El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La Estructura de Clases en la Sociedad Avanzada - Athony Gid

LA TEORÍA DE LAS CLASES EN MARX

Es Saint-Simon, antes que Comte, quien está considerado con más propiedad como padre de la sociología, a pesar de que este último diera su nombre a la nueva disciplina. Las ideas de Saint-Simon tienen una doble línea de descendencia, que conduce por una parte al positivismo de Comte, y desde éste, a través de Durkheim, a las modernas teorías de la "sociedad industrial"; y por otra al análisis y crítica del "capitalismo" como fue formulado por Marx y por las generaciones siguientes de marxistas. (1) Saint-Simon no fue un pensador sistemático. Sus escritos son caóticos y, con no poca frecuencia, contradictorios. Pero reunió los elementos de una teoría coherente de las clases sociales, situándola dentro del esquema de una interpretación del desarrollo de Europa desde la época clásica hasta la del industrialismo moderno. La sociedad, según Saint-Simon, atraviesa unos períodos de crecimiento, madurez y declive; cada tipo sucesivo de sociedad contiene el "germen de su propia destrucción", generado por su propio desarrollo interno. En la época contemporánea, sostenía, los conflictos de clases son cosa corriente, porque se trata de una era de transición: el feudalismo decadente aún no ha sido totalmente destruido y la nueva sociedad industrial emergente sólo se ha formado parcialmente. Saint-Simon identificaba el origen material de la nueva sociedad con el desarrollo de las comunas libres urbanas hacia el fin del período feudal; éstas crearon una "ciudadanía" urbana, independiente de la aristocracia feudal. Esta burguesía urbana formó el núcleo de la nueva clase de los industriels, que basaban sus pretensiones de poder en su propiedad de bienes muebles creados en la manufactura.
El empleo por Saint-Simon del término "industriel", así como su utilización de la noción de "clase" en general, no dejaba de ser contradictorio. En algunas ocasiones, hablaba de los industriales como de un subgrupo definido de la sociedad, una clase diferente de los proletaires. Más característicamente, sin embargo, consideraba a los industriels como la totalidad de los que intervienen en la producción industrial, oponiéndolos a los elementos "parasitarios" envueltos aún en las reminiscencias del orden feudal. La clase de los industriels comprendía así a cada individuo "que trabajaba para producir o para poner a disposición de los diferentes miembros de la sociedad una o varias formas de satisfacer sus necesidades o gustos físicos..." (2) Es en este último sentido en el que Saint-Simon se refería a la clase industrial como eventualmente destinada a convertirse en la "clase única" de la sociedad. En la sociedad industrial, la dominación coercitiva de una minoría sobre la mayoría, que había caracterizado las formas sociales precedentes, sería sustituida por un orden libremente aceptado por todos su miembros. El advenimiento de la sociedad industrial transfiere el impulso humano hacia el poder de la dominación sobre los hombres a la dominación de la naturaleza. De aquí que la sociedad de "clase única" sea una sociedad "sin clases" -aunque en modo alguno una sociedad igualitaria en términos de distribución diferencial de las recompensas. En la sociedad industrial, la "administración" de las cosas sustituiría al "gobierno" de los hombres: el Estado, como instrumento de dominación de clase, desaparecerá.
Es evidente que muchos de los principales elementos de la concepción de Marx sobre las clases y sobre el conflicto de clases se encuentran en Saint-Simon. Pero si Marx debe mucho a Saint-Simon, también se basó en otras tradiciones teóricas -incluyendo sobre todo, por supuesto, la filosofía alemana clásica y la economía política ortodoxa de Smith y Ricardo- y la teoría general que ideó es una síntesis inmensamente más interesante que la desarrollada por su predecesor. Ninguna idea importante en el pensamiento social es nunca producto de una sola mente; antes bien, el gran pensador da expresión concreta a concepciones que están germinando en el ambiente intelectual de su época. En la mayoría de los escritos de Marx, como en los de Saint-Simon, el concepto de clase se emplea libremente sin ofrecer una definición formal. Hasta sus últimos años de vida, Marx no sintió la necesidad de brindar una exposición formal de los atributos de la clase; y el famoso fragmento sobre "las clases", que aparece al final del tercer volumen de El capital, acaba precisamente en el momento en que parece que va a ofrecer una exposición concisa sobre la naturaleza del concepto. Es evidente que ése es uno de los factores que han contribuido a complicar aún más las ya difíciles cuestiones envueltas en el debate en torno a la "interpretación" de las obras de Marx a este respecto: las características formales del concepto de clase en Marx han de deducirse de una variedad de escritos en los que analiza las relaciones de clase en contextos específicos.
