EL ADOCTRINAMIENTO COMO MODELO DE VIDA (Ensayo)

SUBTITULO: "ME ADOCTRINO, LUEGO EXISTO"


Escrito por: Lic Ramón D. Peralta

El adoctrinamiento en el modelo
Es verdad: "el hábito no hace al monje", o quizá deberían haber usado la palabra "hábitat" en lugar de "hábito" (no lo se) . Ironía que también goza de algunas emulaciones: "el uniforme no hace al héroe" o "el dinero no hace al rico". Y si no son ironías, seguramente lindan con la zoncera. En otras palabras: "el hombre no hace al hombre", y por el contrario, son las cosas en función de los quienes los que mas nos hablan de nuestra condición (en apariencia).

¿Que hace a un argentino?. Según Cristina: es el kirchnerismo quien hace al "argentino". O sea, formar a un argentino desde su mas tierna edad a imagen y semejanza de Cristina Fernández de Kirchner, equivale a asegurar que del resultante, se obtendrá un "argentino puro" (sin soda, ni aditivos). Todo esto, asumiendo que hasta ahora el sistema educativo nacional solo venía formando angoleños o nigerianos, quizá algunos europeos, o tal vez estuvimos ante la presencia de prospéctos de romulanos. Aun tengo mis interrogantes: ¿que había en Argentina antes de Cristina?, o si nos ponemos algo mas "coquetos": ¿quien soy yo?... (Help ¡¡¡)

Cristina también afirmó que las actividades de "re-educación" realizadas por La Cámpora, no se circunscriben en el "adoctrinamiento". Ratificando una vez mas, que ni el idioma castellano, se salva de la "re-socialización K". En ese orden, estaría justificada la sodomización de la Constitución Nacional. ¿Y que tiene de malo reformar nuevamente la Constitución Nacional?, para un "argentino puro", nada. Es muy gracioso y patético a la vez, saber, que hacemos un sinnúmero de leyes para regular hasta los mas bizarros extremos, caso "las barreras arquitectónicas" (barreras que deberían ser anuladas, en pos de promover la igualdad entre fachadas,... y facheros); y por otro lado, ver por donde "nos pasamos" las leyes y la misma Constitución Nacional.

Constitución

Argentina es un país que necesita muchas nuevas leyes, para solucionar lo que los viejos hombres de la política no pueden, ni quieren. Necesitamos tener muchas leyes para someter a quienes no están con nosotros, el "régimen". Me preguntaron: ¿que opinas del nuevo proyecto de reforma de la Constitución Nacional?, y respondí: ¿que Constitución? ¿y que tiene de nuevo?. No entiendo por que tanta polvareda, ... a partir de algo tan "insignificante". Y en lo personal: asumo como beneficioso que el kirchnerismo quiera construir una Constitución a medida, en la ingenua esperanza que a "esa", por lo menos la cumplan. Insisto, "algo no anda bien" en Argentina, porque rasgarse ahora las vestiduras luego de 10 años de ver como el gobierno viola la Constitución, no respeta la división de poderes, de destruir la libertad de prensa, e incluso de no acatar los fallos de la Suprema Corte de Justicia; es cuanto menos enigmático. Tampoco comprendo el sarcasmo de "Jurar ante la Constitución", cuando un funcionario asume un cargo público, si después la va a modificar porque no le gusta: ¿donde está la explicación filosófica a semejante aberración?.


Y no se equivoca Cristina, luego de una década en el poder, hoy vemos como "muchos argentinos puros", ven a la democracia como una verdadera molestia "burocrática". La democracia es destituyente para ellos. En cambio otra habría sido Argentina, si hubiéramos formado alemanes, noruegos o japoneses..., ¿se imaginan a 40 millones de japoneses con una extensión de tierra con la calidad de Argentina?. Pero no, "por suerte", hay muchos argentinos en Argentina, quienes tienen una concepción personalísima del mundo. Y si bien el tiempo es el recurso mas preciado (por ahora), seguimos malgastándolo, como si todo nos sobrara. Bueee, está claro que si todavía no destruimos del todo a nuestro "amado" país, es porque algo de mística tienen nuestras Pampas. Vaya fenómeno "paranormal".

