La historia del Hentai: Sin triki triki no hay bang bang

Hentai, su Historia
G-Taste


Índice:
-La Historia
-Géneros
-Series famosas

series

La Historia:

otaku


Si le preguntamos a cualquier sexólogo sobre las tendencias sexuales de la gente, nos dirá que el ser humano se divide básicamente en tres grandes grupos: heterosexual, homosexual y bisexual. Pero basta con husmear un poco entre los populares mangas Hentai para dar cuenta de una cuarta sexualidad notoriamente más compleja que las anteriores: japonés. No importa que tan retorcida, grotesca, ilegal o insólita sea una fantasía sexual; si existe, seguramente esté representada en algún hentai. Esta palabra significa originalmente “raro” o “anormal” y, por extensión, se la usa mucho para referirse despectivamente a un degenerado o pervertido sexual. De aquí que sea el termino más común para denominar a la pornografía nipona, tanto en el mismo archipiélago como en el resto del mundo.

Aunque cabe recalcar que en el propio Japón se utiliza para nombrar a cualquier tipo de porno, mientras que en occidente se lo relaciona con las animaciones de dibujos, ya sea en los incontables mangas, en los numerosos animes, o en los cada vez más variados Eroge (Erotic Games).

generos
Ecchi Bunny Girl


De la palabra hentai también se libera el término “Ecchi”, que es como los ponjas intentan pronunciar la H del inglés (“eich”), aunque en este caso la cosa se vuelve más confusa @.@. Se dice que esta expresión se pario en los 60s, cuando decir “ecchi suru” (literalmente, hacer h…) era un eufemismo para hablar de tener relaciones (que es un eufemismo para coger) y de ahí se lo empezó a usar para cosas referidas a sexo explícito. Por eso la letra H es equivalente a la famosa XXX occidental de las pelis con puro mete-saca, cuando no está reemplazado por la etiqueta formal de “Juuhachi kin” (Prohibido para menores de 18 años). Sin embargo fuera del país del son “poniente” se entiende por ecchi todo aquello que tiene contenido zarpado sin llegar a mostrar sexo explícito, generando una mezcolanza de términos donde lo único que queda claro es que siempre que diga Hentai o H en la portada, como mínimo va a haber una teta a la vista o una bombachita mojada de por medio.

Aunque muchos malinterpreten la obsesión de los japoneses por la pornografía como el producto de milenios de pajas reprimidas, esta no es una cuestión que haya nacido en las últimas décadas, ni si quiera un revolucionario destape con el cabalachesco siglo XX, sino que Japón tiene una tradición pornográfica tan vieja y arraigada como el comer arroz con palitos.

anime
Un Shunga de Hokusai


En este país, la sexualidad siempre se ha vivido sin culpa, como en muchísimas otras partes de Asia, y se la toma como una parte más de la vida de las personas, sin importar que le guste la cajeta o el chongo, y en consecuencia resulta poco censurable todo lo pornográfico. Sin embargo, con la paulatina occidentalización de Japón, muchas de las características del mundo occidental conservador fueron incorporándose a la idiosincrasia japonesa y – lamentablemente – la naturalidad por el deseo carnal y la aceptación de la homosexualidad no se salvaron de cierta castración, al menos ante la inquisitiva mirada europea de aquel entonces.

manga
Samurais pasando por P!


Pero vale hacer un poco de historia. Durante el periodo Edo (1603-1868) eran de lo más común los shunga, ilustraciones pornográficas que se vendían tanto por separado como en cuadernitos de unas 12 páginas. Por lo general, los dibujos no mostraban a la gente totalmente en bolas, pero si con la ropa entreabierta como para que se vieran los genitales interactuando, que solían dibujarse exageradamente enormes para generar un impacto visual importante, al menos la envidia del manisero japonés promedio jeje. Las obras estaban acompañadas por algún tipo de texto explicando onda “aki vemo señor poniendo su gurande piha en koncha abierta de seyorita”, aunque dicho un poco más poéticamente, claro. Si bien este tipo de producción, y su comercialización, fue prohibido y sancionado varias veces a lo largo de su existencia, nunca dejo de realizarse. De hecho en 1814, el célebre artista Hokusai hizo varios dibujos porno entre sus miles de obras pictóricas garchando sobre una alfombra hasta dos pulpos penetrando a una mujer por cada uno de sus agujeros, por dar dos ejemplos de sus chanchadas más famosas.

Había una enorme variedad de shunga, tanto en precios y calidad como en contenido, y no era raro también encontrar entre ellos varios dibujos de gays dándose bomba stick, lesbianas lamiéndose el felpudo y otras situaciones re bizarras jeje.

hentai
Algo de Yaoi


Claro que la misma variedad se podía percibir en el público lector, ya que estas obras eran consumidas tanto por los campesinos como por los Samuráis (que hasta lo usaban de amuletos!) y los grandes señores. Luego de la revolución Meiji (1869) y con la llegada de la fotografía, los shunga fueron desapareciendo paulatinamente, pero un dejo de placer por aquel porno dibujado y – por lo tanto – no sujeto a leyes de la física o el realismo, permaneció y sirvió de semilla para lo que en el futuro serían los mangas hentai.

ovas

Orgia de géneros!

oba


Entre el montón de subgéneros que existen los distintos modos de clasificación son demasiados! Acá van explicados los más importantes:

FanFics:

Hentai, su Historia
Amelia de Slayers


Son parodias de las historias normales en tono erótico. Mangas, animes videojuegos y hasta películas., nadie se salva de las insaciables y malpensadas manos amateurs, que se encargaron de poner en bolas a cuanto personaje exista, desde Sailor Moon hasta Sakura, desde Zelda hasta Ghost in the Sheel, nadie se salvó xD

