POPULISMO NEGATIVO: ALTER EGO DEL KIRCHNERISMO (Ensayo)


Escrito por: Lic Ramón D. Peralta

Kirchnerismo, alter ego del populismo negativo

Sin duda posible, hoy es un día de "miércoles", y como buen ignorante sin causa, solo me queda refugiarme en la literatura, so aunque prosaica, frágil y anoréxica, la hago mía. Mucho he meditado sobre la posible condición populista del kirchnerismo cristinista, y mucho he dudado, por cuanto me decidí a profundizar en su estudio a fín de poder encontrarme con alguna revelación y porque no, epifanía (la curiosidad me puede).


Ciertamente admito que no es sencillo poder construir prudentes conceptos para llenar todo un ensayo,en tiempos donde me siento condicionado tan severamente por este dogma político imperante, llamado kirchnerismo, aunque también podemos denominarlo peronismo K, peronismo cristinista, o solo pragmatismo demagógico, no obstante peronismo siglo XXI es la síntesis de cualquier rotulación.

Ensayo

Muchas veces hemos hablado del divorcio manifiesto existente entre las diatribas del gobierno y los hechos, cosa que pone los pelos de punta a los no dogmáticos (sean o no opositores). Lo dificil, es separar la paja del trigo, es decir, determinar lo que efectivamente hizo bien el gobierno, respecto de lo que hizo mal u omitió, intentando por otro lado, establecer que fue por mérito y que por obra del azar. También es arduo intuir que consecuencias tendrán esas acciones consideradas benignas o malignas en el futuro. Ciertamente hay indicadores que no son buenos, y hay otros que son decididamente nefastos. Sería deseable poder discutir con el kirchnerismo todos los temas estratégicos para el país, pero eso es imposible, dado el carácter estanco y hermético de su dogma. Pero hoy quiero hablar de populismo, el populismo K, y para ello, comprendí que primero debía serenarme, bajar la intensidad neurobiológica, tranquilizarme y retomar el control reflexivo , ¿quizás suscribir a un estoicismo criollo inexistente?,¿quizás emular a los antiguos epicúreos?,...no lo se, pero intentaré entrar en trance y moldear cierta anti-natural ataraxia.


Vaya palabra esta ¿no?,...decían los antiguos helenos que la ataraxia era un estado de ánimo, gracias al cual un sujeto, mediante la disminución de la intensidad de sus pasiones y deseos , sumada la fortaleza frente a la adversidad, alcanzaría el equilibrio y finalmente la felicidad, ¿suena a budismo?, pues claro, el budismo no es ajeno a este tipo de planteamientos.


dogma


Cuando se habla de un gobierno populista nos estamos refiriéndo a un fenómeno social que intenta poner el poder en el pueblo o masas, es decir, promueve una especie de democratización primitiva no vertical, cargada de simbologias y fetiches contrarios a las clases que ellos consideran burguesas (aunque sin tener del todo claro quien es burgués y quien no), procurando favorecer a los trabajadores asalariados, obreros, pequeños emprendedores, bajo clero(oficialista), sindicatos, capitalistas "populares" (con contacto con el gobierno populista), las clases media que se definen como seguidores del populismo (sino quedan como enemigos) y clases bajas; o todos aquellos que tengan menos poder que las élites políticas y económicas corporativistas y caudillistas. Pero en Argentina, Venezuela, Ecuador y Bolivia, populista es simplemente aquel que apoya al gobierno, sin importar si es el mismo George W Bush, Carlos Menem o un Amado Boudou.

populismo

El populismo benigno o positivo se basa teóricamente en el apoyo voluntario a las ideas políticas de la cultura autóctona sin necesariamente caer en el nacionalismo, no obstante, oponiéndose a los imperialismos. Pueden por consecuencia rechazar el desplazamiento social masivo que pueden producir los grandes movimientos de capital o tecnología, así como el rechazo a medidas en torno a reforzar la excesiva institucionalidad del Estado unitario o las burocracias profesionales. Cosa que excluye al kirchnerismo, y a las pruebas me remito, observen como han abandonado a nuestras etnias originarias, y lo que es peor aun, como las manipulan a la hora de los comicios. Tampoco hay rechazo fáctico por parte del kirchenrismo a la burocracia (cosa que por el contrario alimentan), aunque si han demostrado repudiar la instituciones de la república. La única institución que el populismo K respeta es "Cristina" (el lider), aportando como daño colateral, un nacionalismo definitivamente maniqueo, mesiánico e irracional, ya que este nacionalismo solo va dirigido al dogma, no a la patria.


El populismo negativo, tal el caso del kirchnerismo con una significación obviamente peyorativa, nos refiere al uso de "medidas de gobierno demagógicas", destinadas a ganar la simpatía de la población, particularmente si ésta posee derecho a voto, aún a costa de tomar medidas contrarias a la república democrática. Sin embargo, a pesar de las características anti-institucionales que pueda tener, su objetivo primordial no es transformar profundamente las estructuras y relaciones sociales, económicas y políticas (al contrario de lo que los movimientos populistas positivos persiguen) sino el preservar el poder y la hegemonía política a través de la popularidad entre las masas.

demagogia

Estéban Hernández analiza la relación entre populismo y aristocracia, al auscultar la novela "Todos los hombres del rey", del premio pulitzer Robert Penn Warren, este sostiene que, mientras en los países menos desarrollados, el populismo va de la mano de la lucha contra el hambre, en los países más desarrollados el populismo se relaciona con la centralización del poder, el aumento de impuestos y la supeditación del mundo empresarial a la política, tal como fue planteado por Franklin Delano Roosvelt en los EE.UU. Hernández señala que el "populismo" se definiría como una alternativa mas válida ante la aristocracia, que el mismo comunismo, razón por la cual fue rechazado por los conservadores, comunistas y socialistas.


