El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La renga y Despedazado por mil partes

La renga y Despedazado por mil partes

No sé por qué será que necesito buscar el punto de inflexión, o la génesis de algunos fenómenos musicales. A ver, no sé si les pasa, pero cada vez que escucho una banda, necesito remitirme inmediatamente al disco que quebró su historia y le dio chapa de grande, y en muchos casos también a su ópera prima, si es que un mismo disco no reúne ambas condiciones.


Asumido o no, esto me sucede siempre. Y si entre la platea radial que nos acompaña hay alguno con la misma maña que quien suscribe, entonces le interesará saber que existe un disco que partió en dos la historia de una de las bandas más convocantes de la historia Argentina, que sigue haciendo historia.


Hoy nos sumergiremos en un disco de puro rocanrol, crudo, directo, brutal, aplanador. Una piña a la mandíbula de muchos que tambalearon cuando lo escucharon, y se sumaron para siempre a la movida. Damas y caballeros, tengo el agrado de presentarles un nuevo capítulo de nuestros Discos del Carajo. Con ustedes, La Renga y su álbum “Despedazado por mil partes”.



Haciendo un poco de historia para el que desconoce los pasos de la banda de Mataderos, vale recordar que lo que hoy es un gigante que moviliza de a miles, en 1988 era tan sólo una esquina, un barrio, una bandera del Che, dos hermanos y un amigo. La Renga era la distracción, la terapia alternativa de jóvenes que, lejos de vivir del rock, capitalizaban sus destrezas como plomero, peón de fábrica o chofer de taxi.


Pero la historia del disco que presentamos hoy, nace en 1995. Para aquella época, La Renga ya había llegado a Obras con un récord notable: fue una de las primeras bandas argentas en llegar al otrora templo del rock con tan sólo una placa bajo el brazo. Ellas es “Esquivando charcos”, a la que más tarde se sumaría “A dónde me lleva la vida”, dos discos de producción independiente y casi artesanal.


Del recital en Obras, además surgió el tercer disco rengo: “Bailando en una pata”, lanzado en 1995 en CD, cassette y el inolvidable VHS. Hoy también se lo puede conseguir en formato DVD.


Así las cosas, el barrio llegó a Obras y fue dejando chico todos los reductos porteños y del Conurbano, como Die Schule o el Galpón del Sur, donde solían tocar. Pero nada explotó hasta la llegada del disco que hoy nos trae hasta aquí. Definitivamente, hay un antes y un después en la vida de La Renga. Y allá vamos.



Pura potencia La Renga, guitarras distorsionadas, grito pelado al frente y doble bombo al palo. Así se presenta en este disco, con un sonido mejorado, de mayor calidad que los anteriores, con letras elaboradas y algunas incursiones por otros ritmos, que sorprendieron a propios y ajenos.


No hay virtuosismos que sorprendan. Sólo (como si fuera poco) una base sólida de rocanrol, soportada por buenas letras que llevan al oyente de la vida a la muerte, lo codean con Dios y el Diablo, con injusticias sociales y miradas sobre el rumbo del mundo.


Para el que desconoce el universo rengo, es bueno hacer la salvedad: las letras de Gustavo Nápoli son el nexo más directo con su gran público. No hacen notas, no sacan avisos, no hacen conferencias. Tocan rock. Y así se los conoce.


Abre el álbum el demoledor “Desnudo para siempre (Despedazado por mil partes)”, que no sólo le da el nombre al disco, sino que también marca el pulso de toda la placa. El saxo toma protagonismo sobre el final, sin dejar el primer lugar a quienes corresponde.


Sigue “A la carga mi rocanrol”, un canto al rock y sus principios como cultura y estilo de vida. Un grito a la prensa canalla y a la sociedad paqueta. Son casi cuatro minutos al palo, subido a una letra que es panfleto de todo rockero, y a una batería potente.


Momento del tercer tema, y para quien les habla el mejor tema de la amplia discografía de La Renga. “El final es en donde partí”, de clima denso, pesado. Otra gran letra de Nápoli y un tema que se hizo himno de cada noche renga, donde sea que toque la banda, este tema hace explotar el lugar y el delirio masivo se hace dueño del ambiente. A demás, cuenta con la particularidad de ser el único videoclip de este disco realizado con actores.


El primer hit de la banda se llama “Balada del Diablo y la Muerte”, y es el cuarto tema del disco. De incansable rotación por cuanta fm existe en suelo argentino, esta balada de arrabalera composición debe ser uno de los temas más recordados por todo fan del rock de acá. También tiene su video, pero es una versión en vivo del tema, grabado en el estadio de Atlanta.



Vuelve el ritmo con “Cuando vendrán”, tema que carga con una de las grandes frases del disco: “Es que la muerte está tan segura de vencer, que nos da toda una vida de ventaja”.

Momento de experimentación, y La Renga dejando de lado su sonido de power trío. Extraño ver a la banda de Mataderos recorrer otros caminos, pero así sucedió en este disco, por lo menos en dos o tres momentos.

El primero es “Psilocybe mexicana”, una especie de narco-corrido rockero cuyo ritmo alegre levanta, y cuya letra solo puede remitir a dos posibilidades: un viaje alucinógeno a orillas del Riachuelo, o una historia adolescente de dudosa veracidad. Max, amigo, aporta percusión.

