Renacimiento Italiano

-Contexto socio político.


A la vez que el siglo XIV fue un período desastroso para las instituciones medievales de Europa, fue un período en el cual artistas, letrados y escritores comenzaron una nueva tradición - el Renacimiento, una época que caracterizada por el entusiasmo que despertó en occidente el estudio y la imitación de la antigüedad clásica griega y romana.
El término "renacimiento" es el más apropiado para designar los cambios revolucionarios ocurridos en las artes, la literatura, etcétera. Tiene lugar en Italia durante los siglos XIV, XV y XVI. Sin embargo, no es tan adecuado cuando se aplica a los cambios sucedidos en las instituciones políticas o económicas del período, aunque esos cambios fueron significativamente suficientes como para apoyar la opinión de que una nueva era histórica comenzó en el siglo XV.
El término renacimiento se ha aplicado a diversos movimientos culturales a lo largo de la historia, así por ejemplo, se ha hablado del renacimiento carolingio (siglo IX), del otomano (siglo X) y del renacimiento del siglo XII, sin embargo, este renacimiento es una etapa cualitativamente nueva del desarrollo de la sociedad humana en general, cuyos efectos trascendentales se mantienen hasta la actualidad.
Los antecedentes de esta nueva época fueron la depresión económica, los disturbios sociales y el malestar en la religión. Durante el siglo XV, tuvo lugar un renacimiento de la estabilidad política y social. Las monarquías de Inglaterra y España comenzaron nuevamente el proceso de centralización de sus reinos. A fines de siglo, la monarquía francesa también recuperó su equilibrio y comenzó a seguir la pista a sus competidores. La economía y la población de Europa comenzaron a crecer otra vez, los europeos se convirtieron en los líderes mundiales del desarrollo y el uso de las invenciones tecnológicas. Estos crearon los relojes mecánicos, los instrumentos de navegación y otros muchos instrumentos. Los inventores ideaban constantemente nuevas formas de cumplir con las tareas industriales y militares. Los europeos también se convirtieron en aventureros, a finales del siglo habían descubierto la ruta alrededor de África hacia las Indias Occidentales y América.
Las semillas de esa recuperación se plantaron en Italia durante la mayoría de los difíciles años de finales del siglo XIV. Durante los dos siglos, desde el 1321 al 1527, Italia ejerció una creciente influencia sobre el resto de Europa. Los italianos establecieron un estilo en la arquitectura, la escultura y la pintura; dictaron el gusto literario y la filosofía educacional que los europeos siguieron durante siglos. Los europeos del norte se concentraron en Italia para aprender las artes de la civilización- ingeniería, arte, política y negocios, los italianos aparecieron en todas las cortes del norte, incluso en la remota Moscú. Los marineros italianos estaban entre los líderes de las exploraciones a finales del siglo XV.
Existen varias razones sobre el porqué Italia sacó a Europa de la Edad Media hacia una nueva era. Primero, las ciudades habían comenzado a florecer a partir de allí tan rápido como en el siglo X, cuando las instituciones feudales se estaban extendiendo hacia el resto de la Europa. El feudalismo fue una forma de organización social, económica y política que extendió el poder de los señores rurales hacia las ciudades del norte de Europa, ellos impidieron el desarrollo urbano. El feudalismo nunca fue verdaderamente fuerte en Italia. En segundo lugar, el conflicto entre el papado y el sagrado imperio romano había impedido la creación de una monarquía unificada en Italia. En tercer lugar, en la esfera intelectual, el escolasticismo -muy fuerte en las universidades del norte y las escuelas- nunca dominó el pensamiento italiano. En la esfera artística, la arquitectura y la escultura gótica no tuvieron mucha influencia en Italia. Por eso, las tradiciones intelectuales y artísticas de los italianos siguieron siendo libres para crear y responder a las nuevas ideas y estilos. Finalmente, las ciudades italianas, aunque afectadas por la hambruna y las plagas del siglo XIV, tuvieron poblaciones suficientemente amplias, riquezas e independencia geográfica y política para recuperarse rápidamente de los desastres.


