La Gaviota tiene un Gavioto, ¿y México?

Por César González Calero


El golden boy que se crió para ser presidente


CIUDAD DE MEXICO (De un enviado especial).- Con su pulcra y sosegada apariencia, Enrique Peña Nieto, el golden boy del Partido Revolucionario Institucional (PRI), siempre tuvo claro que la política del siglo XXI se mueve en el terreno del marketing, antes que en el de la ideología. Por eso, lleva más de una década esculpiendo una imagen de líder solvente y carismático.
Durante toda su carrera política, Peña Nieto (Atlacomulco, 1966) siguió al pie de la letra el libro de estilo de un partido en el que triunfan aquellos que cumplen un complejo ritual sin chistar. Un esquema en el que la disciplina, el respeto a las jerarquías y la habilidad para tejer alianzas son factores esenciales para ascender a lo más alto de la pirámide.
Fiel a su estilo de galán de telenovela, el ex gobernador del estado de México rara vez se sale del guión diseñado por sus asesores, pero como la realidad es tozuda e imprevisible, hay ocasiones en que incluso los mejores libretos se ven trastocados.


La Gaviota tiene un Gavioto, ¿y México?

jajajajajajajajajaaja



A Peña Nieto se le congeló su sonrisa inmaculada por primera vez en diciembre pasado, durante la presentación de un libro suyo en la Feria del Libro de Guadalajara. Con la guardia baja por tratarse de un evento cultural, el candidato del PRI confundió libros y autores cuando un periodista le preguntó por sus preferencias literarias. Le otorgó a Enrique Krauze la autoría de La silla del águila, la novela escrita en 2003 por el recientemente fallecido Carlos Fuentes. "La verdad es que cuando leo libros me pasa que no registro del todo el título, me centro en la lectura", ofreció luego como excusa.

Pero su mayor contratiempo estaba por llegar. Ocurrió el 11 de mayo en la Universidad Iberoamericana, en las afueras de Ciudad de México. En principio, se trataba de un acto de campaña más. Otro pequeño escalón para llegar a la cima. Pero el guión se torció. Y unos actores que nadie había invitado a la fiesta le volvieron a torcer el gesto.

Un grupo de estudiantes criticó su gestión como gobernador en el estado de México. Peña Nieto eludió los reclamos y abandonó el lugar por la puerta de atrás, como si fuera un vulgar actor de reparto.

El encontronazo con los estudiantes trastocó el curso de la campaña. Una chispa de protesta se convirtió, como por arte de magia, en un incendio de indignación juvenil contra el PRI.

Perteneciente al influyente Grupo de Atlacomulco, a Peña Nieto ya se lo pudo ver repartiendo propaganda, con tan sólo 15 años, en la campaña electoral que llevó al poder a su tío, Alfredo del Mazo, en el estado de México, el más poblado del país.

Aupado por el gobernador priísta Arturo Montiel a principios de la década pasada, "Peñita", como lo llamaban entonces, formó parte de un selecto club de jóvenes promesas del PRI que buscaba en la profusa cantera del estado de México al candidato idóneo para rescatar la silla presidencial, arrebatada al partido en 2000 tras 71 años de posesión ininterrumpida.

Marca propia


la gaviota


Los ojeadores del PRI no iban en busca de ningún Demóstenes. Bastaba con que supieran "posicionarse" en el mercado. Bastaba el branding. Y si algo sabían hacer los golden boys, como se denominó al grupo de Peña Nieto, era vender su propia marca. Pésimo en la tribuna, despuntaba en los despachos. Tesorero antes que orador, el joven político logró en 2005 convertirse en el quinto gobernador del estado de México que provenía de Atlacomulco.

Su fama de buen gestor no impidió que durante su mandato los índices de pobreza y de inseguridad aumentaran. El crimen organizado se asentó allí definitivamente.

"Es un personaje vulnerable, que pertenece a un grupo muy corrupto dentro del PRI; al ser tan maleable era el candidato ideal de los grupos corporativos, como Televisa, que le dieron toda la cobertura necesaria para triunfar", comenta a La Nacion Jenaro Villamil, autor del libro Si yo fuera presidente, sobre la figura del líder del PRI.

Para el ensayista Enrique Krauze, Peña Nieto acapara sin embargo méritos propios para haber llegado hasta la cima más alta de la política mexicana: "Es un político profesional que se ha rodeado de gente joven y brillante. Cometió pocos errores en la campaña y algo tuvo que haber hecho bien para terminar en los mismos niveles de popularidad. Yo creo que su programa tiene algunos aspectos positivos: ha insistido en que va a ser un presidente reformador, que no va a tolerar la corrupción".
peña nieto

Abogado de profesión, católico fervoroso y con fama de mujeriego, Peña Nieto se convirtió en un asiduo de las revistas del corazón cuando se casó en segundas nupcias con la popular actriz Angélica Rivera, de 41 años, más conocida como "la Gaviota" por el personaje que interpretaba en una telenovela..





http://www.lanacion.com.ar/1486846-el-golden-boy-que-se-crio-para-ser-presidente

Comentarios Destacados

7 comentarios - La Gaviota tiene un Gavioto, ¿y México?

@emucosmos +7
ya nos cargó el payaso, quedó de presidente
@1chac_mool +5
¿y qué le queda a Mexico? La chingada...la "golden" chingada
@dan_hard +9
No puedo creer la gran cantidad de mierda que hay en el país, no puedo ni dormir pensando en eso... lo único que queda es la revolución.