el mito de superman VS: el mito del guason

El mito de Superman Vs El Mito del Guasón
(por Doctor Mostaza)


*** Cine y Filosofía ***

No soy simpatizante de las películas de superhéroes, pero en este caso vale aclarar, por qué considero a “V de Vendetta” y “Batman, El caballero de la noche” como las más interesantes en su estilo. Como base teórica, a continuación transcribiré fielmente un fragmento del libro “Apocalípticos e integrados” de Umberto Eco, dónde el autor realiza un ensayo sobre la conciencia cívica y la conciencia política de los superhéroes, en especial focalizándose a partir de “el mito de Superman”.



Fragmento del libro “Apocalípticos e integrados” de Umberto Eco

El Mito de Superman
Conciencia Cívica y Conciencia Política


“(Los superhéroes)” Cada uno de ellos está dotado de poderes tales que podría, prácticamente, apoderarse del gobierno, destruir un ejército, alterar el equilibrio planetario. Si pueden formularse dudas respecto a Batman y Green Arrow, en lo que atañe a los otros tres la suma de sus posibilidades operativas está fuera de discusión.

Por otra parte, es evidente que cada uno de estos personajes es profundamente bueno, moral, subordinado a las leyes de la naturaleza y civiles, por lo que es legítimo (y hermoso) que emplee sus poderes con fines benéficos. En este sentido, el mensaje pedagógico de estas historias sería, por lo menos a nivel de la literatura infantil, altamente aceptable, y los mismos episodios de violencia de que están sembrados varios de los episodios, tendrían una finalidad en dicha reprobación final del mal y en el triunfo de los buenos. La Ambigüedad de la enseñanza aparece, sin embargo, en el momento en que nos preguntamos qué es el bien.

Superman es prácticamente omnipotente, de sus facultades físicas, mentales y tecnológicas ya se ha hablado. Su capacidad operativa se extiende a escala cósmica. Así pues, un ser dotado con tal capacidad y dedicado al bien de la humanidad (planteándonos el problema con el máximo candor, pero también con la máxima responsabilidad, aceptándolo todo como verosímil), tendría ante sí un inmenso campo de acción. De un hombre que puede producir trabajo y riqueza en dimensiones astronómicas y en unos segundos, se podría esperar la más asombrosa alteración en el orden político, económico , tecnológico, del mundo. Desde la solución del problema del hambre, hasta la roturación de todas las zonas actualmente inhabitables del planeta o la destrucción de procedimientos inhumanos (leamos Superman con el “espíritu de Dallas” ¿Por qué no va a liberar a seiscientos millones de chinos del yugo de Mao?) Superman podría ejercer el bien a nivel cósmico, galáctico, y proporcionarnos una definición de sí mismo que, a través de la ampliación fantástica, aclarase al propio tiempo su exacta línea ética.

En vez de esto, Superman desarrolla su actividad a nivel de la pequeña comunidad en que vive (Smalville en su juventud, Metrópolis ya adulto) y , si bien emprende con la mayor naturalidad viajes a otras galaxias, ignora, no digamos ya la dimensión “mundo”, sino la dimensión “Estados Unidos”. En el ámbito de su little town el mal, el único mal a combatir , se configura bajo la especie de individuos pertenecientes al underworld, al mundo subterráneo de la mala vida, preferentemente ocupado, no en el contrabando de estupefacientes ni –cosa evidente- en corromper a políticos o empleados administrativos, sino en desvalijar bancos y coches-correo. En otras palabras, la única forma visible que asume el mal es el atentado a la propiedad privada. El mal extraespacial no es más que un pigmento accesorio, es casual, y asume siempre formas imprevistas y transitorias: el underworld es, en cambio, un mal endémico, como una especie de filón maldito que invade el curso de la historia humana, claramente dividida en zonas por una incontrovertibilidad maniquea, según la cual toda autoridad es, fundamentalmente, buena e incorrupta, y todo malvado lo es hasta las raíces, sin esperanza de redención.


el mito de superman VS: el mito del guason


Como otros han dicho ya, tenemos en Superman un ejemplo perfecto de conciencia cívica completamente separada de la conciencia política. El civismo de Superman es perfecto, pero lo ejerce y configura en el ámbito de una pequeña comunidad cerrada.