-Movimiento


El Renacimiento italiano inició la era del Renacimiento, un período de grandes logros y cambios culturales en Europa que se extendió desde fines del siglo XIV hasta alrededor de 1600, constituyendo la transición entre el medioevo y Europa moderna.
Aunque los orígenes del movimiento confinado principalmente a la cultura literaria, el esfuerzo intelectual y el mecenazgo pueden rastrearse hasta inicios del Siglo XIV. Muchos aspectos de la cultura italiana permanecían en su estado medieval y el Renacimiento no se desarrolló totalmente hasta fin de siglo.
La palabra Renacimiento (Rinascimento en italiano) tiene un significado explícito, que representa el renovado interés del período en la cultura de la antigüedad clásica, luego de lo que allí mismo se etiquetó como la "edad oscura".8 Estos cambios, aunque significativos, estuvieron concentrados en las clases altas, y para la gran mayoría de la población la vida cambió poco en relación a la Edad Media.
El renacimiento italiano comenzó en Toscana, con epicentro en las ciudades de Florencia y Siena. Luego tuvo un importante impacto en Roma, que fue ornamentada con algunos edificios en el estilo antiguo, y después fuertemente reconstruida por los Papas del siglo XVI. La cumbre del movimiento se dio a fines del siglo XV, mientras los invasores extranjeros sumían a la región en el caos. Sin embargo, las ideas e ideales del renacimiento se difundieron por el resto de Europa, posibilitando el Renacimiento nórdico, centrado en Fontainebleau y Amberes, y el renacimiento inglés.
El renacimiento italiano es bien conocido por sus logros culturales. Esto incluye creaciones literarias con escritores como Petrarca, Castiglione, y Maquiavelo, obras de arte de Miguel Ángel y Leonardo da Vinci, y grandes obras de arquitectura, como la Iglesia de Santa María del Fiore en Florencia y la Basílica de San Pedro en Roma.
Políticamente fue un periodo de constantes luchas por el poder, cambios dinásticos, guerras e invasiones extranjeras.


-Géneros


Lirica renacentista: la difusión del humanismo permite un mejor conocimiento de la literatura clásica e italiana renacentista. El máximo exponente fue Petrarca, que armoniza la lirica culta provenzal con la literatura clásica y con la de los poetas italianos de su época. La poesía italiana aporto el endecasílabo y el encabalgamiento, también aporto tercetos encadenados, octava real, estancia y soneto.
Estilo: La poesía de expresividad natural y sencilla; cobran importancia la adjetivación y uso de metáforas e hipérbaton.
Temas: tema principal es el amor (sufrimiento por la frustración o ausencia de la amada); y asociados a este, la descripción de la amada, la naturaleza (locus amoenus), el carpe diem y la mitología.
Las principales características de la lírica petrarquista son:
1. Formas poéticas: se utilizan subgéneros heredados de la literatura grecorromana, como la elegía (La elegía es un subgénero de la poesía lírica que designa por lo general a todo poema de lamento), la égloga o la epístola (La égloga es un subgénero de la poesía lírica que se dialoga a veces como una pequeña pieza teatral en un acto). También se usan estrofas italianas como el soneto.
2. Temas: el tema central es el amor no correspondido y otros motivos derivados del amor cortés, como la exaltación de la belleza de la amada o el enfrentamiento entre la razón y el entendimiento.

La lírica está totalmente impregnada por la influencia de Petrarca y por la concepción neoplatónica del amor, desarrollada por los humanistas.
Entre los principales cultivadores de la lírica se hallan:
Pietro Bembo (1470-1547). Su obra poética más destacada es Rimas. En el diálogo Gli asolani expone una teoría platónica del amor, y en Prosas sobre la lengua vulgar trata sobre la importancia de la lengua toscana. Influyó significativamente en la poesía de sus contemporáneos.

Ángelo Poliziano (1454-1494). Gran latinista, fue protegido por Lorenzo de Médicis. Escribió poesía en tres lenguas: en latín, en griego y, sobre todo, en lengua toscana, como las Estancias y Orfeo, en forma de representación profana. Su obra plasma un mundo pagano, idealizado y mitológico.
También destaca la figura de Lorenzo de Médicis, llamado el Magnífico (1449-1492), notable poeta, además de gobernante de Florencia en su máximo momento de esplendor.


