El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Firmenich era un informante del Ejército desde 1973

Martin Edwin Andersen fue corresponsal del Washington Post en la Argentina durante los peores años de la dictadura, además de colaborar luego con el Congreso de los EE.UU. para apoyar la lucha por los derechos humanos.

Firmenich era un informante del Ejército desde 1973


Tras su paso por la Argentina y con los contactos obtenidos escribió el libro "Dossier secreto", en el que describe cómo se construyó y se desarrolló lo que define como "el mito de la guerra sucia", en la que no hubo dos ejércitos luchando entre sí, pero sí varios traidores e informantes. Andersen compartió sus conocimientos sobre Montoneros ayer durante una conversación telefónica desde Washington.

-¿Es posible que haya habido algún entregador en la contraofensiva de Montoneros, como sospecha el juez Bonadío?

-No tengo datos precisos sobre la segunda contraofensiva y la participación de Firmenich en ella, pero sí sé que de los tres que están bajo la lupa es Firmenich quien tiene antecedentes de haber colaborado antes con los militares. Se supone que si siguió como jefe montonero es muy probable, casi una certeza, que si hubo entrega de esa gente, Firmenich sea el culpable. Es más, si uno lee las declaraciones de gente como el poeta Juan Gelman o incluso Miguel Bonasso ahora, ambos dicen que la contraofensiva era muy disparatada y uno tiene que preguntarse entonces a qué jugaban, a qué fin apuntaban al lanzar semejante disparate.

-¿Qué define como "colaborador", a un doble agente, a un miembro de los servicios de inteligencia?

-Firmenich trabajaba como informante, que es la palabra que utilizó Sher (Robert, delegado del FBI en Buenos Aires en aquellos años) hablando conmigo. Firmenich, por lo menos desde 1973 era informante del coronel Alberto Valín, quien llegó a ser el jefe de inteligencia militar de la Argentina, y también era socio de la administración Reagan en América Central con los "contras". Además, y como consta en "Dossier Secreto", hice toda la argumentación circunstancial en contra de Firmenich y hablé con Sher al respecto. Me carteé con él y mantengo dos cartas, de las que puedo entregarle a Bonadío copias fieles, con su firma. Allí él insiste en que Firmenich era informante.

-¿Por qué Firmenich, según usted, llegó a ser informante?

-Por el viraje de los Montoneros en 1973 hacia la ultraizquierda. La gente tiene una óptica ahora... Mentalizaron mucho la propaganda militar, pero Montoneros no empezó como un grupo de corte izquierdista, sino como nacionalista católico que llegó a tener ciertas características de la izquierda porque alguna de su gente se entrenó en Cuba, pero no fue hasta que se fusionaron con las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias) que llegó a ser lo que se identificó como la "guerrilla peronista-marxista". Si uno ve, además, todos los muertos que hubo en la cúpula (de Montoneros) tienden a ser muchos más los marxistas que los nacionalistas católicos como Firmenich y compañía.

- Que sobrevivieron...

-Sí. Firmenich sobrevivió a tres tandas de dirigencia montonera. La primera, la de los fundadores, la que estuvo en la década del 70 y también la que se fue al exilio. Es el único sobreviviente que quedó en la cúpula desde el principio de Montoneros.

-¿Eso tuvo repercusiones en la familia de Firmenich?

-La mujer de Firmenich fue detenida en julio de 1976, inmediatamente después de la voladura de Coordinación Federal. Sher dijo que la vio en la cárcel y que no fue torturada. Pudo dar a luz al hijo de Firmenich, ese bebe no fue sustraído y ella sale del país con pasaporte legalizado, con su hijo y con Galtieri (Leopoldo por entonces jefe del Ejército) presente, antes de Malvinas. Ahora, ¿cómo se explica eso? Además, el padre de Firmenich afirmó que ni él, ni su familia, nunca fueron molestados por el Proceso y que él siguió trabajando para el brigadier Cacciatore (Osvaldo, intendente porteño durante la dictadura).

-¿Entregaba información que podía derivar en la muerte o desaparición de montoneros?

-Sí, supongo que sí.

-Usted cita, como ejemplo, cómo ocurrió la muerte de...

-Mario Roberto Santucho, sí. Sher me dijo que él tenía entendido que Firmenich tenía que ver con su muerte. También hablé con uno de los cabecillas del ERP, Luis Martini, que en 1987 me dijo que no le cabía ninguna duda que fue por ese lado. Me dijo que tenía la certeza que la infiltración venía por parte de Montoneros y que Firmenich estaba detrás..