dogma

Tenemos un romance no resuelto con el tiempo. Re-escribir el pasado, volver al futuro o recordar el presente. Es realmente difícil aceptar que todo existe en el presente momentáneo. El pasado existe e importa tan sólo como parte de la realidad presente; cosas y recuerdos acerca de los cuales pienso ahora como pertenecientes al pasado. La idea del pasado es útil algunas veces, pero al mismo tiempo no debo perder de vista eso, que es una idea, una fantasía que tengo ahora. Nuestra idea del futuro es también una ficción irreal, aunque algunas veces de utilidad, cuando lo asumimos como un ensayo retrospectivo y sólo como eso. Tanto nuestra idea del futuro como nuestra concepción del pasado se basa en nuestra comprensión del presente kirchnerista. El pasado y el futuro son nuestras concepciones acerca de lo que precedió al momento presente y lo que presagiamos que seguirá a lo actual. Y todo este adivinar ocurre ahora.

El ahora es el presente, aquello de lo que me doy cuenta, pero también es al nuevo pasado y el nuevo futuro. Ya sea que estemos recordando o anticipando, lo estamos haciendo ahora, merced a un lenguaje K, que ya nos es propio a todos. El pasado que no fue, y el futuro que aún no llega. Es imposible que algo exista en el presente, que no sea el ideario de "ser o no ser". No estamos soñando, esto que estamos viviendo es "real", aunque parezca otra cosa. El kirchnerismo se presenta como una realidad, de la que ellos mismos dudan, quizás son quienes mas dudan. Nada es antes...ni después. Si pudiéramos borrar el pasado inmediato o la anticipación de lo que vendrá de inmediato, nos sería difícil poder entender que no estamos en una película de blanco y negro. Pero si borramos el ahora, entonces no hay nada. De modo que no importa si estamos recordando o anticipando, de todas maneras lo hacemos en el aquí y ahora. La transformación en esta Edad K, pasa por no darnos cuenta que es lo que realmente hicimos de nuestro país estos últimos 10 años, como tampoco nos damos cuenta cual fue nuestro pasado ignorando de plano el futuro. Algunos saben que quieren seguir igual, y otros sabemos que queremos un cambio, pero pocos saben de que se trata una y otra cosa. En el mundo de la dialéctica, la percepción de la realidad es la gran ausente. Tenemos un presente plagado de prismas gestálticos en la Argentina de hoy.

kirchnerismo

Volviendo al problema del adoctrinamiento, nos encontraremos con la dualidad de que la mitad del país acusa a los multimedios de hacer lo que la otra mitad acusa al gobierno. El gobierno, intenta desde el 2008 equipar fuerzas con el Diario Clarín y asociados, como si una cosa y la otra tuvieran efectivamente equivalencias sociopolíticas. Máxime cuando hablamos de un gobierno con acentuada vocación totalitaria como el nuestro. Claro que el dilema del adoctrinamiento se resuelve "felizmente" si comenzamos con las arengas proselitistas desde el Jardín de Infantes, pues ¿quien lee el diario a esa edad?. De hecho, según la últimos informes internacionales, Argentina solo tiene un 54 % de personas adultas con capacidad de comprender un texto (vaya coincidencia), en cuyo caso otra pregunta sería: ¿por qué tanto miedo a un diario?. La oposición en cambio no le tiene miedo a los medios kirchneristas, que cada vez son mas, por la sencilla razón de que no los lee nadie. Vale decir que la prensa crítica es "mala" porque es muy "leída", o bien lo que molesta son los "leídos". Y en honor a la historia, siempre fue un estorbo para las dictaduras, tiranías y totalitarismos, tener personas que piensen por si mismas. La prueba está en que Cristina, aun con Clarín y la Nación en contra, ganó las elecciones en el 2001. ¿Quienes la votaron?, pues muchos, como muchos fueron los segmentos sociolotécnicos. Muchos y variados fueron los motivos, pero que se resumen en una palabra: "gestalt" (inverso en nuestro caso)

Gestalt es un término alemán, sin traducción directa al castellano, pero que aproximadamente significa "forma", "totalidad", "configuración". La forma o configuración de cualquier cosa está compuesta de una "figura" y un "fondo". Por ejemplo, en este momento para usted que lee este texto, las letras constituyen la figura y los espacios en blanco forman el fondo; aunque esta situación puede invertirse y lo que es figura puede pasar a convertirse en fondo. El fenómeno descrito, que se ubica en el plano de la percepción, también involucra a todos los aspectos de la experiencia. Es así como algunas situaciones que nos preocupan y se ubican en el momento actual en el status de figura, pueden convertirse en otros momentos, cuando el problema o la necesidad que la hizo surgir desaparecen, en situaciones poco significativas, pasando entonces al fondo. Esto ocurre especialmente cuando se logra "cerrar" o concluir una Gestalt; entonces ésta se retira de nuestra atención hacia el fondo, y de dicho fondo surge una nueva Gestalt motivada por alguna nueva necesidad. Este ciclo de abrir y cerrar Gestalts (o Gestalten, como se dice en alemán) es un proceso permanente, que se produce a lo largo de toda nuestra existencia.