-Autores y obras


La literatura del Renacimiento tomó del Humanismo la inspiración clásica de sus temas, personajes y reglas, pero usó solo idiomas vernáculos (propios de cada país). El primer escritor que comenzó a utilizar un estilo próximo al renacentista fue Dante Alighieri. Su obra más conocida, La Divina comedia, correspondía a la Edad Media, por su construcción e ideas, mientras que su espíritu subjetivo y expresividad la acercaban al Renacimiento. Los principales escritores italianos, aparte del ya mencionado Nicolás Maquiavelo, fueron el prosista Francisco Guicciardini y los poetas Ludovico Ariosto y Torcuato Tasso.
El primero fue el más relevante historiador de la Italia renacentista. En su Historia de Italia narró los complicados sucesos de la península entre los siglos XV y XVI. Ludovico Ariosto escribió el poema Orlando Furioso, en el que contó con bastante imaginación las luchas del emperador Carlomagno contra los sarracenos y las hazañas de Ronaldo, su legendario nieto. Por último, Torcuato Tasso cerró la serie de poetas del Renacimiento italiano con la publicación de una voluminosa epopeya titulada Jerusalén libertada. En ella describió las proezas de los primeros cruzados, uniendo la historia y la novela.

El italiano Francisco Petrarca ha sido calificado como el padre del Humanismo. Él dedicó toda su vida al estudio de los clásicos, tratando de imitar a Cicerón y Virgilio, descubriendo las cartas del primero, hasta entonces desconocidas. Al mismo tiempo, escribió sonetos en lengua italiana, en los que cantó su amor por una mujer llamada Laura de Noves. Sus obras más conocidas son el Cancionero y Triunfos. Por estos sonetos, Petrarca es considerado unos de los más grandes poetas líricos de la literatura universal. Como escritor Petrarca llega muy hondo en la expresión de su subjetividad. No se repite, a pesar de que el tema no es amplio en si. Petrarca es algo artificioso en la primera serie, más sincero y puro en la segunda. Alcanzo una perfección en el verso, difícil de superar y siempre imitado. El dominio del ritmo le ha hecho trascendente modelo en todo tiempo, siempre ha sido modelo como creador de sonetos.

-Texto ejemplo


El italiano Francisco Petrarca (nació el 20 de julio de 1304 en Arezzo-Murió en Arquà el 18 de julio de 1374) considerado el primero y uno de los más importantes poetas líricos modernos. ha sido calificado como el padre del Humanismo. Él dedicó toda su vida al estudio de los clásicos, tratando de imitar a Cicerón y Virgilio, descubriendo las cartas del primero, hasta entonces desconocidas. Al mismo tiempo, escribió sonetos en lengua italiana, en los que cantó su amor por una mujer llamada Laura de Noves. Sus obras más conocidas son el Cancionero y Triunfos. Por estos sonetos, Petrarca es considerado unos de los más grandes poetas líricos de la literatura universal.

Petrarca, Cancionero, soneto CCXX (220):

Original:

Onde tolse Amor l’oro, et di qual vena,
per far due trecce bionde? e ’n quali spine
colse le rose, e ’n qual piaggia le brine
tenere et fresche, et die’ lor polso et lena?

Onde le perle, in ch’ei frange et affrena
dolci parole, honeste et pellegrine?
onde tante bellezze, et sí divine,
di quella fronte, piú che ’l ciel serena?

Da quali angeli mosse, et di qual spera,
quel celeste cantar che mi disface
sí che m’avanza omai da disfar poco?

Di qual sol nacque l’alma luce altera
di que’ belli occhi ond’io ò guerra et pace,
che mi cuocono il cor in ghiaccio e ’n fuoco?


Traducción

¿Dónde cogió el Amor, o de qué vena,
el oro fino de tu trenza hermosa?
¿En qué espinas halló la tierna rosa
del rostro, o en qué prados la azucena?

¿Dónde las blancas perlas con que enfrena
la voz suave, honesta y amorosa?
¿Dónde la frente bella y espaciosa,
más que el primer albor pura y serena?

¿De cuál esfera en la celeste cumbre
eligió el dulce canto, que destila
al pecho ansioso regalada calma?

Y ¿de qué sol tomó la ardiente lumbre
de aquellos ojos, que la paz tranquila
para siempre arrojaron de mi alma?