La ciudad y los perros, el mejor libro

Bueno en este post le quiero hacer un homenaje al autor del libro "La ciudad y los Perros", el peruano Mario Vargas Llosa.

La ciudad y los perros, el mejor libro

Sinceramente yo odiaba leer y, por obligación del colegio, tuve que leer una novela. La bibliotecaria de la escuela me dio ésta y gracias a eso ahora tengo otro punto de vista de los libros.

La empezé a leer, en las primeras 10 páginas ya me había llamado la atención. Después leí algunas mas y desde entonces no pude despegarmela de mi. Leia una hora por día, me fascinaba...; hubo un momento que se me salían los lágrimas (no lo podía creer, yo no lloro ni por películas) por una mezcla de impotencia, emoción, todo junto. Ahora que lo terminé me da una impotencia y trizteza por lo que le había pasado a uno de los personajes y porque se terminó aquel libro que me hizo pensar y reflexionar horas y horas...

resumen

En la escuela, haciendo deportes, con mis amigos: en todos lados no podía dejar de pensar en los personajes y en la historia. A mi nunca me pasó eso con un libro...

Alberto

Ahora yo pienso: "yo era un TOTAL ignorante con respecto a los libros" Nunca pensé que un libro podía revolverme la mente jajaja, Es mil veces mejor que una película, creanme: se los dice alguien que ODIABA a los libros..


Un aplauso para Mario Vargas llosa, un Genio.

militares

Así que acá les traigo un resumen del libro por si quedaron dudas después de leerlo. Leanlo, no se van a arrepentir..

I

El "Círculo" mandó a Cava a robar las preguntas del examen de química; éste rompió una ventana; luego entregó las preguntas al Jaguar, contándole el suceso; el Jaguar se enfureció, pero Cava dijo que si lo descubrían, no delataría a nadie.

Ricardo y su madre Beatriz, iban a Lima;

ella le confesó que su padre no estaba muerto sino que regresó luego de un largo viaje; al llegar a la estación, se reencontraron -con su padre y con su esposo-.

Alberto estaba de imaginaria;

aún sabiendo que no debía dejar el puesto de vigilancia, salió,

encontrándose con el teniente Huarina, quien le preguntó porqué no estaba en su puesto; Alberto mintió, diciendo que tenía pesadillas y quería consejos;

pero el teniente lo mandó a su puesto.

El "esclavo" Ricardo, se encuentra con Alberto en su ronda, quien le cuenta que está molesto, pues le han robado el sacón que debe usar a la mañana siguiente para poder salir el fin de semana; Alberto lo ayuda y juntos roban un sacón a los de tercero.

La familia de Alberto se mudó a la calle Diego Ferré;

allí conoció a Pluto y Tico, con quienes empezó a jugar fulbito.

II

En la formación, los brigadieres de cada sección pasaban poniendo papeletas a los alumnos, que luego entregaban a los suboficiales y éstos, al teniente Gamboa, quien elige a tres de cada sección, diciendo: "6 puntos menos o ángulo recto"; la mayoría elige el segundo, colocando el cuerpo a 90º y recibir un pelotazo en el trasero.

El Círculo se formó cuando sus integrantes llegaron por primera vez a la escuela militar; los cadetes de cuarto año los bautizaron -golpeándolos, escupiéndoles y haciendo que se peleen como perros entre ellos-; excepto a Jaguar, quien se enfrentó ante veinte cadetes y ante Gambarina, el cadete más fuerte, logrando vencerlo y autoproclamándose como Jaguar (no perro).

Los integrantes del Círculo fueron castigados sin salir el fin de semana, por haber causado revueltas contra los alumnos de cuarto año.

Mientras todos estaban en las escaleras conversando, el Jaguar fue empujado; cogió a su agresor, lo tiró al suelo y lo golpeó; el otro se arrodilló frente a él, con las manos juntas (como rezando), suplicándole perdón; así, fue bautizado como "el esclavo".

III

Alberto iba todos los días a casa de Teresa a estudiar con ella y estar juntos; estaba enamorado de su cara, más que de su cuerpo.