Como la teoría de Saint-Simon, la teoría de las clases de Marx fue elaborada como parte de un intento por comprender la naturaleza de los cambios que habían transformado dramáticamente las estructuras sociales tradicionales de Europa. Pero lo que para Saint-Simon (como para Durkheim) constituía un período temporal de "crisis" en la transición entre el feudalismo y la sociedad industrial, se convirtió en los escritos de Marx en el elemento principal de un triple movimiento de feudalismo-capitalismo-socialismo. Con seguridad, el capitalismo para Marx es, en un aspecto importante, una "etapa" transitoria que ocupa el período entre el feudalismo y la más estable sociedad, con su propia estructura característica y su propia dinámica interna. Marx no fue un crítico del "industrialismo", sino del "industrialismo capitalista". El capitalismo debe ser afrontado y analizado en sus propios términos. El conflicto de clases no es indicativo, como lo era para los positivistas franceses, de las "discordancias de funciones" en el nacimiento de la sociedad industrial, sino que expresa el carácter más íntimo del capitalismo. La diferencia es fundamental. Porque según la primera opinión, el conflicto de clases es un fenómeno que cesará fundamentalmente por sí mismo, una vez que hayan desaparecido los últimos vestigios del feudalismo. Consecuentemente, en las obras del más sofisticado representante de esta corriente de pensamiento, Durkheim, el estudio de las clases ocupa sólo un lugar relativamente menor. Marx coincidía con los teóricos de la "sociedad industrial" en que el advenimiento del industrialismo ponía de manifiesto la enorme riqueza que puede generar la actividad productiva humana: pero el carácter "contradictorio" del capitalismo, que se deriva en última instancia de su propia estructura de clases, sólo permite una limitada realización de los poderes creativos potenciales (tanto "materiales" como "culturales" que la producción industrial hace posible.
Dondequiera que la concepción de la "sociedad industrial", de una forma u otra, ejerce ascendiente sobre la sociología, la preocupación por las clases tiende a borrarse como algo que no afecta al orden inmanente. Este fue el caso de Saint-Simon: la cuestión de la "clase", y especialmente del "conflicto de clases", se aplica principalmente a la lucha entre los elementos "no productivos" del feudalismo moribundo y la "clase industrial" productiva, la "clase" única de la sociedad industrial. La nueva sociedad será una sociedad diferente, en términos de la distribución de recompensas materiales; pero las relaciones entre los diversos grupos en la división del trabajo será esencialmente compatible, dado que el acceso a las posiciones de empleo estará determinado no por un privilegio social heredado, sino por el talento y la capacidad. Cualquiera que sea la importancia posterior de la concepción de "sociedad industrial" en sociología -y ésta, por supuesto, es muy considerable- esta tradición del pensamiento social ha aportado relativamente pocas contribuciones de importancia a la teoría de las clases. (3)

1. Fundamentos del modelo de Marx

Según la teoría de Marx, la sociedad clasista es el producto de una determinada sucesión de cambios históricos. Las formas más primitivas de sociedad humana no son sistemas clasistas. En las sociedades "tribales" -o según la expresión de Engels, en el "comunismo primitivo"- se da sólo una división del trabajo muy pequeña y la propiedad que existe es poseída conjuntamente por los miembros de la comunidad. La expansión de la división del trabajo, junto con el mayor nivel de riqueza que produce, va acompañada del crecimiento de la propiedad privada; lo que lleva consigo la creación de un producto excedente del que se apropia una minoría de no productores que en consecuencia mantienen una relación de explotación vis-á-vis con la mayoría de los productores. Expresándolo en la terminología de los primeros escritos de Marx, la alienación respecto a la naturaleza, que caracteriza la situación del hombre primitivo, cede su lugar a un mayor dominio sobre el mundo material, mediante el cual el hombre se "humaniza a sí mismo" y desarrolla su cultura; pero la disolución cada vez mayor de la alienación del hombre y la naturaleza se obtiene sólo al precio de la formación de unas relaciones de clase explotadoras -al precio de un aumento de la autoalienación humana.
