Surfeando el vacío cuántico







Enlistando los componentes de la materia descubrimos una serie casi infinita de entidades espectrales que horadan el espacio.

mecánica


“The Way is like an empty vessel / That yet may be drawn from / Without ever needing to be filled.”

Dicen que los huecos se llenan.

Es algo así como un pánico ontologíco, el ser se cierne sobre el espacio como si le tuviera pavor a la ausencia. Todo está habitado, materia o espíritu, energía oscura o éter poblan el universo inexorablemente. Y así ocurre una lucha de fuerzas, un precipitarse a ocupar el espacio de los otros, una pirámide móvil de jerarquías que se aniquilan para recrearse o para tomar ventaja. Acérrima lucha por el territorio –evolución de la conciencia, perpetua cosmogénesis, vértigo de entropía, aceleración de partículas, ubicuidad de campos gravitacionales, electromagnéticos, nucleares, morfogenéticos etc… Sólo aquí en está habitación confluyen y se conflagran una gran cantidad de gases atmosféricos, millones de partículas subatómicas desde la trinidad electrón, protón y neutrón (con su interior de quarks en aerobics: quark arriba, abajo, de fondo, encima, de encanto, extraño, todos unidos por gluons o partículas-pegamento) positrones, leptones, muones (rayos cósmicos) fotones y neutrinos (principalmente producidos por el sol) mesones, bosones, fermiones, hadrones, gravitones, partículas espejo, y un infinito más de partículas hipotéticas como los taquiones (que viajan más rápido que la luz), luxones, los geones, diones, instantones, plasmiones, skyrmiones, holones (los que contienen la totalidad implicada) akásicas (las que contienen la totalidad de la memoria)…

tao

Todos en este holograma de aire que también contiene rayos gamma, rayos cósmicos, rayos ultravioleta, rayos x, radiaciones de microondas, rayos infrarrojos, radiaciones de fondo, ionizante y no-ionizantes, material radioactivos, luz, luz visible, luz invisible interactuado entre fuerzas centrífugas y centrípetas, electromagnéticas, gravitacionalaes, fricciónes, inercias, vorticiales, de movimiento angular, de torsión, momentums, estáticas, elásticas, termodinámicas, cinéticas, psicocinéticas entre campos cuánticos, térmicos, vectoriales, dinámicos, supersimétricos, holográficos, en espacios metaeuclidianos, en espacios de Hilbert, en mares de Fermi, en mares de Mandelbrot (fractales) entrelazándonos subcuánticamente , de manera no local con teoremas de Bell, con descargas noosféricas, resonando mórficamente, entre frecuencias Schumman, colapsando la función de onda, girando sobre siete movimientos terrestres conocidos –precesiones equinocciales en el axis mundi–, rozando polvo de meteoros, de cometas, de supernovas, de quasares, de pulsares, de estrellas binarias, azules, rojas, enanas blancas, polvo de estrellas formando átomos, moleculas, celulas, tejidos, organos, cuerpos, personas, planetas, superorganismos en una correlacion multidimensional que se manifiesta en la percepción particular que tenemos de este instante en esta habitación, sintesis químico-eléctrica-espiritual que rinde la conciencia de ser, de ser yo y de ser el universo. Aquí y ahora. En el vacío cuyo nombre es el de infinito.