Procedente de la página inglesa quechua.org y en respuesta a vuestra necesidad de tener un mapa que mostrara la ubicación de incas, mayas y aztecas nos hemos decidido finalmente a publicarlo.


Ubicación Mayas, Incas y Aztecas

Si pulsas sobre la imagen, se abre en grande para una mejor visualización.

La cultura maya se extendió por el territorio sureste de lo que es México actualmente y que corresponde a los estados de Yucatán, Campeche, Tabasco, Quintana Roo y la zona oriental de Chiapas. También contaban con la mayor parte de Guatemala, Honduras, El Salvador y Belice. Su límite es el Golfo de México y el mar de las Antillas; el océano Pacífico; el río Grijalva (conocido en Guatemala como río Usumacinta), en el estado de Tabasco y el río Ulúa en Honduras y el río Lempa en El Salvador actuales.

Se les dividió para su estudio en tres grandes regiones o zonas naturales:

1ª – Zona Norte:
Incluye los actuales estados de Yucatán, en su totalidad y la mayor parte de Campeche y Quintana Roo.

2ª – Zona Central:
Desde el río Usumacinta o Grijalba en el actual estado de Tabasco, hasta la parte oriental de Honduras, incluyendo también el Petén guatemalteco, Belice y parte de Chiapas.

3ª – Zona Sur:
Comprende las tierras altas y la faja costera del océano Pacífico, con parte de Chiapas, Guatemala y El Salvador.

Por otra parte, los aztecas procedían del noroeste de América del Norte y estaban organizados en pequeños clanes nómades que perseguían la caza. Así llegaron a los alrededores del entonces valle del Anáhuac (país al borde del agua), hoy llamado México. Después de sufrir numerosas persecuciones los aztecas se establecieron en un islote de la laguna de Texococo, donde hacia el año 1325 fundaron la ciudad de Tenochtitlan.

Por último, los Incas eran grandes conquistadores, su imperio estaba ubicado en América del sur. Su imperio iba desde el norte de Chile al sur de Colombia, cubriendo los territorios actuales de Bolivia, Perú, Ecuador hacia el Pacífico. Su territorio se situaba sobre la cordillera de los Andes.

Para poder administrar mejor un territorio tan extenso, los Incas lo dividieron en cuatro regiones que partían desde la capital, Cuzco que significaba “ombligo”: Chinchasuyu, Antisuyu, Contisuyu y Collasuyu. Estas zonas se dividían en provincias y ciudades, compuestas por “ayllus”.