Resumen: Socialismo, Comunismo y Anarquismo


Hacia fines del siglo XIX, la Revolución Industrial dejaba sus huellas en la sociedad: el capitalismo estaba en crisis y las masas obreras sumidas en la miseria. La consecuencia ideológica de este contexto, se tradujo en la rápida difusión de corrientes de pensamientos tales como el socialismo, el comunismo y el anarquismo.

¿Qué es el socialismo?

El socialismo podría definirse como una doctrina que postula la posesión y administración pública de los medios de producción, con el objetivo de promover el bienestar de la sociedad en general y no en favor de un sector en especial.

El socialismo es un sistema de organización social que deriva de la colectividad de los derechos individuales y atribuye al Estado absoluta potestad de ordenar las condiciones de la vida civil, económica y política, extremando la preponderancia del interés colectivo sobre el particular. En otras palabras, es un gobierno destinado en terminar con la pobreza y la injusticia. La idea del socialismo consiste en que la gente como sociedad unida y no individualista, se ocupe de los medios de producción como las granjas, fábricas, transporte y otros oficios importantes que producen y distribuyen los productos. El propósito del socialismo es crear una sociedad en la que los individuos se preocupen por el bien común actuando de manera unida.

El positivista de Comte aspiraba a una transformación de la sociedad, pero dentro de una orientación conservadora y científica, que respondía a los intereses de la burguesía. Comte, en definitiva, no alcanzó a ver cuáles serían las consecuencias sociales de la Revolución Industrial en la sociedad del siglo XIX.
La difusión de ideas socialistas y anarquistas se debe a que se presentan como una respuesta a una situación real: la miseria del proletariado y la crisis de capitalismo liberal. El movimiento obrero, adopta entonces, estas ideas.

En Francia, los primeros socialistas se enfrentaron con las consecuencias de la Revolución Industrial y proponían programas de transformación de carácter utópico inspirados en Rousseau, ideales románticos y cierta mentalidad positivista. Marx considerará a este socialismo utópico y al que el adopta para seguir era el socialismo científico. El socialismo utópico desaparece cuando la lucha política y económica, así como la crítica a la economía liberal, comienzan a dar lugar a otras posiciones más realistas.
Socialismo es cuando tienes dos vacas, el gobierno las nacionaliza y te paga el precio del ternero que tenga la primera.

El socialismo utópico

Históricamente, el socialismo surgió a principios del siglo XIX, como consecuencia de los eventos desencadenados por la Revolución Industrial y la Revolución Francesa. Éste período fue conocido como socialismo utópico. En esta etapa se realizaron agudas críticas a las contradicciones del capitalismo. Sus principales corrientes fueron:

1. El saintsimonismo: cuyos representantes fueron, Saint-Simón, Enfantin, Bazard y Leroux;
2. El fourierismo: representado por Fourier y Considérant;
3. Y la línea de Robert Owen y Thomson

El socialismo científico

El período utópico finalizaría con los aportes teóricos de Marx y Engels y su transformación en movimiento político de masas a partir del desarrollo del proletariado. El socialismo científico buscó comprender los hechos sociales y económicos postulando como tesis central que el socialismo nacería en el seno de la sociedad capitalista dado que su desarrollo era consecuencia espontánea de las contradicciones mismas del proceso económico social.

En esta nueva fase, el objetivo sería la conquista del poder por parte del proletariado organizado en partidos y la instauración de un nuevo Estado, la dictadura del proletariado, concebida por Marx como la forma parlamentaria del a Comuna de París, basada en el pluralismo político, que realizaría la transformación socialista de la sociedad. Según la concepción marxista, el socialismo se corresponde a la primera etapa del comunismo, en que sólo son de propiedad colectiva los medios de producción y cada uno trabaja según su capacidad o aptitud y recibe consume según su trabajo. Durante la fase comunista, en cambio, esta concepción sería modificada: cada uno recibirá según sus necesidades.

¿Qué es el comunismo?

El comunismo refiere a un estado social en el cual los medios de producción no pueden pertenecer a propietarios privados. Se trata pues, de una sociedad sin clases en donde ningún grupo humano podría explotar a otro, ni tampoco los individuos pueden hacerlo entre sí.

El comunismo es así, un sistema político, económico y social basado en la comunidad de bienes en el que se haya abolida toda propiedad privada.

