Ionesco y Guénon. IONESCO                                    teatro del absurdo

Ionesco


Como con Antonín Artaud creemos en ese teatro que produce la misma calidad óntica y fenoménica de los sueñosy como sabemos que ese teatro es el de Ionesco y como coincidimos con Nicolás Evreinov     tradici��ngu��non                   en que el teatro precedió a toda religión y magia y que ha sido el espejo de nuestra situación y sino, la escuela para nuestro despertar o soñar mejor, es que comenzaremos a hablar sobre el rumano que ha sido el ramana maharshi frustrado tras el sacrificado martirio de testimoniar el cotidiano terrible, como Kafka, y conectarnos con dimensiones arcaicas y procurarnos la baraka del sueño...



 IONESCO Y GUENON.       Ionesco y Guénon.

¿Qué pueden hacernos conocer las técnicas, las ciencias...? Destruir las paredes de lo real que nos separa de la realidad, participar en el ser para vivir como en EL PRIMER DÍA DEL NACIMIENTO DEL MUNDO, un día que fuese TODOS LOS DÍAS, EL PRIMER DÍA de NUEVOS NACIMIENTOS.


Ser, existir, sin ser existencialista, porque ser existencialista es estar prisionero de logomaquias...Vivir revolucionario, es...tener conciencia de que...las revoluciones no son más que esclavitudes ...sere libre, más allá de los realismos separados dogmáticamente de lo real, eso es la exigencia surrealista de participación del ser. De vez en cuando, la conciencia se despierta...esta exigencia fundamental del espíritu deja oír su voz. André Bretón habrá ayudado, ayudará a los hombres a escucharla.

ionesco. DIARIO II...p.211.




teatro del absurdo 

Al igual que ARTAUD y DAUMAL "instruidos por GUENON (Ellémire Zolla), Ionesco, en precisa correspondencia con la exposición doctrinal guenoniana, capta y proyecta una doctrina tradicional, ahistórica, trascendente y universal (DIARIO II...LA IMPROVISACIÓN DEL ALMA ...EL ASESINO...)Nada tiene que veer esta noción de tradición con el desengaño ante la declinación histórica, la devoción del pasado por el pasado o la exaltación de una ideología reaccionaria. Allende todo esto se eleva la intuición y la certeza de IONESCO. Atisba entre símbolois, mitos, procesos rituales y perifilosofías metafísicas, siempre y en todas partes, analogías secretas, equivalencias sintácticas, que testimonian un fondo común, una base eterna allende todas las cristalizaciones temporales. Aun advierte ese mismo principio inmujtable en la articulación de los componentes cósmicos y los movimientos de las figuras y formas del universo. Hay un centro inmóvil al que todo se mueve, se transforma, nace y muere; un centro no -humano, allende el cosmos, extraño a la civilización, ajeno, tal vez, más que nada, porque es ella, la civilización la que se enajena y se le enajena, aunque todos sumerjan en él sus raíces.








Como dice la Tía Hypa "los surrealistas alucinaban mucho al leer a Guénon, y como me dijo Don Emir, Bretón ponderó los viajes que le produjo LOS ESTADOS MÚLTIPLES DEL SER.

Ionesco tradici��n


Las obras me interesan algo bastante menos que las vidas de ciertos hombres que poetizaron mucho más con sus figuras frente al espejo (cfr.:EL LADO ACTIVO...) de la conciencia de este tablado (Oscar Wilde, Crowley. Proust, Artaud, Bretón, Ionesco)

gu��nonIonesco y Guénon.