Hay gente fresca. Hay gente muy fresca. Hay gente requetecontra fresca. Pero esta nota es para honrar a una categoría con mención honrosa dentro de este ambiente. Me refiero a los "cara de raja" (denominación chilena para los HIPER patudos), esos patéticos individuos que a falta de dones propios (de cualquier tipo) se aprovechan de cualquier circunstancia para vivir a costillas nuestras. Por cierto, esto lo logran a fuerza de patrañas, engaños y otros artilugios de poca monta. Un sinónimo aceptable por la academia del Doctor que suscribe (quizá también por la de Lafourcade...) es "PARÁSITO RASTRERO". Son fácilmente identificables, se encuentran en todo ámbito. Los reconocerás por los aires de galanes de poca monta, en el caso de los machos, o por la falta de expresión facial en las hembras, a consecuencia de aguantar la respiración para que no explote la faja abdominal debido a la gran cantidad de tejido adiposo que intentan esconder. Sin Embargo, donde se pueden identificar con mayor facilidad no es en el terreno físico, sino en su conducta. Una de sus características principales es la "mediocridad inoperante activa", descrita por José Gonzales de Rivera, y que consiste en un trastorno de la personalidad caracterizado por la exacerbación de tendencias repetitivas e imitativas, apropiación de los signos externos de la creatividad y el mérito, ansia de notoriedad que puede llegar hasta la impostura y, sobre todo, intensa envidia hacia la excelencia ajena, que procura destruir por todos los medios a su alcance. Veamos algunos ejemplos de comportamientos "carerrajinos":

El "carerraja", dentro de una organización cualquiera, hace notar a las jerarquías superiores que "EL HACE TODO" en evidente desmedro para con sus colaboradores.
El "carerraja", dentro de una organización cualquiera, es incapaz de conllevar su puesto, ya sea por la ignorancia hacia los procesos que desarrollan sus subalternos o por que sencillamente no le interesa lo que pase. Existe una modificación a un dicho popular que aplica, "si funciona, y no sabes como o por que funciona, no lo toques". Esto conlleva al alejamiento del personaje en cuestión hasta niveles insólitos e inadmisibles para cualquier entidad.
Como consecuencia de lo anterior, el "carerraja" al encontrar una situación de conflicto, en ves de enfrentar el problema, comienza a culpar a todo el mundo de la situación, con argumentos insólitos y que, a vista de gente conocedora del tema origen, parecen ridículos.

Por lo extenso de este estudio y, para no aburrir al lector, en los próximos días continuaré con la redacción de este articulo.

¿conoces algún "carerraja"?

¿te queda el sombrero?

¿puedes aportar con algún comentario a este articulo?

Saludos