Cuando los alumnos estaban en el Centro de Convenciones de la escuela para ver una película, el Jaguar puso unos ladrillos en la banca para observar mejor; los de 5º reclamaron pues los tapaba; él los insultó y los tres años empezaron a pelearse.

En el campeonato interno de atletismo, 4º ganó a 5º en la soga; ambos años se pelearon, pues decían que había trampa; todo el coliseo se convirtió en un campo de batalla.

IV

El padre de Alberto lo había abandonado (a él y a Carmela -su madre-). Desde entonces, ella no era la misma: desarreglada, sin ánimo pero más piadosa.

Ricardo invitó a Teresa al cine; la tía de ella, pensando que Ricardo ya era un hombre, la felicitó, pues era hora de que se fijaran en ella; pero Teresa contó que aún estudiaba.

El adinerado padre de Alberto llegó a casa a convencer a Carmela para volver con él, pero ella se negó, pues diciéndole que era un adúltero.

Alberto se fue, disculpándose al decir que tenía que llevar un encargo.

Alberto se encontró con Pluto y Tico, quienes lo extrañaban desde que se mudó; se despidió de ellos y fue a casa de Teresa, a quien dijo que iba de parte de Ricardo, quien no había podido venir, pues no podía salir del colegio.

Teresa, triste, agradeció; Alberto la invitó al cine; pensó en declararse, mas tenía miedo.

Al despedirse, Alberto la invitó al cine para el día siguiente; ella aceptó.

En el colegio se hablaba mucho de la "Pies Dorados" (una de las mejores prostitutas); Alberto tenía ganas de conocerla; un fin de semana fue a verla al jirón Huatica; pero la experiencia no fue buena, pues ella se burló de él.

V

Los consignados, van -en pequeños grupos para no levantar sospecha- los sábados y domingos a la tienda de Paulino, quien les vende cigarrillos y pisco.

El esclavo seguía sin salir del colegio por segunda semana (debido al robo del examen); extrañaba a Teresa; ofreció dinero a Alberto, para que le escribiese una carta de amor; pero como el poeta estaba enamorado de ella, le dijo que no, que mejor sería esperar a que lo dejaran salir; ello preocupó al esclavo, pues a los demás sí les escribía las cartas.

Desesperado al no poder salir del colegio, Ricardo fue a hablar con el teniente Huarina sobre el examen robado; contó poco, para no perjudicar al "Círculo"; dijo que el autor del robo había sido Cava.

Huarina le hizo escribir y firmar en un papel su declaración y lo dejó salir.

Todos los del "Círculo" saben que Cava fue delatado y esperan encontrar al chismoso para golpearlo; cuando Alberto se entera que el esclavo salió "porque su madre está enferma", recapacita y se da cuenta que el chismoso es Ricardo y que además ha inventado tal historia para ir a ver a Teresa.

Alberto habla con sus compañeros para que lo cubran y así escaparse donde Teresa a pegarle al esclavo; al llegar a ella, le pregunta si ha visto a Ricardo; ella dice no y pregunta el porqué; Alberto le cuenta que Ricardo está enamorado de ella y que él sintió celos, pues también siente algo.

VII

Alberto se enamoraba cada vez más de Teresa (esta vez, por su orden y limpieza: su ropa impecable, pero sus zapatillas blancas estaban rotas y cuando se ensuciaban, utilizaba una tiza del mismo color para disimular la mancha).

Alberto no imaginaba a Cava interrogado por sus superiores y que le quiten las insignias; decía que los serranos tenían mala suerte desde que nacían.

VIII

Los cadetes se preparaban para la campaña del día, separándose en tres secciones y disparando a los blancos que ellos encerrarían.

El teniente Gamboa daría la señal para disparar; quien desobedeciera, no saldría el fin de semana.

Todo estaba bien pero el capitán Garrido notó con sus binoculares que un cadete estaba tendido boca abajo; fue a él y vio que era Ricardo Arana, con una bala en la cabeza.

El capitán Garrido llamó al teniente Gamboa y lo llevaron a la enfermería del colegio.