adoctrinamiento

Alguna vez dije que vivimos "tiempos dinámicos", por no plagiar tanto a los chinos (tiempos interesantes), en donde la vorágine de los problemas, las ideologías y los dogmas, hacen que una entidad minúscula adquiera supremacía sobre otras entelequias que hasta hace poco eran relevantes o primordiales. El caso Ciccone-Boudou, es uno de los ejemplos mas recientes. Caso que se puede sintetizar de la siguiente manera: "la presidente de la nación, decidió estatizar una empresa propiedad de su vice-presidente Amado". En otras palabras, ante un caso de flagrante corrupción, el gobierno decide que la flagrancia se transforme en legitimidad. La corrupción queda como siempre, como una de las "instituciones" mas señeras de este país. Situación que nos permite a los "argentinos puros", convertir a cualquier "Ali Babá", en un "Robin Hood", sin por ello quitarle su condición de ladrón. Y así como en otrora Puerto Royal se erigió como el refugio y patria de los piratas y bucaneros, el Estado argentino hizo lo propio con la omertá criolla, disfrazada de dirigencia política. Todos gestalts retorcidos, para una sociedad que no tiene en claro que es la moralidad, mucho menos si se es un "argentino puro", como los que le gustan a Cristina. El "pato de la boda", lo aportó el slogan: "recuperar la soberanía monetaria", cuando ellos fueron los únicos en la historia reciente de Argentina, que emitieron con empresas privadas o públicas extranjeras vía contratación directa. El kirchnerismo se jacta de recuperar soberanía cada vez que pierden algo, quizá debido a que estamos gobernados por una mujer "atrapada por su pasado". Lo mismo pasó con Aerolineas Argentinas, YPF y la mala en coche. Pronto escucharemos "recuperar la soberanía ganadera", una vez que den cuenta que nos estamos quedando sin vacas (entre otras). Para recuperar la soberanía "racional" habrá que esperar un poco mas.

cristina

Otro ejemplo de estos exóticos Gestalt, radica en auscultar la simbología de la "reforma de la Constitución Nacional", que solo nos habla de la precariedad del Estado respecto al poder político. Algunos miembros de Carta Abierta, sostienen que la actual Constitución es "neoliberal" y que en consecuencia atrasa. Por consiguiente veremos en breve como los nuevos "constituyentes" botan la anterior, para votar una Constitución mas Populista o cuanto menos, algo mas de izquierda, como si las leyes fueran pasibles de ideologías. Tengo mis serias dudas, quizás las leyes piensen mas que los que la hacen, porque si llamamos "intelectuales" a personas que interpretan que los dogmas políticos deben estar por encima de la ley, es porque efectivamente hay algo que atrasa. He leído la Constitución varias veces, y confieso que de su lectura es difícil extraer condición doctrinaria alguna, pero claro, ese es mi problema. Posiblemente me falte la "imaginación" inmanente a tan "eximios" literatos y filósofos. Ser un librepensador es una porquería, porque me impide ser kirchnerista y opositor, o cuanto menos me impide apoyar algún candidato de la oposición, en caso de que lo haya, e imaginar cosas que solo obran como manchas de tinta (Rorschach)

El kirchnerismo, mas que un dogma o una adscripción doctrinaria, es una especie de terapia, donde podemos contar y aunar nuestras miserias y angustias. Digo esto porque según en que circunstancia, lugar, modalidad o tenor, se plantearán las cosas y los "como". Si me preguntan que es el kirchnerismo, no sabría resumirlo, y por ende acabaría diciendo que es la "suma de todos los miedos vernáculos". Es izquierda, derecha, peronismo, centro y adentro (del bolsillo). Fue desarrollismo en sus primeros años, progresismo con el primer gobierno de Cristina, y tiende al nacionalsocialismo de derecha en estos tiempos, aunque ellos quieren ir a la izquierda. Vale decir que son socialistas que "no saben conducir". Son como niños descarriados y traviesos al volante de un gran auto.
reforma