Revista "Estrella Federal" de Abril de 1978: ¿El arreglo Massera-Firmenich?

masoneria


En la página 4 del órgano oficial del Ejército Montonero, hablamos de la publicación "Estrella Federal", en su número correspondiente a Abril de 1978, hay una editorial firmada por el delincuente subversivo y doble agente Mario Eduardo Firmenich, 'Comandante en Jefe' del susodicho ejército marxista, en la que hace un llamamiento a los cuadros y soldados montoneros para emprender acciones durante el Mundial de Fútbol que se estaba por celebrar en nuestro país.

Para ese entonces, la Conducción Nacional de la Organización Montoneros -de la cual dependía su ejército- se hallaba lejos del campo de batalla al que ellos mismos se habían lanzado desde que pasaron a la clandestinidad. En la comodidad parisina (europea, genéricamente hablando), Firmenich, Vaca Narvaja y otros impartían órdenes a los desalmados que habían quedado en Argentina sin protección ni dinero, aguardando una muerte segura.

Sin embargo, esa misma conducción tenía asegurada su existencia, pues entre gallos y medianoches ya habían resuelto un pacto con el masón y almirante Emilio Eduardo Massera (en representación de la junta militar) para que no ocurrieran atentados ni secuestros durante el campeonato mundial de fútbol. Creemos, a la luz de los años y la verdad que de a poco se asoma, que el entonces coronel Alberto Alfredo Valín, nexo entre Mario Firmenich con el Batallón de Inteligencia 601 del Ejército Argentino y con la Embajada de EE.UU. en Buenos Aires, cumplió con creces el rol que le cupo en ese pacto de muerte, traición y sangre. A decir verdad, el coronel -luego general- Valín fue jefe del Batallón de Inteligencia 601 desde el 1 de octubre de 1974 hasta el 27 de octubre de 1977. Para 1978, era un 'intocable' con aceitados lazos en la subversión armada de Montoneros.

Por lo mismo, todos aquellos sospechados de ‘saber más de la cuenta’ sobre estos oscuros contactos entre ‘enemigos’, como la funcionaria argentina en la Embajada de Francia Elena Holmberg, ya se habían asegurado o el silencio perpetuo o la muerte más espantosa. De no haber sido asesinada y su cadáver arrojado al río Luján en diciembre de 1978, Holmberg seguramente habría contado los pormenores de las entrevistas de Massera con los Montoneros (hubo al menos 2 encuentros, uno en París y otro en Italia), como también los infames negociados del almirante en el exterior. Se dice por allí, que Massera usaba de pantalla (testaferro) a un ex dirigente de UDELPA (Unión del Pueblo Argentino, de Aramburu) para que se ponga al frente de una misteriosa empresa que el marino tenía en las afueras de París durante los años del proceso. En esos años, el silencio cómplice de terroristas subversivos y uniformados genocidas ocultó todas estas cosas.


OFENSIVA "TACTICA" Y LOS PUNTOS 4 Y 5

Si bien para fines de 1976 sus estructuras orgánicas ya estaban casi diezmadas, ello jamás pudo haber planteado, ante la inminencia de un acontecimiento como el mundial de fútbol, una actitud defensiva por parte de los subversivos que siempre habían querido mostrarle a la prensa de los demás países –que ahora venían a cubrir los partidos- la lucha y el planteo político que perseguían. Por eso mismo, es extraña la actitud de Firmenich de no decidirse a llevar a cabo atentados y hechos que llenen las primeras planas de los diarios y noticieros del mundo, más si tenemos en cuenta que la prensa argentina jamás iba a propagar ni la lucha ni los planteos de los sediciosos.

En la citada revista “Estrella Federal”, insólitamente Mario Firmenich da las directrices para una “ofensiva táctica” en lugar de una “ofensiva total” contra las fuerzas armadas y de seguridad. Claro que, el doble agente no era zonzo: los pactos secretos había que cumplirlos para contentar las imposiciones de Henry Kissinger, Brzezinski, Friedman y demás personeros del poder mundial. Massera, por su parte, no quería que su proyecto político propio se eche a perder: a cambio de no molestarlos, les pidió una millonada de dólares (U$S 1.400.000, para ser exactos) a los de la conducción de Montoneros, quienes gustosos contribuyeron, de ese modo, a las aspiraciones “democráticas” del almirante una vez que la dictadura cívico-militar pase a la historia. No fue broma esta aspiración de Emilio Massera: a finales de 1982 y comienzos de 1983, se lanzaría al frente del PDS (Partido para la Democracia Social) al avizorar el estrepitoso final del Proceso. El Comité Central del PDS quedaba en la calle Viamonte 1653, 2° Piso, Buenos Aires. No pocos dobles agentes o ‘quebrados’ de la Organización Montoneros cumplieron funciones para el lanzamiento de esta luego frustrada candidatura.