Sistema social que se funda en la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, del Estado, de las clases sociales y en el disfrute de los bienes en común. En él un grupo humano no explota al otro, ni los individuos lo hacen entre sí. Es una forma de socialismo; según el Manifiesto Comunista de Marx y Engels, la historia se desenvuelve como un conflicto continuo de clases sociales, provocado por la evolución de la economía, el perfeccionamiento de la técnica y el aumento de población.

También se entiende por comunismo la doctrina que aboga por el establecimiento de tal estado social o que asevera que el mismo será inevitablemente el estado social futuro. Se han buscado antecedentes del comunismo en Platón, las comunidades cristianas primitivas, movimientos místicos medievales, los 'niveladores ingleses' del siglo XVII y algunos movimientos que nacieron en la Revolución Francesa.

Comunismo es cuando tienes dos vacas, el gobierno requisa las vacas y te da un poco de leche.
Construcción histórica del comunismo

Entre los antecedentes del comunismo se pueden citar a filósofos griegos del siglo IV como Diógenes y Antístenes y luego, Platón. Más adelante, durante el Renacimiento, pueden observarse ideas en esta línea en la obra de Tomás Moro y Campanella. Pero fue en el siglo XVIII cuando Babuef vinculó a la teoría comunista, la práctica revolucionaria. El socialismo utópico enriqueció estas vertientes, pero fue finalmente con Marx y Engels cuando el comunismo se nutrió de una ideología materialista que lo identificó con el fin de la lucha de clases a la que se llegaría a través de una lucha de clases intermedia, con una dictadura del proletariado, que habría de edificar una sociedad en la que cada individuo aportaría según su capacidad y recibiría según sus necesidades.
La ideología comunista se fue afianzando a fines del siglo XIX y se plasmó en la revolución rusa de 1917. La victoria de los regímenes totalitarios durante la Segunda Guerra mundial, favoreció la expansión del sistema comunista que llegaría al poder en varios países centroeuropeos. En 1949 el comunismo llegó a China.

Comunismo

El materialismo histórico
Es un error afirmar que el materialismo de Marx se basa en la afirmación 'todo es materia'. En efecto, Marx se abstiene de realizar afirmaciones metafísicas en ese sentido. Así, el materialismo que postula tiene una significación práctica que lo opone simultáneamente al idealismo de Hegel pero también al materialismo 'clásico'.

1. La prioridad del ser sobre el pensamiento: contra Hegel, Marx se ubica en una posición cercana a Feuerbach quien criticaba a Hegel por haber convertido al hombre en puro espíritu en lugar de considerarlo un ser real y concreto.

2. Materialismo dialéctico: Demócrito y los materialistas franceses del siglo XVIII, representan el materialismo clásico que Marx criticará por considerarlo abstracto y mecanicista, reduciendo la materia a leyes mecánicas (el mecanicismo estricto parecía superado por la ciencia del siglo XIX con la química, la biología y la teoría de la evolución). También señalará que el materialismo clásico carece de un carácter dialéctico e histórico. Pero el aspecto diferencial más importante es que considera a la realidad únicamente como objeto de contemplación, en tanto el pensar es posterior al ser y las ideas son puro reflejo de la realidad de modo tal que el hombre es un ser pasivo.

Así pues:

1. Contra el idealismo: afirma la independencia de la naturaleza exterior respecto al pensamiento.

2. Contra el materialismo mecanicista y Feuerbach: afirma que no es posible separar la Naturaleza respecto del hombre. El hombre no es contemplativo sino activo, transforma la naturaleza y la naturaleza real es la transformada por el hombre de manera que se introduce en el devenir histórico.

El materialismo histórico de Marx supone la negación de la autonomía de las ideas respecto de las condiciones de la existencia humana y también el carácter dialéctico e histórico de esa base material. Engels lo define de la siguiente manera:

La concepción de la historia universal que ve la causa final y la fuerza propulsora decisiva de los acontecimiento históricos importantes en el desarrollo económico de la sociedad, en las transformaciones del modo de producción y de cambio, en la consiguiente división de la sociedad en distintas clases, y en las luchas de estas clases entre sí Engels, Del socialismo utópico al socialismo científico.
Engels, en efecto, considera que Marx es el creador de este materialismo y (junto a la teoría de la plusvalía) conforma su mayor hallazgo científico. En rigor, no se trata de una teoría filosófica sino sociológica.

La Estructura económica constituye la base real de la sociedad.