Claro que sería bueno que nos digan hacia donde vamos. Ellos solo saben que no quieren, ni deben dejar el poder, en cuyo caso, dependiendo de la coyuntura, girarán en "U" sin que se les caiga un solo remordimiento. En el atávico trajinar del peronismo, esto está contemplado, pues como bien se recuerda, Perón construyó en este movimiento, su tercera posición (que no es ni chicha, ni limonada). Vale decir, que lo que hace o haga La Cámpora es tan superfluo o inocuo respecto del dogma peronista, como lo que no se hace o deja de hacer. Y vaya paradoja, Cristina intentó tanto diferenciarse del peronismo, que solo terminó siendo el mas peronista de los subconjuntos que le siguieron a Perón. El cristinismo es esto, el mismo peronismo de los 50, con adoctrinamiento incluido.

El kirchnerismo intenta siempre diferenciarse de si mismo, y justamente por eso es tan peligroso para la oposición. Pues se reconstruye de entre las ruinas, como el "ave fénix", para salir airoso en cada oportunidad adversa.

A diferencia de Ricardo Forster (filósofo de la kirchnerista Carta Abierta), sostengo que el "qualunquismo o cualunquismo" inherente a las clases medias con algún tipo de ilustración, es quien sostiene mediante su voto al kirchnerismo ( de mas está decir que el voto de las clases medias y altas fue y sigue siendo decisivo para el kirchnerismo). Este segmento de votantes, pragmáticos por naturaleza, es quien le suele dar la victoria a los candidatos que se insinúan como mas acorde con los presupuestos de conveniencias y necesidades de un determinado momento del país, sobre todo si hablamos de economía, que es un todo en medio de mas nada. Los cualunquistas, pueden ser muchas cosas o quienes, pero se caracterizan por tener una falta generalizada de confianza en las instituciones , en los partidos políticos , en los diversos temas de política , vista como pernicioso o lejano. O al margen de otras perturbaciones, obstáculos o persecuciones subjetivas, que no sean las emergentes de las conveniencias individuales.

La Cámpora

Esta postura desaprensiva desde lo político, sin embargo es criticada por los "eruditos" de Carta Abierta, pues se muestran como subgrupos poco permeables al adoctrinamiento o seducción doctrinaria . A menudo, el atributo "indiferente" se utiliza con un sentido negativo en el debate político. Es comprensible, si todos fuéramos susceptibles del lavado de cerebro, habría esperanza de que algún día haya un kirchnerismo "total" e integral, no solo en las mentes, sino también en las almas y sentimientos de los seres humanos que habitan este suelo patrio (pues con menos que eso, no estarán conformes).

Se los digo como ex-socialista, nada haría mas feliz a los "románticos del trauma severo, que poder demostrarle al mundo que acá efectivamente el socialismo funciona, y que ellos tenían razón" . El terrorismo de Estado es deleznable, pero el otro, también lo fue. Sin embargo hay que encontrarle alguna noble "justificación" historicista, a fin de reivindicar algo que estuvo mal hecho. Digo que estuvo mal hecho, porque la muerte violenta, premeditada y sistemática de seres humanos, no se compensa con argumentos ideológicos. Como tampoco lo hacen los secuestros extorsivos , el robo y cualquier otro delito. Mucho menos si hablamos de atentar contra el orden constitucional de un gobierno elegido por el pueblo, como fue el caso del Gobierno de Perón e Isabel. Las pruebas de lo que sostengo saltan a la vista: "vieron que se podía llegar al poder sin matar y sin poner bombas" (algunos viejos compañeros de estudio comprenderán lo que digo). Hoy gracias a los qualunquistas están y se mantienen en el poder, con mucho poder, y todo gracias a que dejaron que los ricos se hagan mas ricos que antes. La izquierda montonera, hizo un montón de negocios con su "revolución". Es curioso porque el mismo kirchnerismo de izquierda se jacta de haber tenido un modelo donde hasta la oligarquía latifundista mas rancia, las corporaciones multinacionales y los bancos, ganaron mas que en ningún otro período de la historia: ¿no resulta esto paradigmático?. No lo es tanto cuando hablamos del lenguaje peronista que une a todo el pueblo argentino. En ese orden, bien podemos afirmar que jamás tuvimos una "revolución" verdadera en Argentina, o bien podemos sentenciar que desde 1810 estamos en una revolución in eternum.