Es curioso observar cómo, entregándose al bien, Superman dedica enormes energías a organizar espectáculos benéficos, donde se recaudan fondos destinados a huérfanos e indigentes. El paradójico despliegue de medios (la misma energía podría ser empleada en productor directamente riqueza o en modificar radicalmente situaciones más vastas) , no deja de asombrar al lector, que ve a Superman perennemente dedicado al montaje de espectáculos de tipo parroquial. Si el mal asume el único aspecto de atentado a la propiedad privada, el bien se configura únicamente como caridad. Esta simple equivalencia bastaría para caracterizar el mundo moral de Superman.

APOCALIPTICOS E INTEGRADOS / UMBERTO ECO



El Mito del Guasón (según Dr. M)

Por suerte, el original director Christopher Nolan, ha generado cierta ruptura en las comunes y aburridas historias de superhombres que luchan por mantener el bien. En esta nueva entrega de Batman, el caballero de la noche, los límites entre el bien y el mal parecen confusos.



Superman


Tal vez sea la primera vez en la historia del cine que "nuestro héroe" Batman, sea representado como un antihéroe. Y por supuesto, el papel del Guasón (The Joker), se lleva todas las aclamaciones de la película. Pero no solo por la excelente actuación del fallecido Heath Ledger, sino también por la implicancia de esta nueva versión del “villano”. A diferencia de los anteriores, el guasón no es un refinado payaso con artilugios bizarros como lo fue Jack Nicholson. Ni siquiera le importa el dinero, ni tampoco deshacerse de su archi-enemigo. Esta nueva concepción del Guasón , es aún mas profunda y real, ya que nos encontramos con un idealista anarquista, que sus acciones conllevan al replanteamiento del orden establecido. Es un demente para la sociedad, ¿pero que tan demente es la sociedad con sus planes?; es lo que plantea el mismo Guasón: “Siempre tratan de controlar sus tristes mundos, yo jamás conspiro, intento mostrarles a los conspiradores lo patético que realmente son sus intentos de controlar.”


De esta forma, el personaje de Batman, es desenmascarado por formar y ser parte de aquella conspiración; lo cuál parafraseando a Umberto Eco definiré a Batman como un instrumento eficaz para la acción de pacificación y de control, en garantía de conservación del orden, establecido y manipulado por la clase dominante para mantener el status quo. Un superhéroe funcional al sistema, que no combate las raíces, sino lo superfluo. Se encarga de la criminalidad, que en este tipo de historias, es considerada sistemáticamente como “una naturaleza del mal” (la falaz y ridícula premisa de pensar: “el delincuente lo es porque quiere, porque nació así y está en sus genes”) , en vez de orientarse o preocuparse por las verdaderas causas que generan dicha condición, en una sociedad que esparce desigualdad e injusticia por doquier. Las víctimas de Batman no son más que victimas de la sociedad, de las carencias educativas y las faltas de oportunidades que los impulsa a la delincuencia, para poder obtener mínimamente lo que a Bruce Wayne le sobra. No es extraño que Batman sea millonario, y que nos enseñen que sus adorables fiestas de solidaridad para juntar dinero es mérito de un superhéroe, cuando en realidad no es más que un verdugo de aquellos que se encuentran en desigualdad, y que sus actos de caridad no son mas que una cínica apariencia para seguir avalando el sistema en que se encuentra millonario, y en el que encima se lo considera superhéroe por los ingenuos consumidores.