I

Boa no recuerda desde cuándo Malpapeada vive en el Leoncio Prado; sólo sabe que la quiere mucho y que ella les es fiel en todo (desde el día en que con un ají le frotó por todo el cuerpo lleno de llagas, divirtiéndose al verla saltar de dolor; luego sanaron sus heridas y ella, en su ignorancia, le estaba agradecida, creyendo que él la curó).

Alberto fue al hospital del colegio, encontrando preocupado al padre de Arana, quien le dijo que no le dejaban ver a su hijo; Alberto manifestó que él tampoco lo pudo ver y que toda los de la sección preguntaban por la salud del compañero.

Pero le dio el aliento de que lo peor ya había pasado.

El padre de Arana le contó a Alberto que su hijo había entrado al Leoncio Prado por voluntad propia pero que su madre le reprochaba el accidente.

El serrano Cava fue escoltado por dos serranos más, frente al coronel; se le arrancaron las insignias y el uniforme; luego los serranos lo llevaron a la puerta de la institución, expulsándolo por el robo del examen de química.

Alberto llegó al Leoncio Prado, al haber desaprobado 3 cursos en 2º de secundaria; el padre se indignó, pues la familia desde hace dos siglos ocupaba los primeros puestos; lo metió al internado para que se corrija.

El papá del esclavo conversaba con Alberto; todos los alumnos corrieron a formación; al ir Alberto, en el camino le preguntó a Urioste qué ocurría, pues aún no eran las 7; él le respondió que daban la noticia de que Arana había muerto.

Teresa tejió y regaló una chompa marrón a Alberto en su cumpleaños;

pero a él no le gustó, pues no era muy bonita.

Los altos mandos del colegio Leoncio Prado, hicieron una junta para organizar el entierro de Arana, con mucha discreción, para que el colegio no se desprestigie; a la familia se le diría que fue error del mismo cadete.

Alberto le pidió -como siempre- a su amigo Higueras, que le preste dinero; él le dio pero le dijo que si seguía, tendrían que robar en una casa de millonarios.

Alberto no sabía qué hacer pero finalmente aceptó.

III

Alberto había sentido la muerte de Arana; estaba como idiota, sin hacer nada.

Alberto y el Flaco Higueras, fueron a la casa deshabitada para robar el dinero que había en su interior; Alberto entró primero para poder abrir las puertas; robaron objetos que luego venderían, repartiéndose la ganancia.

Alberto fue a casa del teniente Gamboa a contarle la verdad de la muerte de Arana; le dijo cómo lo maltrataban siempre al "esclavo" y que el culpable fue "el Jaguar", vengando la expulsión de Cava.

Gamboa quedó asombrado y le dijo que no comente a nadie, que todo se arreglaría.

IV

Alberto habló ante el capitán Garrido y el teniente Gamboa, sobre el asesinato de Arana; contó lo que sucedía en las cuadras y las faltas al reglamento que se cometían; Garrido preguntó si vio al Jaguar disparando al esclavo; Alberto dijo que no; Garrido le dijo que al no tener pruebas, mejor olvide el problema.

Pero Gamboa dijo que Alberto tenía todo el derecho a pedir una investigación y si el capitán no lo quería ayudar, él mismo (Gamboa) lo haría.

V

Los oficiales empezaron a buscar cigarros y licor en las cómodas de los cadetes, pues Alberto dijo a Gamboa que los alumnos bebían y fumaban; así, hallaron mucho material como prueba.

Gamboa se encerró con el Jaguar y lo interrogó, diciéndole que alguien lo acusó por la muerte de Arana; mas el Jaguar se declaró inocente.

Alberto llegó a su casa; su madre lo insultó, diciéndole que era un perdido; triste se fue a la playa, encontrando a Teresa, quien estaba con unas amigas y amigos; uno de ellos estaba con ella, por lo que Alberto se enfureció y fue a golpear al chico; un policía lo detuvo y llevó a la comisaría; al salir, se fue a vivir con el Flaco Higueras.