Transcribimos a continuación la editorial con las directrices que Mario Firmenich suscribió para que sean cumplidas por los ‘soldados’ del Ejército Montonero en pleno Mundial de 1978. Préstese atención, como solapada reafirmación del Pacto Massera-Firmenich, lo que decían los puntos 4 y 5 de la nota:


“DIRECTIVAS AL EJERCITO MONTONERO PARA LA OFENSIVA TACTICA “MUNDIAL 78”

En la situación actual, hemos agotado la ofensiva del enemigo, pero ellos aún no han abandonado las intenciones de continuar con la ofensiva. Por esta razón tenemos todas las condiciones para lanzar sobre la dictadura una ofensiva táctica integral, es decir, política, militar y propagandística.

¿Qué pretendemos con esta ofensiva táctica “Mundial’ 78”?

Obligarlos a que cambien de estrategia, o sea, que abandonen el intento de continuar con su ofensiva y tengan que conceder una apertura política y sindical.

Sabemos que esa apertura será tramposa, pero en términos estratégicos será la manifestación de la situación que describimos en el punto “2”.

El heroico Ejército Montonero debe complementar y darle mayor potencia a las acciones que desarrollarán el Partido Montonero y el Movimiento Peronista Montonero, actuando todos bajo una consigna: “ARGENTINA CAMPEON, VIDELA AL PAREDON. MONTONEROS”. Para ello debe cumplir con las siguientes directivas:

1. Prepararse para la ofensiva táctica evitando el desgaste previo.

2. Concentrar en el tiempo la capacidad de hostigamiento. Ese tiempo es precisamente el tiempo que dura el campeonato mundial de fútbol.

3. Priorizar con toda claridad, durante el desarrollo de esta ofensiva táctica, la línea antidictatorial y antirrepresiva. Concluida la misma, se retomarán los lineamientos emanados de la Secretaría Militar del Partido.

4. ESTÁ TERMINANTEMENTE PROHIBIDO (*) realizar operaciones militares que afecten directamente o perjudiquen a: A) Los partidos de fútbol; B) Los equipos o delegaciones extranjeras; C) Los periodistas argentinos o extranjeros; D) Los turistas o espectadores de los partidos de fútbol.

5. ESTA PROHIBIDO (*) realizar operaciones militares de cualquier tipo a distancias inferiores a 600 metros a la redonda de los estadios donde se disputen encuentros.

6. Cada uno de los compañeros de nuestro Ejército debe transformarse en una oficina de prensa informando de todas las operaciones realizadas, o cualquier tipo de denuncia, llamando telefónicamente a: A) Las agencias de noticias internacionales; B) Radio Colonia; C) Los periodistas extranjeros que estarán en los hoteles céntricos de cada subsede; D) Los diarios argentinos. Deben desmentirse todas las informaciones falsas que publique la prensa del régimen, incluidas las operaciones falsas que puedan realizar con nuestra firma.

Compañeros del glorioso Ejército Montonero: la orden de combatir está dada; es el deber de cada uno de ustedes llevar a cabo la misión con éxito al grito de


LIBERACION O DEPENDENCIA!

PATRIA O MUERTE!

VENCEREMOS!

COMANDANTE MARIO E. FIRMENICH

COMANDANTE EN JEFE DEL EJERCITO MONTONERO.”


Posts relacionados:

Inglaterra: Ideóloga y financista de la guerrilla marxista en Argentina

El pasado que no fue

Fuente 1

Fuente 2

Cualquier comentario que viole el protocolo, ataque la fuente o al posteador será eliminado. Se aceptan comentarios con educacion y respeto. Evite el forobardo.

Comentarios Destacados

@Richard3 +12
gravísimo.
alejandro guerrero, en su libro "el peronismo armado" desliza esta realidad, y me planteó la duda:
¿acaso montoneros fue creado para poder captar a los peronistas "descarriados" que se pasaban a la izquierda y así poder eliminarlos?¿fue toda una perversa trama solo para poder exterminar a lo mejor de una generación combativa?

9 comentarios - Firmenich era un informante del Ejército desde 1973

@Richard3 +12
gravísimo.
alejandro guerrero, en su libro "el peronismo armado" desliza esta realidad, y me planteó la duda:
¿acaso montoneros fue creado para poder captar a los peronistas "descarriados" que se pasaban a la izquierda y así poder eliminarlos?¿fue toda una perversa trama solo para poder exterminar a lo mejor de una generación combativa?
@RStone +2
Post muy interesante, gracias!
@andi_007 +2
Bueno ahora cierra todo, yo hace un tiempo leí en un libro sobre esa epoca de los documentos que involucraban a Verbitsky con la Fuerza Area Argentina.
@TUPAPAUS +1
Llegara el momento que todos "estos muchachos" se tendran que sentar a declarar y luego a cumplir¡¡¡¡ NO HAY DEUDA QUE NO SE PAGUE ,NI TIENTO QUE NO SE CORTE