De acuerdo con esta consagración, algunos movimientos populistas habrían dado a amplias capas de la población beneficios limitados o soluciones a corto plazo que no ponen en peligro el orden social vigente ni le otorgan a los ciudadanos capacidades reales de autodeterminación a los pueblos, pero que sirven para que eleven o mantengan la popularidad de los caudillos o del régimen reforzando su poder. En muchos casos a pesar del discurso contra ellas, las clases sociales estratificadas, los sectores económicos estratégicos (industriales, bancarios, etc.), los intereses eclesiásticos y militares, la función pública, se mantienen vigentes o en el mayor de los casos cambian de manos, pero el poder de tales estructuras sobre la población no desaparece.

democracia

Los discursos oficiales de estos regímenes y movimientos deben ser digeribles y del buen agrado de la población en general (para darle seguridad y satisfacción) por lo que no apelan a ideologías definidas e incluso pueden tener tintes más o menos conservadores y hasta reaccionarios, pero siempre carismáticos. Se diferencia de la demagogia porque se refiere no sólo a discursos, sino también a acciones. Así, se la puede entender como una táctica de uso limitado, o bien como una forma permanente de hacer política y permanecer en el poder. En el caso del cristinismo la demagogia se presenta saludable, en virtud de que los hechos no se compadecen con la dialéctica, cuanto menos en los resultados.

Ahora bien, la definición abstracta de lo que es el bienestar general del "pueblo", así como de corto plazo, orden social instituído, o autodeterminación, permiten manipular el uso del término y aplicarlo eventualmente contra los adversarios políticos. El populismo no pugna por ideologías precisas o por la concientización y el debate o consenso de tesis políticas o económicas claras, sino que aboga por los sentimientos de aceptación masiva de un grupo en el poder y de una ideologización superficial pero intensiva. Por lo cual el populismo no es de "izquierda" o de "derecha", puesto que es una práctica del grupo en el poder y no un movimiento ideológico propiamente dicho. Tanto la economía keynesiana, como una posición crítica de la política exterior de los EE.UU, han sido consideradas como prácticas sustanciales del populismo.

positivo

Vale aclarar las posibles acepciones: el populismo en sentido positivo, lo que define es un sistema en el que el poder recae más en el pueblo que en sí mismo, no tanto en los políticos profesionales y en su lider. En un sentido mas general, socialistas y comunistas han utilizado el término "populista" para definir a los gobiernos que, aún favoreciendo a los "sectores populares" (principalmente a la clase obrera), no pretenden terminar con el sistema capitalista.

negativo

Desde un punto de vista opuesto, los sectores conservadores han utilizado el término "populista" para definir a los gobiernos que presentan los intereses de las clases económicamente más altas (grandes grupos económicos, etc.) como separados y contrarios a los de las más bajas consideradas como una mayoría permanente con intereses homogéneos autoevidentes que no requerirían así del pluralismo político, destruyendo la posibilidad del disenso político y del crecimiento por vías privadas.

Los populistas se presentan a sí mismos como una representatividad diferente a la clásica: la democracia estaría encarnada en un movimiento político que demuestre representar aquellos intereses de las clase populares en términos de redistribución de la riqueza pública, sin las limitaciones clásicas y poliárquicas de la democracia liberal, vistas como una imposición oligárquica de una minoría económica, a la clase política. El kirchnerismo cristinista, es un buen ejemplo de lo que es el populismo negativo, erigiéndose como un verdadero manual del pragmatismo demagógico, cuyo ceñido dogma mantiene a sus adoctrinados alejados de toda conciencia, razonamiento y libre albedrío. Es un amorfo populismo verticalista que centraliza y condensa poder en una sola persona en detrimento de la horizontalidad proclamada por el populismo positivo o bien, verdadero populismo. Para finalizar, quiero evocar a los antiguos y sabios griegos, quienes dejaran con lozana y meridiana majestuosidad, los lineamientos para una auténtica democracia. Ellos hablaban de "anaideia", para definir el estado de desvergüenza,provocación e irreverencia política. Anaideia era el epíteto usado para nombrar a "daimon" (espíritu de la desvergüenza y provocación), compañera de Hybris (espíritu de la violencia). Así pues, los kirchneristas bien pueden ser considerados los "daimones" del populismo contemporáneo. Sinónimos de daimones: "poder", "lo divino", "lo deforme", "el que reparte", "un dios inmisericorde". Gracias por leerme y bon apetit.-










Escrito, recopilado y plagiado por: d_peralta2008







FUENTE:




"El verdadero Rostro del Populismo" (Larry Gambone)

"La Formación del estado populista en América Latina" (Octavio Lanni)

"Populismo y Democracia" (Estéban Hernandez)

Google

Wikipedia