron dócilmente la nueva dependencia ante la gran potencia inglesa y ante la nación que constituía la segundo fuerza externa después de Gran Bretaña: Francia. En el plano de la política económica, varios Estados intentaron, durante 1828 y 1860, crear una estructura industrial propia y seguir una vía nacionalista de desarrollo. Sectores manufactureros nacionales, productores agropecuarios no vinculados al mercado externo, e intelectuales o militares patrióticos, convergían en ciertos casos con las mayorías populares para imponer políticas proteccionistas y de fomento de una economía autónoma.

En México, el ministro Lucas Alamán, implanto un régimen de medidas aduaneras proteccionistas y estimulo el desarrollo de manufacturas, aunque fue interrumpida por la revuelta tejana de 1835, una invasión francesa en 1838, y finalmente por la represión norteamericana de 1846.
En Paraguay, Gaspar Rodríguez Francia impuso, de 1814 a 1840, el más autárquico de todos los regímenes económicos latinoamericanos. Nacionalista y paternalista extremo, Rodríguez Francia quiso educar a su propio pueblo y hacerlo prospero de forma totalmente autónoma, aislándolo de las corrientes hegemónicas extranjeras en lo material y en lo político. Bajo su dictadura férrea, Paraguay alcanzo un alto nivel de desarrollo agropecuario y manufacturero. El nivel de vida de su pueblo se elevo por encima del de las naciones circundantes. La intensa labor educativa de Rodríguez eliminó el analfabetismo. Los ingresos aduaneros y otros impuestos fueron utilizados por el poder público para crear una economía diversificada y auto sostenida. En vista de que ese capitalismo de Estado chocaba frontalmente con los interés económicos europeos, Inglaterra y las demás potencias del viejo mundo, en alianza con los liberales pro británicos de la propia Latinoamérica, desencadenaron una campaña propagandística contra Rodríguez Francia. Se le pintó con las características de un déspota sanguinario, sádico y loco, y se afirma que bajo su candidatura Paraguay era un antro de barbarie. La realidad fue distinta. No cabe duda de que los sectores medios y populares lo apoyaban mientras se le oponían los grupos ricos, deseosos de vincularse al comercio internacional dominado por los ingleses. A la muerte de Rodríguez Francia, en 1840, le sucedió en la presidencia el doctor Carlos Antonio López, quien continúo la política nacionalista en forma menos extrema pero igualmente efectiva. La hostilidad inglesa y liberal contra el régimen paraguayo continúo manifestándose. Más tarde, bajo la presidencia del hijo de López, Francisco Solano, la presión de los interese comerciales contra el nacionalismo paraguayo habría de provocar la guerra de la triple alianza.
En Argentina, entre 1835 y 1852, el dictador Juan Manuel de Rosas implanto igualmente un régimen proteccionista, de resistencia a la penetración y a la hegemonía de los interese extranjeros. Inglaterra y Francia, limitados por su política proteccionista y por el cierre del rio Paraná a los barcos extranjeros, dieron todo su apoyo a los liberales (unitarios) enemigos de Rosas y, entre 1838 y 1845 intervinieron directamente contra él, bloqueando Buenos Aires.
En todo el continente los aliados de la penetración económica extranjera fueron principalmente los grupos y partidos liberales, con sus denominaciones variables de país en país. Estos partidos constituyeron la tendencia social y política latinoamericana que luchaba por los intereses de los terratenientes que producían más para el mercado exterior y de la burguesía exportadora e importadora. Generalmente los liberales tenían su principal fuerza en las zonas costeras y en los puertos. En cambio, las provincias del interior de diversos países eran las bases de las corrientes políticas opuestas a la penetración de los interese de los comerciales extranjeros dichas corrientes eran conservadoras. Entre esa corriente se encontraban los federalistas de Argentina y los “blancos” de Paraguay y Uruguay. Tenían como empeño común desarrollar la provincia y liberarla de la dominación del litoral y de los intereses económico-sociales ligados al comercio internacional.
En su política de penetración comercial en América Latina, los británicos eran apoyados en muchos casos por Francia, cuyos intereses comerciales coincidían con los suyos. Inglaterra y Francia tuvieron conflictos de intereses en el área del mediterráneo entre 1830 y 1841; ese último año llegaron incluso a un grado de tención extrema, pero el problema fue superados, y entre 1841 y 1860 los intereses políticos y económicos ingleses y franceses coincidieron en gran medida.
En cambio, existió una rivalidad constante entre Inglaterra y Estados Unidos. Expansionistas, los norteamericanos avanzaron paso a paso, quitándole la mitad de su territorio a México, ejerciendo influencia en Cuba, e interviniendo en América Central. En cada una de esas zonas chocaban con los intereses y la influencia ya establecidos de Gran Bretaña. En América Central, Inglaterra abandono su moderación habitual y estableció su presencia colonial directa en la Costa de los Mosquitos (Nicaragua), a fin de erigir una barrera contra las incursiones norteamericanas. Inglaterra y Estados Unidos fueron competidores con miras a la futura construcción de un canal interoceánico a través de Centroamérica o Panamá. En 1850 lograron firmar un acuerdo que armonizo sus intereses al respecto. Ese convenio marcó el primer reconocimiento, por parte de Gran Bretaña, de una esfera de influencia norteamericana a América Latina y el Caribe.

