Mito: "La Minería Roba el Agua"

VIENEN POR EL AGUA
Quiénes usan agua... Y cuánto

“Para producir un kilo de cualquiera de sus productos, Nestlé usa cerca de 3 litros de agua... Los agricultores que le proveen la materia prima emplean unos 3.000 litros por kilo de insumo”
(Las empresas más sustentables – Revista Gestión - V16, mayo-junio 2011).

Los “defensores del agua” nos dicen que la minería usa mucha agua, hablan de millones de litros por día. Según ellos, la minería es la industria que más agua consume, y ahora nos venimos a enterar que en realidad usa poca, muy poca, si lo comparamos con otros grandes consumidores.

La Huella hídrica

En 1993, el investigador John Anthony Allan, del King's College de Londres, desarrolló el concepto de "Agua Virtual", para definir el volumen de agua necesaria para elaborar un producto o para facilitar un servicio.

En el año 2002, Arjen Hoekstra acuñó el término de "huella hídrica" para obtener un indicador que relacionara el agua con el consumo de la población. La huella hídrica de un individuo, comunidad o producto, es el volumen total de agua dulce que se utiliza para producir los bienes y servicios consumidos por el individuo o comunidad así como para la obtención de una unidad de producto.

Algunos ejemplos mundiales

La huella hídrica de los países depende mayormente del nivel de consumo de su población:

Mito: "La Minería Roba el Agua"

• La huella hídrica de China es alrededor de 700 metros cúbicos por año por habitante. Cerca del 7% de la huella hídrica de China proviene del exterior.
• Japón tiene una huella hídrica total de 1.150 metros cúbicos por año por persona, alrededor del 65% de esta huella proviene de exterior del país.
• La huella hídrica de la población española es 2.325 metros cúbicos por año por persona. Alrededor del 36% de esta huella hídrica se origina fuera de España.
• La huella hídrica de EEUU es 2.500 metros cúbicos al año por persona.

La opinión de la ciencia

mineria

El científico británico John Anthony Allan, ganador del Stokholm Water Prize -considerado el "Premio Nobel del agua"-, explica que el consumo de una sociedad como la española equivale a más de 6.000 litros de agua por ciudadano y día, el triple de un ciudadano chino.

Teniendo en cuenta que el agua que empleamos para beber o lavarnos supone sólo el 10 % de la que usamos, el resto es la suma del agua que requiere producir los bienes y alimentos que usamos (el 90 % del consumo), y que se cuantifica a través de su teoría del “agua virtual”.

Allan atribuye el 90% del consumo a la agricultura, y afirma: Los agricultores "se creen los dueños del agua y consideran que deben usar toda la que quieran de ríos y acuíferos y, además, gratis porque ellos son los que nos alimentan con sus productos a todos los que vivimos en las ciudades... ".

El científico opina que los agricultores, por ser los "grandes consumidores", deben ser también "la solución" al problema del agua: "Hasta que no sean conscientes de su valor, de que es vital para el medio ambiente y la vida, y no pueden usarla sin límites, no habrá nada que hacer".

Agricultura y ganadería, con la mayor “huella hídrica”

agua
ambientalismo
alumbrera

Mucho más interesante que la de los países, es la huella hídrica de los productos: la producción de un kilo de ternera requiere 16.000 litros de agua, mientras que para producir una taza de café se necesitan 140 litros de agua, o una copa de vino (125 ml), unos 120 litros; es decir, 720 litros por el vino contenido en una botella de 3/4.

La “huella hídrica” de la minería

En los cálculos de huella hídrica, los minerales y metales no figuran, parece que nadie se ha tomado el trabajo de estimar la huella de los productos de la explotación minera. Puede ser que se hayan olvidado, o quizá porque en realidad comprometen muy poco recurso hídrico en comparación con los productos del campo.

Podemos hacer una aproximación a partir de ejemplos, donde no sólo consideramos el agua usada en la producción, sino también la de uso sanitario y en el mantenimiento de los campamentos (aunque esta agua es para uso de personas y elevará la proporción industrial, se considerará incluída a falta de datos precisos):

San Jorge (cobre–oro – Mendoza): emplea inicialmente 30.000 litros por tonelada de concentrado de cobre, bajando a 20.000 cuando funcione en régimen el circuito de recuperación, menos de 20 litros por kg, en un concentrado que también contiene oro.