Marx no siempre tuvo cuidado de resaltar las diferencias entre el capitalismo y las formas anteriores de los sistemas de clases que lo habían precedido en la historia. Aunque toda la historia (escrita) "es la historia de la lucha de clases", (4) esto evidentemente no significa que lo que constituye una "clase" sea lo mismo en cada tipo de sociedad clasista (aunque, por supuesto, toda clase participa de ciertas propiedades formales que la definen como tal), o que el proceso de desarrollo de los conflictos de clases sea igual en todas partes. En este sentido, las censuras de Marx a aquellos de sus seguidores que sostuvieron esto último no dejan de ser instructivas. Varios de los factores que caracterizaron los orígenes del modo de producción capitalista en la Europa occidental en el período post-medieval existían previamente en la Roma antigua, incluyendo la formación de una clase manufacturera mercantil y el desarrollo de los mercados monetarios. Pero a causa de otros elementos que existían en la composición de la sociedad romana, sobre todo debido a la existencia de la esclavitud, las luchas de clases adoptaron en Roma una forma que tuvo como consecuencia no la generación de una "nueva y más elevada forma de sociedad", sino la desintegración de la estructura social. (5)
Las diversas formas y resultados de los conflictos de clases en la historia explican las diferentes posibilidades producidas por el reemplazamiento de un tipo de sociedad por otro. Cuando el capitalismo sustituye al feudalismo, ello se debe a que un nuevo sistema de clases, basado en la manufactura y centralizado en las ciudades, ha creado una especie de enclave dentro de la sociedad feudal que finalmente llega a predominar sobre la estructura de base agraria de la dominación feudal. El resultado, sin embargo, es un nuevo sistema de dominación de clases, porque esta secuencia de cambios revolucionarios se basa en el desplazamiento parcial de un tipo de propiedad de los medios de producción (tierras) por otro (capital) -un proceso que, naturalmente, lleva consigo cambios importantes en la técnica. (6) Mientras que el capitalismo, como el feudalismo, lleva en sí mismo "el germen de su propia destrucción", y si bien esta tendencia autonegativa se expresa también en forma de luchas de clase manifiestas, el carácter subyacente de las mismas es bastante diferente del que las que tienen lugar en el período de declive del feudalismo. Los conflictos de clases en el capitalismo no representan la lucha de dos técnicas en competencia, sino que en su lugar se derivan de la incompatibilidad entre una técnica productiva existente (manufactura industrial) y otros aspectos del "modo de producción": a saber, la organización del mercado capitalista. El acceso al poder de una nueva clase no entraña el ascenso de una nueva forma de propiedad privada, sino que, al contrario, crea las condiciones bajo las cuales la propiedad privada queda abolida. El proletariado aquí es el equivalente a los "industriels" de Saint-Simon: porque se convierte en la "clase única" de la sociedad y su hegemonía significa la desaparición de todas las clases.
El problema del empleo de Marx del término "clase" es complejo, dado el hecho de que no proporciona una definición formal del concepto. Para estudiar esta materia, es útil establecer una distinción entre los tres conjuntos de factores que dificultan el estudio del concepto marxiano de clase -factores que no han sido separados satisfactoriamente en la larga controversia sobre la cuestión. El primero de ellos se refiere simplemente a una cuestión de terminología -la variabilidad del empleo de la propia palabra "clase" en Marx. El segundo corresponde al hecho de que existan dos construcciones conceptuales que pueden deducirse de los escritos de Marx en relación con la noción de clase: un modelo abstracto o "puro" de dominación de clase, que se aplica a todos los tipos de sistemas clasistas; y unas descripciones más concretas de las características específicas de las clases en determinadas sociedades. El tercero concierne al análisis de Marx de las clases en el capitalismo, el caso que le interesa predominantemente: así como existen en Marx modelos "puros" de clase, existen también modelos "puros" y "concretos" de la estructura del capitalismo y del proceso del desarrollo capitalista. (7)
La cuestión terminológica, por supuesto, es la menos significativa de las tres cuestiones. El nudo de la cuestión estriba en que la terminología de Marx es imprecisa. Mientras que normalmente utiliza el término "clase" (Klasse ), emplea también palabras tales como "estrato" y "estamento" (Stand ) como si fueran intercambiables con el primero. Más aún, utiliza la palabra "clase" para varios grupos que, desde un punto de vista teórico, son evidentemente sólo partes o sectores de "clase" propiamente dichos: así habla de los intelectuales como de las "clases ideológicas", del Lumpenproletariat como de la "clase peligrosa", de los banqueros y de los prestamistas como de la "clase de los parásitos", y así sucesivamente. (8) Lo que importa, sin embargo, es hasta qué punto esta vaguedad terminológica esconde ambigüedades conceptuales o confusiones.
