El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Megaupload: el rey de los hackers (JD)

Megaupload: el rey de los hackers (JD)


¿Quién es, de verdad, este tipo de 130 kilos de peso que ha puesto contra las cuerdas a la industria de Hollywood y a las discográficas? Seguimos el rastro del enemigo número uno del 'copyright'.

megaupload


Kim Schmitz, alias Kim Dotcom, se siente como Sadam Husein en sus últimos días. Sospecha que el FBI vigila todos sus pasos, en EE.UU. le esperan 50 años entre rejas y para colmo de males... la cama en la que durmió durante la prisión preventiva le ha destrozado la espalda. Su situación le recuerda a Irak, repite en TV3, un canal neozelandés. No tiene armas de destrucción masiva, pero, aun así, los americanos le han declarado la guerra.

Han pasado cuatro meses desde que 76 agentes especiales de la Policía neozelandesa asaltaran su residencia en Coatesville. Llegaron a lo grande: en helicóptero y con fusiles de asalto, mazos y sierras, como si esperaran encontrar terroristas en esa finca de 25 millones de dólares y no un ciberpirata acusado de haberle costado 500 millones de dólares a Hollywood. Además de coches de lujo, con estrafalarias matrículas como SATAN o MAFIA, Interpol confiscó 45 tarjetas de crédito, dos armas de fuego, nueve millones de dólares en efectivo y el regalo para el 22 cumpleaños de su mujer Mona, una filipina sin carné de conducir: un Mercedes G55 negro.

hackers


Ahora, a la puerta de la mansión 'del mayor violador de copyright del mundo', ya no están sus coches de lujo, sino los de los carísimos abogados que ha contratado para defenderse. Bajo arresto domiciliario y obligado a llevar un dispositivo de vigilancia en el tobillo, le acusan, a él y a otros seis ejecutivos de la empresa Megaupload, de daños a la propiedad intelectual, lavado de dinero y crimen organizado.

Sin embargo, tras el asalto policial ocurrió algo inesperado. Esa misma noche, la ciberguerrilla Anonymus clamó venganza. Seis mil activistas tumbaron las páginas del FBI, Universal Studios y la Secretaría de Justicia de Estados Unidos. El Partido Pirata Internacional inició una demanda contra el FBI. Prestigiosos juristas cuestionaron la desproporción de las acciones emprendidas y en Nueva Zelanda surgió una ola de simpatía por su figura.

Para sus seguidores, pasó a ser David contra Goliat, el martirio por la libertad de un ciberluchador con cuerpo de pera y 130 kilos de peso contra la mafia de los contenidos. Precisamente el tipo de publicidad con la que siempre había soñado Kim Schmitz. Un hombre que llegó a compararse a sí mismo con Bill Gates. O con Steve Jobs. El espaldarazo inesperado para el hacker fracasado. No solo se enfrenta al FBI, sino también a Hollywood, a la industria musical, al Congreso estadounidense... ¡a América! Kim Schmitz contra EE.UU.... ¿quién se lo hubiera dicho cuando dejó el instituto?

kim dotcom


En realidad, según creen los expertos, la operación contra Megaupload es solo la primera batalla de una guerra por el poder en la Red. «Se está dilucidando la cuestión de quién gobernará Internet en el futuro», asegura Jeff Ifrah, abogado estadounidense especializado en cibercriminalidad. Es el enfrentamiento entre Hollywood y Silicon Valley, entre artistas y piratas, entre la protección de la propiedad intelectual y la libertad de Internet... Es, según Jeff Ifrah, «un conflicto entre dos generaciones».

¡Hollywood, contraataca! La cacería contra Schmitz empezó antes de que la Policía asaltara su casa en una operación al estilo Hollywood, hace más de dos años y, como en todo buen filme, con dos enemigos cara a cara. De un lado, los seis grandes estudios de Hollywood, la Asociación de la Industria Musical, el FBI y la Secretaría de Justicia de EE.UU. Del otro, un tipo con papada.