2. Tal estructura está constituida por las bases de producción, que son las relaciones que se establecen entre los hombres de acuerdo con su situación respecto a las fuerzas de producción. Jurídicamente se expresan a través de las relaciones de propiedad. Dentro de un sistema capitalista, la burguesía es la propietaria de los medios de producción, y el trabajador solo posee la fuerza de trabajo (relaciones que son diferentes en un régimen de esclavitud o servidumbre)

3. Las fuerzas productivas están dados por el trabajo y los medios de producción. Las fuerzas productivas se mueven dentro del marco formado por las relaciones de producción.

4. La estructura económica determina o condiciona una superestructura constituida por las formas de conciencia o formas ideológicas que no son sino el conjunto de representaciones (ideas, mitos, símbolos) y valores de la sociedad en un momento en particular. La ideología dominante en cada momento corresponde a la ideología de la clase también dominante de manera tal que justifica la estructura económica de ese momento.
5. El conflicto aparece en función del desarrollo normal de las fuerzas productivas, las cuales ya no encuentran un contexto adecuado sino solo problemas en las relaciones de producción. De ser modo aparece la fase de revolución social que transformará la superestructura ideológica. Marx postula que el desarrollo del sistema capitalista de producción conduce inevitablemente a la superación de la sociedad burguesa y de la propiedad privada.

6. No es la razón lo que conduce la historia como puntualiza Hegel, sino que es conducida principalmente (aunque no exclusivamente) por las fuerzas de producción, especialmente, el trabajo humano. En síntesis, los hombres es el principal actor de la historia, historia que solo puede avanzar a través de las contradicciones y luchas. Y en esa lucha, las formas de conciencia (la conciencia de clase) tienen un papel significativo (aunque no excluyente ni prioritario)

Marx

Marx, nacido en una familia judía burguesa alemana, comenzó su carrera como discípulo de Hegel. Se interesó por la filosofía aunque progresivamente iría concibiendo una superación de la distinción tradicional entre teoría y práctica que el llamará logos y praxis.

Se conoce como marxismo, a aquellos desarrollos teóricos que derivaron de la obra original de Marx. A menudo, estos enfoques parecen miradas contrapuestas e incluso contradictorias.

Las obras más importantes de Marx fueron, el Manifiesto Comunista, y El Capital. La primera, en colaboración con Engels, y la segunda, no es sino una crítica a la propiedad privada en la que se plantea la futura muerte del capitalismo debido a sus contradicciones intrínsecas.


Marxismo

1. m. Doctrina derivada de las teorías de los filósofos alemanes Friedrich Engels y Karl Marx, consistente en interpretar el idealismo dialéctico de Hegel como materialismo dialéctico, y que aspira a conseguir una sociedad sin clases.

2. m. Cada uno de los movimientos políticos fundados en una interpretación más o menos estricta de este sistema

Según Marx el socialismo era una idea utópica, e hizo una rama del socialismo que no fuera aburguesada llamada socialismo científico, o marxismo. En el Manifiesto Marx expresa que la economía es la fuerza que maneja la historia, argumenta que a lo largo de la historia siempre ha habido conflicto entre “los que tienen” y “los que no tienen”. “Los que tienen” siempre han manejado los medios de producción, y por lo tanto tienen control sobre la sociedad. Según Marx “los que tienen” son los burgueses y “los que no tienen” son los proletariados o los obreros. Marx predijo que al final, los proletariados triunfarían para después tomar el control de los medios de producción y así, formar una sociedad comunista sin clases sociales.

¿Qué es el anarquismo?

Es la doctrina que sostiene que toda autoridad política es innecesaria y nociva. Cuestiona además otras formas de autoridad como la jurídica y religiosa porque sostiene que una sociedad justa solo podría lograrse a través de una abolición de la autoridad que diera curso a la bondad innata del hombre para cooperar solidariamente con los demás.

De esta forma, para la anarquía, es posible una forma utópica de organización social que excluye al Estado de modo que este puede mantiene sin coacción. Se basa en las libertades individuales y promueve la absoluta libertad del individuo. El anarquismo fue postulado por primera vez por W. Godwin y su obra continuada por Bakunin, Kroptkin, Malatesta Stirner, y otros.

Fue 1872, en la 1ra. Internacional, cuando se produce un cisma entre los partidarios de Marx y los de Bakunin y los anarquistas decidieron utilizar el terrorismo como método de lucha.