VI

El coronel llamó a Alberto a su oficina para hablar sobre sus suposiciones del asesinato; le pidió pruebas concretas, pero Alberto no las tenía, pues sólo eran posibilidades;

entonces lo sermoneó sobre los peligros que hay cuando se acusa a alguien sin pruebas.

Por tanto, concluyó en que Alberto tenía gran imaginación para crear cosas; también dijo que estaba comprobando otra hipótesis: le enseñó unos cuentos eróticos que Alberto había escrito para sus compañeros y le preguntó si él era el autor; Alberto aceptó la verdad; entonces el coronel dijo que tendría que ser expulsado, mas como él tenía mucha compasión, le daría una oportunidad; pero para ello, tendría que: obedecer a los oficiales hasta fin de año, quemar los cuentos y olvidar el asunto de Arana; Alberto aceptó.

Alberto halló al Flaco Higueras, quien le dijo que no le quedaba dinero de los robos; entonces, ambos siguieron robando casas.

El Flaco le presentó a sus amigos; uno de ellos recibió llamada de "Los Carapulcas" (los mejores asaltantes de Lima), quienes le pidieron ayuda para robar una gran casa; al Flaco no le hizo gracia pero los demás insistieron en ir:

Alberto estaba de "campana" en la otra cuadra; en eso escuchó disparos y bulla; vio a la policía llevándose a su amigo: los Carapulcas los habían delatado.

Luego de meses, Alberto regresó a su casa; un hombre abrió y le dijo que Domitila -su madre-, murió hacía tiempo y que él compró la casa.

Alberto fue al calabozo a ver al Jaguar; éste le dijo que alguien lo delató; Alberto le dijo que él fue; entonces el Jaguar le dijo que pelee a ver si era hombre.

Gamboa entró al calabozo del Jaguar y vio que a Alberto le brotaba sangre de la cara; preguntó a los dos soldados que hacían guardia, si habían sentido alguna pelea; ellos negaron; dijo a los dos cadetes que fueran a enfermería y luego a su oficina.

Gamboa notó que Alberto tenía potencial para integrar el equipo de box del colegio.

En la oficina, Gamboa los hizo jurar que nunca más hablarían sobre la muerte de Arana, pues si no, se irían del colegio.

VII

El coronel dijo a Gamboa que debido a los problemas ocurridos, sería trasladado a la selva o a la sierra y que debía aprovechar dicha oportunidad.

El cadete Arróspide dijo al Jaguar que era un soplón y que por su culpa, a todos les habían revisado sus cosas y les habían encontrado licor y cigarrillos.

El Jaguar sabía que Alberto era el que había denunciado eso, pero no lo dijo.

Alberto, preocupado, preguntó al Jaguar por qué no había dicho la verdad, en vez de sufrir la humillación; el Jaguar replicó que finalmente todos se darían cuenta de que él no había sido, pero que primero los convertiría en hombres.

Alberto le dijo que quería ser su amigo, pero el Jaguar lo botó y le dijo que los soplones le daban asco.



Vocabulario

Ética : moral y obligaciones del Hombre

Burguesía : clase acomodada / rica

Consignados: castigados (no salen sábado ni domingo)

Imaginaria : guardia nocturna

Pauperizada : empobrecida

Relegada : desplazada

Personajes

Cava : serrano delatado como culpable del robo del cuestionario

Ricardo Arana : "soplón" que muere en "accidente" -por indicación del "Círculo"-;

era el miedoso "esclavo"; su madre era Beatriz;

delató a Cava ante el Teniente Huarina

Alberto Fernández: novio de Teresa; abandonado por su padre; hijo de Domitila

amigo de Arana (con quien roban un sacón a los de 3º);

denuncia al "Jaguar" como asesino; amigo de Pluto y Tico

poeta que tiene rasgos comunes con el autor

Domitila Temple : madre de Alberto

Teresa : novia de Alberto; muchacha con la que todos fantaseaban

Jaguar : cruel líder del "Círculo"

Beatriz : madre de Ricardo Arana ("soplón" al que asesinan)

Remigio Huarina : Teniente que descubrió a Alberto al abandonar su puesto de guardia