En las altas esferas de Hollywood cunde el estado de alarma. La piratería on-line cuesta a los estudios 6000 millones de dólares al año. Los ingresos de la industria musical se reducen en un 57 por ciento en los últimos 11 años. La que más preocupa es una página web radicada en Hong Kong: Megaupload, un centro de descarga de copias piratas de películas y discos con 150 millones de usuarios y 50 millones de visitas al día, y que ocupa el puesto 13 en la lista de websites más solicitadas del mundo. Hollywood calcula en 500 millones de dólares el perjuicio causado por Megaupload. Debe tomar medidas. Necesita un golpe simbólico, un cabeza de turco, un capo de la mafia digital.


kim schmitz


En el 'punto.com' de mira. En 2005, Schmitz funda Megaupload. La idea se le ocurrió cuando quiso enviar un archivo a un amigo, pero recibió un mensaje de error advirtiéndole de que ese archivo era demasiado grande. «Pensé: ¿y qué hago ahora? », contó años después. Lo que hizo fue simplemente copiar la idea de las ya existentes páginas de intercambio de archivos como Rapidshare.

Sus clientes podían acceder a una cantidad infinita de películas, canciones y videojuegos a cambio de una cuota de socio de 9,99 dólares al mes. Aquello no era ilegal, se justifica Schmitz. Solo ofrecía una plataforma de almacenamiento de datos de fácil uso. Añade que no era responsable de los contenidos ni de su legalidad y rechaza cualquier acusación de piratería, aunque existen e-mails internos que apuntan en otra dirección. «No somos piratas, solo ofrecemos un servicio de transporte para piratas», admite en uno de ellos un directivo de Megaupload.

Megaupload: el rey de los hackers (JD)


«Por supuesto que conocía la dimensión de la vulneración de los derechos de propiedad intelectual», asegura David Blackmore, antiguo amigo de Schmitz. «Pero le daba igual. Ha crecido, como tantos otros, con la convicción de que Internet es gratis». A los ojos del mundo, vivía de ofrecer a sus clientes un lugar para intercambiar mercancía robada. A los ojos de la web, de ofrecer un servicio esencial.

David Blackmore es una de las pocas personas dispuestas a hablar sobre Kim Schmitz. Este neozelandés se sintió fascinado por su personalidad. «Dotcom transmitía confianza y sabía disfrutar de la vida». Ambos amigos pasaron días juntos en la suite de Schmitz en un lujoso hotel de Hong Kong. Compartieron su pasión por los coches de carreras y las mujeres jóvenes -trophy wives, mujeres trofeo, como las llama David Blackmore-. La novia filipina de Schmitz, Mona, tenía 19 años cuando se conocieron en noviembre de 2007; ambos se casaron en julio de 2009.

Pero el carácter obsesivo de su amigo causaba cierta desconfianza a Blackmore. Por ejemplo, Schmitz jugaba sin parar al videojuego Call of Duty: Modern Warfare 3, en el que estableció un nuevo récord mundial: 180.000 muertos en 702 horas. Tampoco le gustaba cómo humillaba a los demás. Blackmore pensaba: «Espero no estar nunca en el lado malo».

megaupload


Un año después supo lo que era estar allí. Los dos amigos se pelearon por culpa de un crédito y unas matrículas de coche que Schmitz quería, pero que Blackmore no estaba dispuesto a vender. Al final, Schmitz le pagó 20.000 dólares por la matrícula GOD , y le presionó hasta que acabó aceptando deshacerse de SATAN, JESUS y EVIL , por 100.000 dólares. «Sufrí en primera persona lo narcisista que es. Te persigue hasta que consigue lo que quiere».

Según el escrito de la fiscalía, Schmitz ganó unos 175 millones de dólares con Megaupload en los años de Hong Kong, 42 de esos millones solo en 2010. Estaba viviendo su lema: «Coches rápidos, chicas calientes, superyates y fiestas geniales. Viva la decadencia». Schmitz se veía en la cima de su carrera, cerca de Zuckerberg, Gates y Jobs.

Un chico gordo y retraído.