Cerro Vanguardia (oro – Santa Cruz): con 5.500 litros por onza de oro, unos 177 litros por gramo de Au.

Pero eso es sólo lo utilizado en la producción, ya que no tiene en cuenta la huella hídrica de las obras, maquinaria, equipo y bienes de consumo comprometidos en la operación. Los insumos, y la amortización de infraestructura, tampoco tienen estimaciones de huella hídrica, en tal caso podemos suponer, siendo muy generosos, que los consumibles y el componente de infraestructura aumenta en un 30% los valores calculados. Eso nos llevaría a un estimado de 26 litros de agua por kg de concentrado de cobre y 230 litros por gramo de oro.


Comparemos vino con oro y cobre

Nos han dicho que el oro es suntuario, a pesar de sus usos industriales, podríamos considerar que el empleo en joyería y reserva de valor es superfluo, lo que al menos la mayoría de la humanidad no comparte, pues lo sigue demandando. Lo que el mundo también sigue demandando es vino, producto totalmente suntuario, sin uso industrial ni esencial alguno, del que personalmente no me agradaría prescindir.

ORO: Para obtener el vino de una botella de 3/4 se usan 720 litros de agua. Para un gramo de oro, 230 litros. Se requiere tres veces más agua para producir el vino de una botella, que 1 gramo de oro.

En cuanto a rendimiento económico del agua empleada, el valor de 1 gramo de oro es de U$S 49 (con 230 litros de agua), mientras que para el vino de una botella, lo podemos estimar en un valor promedio (generoso, un muy buen vino) de U$S 5 (con 720 litros de agua). Si calculamos el rendimiento económico, produciendo oro:

U$S 21,3 por cada 100 litros de agua, mientras que con el vino: U$S 0,70 por cada 100 litros. Con 100 litros de agua se produce 30 veces más valor haciendo oro que vino.


COBRE: En el caso del cobre, al que nadie puede considerar suntuario, con 26 litros producimos 1kg de concentrado, con un valor de U$S 2,35. Se necesitan 27,7 veces más agua para producir 3/4 litros de vino que 1 kg de concentrado de cobre. Con 100 litros de agua se producen U$S 9 – 12,8 veces más valor produciendo concentrado de cobre, que un vino caro.

Espero que estos cálculos no sean utilizados por los “defensores del agua” y se les ocurra prohibir la producción de vino, al generar poco valor en función del agua utilizada.

AGUA Y MINERÍA... Saben de lo que hablan?

Insisten con el consumo de agua por la minería, sin tener en cuenta que los productos mineros no tienen agua en su composición, y que en su producción se compromete tan poca agua, que ni siquiera se ha calculado su “huella hídrica”.

Para elaborar el vino de una botella, se utiliza 3 veces más agua que para 1 gramo de oro, y para una unidad dada de volumen de agua empleada, se genera 30 veces más valor produciendo oro que vino, y del bueno.

El 90% del consumo de agua lo ocasiona la agricultura, quedando toda la industria con mucho menos del 10%, siendo la minería sólo un componente menor de la actividad industrial. Para producir un kg de girasol se requieren 3.250 litros de agua, para un kilo de papas utilizamos 2.000 litros de agua, para un kilo de trigo o de soja necesitamos de 1.700 litros. Pero esta agua no se gasta, vuelve al ciclo hidrológico y la seguimos utilizando cada vez que llueve.

Y siguen insistiendo con el agua y la minería... ¿Nos mienten o son sólo ignorantes?

El agua tiene un ciclo natural continuo. Llueve, nieva, corre por arroyos y ríos, va al mar, vuelve a evaporarse... Si utilizo el agua de lluvia, deshielo o ríos, ¿la estoy consumiendo?. Y si no la utilizo... ¿La estoy ahorrando?. Porque de acuerdo a ese criterio, llevamos varios miles de millones de años de ahorro, antes que "llegara la especie humana (y la minería), como un virus, para destruir a la Madre Naturaleza."

