El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Dos escritos

Dos Escritos

¡Tengo sed¡


Miro el horizonte y veo como la luz que me ciega calienta mis extremidades, mi cabeza aún se mantiene fría, un hormigueo crónico aturde mi corazón, mi estomago esta vació, pero no tengo hambre, espero solo el momento de empezar mi camino.

A lo lejos mi conciencia resuena con el viento, se mueve impávida por un mar blanco de pisos azules, de pronto me acecha, y en una danza de fuerza me toma de frente, me mira a los ojos y me llena con su veneno, suspiro doy gracias por su amor, su inmensa ternura me colma de sensibilidad, un regocijo de caricias se esparce por mi cuerpo, sonrió ardientemente sin decir una sola palabra, esperando la desdicha de su próxima visita.

Es así como empieza un día, aunque por algún tiempo creí estar solo, he visto como animales blancos divagan por laberintos, me tratan me matar pero yo estoy fuera de su alcance, no les temo aunque me roban constantemente la tranquilidad. No debo ser malagradecido mencionado solo lo terrible de este Frio, aquí también viven princesas blancas que giran durante el día como mariposas, me han mostrado su cariño, se sientan junto a mi me alimentan, me miman, me aman aunque yo no a ellas.

Las Princesas tiene su equivalente masculino, no sé como describirlos son como bueyes parados en dos piernas, nunca hablan solo te miran fijamente y luego te dan la espalda, inmediatamente vuelven las princesas a darte amor, algo extraño pero real.

Por las tardes recupero mi movilidad, y un calor corporal me hierve la sangre, siento como mis piernas se vuelven duras y fuertes, mis brazos se pueblan de venas y me convierto en un toro maldito, el pecho se me sale y me empuja hacia el frente y empiezo a correr, quiero irme deseo volar por el horizonte, todos me temen mi fuerza es bruta, pero las princesas y mi conciencia aparecen, revolotean a mi alrededor y me piden que baje , que me quede con ellas y las ame, y yo por bueno me quedo, aunque irremediablemente volveré a escapar.

Jorge Gallardo.
14 de Noviembre de 1964, Centro Psiquiátrico Chapuy



Este es otro se llama Malena



Malena 

Malena, Malena, Malena se corto los pulsos, debajo de una palmera roja, con paciencia divina bordo en carne sus sufrimientos, murió con una sonrisa tonta, con medio ojo abierto.

Malena, Malena necesita que la perdonen, Malena mato a Vinicio quien fuese su conyugue.

Con mecate de hule lo durmió entre una cobija lo envolvió, con vivo fuego lo prendió.

Malena, Malena, pobre Malena, ahora lo entierra con pala y tristeza, le reza un rosario antes de tirarlo, lo besa en la frente y sonríe tranquilamente.

Malena, Malena, Malena lo mató.

1 comentario - Dos escritos

@elgringoloco
al primero hay q puliirlo para que no sea tan desquisiado e incomprensible. El sdo esta mejor, no me gusta el nombre malena.