El segundo momento de experimentación al que recurre La Renga en Despedazado, se llama “Paja Brava”, y es una recorrida por todas los beneficios lisérgicos que brinda la Pachamama a lo largo y ancho del globo. Un ritmo marcado, difícil de definir, con gestos folclóricos. Pero lo mejor llega promediando la canción, cuando la banda se somete a un cuelgue musical tan blusero como rockero, que hace fácil identificar la influencia que pesa sobre ellos de gigantes como Vox Dei y Pescado Rabioso.

Tema número siete, de un poder apabullante y un grito desesperado. “Lo frágil de la locura” supone la historia de un encuentro que se cree real, entre la banda y un integrante de una comunidad indígena, en el norte de nuestro país. La visión sobre el progreso, la involución del ser humano y el desprecio por la madre tierra.

El otro hit del disco se llama “Veneno”, y cuenta con una particularidad: es el único tema del disco que no fue escrito por Nápoli, sino que pertenece a una banda amiga llamada La Negra. De ritmo tranquilo, también yiró por largo rato en cada fm, y es el costado más popero del disco.

la renga


Momento romántico con “El viento que todo empuja”, un reggae con estribillo rockero que llama la atención por ser reggae, y por ser casi una carta de amor. Un buen momento, que muestra la versatilidad que la banda ganó en esta etapa de su carrera. Un desconocido Cafú, aporta su saxo barítono.


Para finalizar, nada mejor que un himno, uno de los temas más disfrutados por la masa renga. “Hablando de la libertad”, un grito al opresor que se convirtió en bandera de cierre de cada show de la banda. La noche no termina hasta que las luces se prenden y todos interpretamos este temón.


No había mejor manera de concluir este disco, pieza recomendable de nuestro rock, y grieta en la carrera de La Renga. ¿Por qué? Por varios motivos.




Este disco editado en 1996, es un antes y un después en la vida del “Chizzo”, “Tete” y “Tanque”, por varios motivos. Vayamos por partes. Despedazado por mil partes fue el primer álbum grabado bajo un sello comercial como Polygram, logrando condiciones contractuales ajenas a los parámetros de explotación de la industria musical. No sólo en lo que a dinero refiere, sino también a condiciones de libertad artística y productiva muy favorables.

Cuenta con la producción artística de Ricardo Mollo, quien años más tarde participara en “La esquina del infinito”, aportando aplanadoras violas divididas.

Otro de los aspectos que cambió este gran disco, tiene que ver con las presentaciones de la banda. Girando con Despedazado, La Renga conoció Uruguay y España por primera vez. A demás, saltó de los micro estadios a los estadios propiamente dichos, como el de Atlanta y Huracán, y comenzó a aglutinar gente de todo el país entre sus seguidores.


En cuanto a lo musical, a partir de este disco la banda comenzó a experimentar con un sonido más cercano al hard rock que al rock de “Mi saquito blusero” o “El juicio del ganso”, temas de su primer álbum, más blandos por así decirlo. Se puso heavy La Renga.


Despedazado por mil partes es, además, un hito en la vida de la banda, por formar parte de la lista de los 100 mejores álbumes del rock argentino, según la revista Rolling Stone.

El arte de tapa tiene sus trucos. Se trata de un ángel con su corona y sus alas, que al darse vuelta se convierte en un demonio, con el cráneo partido. Todo rodeado por un círculo, de colores cálidos, con el nombre del disco arriba y abajo.
El arte fue realizado por Marcelo Zeballos.

tanque


Nada volvió a ser igual para La Renga y sus fans, después de este disco. La liturgia de hinchada futbolera que iniciaron Los Redondos, y hoy mantiene La Renga, cambió para siempre las presentaciones de la banda.



Sin embargo, son 22 años de los mismos personajes rodando por las rutas del mundo, tocando rock y haciendo alarde de una hermandad que tiene más que ver con lo ideológico que con la sangre, y que hace de La Renga una banda de humildes compañeros que hundieron, para siempre, los pies en el barrio y el grito en el cielo.


Hay cosas que, evidentemente, Despedazado por mil partes no cambió.


Fuentes de Información - La renga y Despedazado por mil partes

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Dar puntos
62 Puntos
Votos: 9 - T!score: 7/10
  • 1 Seguidores
  • 4.190 Visitas
  • 3 Favoritos

7 comentarios - La renga y Despedazado por mil partes

@MatiasNem Hace más de 2 años +4
aguante la renga loco
rock argentino
@larenga2012 Hace más de 2 años
muyy buen post, me gusta mucho este disco, trueno tierra y algun rayo no me gustan, es muy rock pesado
@Eldolape22 Hace más de 2 años +2
Discazo!, cuando salió, yo tenía 20 años, haber vivido los '90 y disfrutado aún vigentes en su mejor momento a bandas como la Renga es una suerte que agradeceré eternamente.
@Laureano9 Hace más de 2 años +1
Zarpado disco loco.
@JoelStone Hace más de 2 años +1



chizzo


hardrock
@elrengo12 Hace más de 11 meses
Muy bueno!!!!
@cabezaemaceta Hace más de 11 meses
tremendo papá,el disco que nos marco a muchos