Yaoi y Yuri:

series

otaku


Casi tan abundantes como el género heterosexual, son historias gays entre varones que a su vez se pueden diferenciar entre las hechas por gays mismos con las realizadas por y para mujeres. Estas últimas suele enfocarse en historias poco verosímiles, donde el rol de Seme y Uke (activo y pasivo respectivamente) esta diferenciado hasta la exageración. Una de las series más yaoizadas fue Slam Dunk, siendo Rukawa y Sakuragi los personajes más reventados xD

Los tentáculos violadores:

generos


Aunque suene a nombre de banda Heavy de cuarta, este es uno de los primeros subgéneros propios que tuvo el hentai. Supuestamente nació como la única vía posible que los limitados autores encontraron para mostrar penetraciones que no involucraban porongas humanas de por medio, aunque esto ya existía desde hace tiempo.

BDSM:

anime


Bajo estas siglas en ingles, Bondage, Discipline y Sado-Masochism, se agrupan todos los fetichismos habidos y por haber, las cuerdas, los látigos, los trajes de cuero, la cera de las velas, broches en pezones, todo sacado del sadomasoquismo.

Futanari:


También conocidas como Dick-Girls, se trata de mujeres con amiguitos (WTF?) pero no necesariamente de travas o chicas con consoladores atados a la cintura, sino que suele ser minas a las que de algún modo les sale comuñe, ya sea encima de la conchus o reemplazándola. A veces se trata del mismo clítoris aumentado exageradamente.

Bakunyuu:

manga


Significa algo asi como “tetas explosivas” y se usa para referirse a las minas con tetas del tamaño de zepelins, tan abundantes en mangas y animes como escasas en el Japón real. En los casos más extremos, los pezones – recontra erectos – cumplen función de pene metiéndose en el agujerito que se le cruce por delante.

Lolicon y Shotacon:


Uno de los subgéneros más polémicos, ya que se trata lisa y llanamente de pedofilia, con nenas y nenes respectivamente. La excusa que ponen los adeptos a esto es que al tratarse de dibujos no hay ningún infante real lastimado o herido, el término es una contracción de Lolita Complex, el famoso complejo de lolita.

hentai

Las series más representativas:

La Blue Girl:

ovas


Nació como: un manga de 6 volúmenes de Toshio Maeda, que se publicó entre 1989 y 1992. Se trata de una historia con mucho tentáculo culeador dando vueltas, aunque con una atmosfera dentro de todo tranquila.

Tiene historia?: Si, una bastante ingeniosa y divertida. Miko Mido es una adolescente heredera de los Ninjas Miroku (lo xD), una casta de guerreros con el poder de invocar los Shikima, una raza de demonios re paja. El problema surge cuando su fuente de poder es robada y Miko – acompañada por un enano llamado Nin Nin – debe meterse mediante un ritual sexual en el mundo de los Shikima para restablecer el orden.

Su fuerte es: la cantidad de técnicas bizarras de Miko, tales como los pendejos de acero que atacan desde el pubis de la prota. Además están las increíbles batallas sexuales, la historia tiene muchísimos géneros juntos y entrelazados.

Se recomienda abstenerse si: los tentáculos siguen sin excitarte.

Bible Black:

oba


Nació como: un eroge salido en 2001 bastante heavy que se desarrolla en un colegio con sectas, rituales satánicos, agresiones sexuales, etc. En el que se podía llegar a 12 finales distintos dependiendo de que tanto andemos por ahí.

Tiene historia?: de las más interesantes y truculentas que pueda haber. Hace un tiempo había una secta que no dejaba títere con cabeza, siguiendo rituales satánicos-sexuales de su adrada Biblia Negra. Este libro lo encuentra el prota en un principio y luego lo utilizara como herramienta para hechizar a sus compañeras y volteárselas por arte de magia.

Su fuerte es: El trasfondo ocultista y morboso que siempre se despierta cuando hay algo sagrado o maldito de por medio, la soberbia animación y ambientación son parte de lo que también se disfruta en cada capítulo.

G-Taste:

Hentai, su Historia


Nació como: un manga en 1996 que fue recopilado en 9 tomos. Sobre la G del título hay distintas versiones de su significado, la más común dice que se refiere simplemente a Girls, aunque el hecho de que todos los personajes femeninos sean mujeres maduras lo contradice un poco. Otra dice que es de Good Taste, ya que el autor, se quejaba por el mal gusto que existe en el género del hentai. La teoría más rebuscada es esta, die que la G viene a cuenta de que esta letra esta justo entre la F de fetiche y la H de hentai (Nadie pensó en el Punto G?). Su autor es Hironobu Yagami, el creador de Dear Boys.

Tiene Historia?: casi nada, solo son situaciones prefabricadas con mujeres adultas, exuberantes y narcisistas, teniendo sexo con cualquier objeto que tengan a su paso, y si no es asi, de vez en cuando se agarraban algún chongo.

Su fuerte: las mujeres adultas, salidas del contexto aniñado e inocentón.

Se extendió a: una saga de 7 OVAs y un eroge para PS2, además de una serie de figuras que resultaron increíblemente populares en el archipiélago.

Se recomienda abstenerse si: te gustan con menos de 30, preferís más joda y menos puesta en escena, y te gusta la inocencia sobre la experiencia.

series

Listo muchachos, aca termina mi post xD

Comenten que no cuesta nada!