IAe-30 "Ñancú"



IAe-30 "Ñancú"


guerra


Fuerza aerea argentina


El IAe-30 Ñancú (Aguilucho) fué diseñado en la FMA por el profesor italiano Cesare Pallavecino, que provenía de la famosa fábrica Caproni-Cantieri, constructora de famosos modelos utilizados durate la segunda guerra mundial. Pallavecino pudo contar con el asesoramiento de Kurt Tank sobre la base de sus experiencias con el Focke Wulf Fw-187.

Se trataba de un caza escolta bimotor de los llamados "destroyer" (para acompañar a los Avro Lincoln y Lancaster) de construcción totalmente metálica, fuertemente artillado y con una notable velocidad para aviones propulsados con hélice. Sus líneas son muy semejantes al De Havilland "Hornet" inglés y al proyecti suizo F+W N-6.

avion militar


El capitán Edmundo Osvaldo Weiss lo voló por primera vez el 18 de julio de 1948 y fué presentado en público en el Aeroparque Metropolitano de Buenos Aires junto al IAe-27 Pulqui, a fines del mismo año. El trayecto desde la fábrica en Córdoba hasta Buenos Aires lo realizó utilizando sólo el 60% de la potencia, promediando una velocidad de 650km/h (este promedio de velocidad sigue siendo un récord no superado todavía por aviones a hélice en el país). Se estimó concretar un número de 210 aviones. Se contruyó un sólo prototipo con buenas performances. Los medios especializados indican que la construcción en serie no se realizó por falta de presupuesto, elemento este poco consistente para la época en que empezaron a llegar los técnicos alemanes y se le diera a la FMA un importante protagonismo industrial.

El Ñancú era un monoplano bimotor totalmente métalico, sus alas eran de tipo cantilever bilargueras, con largueros de una sola pieza en toda su envergadura y la unión del ala con el fuselaje se realizaba mediante una unión contínua. El borde de ataque alar entre los motores y el fuselaje alojaba los radiadores.

iae30


El fuselaje de sección triangular tipo "pera", se diseñó para alojar el armamento fijo con mínima superficie frontal. La estructura era semi monocoque dividida en dos partes: la trasera integral con la deriva con planos cantilevercon incidencia ajustable en vuelo y la delantera que alojaba el armamento fijo, la cabina de pilotaje y el encastre alar. Las superficies móviles estaban totalmente equilibradas estática y dinámicamente.

El tren de aterrizaje estaba fabricado en fundición de aluminio, poseía amortiguadores oleoneumáticos y se retraía hacia atrás, girando 90º para alojarse en el carenado de la barquilla de los motores, de esta manera se veía beneficiado el diseño de las mismas. Las compuertas del tren se accionaban en conjunto con el movimiento de las patas y además podían cerrarse con el avión en tierra. El tren de aterrizaje poseía frenos mecánicos y la cola de rueda era igualmente retráctil.

IAe-30 "Ñancú"


La poderosa planta de poder estaba constituída por dos motores Rolls Royce Merlin 134/135 de 12 cilindros en V con 2035hp de potencia máxima, refrigerados por líquido, los mismos poseían un compresor de dos etapas y dos velocidades acoplables en vuelo, que entregaban una potencia de 1800hp a 3000rpm y 3000m cada uno de ellos sin usar el compresor. La propulsión se lograba mediante sendas hélices De Havilland cuatripalas 4/4000/5 con giro invertido entre ellas a fin de contrarrestar la cupla motriz. El diámetro de las mismas era de 3,66m, con velocidad constante, control hidromático y mecanismo de puesta en bandera.

El armamento fijo, alojado dentro de la parte anterior del fuselaje, estaba compuesto de cuatro cañones Hispano-Suiza de 20mm, y como elementos lanzables, una bomba de 250kg debajo del fuselaje y dos coheters de 5 cohetes de 83mm debajo de las alas.

guerra


El único prototipo construido, se destruyó en un accidente al cabo de un vuelo de prueba conducido por el capitán Carlon Fermín Bergaglio, El Ñancú no tenía una buena visibilidad hacia abajo y el piloto al aproximar en aquél último vuelo, dejó entrar en pérdida el avión para posar las ruedas en la pista.
Desafortunadamente, el piso todavía estaba lejos y cuando el piloto intentó levantar la nariz, la máquina dió un giro sobre su eje longitudinal y capotó dando contra la pista de tierra, quedando el avión con su cabina enterrada y panza arriba.

Bergaglio era un militar caracterizado por poseer un duro y mal carácter. Desde luego, lejos estaba de contar con la más mínima simpatía de sus subordinados. Producido el accidente, todos los operarios corrieron hacia la máquina humeante que derramaba, en forma peligrosa, su combustible remanente. Un suboficial se acercó con una pala hacia la cabina para desenterrarla y al dar la primera palada exclamó:
- "Al fin moriste, hijo de ****"
Inesperadamente se oyó una voz que salía del interior del avión que exclamó:
- "¡Navarro, tiene 15 días de arresto!"
¡El capitán Bergaglio había salido indemne del accidente!.

Fuerza aerea argentina

Características


Envergadura: 15m
Largo: 11,52m
Alto: 5,16m
Superficie alar: 35,32m2
Carga alar: 215kg/m2
Peso vacío: 60208kg
Carga útil: 1392kg
Peso total: 7600kg
Carga por hp: 2,11kg/hp
Velocidad máxima: 740km/h a 6400m
Velocidad máx: con compresor en primera: 660km/h a 3400m
Trepada: 5000m en 5 minutos
Techo de servicio: 8000m
Autonomía: 5 horas 30 minutos
Alcance: 2700m

También se había trabajado en el proyecto IAe-30B, que resultaba una versión biplaza para entrenamiento o como caza de ataque a tierra o caza nocturno. Para estas últimas versiones, el Ñancú biplaza podía montar un pod ventral removible con dos cañones de 20mm para alcanzar a seis bocas de fuego, además estaba prevista la incorporación de un radar en la nariz para la misión de cazador todo tiempo.

Seguramente por la consigna "una menor cantidad de aviones, con las mayores prestaciones posibles", el proyecto Ñancú fué abandonado en favor del IAe-33 Pulqui II que para entonces necesitaba la mayor cantidad de recursos posibles para su desarrollo.





Espero les haya gustado esta info de la "época de oro" de nuestra Fuerza Aérea, saludos!!



avion militar

iae30

2 comentarios - IAe-30 "Ñancú"

@JoynyQuest +1
Un suboficial se acercó con una pala hacia la cabina para desenterrarla y al dar la primera palada exclamó:
- "Al fin moriste, hijo de ****"
Inesperadamente se oyó una voz que salía del interior del avión que exclamó:
- "¡Navarro, tiene 15 días de arresto!"
¡El capitán Bergaglio había salido indemne del accidente!.


Jajaja...¿quién no alguna vez?
@gorilonse
ojala la Argentina Grande vuelva algún dia.