Los elementos principales del "modelo-abstracto" de Marx de dominación de clases no son realmente difíciles de reconstruir a partir de la totalidad de sus escritos. Se trata de un modelo dicotómico. En cada tipo de sociedad de clases existen dos clases fundamentales. Las relaciones de propiedad constituyen el eje de este sistema dicotómico: una minoría de "no productores", que controla los medios de producción, pueden utilizar esta posición de control para extraer de la mayoría de los "productores" el producto excedente que es la fuente de su subsistencia. La "clase" se define así en función de la relación entre los diferentes grupos de individuos con los medios de producción. Esto se encuentra integralmente ligado a la división del trabajo, porque es necesaria una división del trabajo relativamente desarrollada para la creación del producto excedente sin el cual no pueden existir las clases. Pero, como Marx deja claro en su inacabado estudio del final del tercer volumen de El capital, la "clase" no debe identificarse con la fuente de ingresos en la división del trabajo: esto nos llevaría a una pluralidad infinita de clases. Más aún, las clases no son nunca, en opinión de Marx, grupos de renta. Las modalidades de consumo, según Marx, están determinadas principalmente por las relaciones de producción. De aquí su crítica de esas variantes del socialismo encaminadas a asegurar algún tipo de "justicia distributiva" en la sociedad -que buscan, por ejemplo, la igualación de los ingresos: esas formas de socialismo se basan en premisas falsas, porque olvidan el hecho esencial de que la distribución se encuentra en último extremo regida por el sistema de producción. Así, es posible que dos individuos que tengan unos ingresos idénticos, y hasta las mismas ocupaciones, pertenezcan, sin embargo, a clases diferentes; como puede ser el caso, por ejemplo, de dos albañiles, uno de los cuales posee su propio negocio, mientras que el otro trabaja como empleado de una gran compañía.
Es un axioma del modelo abstracto de clases de Marx que la dominación económica está unida a la dominación política. El control de los medios de producción proporciona el control político. Y así la división dicotómica de las clases es una división tanto de la propiedad como del poder: trazar las líneas de la explotación económica en una sociedad es descubrir la clave para la comprensión de las relaciones de dominación y subordinación que existen en esa sociedad. Así, las clases expresan una relación no sólo entre "explotadores y explotados", sino también entre "opresores y oprimidos". Las relaciones de clase son necesariamente inestables: pero toda clase dominante trata de estabilizar su posición imponiendo (con frecuencia y no por supuesto de una manera claramente consciente) una ideología que la legitime, que "racionalice" su posición de dominación económica y política y "explique" a la clase subordinada por qué debe aceptar esta subordinación. Este es el sentido de la afirmación muy citada de que
piritualmente.» (9)
En el modelo abstracto, las clases se conciben como basadas en las relaciones de mútua dependencia y conflicto. La "dependencia" en este caso significa algo más que la mera dependencia material que presupone la división del trabajo entre las clases. En la concepción de Marx, las clases en el sistema dicotómico se encuentran en una situación de reciprocidad de forma que ninguna clase puede escapar a esa relación sin perder su identidad como "clase" diferenciada. Es este teorema, profundamente influido por la dialéctica hegeliana, el que une la teoría de las clases a la transformación de los tipos de sociedad. Las clases, según Marx, expresan la identidad fundamental de la sociedad: cuando una clase consigue, por ejemplo, elevarse de una posición de subordinación a una de dominación, consecuentemente efectúa una total reorganización de la estructura social. En el sistema dicotómico, las clases no son, por supuesto, "dependientes" unas de otras en el sentido de grupos que colaboran en un plano de igualdad; su reciprocidad es asimétrica, puesto que descansa en la extracción de plusvalía de una clase por otra -dada la continua existencia de la sociedad en una forma invariable- sus intereses son, al mismo tiempo, mutuamente excluyentes y constituyen la base para el estallido potencial de luchas abiertas. El "conflicto" de clases se refiere, en primer lugar, a la oposición de intereses motivada por la relación de explotación inherente a la relación de clases dicotómica: las clases son así "grupos conflictivos". Este es, sin embargo, un punto en el que la terminología de Marx es de nuevo variable. Mientras que en su acepción normal una "clase" representa cualquier grupo que comparte la misma relación respecto a los medios de producción, con independencia de que los individuos implicados sean conscientes de ello y actúen según sus intereses comunes, en ocasiones señala que un agrupamiento semejante puede considerarse propiamente como "clase" sólo cuando los intereses compartidos generan una conciencia y una acción comunes. Pero realmente no existe ninguna ambigüedad conceptual significativa. Por el contrario, con este énfasis verbal, Marx trata de destacar el hecho de que la clase sólo se convierte en un agente social importante cuando asume un carácter directamente político, cuando es el foco de una acción colectiva. Únicamente bajo ciertas condiciones una clase "en sí" se convierte en una clase "para sí".