Hay estúpidos que dicen que se van a llevar el agua. El agua vale donde está. Su transporte en buques es muy caro. Se trae mucho más agua en los barcos cerealeros, que vienen llenos de agua la cual se usa como lastre y se vacía en el Paraná. Luego se llena el buque con granos. Esta agua viene con especies de otras zonas y se corre el riesgo de contaminar el Paraná con expecies exóticas. Cuando viene un barco con combustible, y se descarga el mismo, luego hay que llenarlo de agua.

Este es el momento en que los falsos ambientalistas arman problema. Si el barco no hiciera esto volcaría. Para llenar un petrolero se necesita entre 1 y 2 segundos del caudal del Paraná. Son mucho más los cereales que se van que los petroleros que vienen.

Por lo tanto es mucho más el agua que se trae que la que se va. Las cifras son totalmente despreciables. Me pregunto si alguien hizo cuentas alguna vez o reprobaron matemáticas

Un buque petrolero lleva 270.000 m3 de petróleo (o agua)
Cuesta 34.000 dólares diarios.
Tarda 20 días en llegar a Europa.
20 x 34.000 = 680.000 dólares, sin contar gastos portuarios ni la vuelta.

Por lo tanto el transporte de un m3 de agua cuesta U$S 680.000 (costo de transporte) dividido 270.000 m3 (cantidad de agua o petróleo de un viaje)= U$S 2,5 el m3.

Para un m2 hacen falta al menos 1/2 m3 por m2 al año (una lluvia escasa de 500 mm). Una hectárea tiene 10.000 m2 por lo tanto se necesitan:

10.000 x 0,5 m3 = 5.000 m3 por hectárea que multiplicados por 2,5 dólares nos da U$S 12.500 dólares por hectárea.

O sea, es muchísimo más barato importar el cereal o lo que sea y no el agua.

Nadie se va a llevar el agua. Lo que valen son las tierras con lluvia o riego de aguas cercanas, ya que los cereales costarán cada vez más caros.

Otro ejemplo claro son las pasteras. No se llevan el agua hasta Finlandia para hacer papel. Se instalan las plantas donde hay agua (y madera por supuesto).

El tema de la guerra por el agua la introducen los mismos que nos quieren hacer comer lo del cambio climático, el agujero de ozono, etc. El agua se autopurifica en forma constante y como lluvia recarga las cuencas hidricas y los acuíferos.

Como dato a través del Río de la Plata pasan unos 22.000 metros cúbicos por segundo que indefectiblemente se pierden en el mar. Por supuesto que esto ocurre desde hace millones de años y será así hasta que la tectónica de placas modifique el continente.

Después está la ley de glaciares destinada a protegerlos ya que son la "reserva de agua dulce de la humanidad". Afortunadamente no es así porque sino estaríamos listos.

Como ejemplo, el Perito Moreno avanza 2 m diarios o sea que desplaza unos 500.000 metros cúbicos diarios, medio kilómetro cúbico diario. El Río de la Plata descarga unos 1.900 kilómetros cúbicos diarios al mar. Es más, el glaciar tiene unos 200 Km2 de extensión si tuviese 1 km de profundidad (que no tiene) tardaría 6 minutos en desaparecer por el Río de la Plata. Vaya reserva de agua.

¿El problema de la minería no está en que el agua que utilizan no se puede utilizar luego para otra cosa?

Dicen que justamente esta agua no puede reingresar al ciclo hidrológico y tiene que ser depositada en diques porque de otra manera podría ser perjudicial para la salud de los pobladores. Se refieren a los diques de relaves.

Estas son estructuras complejas, en donde se depositan el material molido estéril utilizando agua para su movimiento. Normalmente, las explotaciones mineras que utilizan proceso de lixiviado en tanque, el agua del proceso también lleva concentrados de los químicos utilizados, como el cianuro. Pero esa agua se evapora sin arrastrar el cianuro en ese vapor, y no deja de estar en el ciclo hidrológico. Además el cianuro se degrada muy rápidamente.

Por cierto, hay mucho más cianuro natural y atrapado en alimentos como parte de su composición que lo que la gente piensa...

0 comentarios - Mito: "La Minería Roba el Agua"

Los comentarios se encuentran cerrados