En resumen, la época de los años 1830 a 1852 significo para América Latina una dependencia semicolonial, en vez de la dominación colonial abierta y completa que había ejercido las coronas ibéricas. La principal potencia que ejerció esa hegemonía semicolonial fue Gran Bretaña. Su instrumento fundamental fue el comercio. Pudo contar con el apoyo de los terratenientes y los mercaderes vinculados a comercio internacional. El “imperialismo liberal” ingles estuvo generalmente apoyado por el de Francia, que también estableció su esfera de interés en América Latina. En cambio, existió siempre una clara y fuerte rivalidad entre los ingleses y los de Estados Unidos.
Bueno, para que el post no quede tan “pelado” voy a agregarle algunas cosas.


Los tigres del norte: América
haber nacido en América, es como una bendición
Llena de bellas imágenes, que alegra el corazón
Mosaico de mil colores, bellas mujeres y flores
Para los pueblos de América, les canto mi canción

De América, yo soy, de América, yo soy

(Del color de la tierra yo he nacido
Por herencia mi idioma es castellano,
Los del norte dicen que soy Latino,
No me quieren decir americano,
Soy el Gaucho al galope por las Pampas,
Soy Charrua, Soy Jíbaro, Utumano,
Soy Chapín, Esquimal, príncipe Maya,
Soy Guajiro, soy Charro Mexicano,
Si el que nace en Europa es Europeo,
Y el que nace en el África, Africano,
Yo he nacido en América y no veo
Porque yo no he de ser Americano
Porque América es todo el continente,
Y el que nace aquí, es americano,
El color podrá ser diferente,
Más como hijos de Dios, somos hermanos)

En Argentina y Colombia, Ecuador y Paraguay
Brasil, Chile y Costa Rica, Salvador y el Uruguay
Venezuela y Guatemala, México, Cuba y Bahamas,
Todos son Americanos, sin importar el color

De América, yo soy, de América, yo soy
De América, yo soy, de América, yo soy




La hegemonía comercial inglesa

mexico


latinoamerica



paraguay

imperialismo


Argentina


La hegemonía comercial inglesa

mexico

latinoamerica

Bueno gente esto es todo,mi conclusion es que, antes era Inglaterra y algunos paises europeos,ahora es EEUU que creen que este es su patio trasero y nosotros permitimos que entren . Como había dicho espero que aprecien mi esfuerzo porque para hacer este post no pude ir a jugar a la pelota, y la verdad que me indignó no poder encontrar información sobre esto en internet.

Saludos!!


Fuentes de Información - La hegemonía comercial inglesa

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 2.317 Visitas
  • 0 Favoritos

2 comentarios - La hegemonía comercial inglesa

@lacruzgustavo15 Hace más de 2 años
Consejos, mejora tu ortografia, y creeme nadie va a leer un copy-paste, y menos si para colmo escribes que es copiado. Shalom
@xdavid_kane Hace más de 1 año
buen aporte bien..