La mayor parte de los elementos problemáticos que existen en la teoría de las clases de Marx se derivan de la aplicación de este modelo abstracto a formas históricas, específicas de sociedad -lo que equivale a decir que dependen de la naturaleza de las conexiones entre los modelos de clases "abstractas" y "concretos". La primera cuestión a considerar en este sentido, es la relación entre el sistema de clases que, como admite Marx, existe en todas las formas históricas de sociedad (clasista). Aunque Marx en ningún momento da una opinión explícita sobre esta materia, no existen serias dificultades en esa cuestión. Cada tipo histórico de sociedad (sociedad antigua, feudalismo y capitalismo) está estructurado en torno a una división dicotómica respecto a las relaciones de propiedad (representadas de la forma más simple en cada caso como una división entre patricios y plebeyos, señores y vasallos, capitalistas y asalariados). Pero mientras que esta división dicotómica es el "eje" fundamental de la estructura social, esa sencilla relación de clases se complica por la existencia de otros tres tipos de grupos, dos de los cuales son "clases" en un sentido estricto, mientras que el tercero se representa un caso marginal. Estos son: 1) Las "clases de transición" que se encuentran en el proceso de formación dentro de una sociedad basada en un sistema de clases que se está haciendo "anticuado": el caso de la ascensión de la burguesía y el proletariado urbano "libre" en el feudalismo. 2) Las "clases de transición" que, por el contrario, representan elementos de un conjunto superado de relaciones de producción que se prolongan dentro de una nueva forma de sociedad -tal y como se encuentra en las sociedades capitalistas de la Europa del siglo XIX, donde las "clases feudales" mantienen una definida importancia dentro de la estructura social. Cada uno de los dos primeros ejemplos resulta de la aplicación de dos esquemas dicotómicos a una forma única de sociedad histórica. Representan, por decirlo así, el hecho de que un cambio social radical no se realiza de la noche a la mañana, sino que constituye un largo proceso de desarrollo, de forma que existe una superposición masiva de diferentes tipos de sistemas dicotómicos de clases. 3) La tercera categoría incluye dos ejemplos históricos principales: los esclavos del mundo antiguo y el campesinado independiente del período medieval y post-medieval. Estos constituyen "grupos de cuasi-clase", en el sentido de que se puede decir que comparten ciertos intereses económicos comunes; pero cada uno de ellos, por razones diferentes, se mantiene al margen del conjunto dominante de relaciones de clase dentro de las sociedades de las que forman parte. A estas tres categorías podemos añadir un cuarto "factor de complicación" del sistema dicotómico abstracto: 4) los sectores o subdivisiones de clase. Las clases no son entidades homogéneas respecto a las relaciones sociales a las que dan lugar: Marx distingue varias formas de diferenciación dentro de las clases.
Debe señalarse que ninguna de estas categorías supone sacrificar la concepción abstracta del sistema de clases dicotómico: pero permiten reconocer la existencia de "clases medias" que en cierto modo se interponen entre la clase dominante y la subordinada. Las "clases medias" son bien del tipo transicional o bien segmentos de las clases principales. Así, la burguesía es una "clase media" en el feudalismo, antes de ascender al poder; mientras que la pequeña burguesía, los pequeños propietarios, cuyos intereses son parcialmente divergentes de los del gran capital, forman lo que Marx algunas veces considera explícitamente como la "clase media" del capitalismo. Si la terminología es una vez más algo confusa, las ideas subyacentes son suficientemente claras.