El adoctrinamiento en el modelo

Mis amigos suelen reírse, cuando sostengo que la "izquierda kirchnerista es la expresión mas fascista de la modernidad: ¿quien necesita de un fascismo, si tenemos al kirchnerismo cristinista?. En verdad os digo, que el capitalismo no esta en juego con el kirchnerismo, lo que si está en juego es la continuidad de una estirpe política que necesita permanecer en el poder, sea como sea. En otras palabras, nada ha cambiado, es la "democracia" la que aun esta en juego. Democracia que ha resultado "invasiva" y "impertinente" desde los orígenes. Quizá por ello, es que los golpes de estado hayan sido una regla y no una excepción. Modificar la Constitución, es si duda un solapado golpe a las instituciones del Estado, pero a nadie parece importarle, total, ya forma parte de una sórdida tradición y un folclore antidemocrático.

¿Reglas de juego claras?,...¿me están cargando?. Para que pedir reglas de juego en lo económico, si no las tenemos desde lo republicano y democrático. ¿El adoctrinamiento ?, es lo de menos, porque peor sería que nos enseñen a respetar las Instituciones del Estado, no vaya a ser cosa, que finalmente nos hagamos "democráticos". Cuando dije que el sistema de gobierno denominado "Populismo Siglo XXI", no es socialismo, es justamente porque el socialismo pone al Estado, la Ley y a la Educación con un Status quo, que subordina a la vanguardia a un rol meramente administrativo, y no el que pretenden estos "aprendices" de totalitarios. Porque para un socialista de ley, primero esta el pueblo, y luego todo lo demás. En el socialismo hay democracia, y no solo se permite, sino que se pregona el recambio dirigencial. En cambio estamos en la antesala de un nuevo proyecto de reforma, que solo importa la re-elección de un lider, haciéndonos ver que la fortaleza de este "modelo" se sostiene en el personalismo, y no en las instituciones del Estado. ¿No puede seguir el sistema político del kirchnerismo, de ganar nuevamente las próximas elecciones, sin una Cristina como lider?. ¿No hay nadie en las filas de semejante caudal partidario que la pueda reemplazar?. ¿Tan precario es este modelo de gestión?. Claro que si vemos como analizan desde las ciencias políticas, los "argentinos", cada aspecto de sus conveniencias, bien podemos enterarnos, que nuestra cultura cívica y ciudadana no goza de buena salud. En otras palabras, mas allá de toda sanata, a nosotros mas que las doctrinas, dogmas o ideologías, nos ocupan los líderes o caudillos. Somos un pueblo "caudillísta", que nos aproxima mas al masoquismo colectivo, que a la democracia, sin duda.

Constitución

Karl Marx seguramente sería el mas antikirchnerista de todos, si se levantara de su tumba. Máxime cuando constatara como se manejan los subsidios, las prebendas, y los negocios del capitalismo de amigos, que hoy se practica. Y mejor no hablemos de la distribución de la riqueza que en "realidad" quedó luego de 10 años de "modelo K" (igual o peor que el del menemismo). Los conservadores no son oposición para Cristina, porque por ahora están muy cómodos con estos avatares. Los empresarios lejos de combatirla, son sus principales obsecuentes y aduladores, ¿motivos?,... le sobran. Todo seguirá así, en la medida que la crisis económica no se vuelva mas aguda. Recuerden que el "qualunquismo" mas que una vocación, es una obsesión por el oportunismo.

Para finalizar, solo quiero decir que: reformar la constitución y el adoctrinamiento en los institutos educativos, es tan peronista como la corrupción. Dos gobiernos peronistas consecutivos en Argentina, pueden provocar un auge totalitarista, y este ya va por el tercero. La apología de Boudou, no es mas que otra muestra de la sintomatología de lo que afirmo. 200 años de país, para no tener en claro de que se trata la democracia, no es casualidad. Quizá algún día hablemos de cosas importantes, como la recuperación de una "soberanía" que jamás tuvimos. Me refiero a la soberanía de la democracia republicana, o sea, independizarnos de nuestros miedos, fetiches, arrogancia, autoritarismo y estupidez. En síntesis, deberíamos "independizarnos de nuestro egoísmo e ignorancia, para finalmente construir una sólida democracia". Dicho de otra manera "adoctrinar para que nuestros hijos y nietos no se dejen adoctrinar". Solo el librepensamiento nos hará libres de verdad, sino mejor hacerse kirchnerista para que todo siga como hasta ahora. Lo bueno del kirchnerismo es que la soberanía viene en cómodas "cuotas".-