El desplome de Estados Unidos y de Europa puede desencadenar una guerra pero es una guerra en donde no se va a combatir el supuesto terrorismo sino una guerra para hacer rapiña de recursos naturales. Europa tiene escases de agua potable y de materias energéticas. La gasolina de sus autos es más alcohol que bencina. Ya no tiene dinero para pagar ni el alcohol ni el petróleo ni mucho quien le venda. Del petróleo no solo dependen los autos sino miles de empresas y, entre ellas, la agricultura que necesita producir abonos y pesticidas como condición para subsistir. El problema del agua es angustiante sin contar otros problemas como la falta de tierras productivas como sucede en Inglaterra quien cultiva las verduras que necesita en el extranjero. Por su parte Estados Unidos enfrenta un problema muy grave con el agua potable habiéndose hecho crítico en 36 estados de la Unión. Se está planteando reciclar agua de alcantarilla para dar de beber a los ciudadanos. Adicionalmente produce 5 millones de barriles de petróleo y consume 20. No tiene mercados ni dinero y los países que le venden petróleo, cada vez, son más esquivos. La escases de petróleo los ha obligado a robarse a Irak, Afganistán, Libia y Ahiti. Ahora andan todos ellos detrás de Siria y luego quieren a Irán. El trofeo de Irán puede salirle demasiado costoso.
América Latina es rica en aguas, en toda clase de materias primas y en petróleo. No tiene como defenderlos. Escasamente Venezuela y Brasil pueden ejercer cierta resistencia pero son absolutamente incapaces de parar un ataque de Estados Unidos y la Otan con armas estratégicas de última generación. Un ataque con bombas nucleares o bombas de neutrones y con cohetería estratosférica serian suficientes para darles un jaque mate a todos estos países y ocuparlos y quitarles sus recursos. Estados Unidos y la Otan han estado tratando de montar una provocación en las Malvinas, en el Ecuador y su embajada en Londres que les sirva de pretexto para una acción militar. De otro lado las sociedades secretas que gobiernan las potencias son de la opinión que hay que eliminar 7000 millones de seres humanos y dejar sólo 500 millones. A medida que la crisis se profundice en Europa y Estados Unidos y así será ya que no tienen mercados, la inminencia de un ataque de rapiña se hará mandatoria. Es evidente que en ese contexto vienen por América Latina.


El colapso de Europa y Estados Unidos.


mercados


guerras


ocupación

recursos naturales