La posición es más imprecisa en otro problema importante referente a la relación entre los modelos de clases "abstractos" y "concretos": el de la trascendencia del desarrollo de los mercados para el análisis de las relaciones de clase. Si bien la producción de manufacturas para su intercambio en el mercado, junto con la formación de una economía monetaria, eran fenómenos que ya sucedían en la antigua Roma son de suma importancia en relación con la transformación del feudalismo en la historia europea posterior. No cabe duda alguna de que estos fenómenos, en conjunción con la expansión de la división del trabajo a que dieron lugar, sirven para dar lugar a importantes diferencias entre el carácter asumido por las relaciones de clase en el capitalismo y en el feudalismo. Las principales características que sirven para diferenciar a las clases en estas dos formas de sociedad pueden reconstruirse a partir de varios escritos de Marx, pero él mismo no parece haber explotado completamente las implicaciones de sus opiniones en esta materia -un hecho que, quizá, pueda atribuirse ante todo a su relativa falta de interés por el desplazamiento del feudalismo por el capitalismo, en comparación con la esperada superación del capitalismo por el socialismo. Las discrepancias terminológicas en este punto probablemente indican una ambigüedad conceptual. Así, mientras que en la mayor parte de las ocasiones Marx habla de "clases feudales", en otros momentos expresa la opinión de que "el nacimiento de las clases es en sí mismos un producto de la burguesía"; (10) y escribe, por ejemplo, hablando del declive del feudalismo "Die Bourgeoisie ist schon, weil sie eine Klasse, nicht mehr ein Stand ist, dazu gezwungen, sich national, nicht mehr lokal zu organisieren und ihrem Durchschnittsinteresse eine allgemeine Form zu geben". (11) "La burguesía, por ser ya una clase y no un estamento, se halla obligada a organizarse en un plano nacional y no ya solamente en un plano local y a dar a su interés medio una forma general" (Marx y Engels, La ideología alemana ). En este último caso Marx contrasta "clase" y "estamento" y mantiene que la "clase" sólo llega a existir con la formación de los mercados y con el surgimiento de una economía nacional. ¿Cuál de éstas es la auténtica línea del pensamiento de Marx?
La respuesta es ambas. En otras palabras, mientras que el feudalismo se basa en un sistema clasista, que se ajusta al "modelo abstracto" de clases, existen, sin embargo, contrastes importantes entre las clases feudales y las capitalistas examinadas a nivel concreto: El feudalismo, como el capitalismo, se construye sobre una relación de clases dicotómica, centrada, en este caso, en la posesión de la tierra. Pero esta estructura de clases difiere también en aspectos básicos de la creada por el advenimiento del mercado capitalista. La estructura de clases del feudalismo está mediatizada por los lazos personales de fidelidad, sancionados legalmente en la diferenciación entre estamentos. Estos no constituyen relaciones puramente "económicas"; en la estructura estamental, los factores económicos y políticos se confunden. Se trata, sobre todo, de un sistema basado principalmente en la comunidad local, a pequeña escala: la producción está subordinada fundamentalmente a las necesidades conocidas de la comunidad. La expansión del capitalismo, sin embargo, destruye inexorablemente tanto los vínculos y la fidelidad feudales como el carácter relativamente "cerrado" de la comunidad local. El capitalismo estimula el crecimiento de los mercados nacionales e internacionales: en la división del trabajo capitalista, el carácter independiente de las regiones locales es socavado y la sociedad se unifica en un sistema único de productores interdependientes. Esto conduce a una separación de lo "económico" y de lo "político": las relaciones de clase, regidas por lazos contractuales pasan a formar parte mediante el capital y el trabajo asalariado del mercado libre, convirtiéndose de este modo en relaciones puramente "económicas" en un sentido muy definido. El mismo proceso da lugar a la estructura diferenciada del Estado capitalista: "mediante la emancipación de la propiedad privada de la comunidad, el Estado se ha convertido en una entidad separada, al margen y fuera de la sociedad civil; pero no es nada más que una forma de organización que la burguesía necesariamente adopta tanto por razones internas como externas, para la mútua salvaguarda de su propiedad y de sus intereses". (12)
A fin de investigar más ampliamente las características de las clases en el capitalismo es necesario examinar detenidamente la teoría de Marx del desarrollo capitalista.

2 comentarios - La Estructura de Clases en la Sociedad Avanzada - Athony Gid

@Rasec666
Que temaso!. Lo tendré en cuenta este aporte. Lo leeré en su momento. Este tema lo vemos a menudo en la univ. Y sí, tal como decís en el final, es necesario recurrir a las fuentes directas de Marx en primer lugar. Gracias por la info. Saludos.
@jose677
muy bueno Giddens siempre interpreta de manera explendia a los autores clasicos de la sociologia