Atreviéndome a divagar un poco y desvirtuar el tema, diría que en Argentina un posible candidato a cumplir el rol de Batman sería el maquiavélico Mauricio Macri; un similar magnate, que padece de autoritarismo y odio racial, el cuál en su deber de superhéroe del sistema acabaría y abatiría a cualquier indigente o pobre que ande molestando por la pulcra sociedad. Hasta me animo a decir que su compinche Rodriguez Larreta, sería ideal para el papel de Robin, y para rellenar anchamente el elenco, convocaría a Susana Gimenez como la Batichica, con su frase de cabecera: “el que mata tiene que morir”.

Pero volviendo a lo que incumbe, tras la aclaración del rol de Batman en la sociedad, podemos decir entonces que el guasón se transforma en un tipo de “heroe” que lucha contra los conspiradores del poder, contra aquellos que intentan dominar. Su motivo de caos es la rebelión contra el control, “introduce algo de anarquía, altera el orden establecido, y el mundo se volverá un caos… soy un agente del caos … ¿te digo algo sobre el caos? Es miedo…”; el miedo de cambiar, la ruptura de un paradigma, caos como revolución social.

En la película, el guasón también resulta un científico social, ya que experimenta con el miedo de las personas. Genera situaciones caóticas en las vidas convencionales de las personas; juega con sus elecciones, quizás como método para reflejar las hipócritas acciones de la sociedad. Hasta el mismo Batman, se encuentra en su experimento, cuando tiene que elegir entre la vida de su enamorada (el egoísmo) o el futuro “dos caras” (la importancia social). También los mafiosos tienen la elección de matarse entre sí, para poder seguir con vida (darwinismo social: la supervivencia del mas apto, en este caso, el más apto de asesinar); y después el caso más particular de los experimentos, el cuál un grupo de personas en un barco tienen que elegir entre apretar un botón o no, con la posibilidad de explotar al otro barco de presidarios, que a su vez, experimentan la misma elección. “Ellos o nosotros”, es el planteamiento en cuestión; la salvación propia destruyendo a los ajenos, o la supuesta muerte dada por la indecisión propia en manos de los otros. Por supuesto que esto resulta, la simple y errónea polarización de elección que se establece comúnmente en la sociedad actual.

Lo cuál podemos comparar fácilmente con la situación norteamericana que vive desde principio del siglo. El caos generado por el atentado de las Torres Gemelas, el miedo que se le impuso al mundo sobre los “villanos terroristas”, los cuáles solamente quieren acabar con “el sueño americano”, porque desean derrocar las “vidas normales” que se encuentran controladas por el “perfecto plan de conspiradores” que dominan a través de la “libertad y democracia”.

Es por aquello, que el recordado George Bush , fue muy claro, “están con nosotros, o están con ellos” (“ellos o nosotros”), y así también se produce una análoga argumentación con las personas “inocentes” que se encuentran en el barco, las cuales exclaman: “merecen morir, son delincuentes”, traducido a la realidad norteamericana como: “merecen morir, son iraquíes, son musulmanes , son terroristas”. Razón supuestamente válida para que un “pueblo inocente” y herido por un atentado apoye la invasión a Medio Oriente, ya que la elección planteada fue la misma reflejada por el Guasón con sus experimentos: Morir o matar.


"Te digo de lo que me di cuenta, de que nadie se entera cuando todo va de acuerdo al plan, aún cuando el plan sea espeluznante… si mañana le digo a la prensa que un pandillero será asesinado o que un convoy de soldados va explotar, no van alterarse porque todo es parte de un plan, pero cuando digo que un insignificante alcalde morirá…todo el mundo pierde la cabeza”

Después del 2001, se introdujo el miedo al ciudadano común, ya que se proponía que cualquier insignificante persona podía ser atacada por aquellos “terroristas villanos”, (atentados en espacios públicos, ántrax en el correo, armas bacteriológicas contra las ciudades) y es así que el mundo perdió la cabeza. La manipulación del poder , por más patética que parezca, resulta terriblemente eficaz; y finalmente, los ciudadanos decidieron apoyar una guerra con razones falsas y sin verdaderos motivos.