Kim nace en Kiel, Alemania, hace 38 años. Su madre trabajaba en una boutique y la relación entre ambos siempre fue difícil. Kim, a los 12 años, es un chico gordo y rubio, retraído, se queda jugando en su habitación con sus ejércitos de soldados de plástico.Más tarde dirá que su padre, supuestamente capitán de barco, le daba unas tremendas palizas. Esta, al igual que otras muchas de sus afirmaciones, hay que tomarlas con precaución. Una vez declaró ante un tribunal de Múnich que había terminado el bachillerato en un internado de élite, aunque en realidad no terminó la educación secundaria.

hackers


«Buscaba constantemente atención, y ansiaba conseguir el reconocimiento de los demás», recuerda Gabriella Killig, la antigua directora de la humilde escuela, donde estudió en realidad. «Kim no tenía amigos, siempre fue un marginado y trataba de compensarlo siendo el payaso de la clase. Los compañeros no lo aceptaban y él nunca encontró su sitio. Era un muchacho digno de lástima».

Cuando deja los estudios, Schmitz vive con los 1200 marcos de pensión de sus padres divorciados y se introduce en el mundo hacker. Pasa de 12 a 14 horas diarias delante del ordenador. Es un chico con sentido del humor, pero pocos amigos. Sin talento, pero con un objetivo: ser millonario.

No tarda en presentarse como Kimble, 'hacker famoso en todo el mundo', quien asegura haberse colado en las redes de la NASA y el Pentágono. Nunca ofreció pruebas de ello. En los círculos hackers le consideran un vacilón arrogante con conocimientos informáticos de aficionado.

Schmitz vive años de 'invéntate la vida que quieres tener'. Se saca de la manga un título de doctor para solicitar tarjetas de crédito; se presenta como ejecutivo de Siemens para ganarse el reconocimiento de la gente. La primera vez que sus mentiras le traen problemas serios es en 1998, cuando le condenan a dos años de libertad bajo palabra por usurpación de título, asociación para delinquir y fraude informático.

kim dotcom


Pufos y juergas entre burbujas.

Schmitz no cambia su estrategia tras aquella condena. Funda varias empresas y, en medio de la burbuja '.com', da sonados pelotazos, con pufos incluidos, que le permiten ganar 1,2 millones de euros. Y empieza a llevar la vida con la que siempre soñó. «Quiero ser uno de los diez hombres más ricos del mundo», afirma. Se asegura la atención de los medios de comunicación con iniciativas como ofrecer diez millones de dólares por la cabeza de Osama Bin Laden u organizar una caravana de coches deportivos hasta el GP de F-1 de Mónaco de 2001. Da fiestas con strippers y pinchas famosos como Sven Väth o DJ Ötzi. Pero el anfitrión nunca aparece en esas juergas. Prefiere pasar el tiempo viendo DVD y con el ordenador.

«Nunca he visto que beba o tome drogas», revela una persona de su confianza. «Prefería poner el dinero y dejar que los demás se divirtieran. Nunca le ha importado acumular riqueza, sino disfrutar del poder y la diversión. Era como un niño grande. Su modelo de negocio era una enorme burbuja, y detrás de esa burbuja había un bebé gigante que iba por la vida despreocupadamente».

kim schmitz


Los medios de comunicación empiezan a fijarse en él. Los medios británicos le describen como 'hacker brillante', 'visionario'. Más tarde, inventarían para él títulos no tan amables, como 'doctor Demonio' o 'mega-pirata'. Su pasado le acaba salpicando. La fiscalía alemana le investiga por uso de información privilegiada y los acreedores exigen el pago de sus deudas. Así que Schmitz huye a Tailandia, supuestamente porque teme por su vida. Anuncia su suicidio para el 21 de enero de 2001. «Ya es suficiente», escribe. «Kim Schmitz morirá el mes que viene. Podréis verlo gratis y en directo a través de la página web». Pero el autoproclamado hacker pasa por alto que la Policía puede rastrear su dirección IP hasta el hotel de Bangkok donde se aloja. Schmitz es detenido y condenado a 20 meses de libertad condicional.

