“La ciencia sin consciencia es la ruina del espíritu “Israel Rojas Romero.
La ciencia tiene una hija y es la tecnología. La tecnología materializa los principios científicos y los aplica a la solución de problemas. Pero la tecnología cuando es manejada por una humanidad sin un grado de consciencia espiritual entonces se vuelve peligrosísima y se vuelve contra el mismo hombre. Razón le encuentro a aquellos que se opusieron a que el hombre ordinario tuviese acceso al conocimiento tecnológico. Lo utiliza, lo manosea y daña lo que toca. La tecnología de hoy en día crea objetos sin preocuparse del costo planetario de los mismos ni qué diablos se va a hacer con la basura que se genera. Cuando consumes una hamburguesa se ha calculado que para llevarla a su mesa se requirieron cuando menos 2500 galones de agua para ello. Ni el que se la come se detiene a pensar en ello ni quien la produce. La basura que se genera en todo el proceso no es preocupación de nadie. Actualmente se calcula por lo bajo que cada ser humano genera un kilogramo diario de basura y entonces en el planeta se generan al día 7500 millones de kilos de basura diaria. Lo más grave es que no sabemos qué hacer con ella sin dañarnos o dañar a otros.
La industria petrolera si no se para sigue produciendo millones de toneladas de plásticos no biodegradables que ya forman una mancha en el océano pacífico del tamaño de Brasil. También produce los combustibles para más de 500 millones de vehículos productores de gases nocivos.
La tecnología nuclear crea residuos radioactivos que no sabemos qué hacer con ellos. Esos residuos duran muchísimos años
La electrónica crea aparatos con compuestos tóxicos como las baterías y los circuitos electrónicos.
Quienes se derriten echándole flores al desarrollo científico y veneran al método científico ignoran que, por ejemplo el mar tiene una vida útil de 20 años más gracias a ese monstruo que llamamos ciencia.
Basta caminar por Tokio, New York o ciudad de Méjico para ver el grado de locura que hemos desarrollado por poner al alcance de pigmeos conocimientos que no pudieron manejar sin autodestruirse. Igual a regalarle una metralleta cargada de municiones a un niño.



La ciencia perdió la guerra de la sostenibilidad.


ciencia


basura

contaminacion

Petroleo


Tecnica



radioactividad



plasticos