Es lo que en parte, el Guasón revela, la hipocresía de la sociedad y mas concisamente del pueblo americano, que sigue llorando e indignándose por las victimas del atentado del 2001, pero que no se altera ni lamenta las cifras potenciales de muetos , tanto norteamericanos como extranjeros, por una incrédula “guerra contra el mal”. Pero claro, los muertos son soldados que defendieron la libertad, y los iraquíes (sean soldados o civiles) son simplemente "los malos", el gran villano del cuento; es una guerra, y es todo parte de un plan por mas espeluznante que sea.

En conclusión, ¿ Batman qué es ? ¿ Un héroe que defiende la eficacia del control de acuerdo al plan de los conspiradores? ¿por mas espeluznante o siniestro que sea este plan? Y entonces , ¿El guasón que resulta? ¿Un villano que pelea contra el orden impuesto, que a su vez, revela y aflora la hipocresía social? Pero que por lo tanto, en una duda casi existencial, me pregunto y les pregunto: ¿ El guasón villano o héroe?

batman


El mito de Vendetta (plus)

Los Hermanos Wachowski realizaron otra película muy interesante, que se suma a la ideología oculta en Matrix, sobre el “despertar” y , en consecuencia, la reacción contra un sistema dominante y opresor.

Así es que V de Vendetta, se transforma en un “superheroe” único en su clase, el cuál no lucha contra la criminalidad ni los hechos superfluos, sino que mas comprometidamente, este personaje intenta cambiar la estructura del poder, destruir las bases de una sociedad injusta, concientizar al pueblo para que recupere la fuerza adormecida por un gobierno autoritario.

Particularmente, este héroe subversivo, no proviene de otro planeta ni menos es un adinerado miembro de la burguesía, sino que se encuentra en la clandestinidad, y su origen o su “poder”, proviene como síntoma de la propia sociedad, como una falla o un incidente experimental por parte del propio gobierno. "Soy el resultado de lo que me hicieron. Es un principio básico universal que toda acción tiene una reacción igual y opuesta."


No en vano, V de Vendetta resulta un revolucionario anarquista como el Guasón, aunque claro que el primero parezca más héroe sin la interrupción en el medio de un ícono tan falsamente aceptado como Batman. En misma comparación entre ambas películas, V de Vendetta también refleja cierta analogía con la realidad norteamericana, partiendo desde el control mediático hasta la hipotética teoría de un atentado de falsa bandera.


link: http://http://www.youtube.com/v/f17B7fQMyBA&feature=player_embedded


“¿ Cómo ha llegado a ocurrir, quién es el culpable ?.Bueno, ciertamente unos son más responsables que otros y tendrán que rendir cuentas. Pero la verdad sea dicha , si estáis buscando un culpable, solo tenéis que miraros al espejo. "

Para finalizar, V de Vendetta pierde su protagonismo al morir, y así dejar la reacción en manos del pueblo, demostrando que el poder individual se ve superado por la fuerza conjunta. Es aquello, a diferencia de cualquier otro superhéroe, que corrige la situación del simple espectador débil (sentado en su sillón, esperando que alguien lo salve) en un individuo participante (conciente y responsable de sus acciones).

"Nos dicen que recordemos los ideales, no al hombre, porque un hombre se puede acabar. Pueden detenerle, pueden matarle, pueden olvidarle, pero 400 años más tarde los ideales pueden seguir cambiando el mundo."

Mito

CANAL DE YOUTUBE

4 comentarios - el mito de superman VS: el mito del guason

@Nicovicioman
Me encantó , nunca lo había pensado así
@Joclito
Muy bueno, gracias por el aporte
@fuhrer07
excelente critica tanto cinefila como social, me gusto y a favoritos!
@Cr1s7i4N
Muy buena tu reflexión, y muy acertada.
Comparto el punto de vista en cuanto al papel de the joker y batman que se plantea en la película de Nolan, y me quedo con una reflexión del propio joker cuando le dice a batman que "tu y yo no somos distintos" y cuando dice que el no quiere destruirlo a batman porque en realidad lo necesita.