Megaupload: el rey de los hackers (JD)


El precio de vivir en el 'paraíso'.

En 2010, Schmitz se muda a Nueva Zelanda. Se gana la simpatía de los neozelandeses con un donativo millonario a favor de las víctimas del terremoto de Christchurch. El 1 de enero de 2011 se gasta medio millón de dólares en regalar a sus vecinos de Auckland los mayores fuegos artificiales jamás vistos en la ciudad, y él mismo los contempla desde su helicóptero. Dice que vive en el 'paraíso'. Según una encuesta, el 65 por ciento de los neozelandeses apoya a Schmitz, que se presenta ante la prensa como víctima de una campaña de difamación mundial. El asalto policial a su mansión tuvo efectos. Muchas páginas web de intercambio han cerrado. El mensaje ha sido: si robáis, os arriesgáis a acabar en la cárcel. Pero la agresiva estrategia de la industria del copyright también está llena de riesgos. Perder la batalla contra Schmitz significaría una carta blanca para todos los piratas de este mundo. De momento, su proceso de extradición a EE.UU. ha sido aplazado hasta marzo de 2013.

megaupload


Mientras, Schmitz ya ha sido padre por quinta vez. En marzo nacieron sus hijas Kiera y Kylee. «Manden la placenta al FBI para que la analicen, así podrán comprobar que no contiene ADN pirata», se dice que comentó en el hospital. Por otro lado, el juez le ha permitido disfrutar de 37.000 euros al mes y el uso de dos coches, aunque eso era una miseria en su vida anterior. Solo el alquiler de la Mansión Dotcom cuesta casi 100.000 dólares al mes, la factura del agua es de 1800 y 8000 cuesta mantener el césped. La cuestión es cuánto tiempo podrá sostener todos estos lujos y qué será capaz de hacer por mantenerlos.



Saludos de JD
hackers

Comentarios Destacados

10 comentarios - Megaupload: el rey de los hackers (JD)

@blackbody +10
Jo que tiempos los de megaupload y que tiempos cuando entrabas en Taringa y lo encontrabas todo, pero todo todo. Ahora esto es un desierto.

reco (me has puesto nostálgico)
@manukken +9
que tiempos


no supimos lo que teníamos hasta que lo perdimos

llego a saber que cae y me bajo hasta los cds de los wachiturros, por descargar que no quede
@windnux +6
El tenia derecho a tener su propia pagina y ganar dinero con ella, no es justo..
@MOLINASSS
blackbody dijo:Jo que tiempos los de megaupload y que tiempos cuando entrabas en Taringa y lo encontrabas todo, pero todo todo. Ahora esto es un desierto.

reco (me has puesto nostálgico)
@Chuck-Norris69 -16
blackbody dijo:Jo que tiempos los de megaupload y que tiempos cuando entrabas en Taringa y lo encontrabas todo, pero todo todo. Ahora esto es un desierto.

reco (me has puesto nostálgico)

sos el tipico personaje que todo lo quiere gratis, con mentalidad de parasito que se quiere aprovechar del trabajo intelectuald e otros o simplemente consumirlo sin pagar por el derecho, de gente como vos esta inundada Taringa y el mundo.
@DINING +2
Megaupload va a volver!!!
@mickeycifu +1
Chuck-Norris69 dijo:
blackbody dijo:Jo que tiempos los de megaupload y que tiempos cuando

entrabas en Taringa y lo encontrabas todo, pero todo todo. Ahora esto es un desierto.

reco (me has puesto nostálgico)

sos el tipico personaje que todo lo quiere gratis, con mentalidad de parasito que se quiere aprovechar del trabajo intelectuald e otros o simplemente consumirlo sin pagar por el derecho, de gente como vos esta inundada Taringa y el mundo.

No te mereces ni siquiera el nombre chuck norris Mega volvera aplastara al capitalismo y por cierto si no bajo algo tampoco pagare por ello asi que el dinero que "perdieron" las discograficas es falso puesto que solo un uno por ciento lo hubiera comprado