Pluto : joven alto, rubio, amigo de su vecino Alberto

Tico : joven bajo, pelo negro ensortijado, amigo de su vecino Alberto

Teniente Gamboa : primer teniente

Gambarina : cadete más fuerte, vencido por "Jaguar"

Carmela : madre de Alberto; abandonada por su esposo

Pies Dorados : prostituta que se burló de Alberto

Paulino : vende secretamente cigarros y tragos a los consignados (castigados)

Capitán Garrido : notó a Ricardo Arana herido de bala, auxiliándolo con Gamboa

Malpapeada : perrita mascota de los cadetes del Leoncio Prado

Flaco Higueras : amigo del Jaguar y de su hermano

Carapulcas : los mejores asaltantes de Lima, que delatan a la banda de Alberto


Eso es todo, me quería descargar en alguna parte jajajaj
Gracias a este libro aprendí miles de cosas que ni se me cruzarían por mi memoria, me hizo aprender lo malo que es ser orgulloso.

Algún día de mi vida voy a ir a Perú a conocer al Colegio Militar Leoncio Prado.


¡MUCHAS GRACIAS MARIO VARGAS LLOSA!

novela

Adiós.

Fuentes de Información - La ciudad y los perros, el mejor libro

Dar puntos
20 Puntos
Votos: 2 - T!score: 10/10
  • 0 Seguidores
  • 488 Visitas
  • 2 Favoritos

4 comentarios - La ciudad y los perros, el mejor libro

@Gehena84 Hace más de 2 años +1
El libro que mas ha influenciado en mi es Corazon de Edmundo de Amicis deberia ser texto obligatorio en las escuelas,obra maestra del humanismo y la empatia
@vladimirmetz Hace más de 2 años +2
Hacen falta más aportes culturales +1O
@monky666 Hace más de 2 años
Muy interesante recomendación.. me lo voy a comprar!
@teknok Hace más de 2 años -1
Esclavo

Este si te cambia la vida pero en serio, es una bomba ! ..


Sinopsis:

¿Quiénes ayudaron a Hitler desde los Estados Unidos? ¿Qué relación hubo entre el clan Bush y el clan Bin Laden? ¿Quiénes manejan los medios de comunicación? ¿Quiénes enviaron los sobres con antrax? ¿Existe un plan secreto de dominio global?

Quien piense que muchos de los enormes problemas del mundo comenzarían a solucionarse si cambia el presidente de los Estados Unidos, se equivoca gravemente. El presidente actual no es otra cosa que la “punta del iceberg” de una complicada estructura de poder, urdida cuidadosamente durante mucho tiempo por una reducida élite de clanes familiares muy ricos, verdaderos propietarios en las sombras del petróleo, la banca, los laboratorios, las empresas de armas, las universidades y los medios de comunicación más importantes del mundo , entre otros sectores.

Se trata nada menos de quienes antes y durante la Segunda Guerra Mundial financiaron a Hitler para que tomara el poder y se armara, proveyeron de materiales básicos al Tercer Reich, fomentaron el ideario racista del Führer y encaramaron a la maquinaria nazi en Alemania.

En este volumen, el lector podrá enterarse de cómo esta poderosa élite, en cuyo núcleo se esconden antiguas sociedades secretas, coloca, desde hace muchísimos años, los presidentes de los Estados Unidos como marionetas y corrompe hasta sus cimientos la base misma de los partidos republicano y demócrata. También verá cómo manipula las democracias del mundo, utiliza las principales universidades norteamericanas y a sus intelectuales generando la ilusión de progreso científico a través de puro ideologismo falso y manipula los medios de comunicación para que las masas y las clases medias no se enteren de lo que realmente ocurre. Bajo esta nueva luz incluso los atentados del 11 de septiembre de 2001 adquieren una lectura diferente.

Escalofriante, revelador, sólidamente fundamentado, Hitler ganó la guerra llevará a sus lectores a descubrir conexiones antes impensadas entre hechos del pasado o del presente. Más aún, a partir de sus premisas, las noticias diarias cobrarán una dimensión nueva: la sensación de despertar de un largo sueño.